Archivo por meses: enero 2012

Dónde comer en Edimburgo (y beber)

(post actualizado el 24.12.2012)

Escocia (y Edimburgo, por ende) no tienen una reputación culinaria de la altura de la de París o de la gastronomía española. Más allá del Fish and chips, las cocinas de Edinburgh son bastante variadas y se puede comer bien y relativamente bien de precio si se sabe dónde. Como soy un poco animal de costumbres y viví allí una larga temporada, tengo mis sitios preferidos para desayunar, comer, cenar e incluso merendar en Edimburgo y ahora los voy a compartir con vosotros, con la esperanza de que os gusten tanto como a mi.

Los mejores restaurantes de Edimburgo (esto incluye bares y pubs donde sirven comida deliciosa)

Cafetería The Elephant House en Edimburgo

Cafetería The Elephant House en Edimburgo, lugar de nacimiento de Harry Potter

Para desayunar / merendar

  • Café Jacques en Grassmarket: sus desayunos son deliciosos, con una gran selección de pastas, tostadas, tortillas y todo lo que puedas desear. No es muy escocés, de acuerdo, pero a mi me encanta (y está bien de precio).
  • Always Sunday: es una cafetería encantadora en plena Royal Mile. Creo que forma parte de una cadena, pero que eso no os detenga: sus tes, cafés, bollería y sandwiches están riquísimos, son asequibles y muy sanos (bueno, los pasteles quizá no tanto, pero os prometo que no los olvidareis). Para merendar recomiendo ferventemente que probéis alguna de las variedades de scones que hornean a diario. Es una especie de bollo entre dulce y salado. Mis favoritos son los que llevan trocitos de manzana… mmmm…. actualización: aunque el local de la Royal Mile ha cerrado, siguen abiertos muy cerquita en el 170 de High Street, en la New Town de Edimburgo. Id a verles! Son mucho mejores que cualquier cadena :)
  • The Elephant House: Tras su fachada roja, esta cafetería suele estar hasta los topes y es un refugio favorito para muchos escritores escoceses (o lo ha sido). J.K. Rowling escribió el primer Harry Potter en una de sus mesas, el escritor de novela policiaca Ian Rankin también lo frecuenta y su excelente capuccino, deliciosa comida casera (quiches, pizzas, tartas, bocadillos y pasteles) a precios razonables lo han convertido en el favorito de estudiantes y trabajadores de la zona. Está muy cerca de la Royal Mile, a tiro de piedra del Castillo. Vale mucho la pena, y no sólo si eres fan del niño mago con un rayo en la frente.
Scottish Breakfast

Desayuno escocés

  • A Room In: está en la zona de New Town y forma parte de una serie de bistros escoceses. Su menú está compuesto de comida tradicional escocesa y vale mucho la pena por calidad y precio. Os recomiendo su Haggis, una delicia muy misteriosa que tendréis que descubrir por vosotros mismos.
  • El Petit Paris, en Grassmarket es un trocito de París en Escocia. Al mediodía hay una oferta de plat du jour y café por menos de 8 libras. Si hace bueno, sentarse en la terracita con vistas a la plaza es una gozada.
  • Café Keno, en plena Royal Mile es un buen lugar para desayunar o para comer algo rápido al mediodía y continuar visitando. Hacen british breakfast todo el día a un precio muy razonable, el sustituto perfecto para un menú.
British Breakfast en Café Keno

British Breakfast en Café Keno

Si lo que os apetece es un Desayuno Escocés (o Scottish Breakfast), en cualquier pub de los que os recomiendo los hacen para chuparse los dedos. Realmente, es una manera ideal de empezar el día (y, según como, de acabarlo, porque acabas llenísimo): baked beans, sausage, porridge, black pudding, tostadas con mantequilla y mermelada, bacon, zumo de naranja, te… Lo sirven hasta el mediodía, así que si coméis pronto seguro que os lo sirven (y sale mejor de precio que cualquier plato!).

