5 excusas para subir al monumento a Walter Scott en Edimburgo

El monumento a Walter Scott se alza se alza en Princes Street desde 1841 y es la típica cosa que si no te cuentan que se puede visitar por dentro no te enterarías. El que es el mayor monumento del mundo dedicado a un escritor, el prolífico autor edimburgués Sir Walter Scott (1771 – 1832), ofrece una de las mejores vistas panorámicas del centro de Edimburgo, la capital de Escocia. Pero para verlas tendrás que subir 287 peldaños. ¿Vale la pena subir el monumento a Walter Scott? La respuesta es sí. No te arrepentirás.

Sigue leyendo

Qué ver en Dunbar, la excursión perfecta desde Edimburgo

Aunque es casi imposible quedarse sin ideas o planes en Edimburgo, siempre está bien tener alternativas por si apetece salir de la ciudad. Si buscas pueblos pesqueros con encanto, nada mejor que una excursión a Dunbar, una localidad en la costa de East Lothian, a poco menos de media hora en tren de la capital de Escocia, famosa por su coqueto centro histórico, sus puertos monos, sus playas llenas de encanto y por ser la población más soleada y seca de todo el país. Además de por ser el lugar de nacimiento de John Muir, el conservacionista y fundador del sistema de Parques Naturales de Estados Unidos.

Sigue leyendo

Ruta en coche por la península de Coromandel, Nueva Zelanda

Después de pasar un día y medio en la estupenda capital financiera del país kiwi, Auckland, llegó el momento de empezar nuestro roadtrip de 19 días por Nueva Zelanda. Y, como no podía ser de otra manera, iniciamos nuestra ruta en coche por la Península de Coromandel, un verdadero vergel donde la jungla del bush se funde con playas de postal y un horizonte salpicado de islitas y promontorios rocosos fotogénicos a más no poder. Te voy a contar paso a paso todo lo que vimos e hicimos… ¿Me acompañas en esta ruta por la Península de Coromandel?

Sigue leyendo

9 razones para pasar una noche en el Museo Nacional de Escocia en Edimburgo

¿Sabías que el Museo Nacional de Escocia (mi museo favorito en Edimburgo) abre algunas noches al año? En efecto, esta joya que ha sabido fusionar con maestría el antiguo edificio victoriano con la arquitectura contemporánea de su anexo es bonita la visites cuando la visites… Pero cuando cae la noche y la gran galería de hierro forjado en color blanco se tiñe de luces de colores parece cobrar vida… de una manera muy especial.

Sigue leyendo