Para comer / cenar

Los pubs son mi sitio preferido para probar la gastronomía local escocesa y suelen ser más baratos que un restaurante. 

  • The Tass: es un pub a mitad de la Royal Mile que además de servir comida tradicional escocesa riquísima cuenta con música tradicional celta casi cada noche. Antes de quedar decepcionados, preguntad si va a haber concierto o no, porque realmente la atmósfera que se crea cuando hay actuación es inolvidable… Nosotras entramos a tomar un café para refugiarnos de la lluvia y quedamos tan hipnotizadas que hasta cenamos allí! Actualización: el local sigue en el mismo lugar pero ha cambiado de nombre y ahora hace honor a su dirección: Nº 1 High Street. Altamente recomendable.
Concierto de música celta en el pub The Tass, Edimburgo

Concierto de música celta en el pub The Tass, Edimburgo

  • The World’s End: está justo enfrente de The Tass y también es muy recomendable. Su comida, su selección de cervezas, el ambiente… Francamente, me costaría decidirme entre los dos… si no fuera porque The Tass programa música escocesa, mi debilidad :)
  • Una opción diferente es Khublai Khan’s EdinburghSituado en la zona portuaria de Leith es un buffet mongol donde puedes elegir cualquier tipo de carne exótica (de avestruz a zebra, pasando por el canguro o la gacela), la condimentas como quieres y te la sirven al momento. El precio del menú es un poco caro si comes poco… pero si comes mucho, este es tu lugar!
Condimentos en Khublai Khan

Condimentos en Khublai Khan

Empanadillas mongolas en Khublai Khan

Empanadillas mongolas en Khublai Khan

Los mejores pubs de Edimburgo (para beber, pasar un rato con los amigos y disfrutar de buena música)

Debo reconocer que tengo debilidad por la zona de Grassmarket y sus pubs. Me gustan todos! Pero en la Royal Mile también hay pubs estupendos, en New Town, en Leith y justo deñlkjhgfdbajo de Arthur’s Seat… Aquí va mi selección (en los que he estado, a los que me han llevado y dónde he pasado grandes ratos). Perdonad la escasez de fotos, pero cuando una va de pints no se lleva la cámara porque prefiere que no quede constancia de su aspecto después de la segunda ;)

  • Whistle Binkies: muy cerca de la Royal Mile, su entrada es algo difícil de encontrar… una pequeña abertura en la pared, escaleras hacia el sótano y… una gran sala de madera con la letra de Why does it always rain on me de Travis escrita en el techo, una amplia selección de cervezas y un escenario al final donde hay conciertos y sesiones de open mic. Si os gusta la buena música, no os lo perdáis.
  •  The Three Sisters: sesiones de pub quiz, partidos de futbol, música y un jardín donde disfrutar de buena comida, mejor cerveza (y sidra, no nos olvidemos de ella) y buena compañía. Es algo bullicioso, pero tiene encanto y realmente, si queréis fiesta, no os decepcionará.
  • Blue Blazer: gran selección de cervezas y un ambiente algo más tranquilo del que se encuentra en Grassmarket.
  • The Last Drop, cuyo nombre recuerda el tétrico pasado de Grassmarket (aquí se colgaba a los condenados, de ahí que se tomaran “su última gota”), es increíblemente popular entre los turistas mochileros y los estudiantes. Alejaos si no os van las multitudes ;)
  • The Malt Shovel está en Cockburn Street, justo entre la estación de tren de Waverley y la Royal Mile. Pequeño y algo oscuro, su selección de whiskys no deja indiferente.
  • Jolly Judge: todavía recuerdo el día que entré por primera vez, refugiándome de la lluvia. Este pub pequeño y hogareño se esconde en una callejuela y su encanto va más allá del techo bajo de madera pintada del siglo XVII. Cuando hace frío encienden una chimenea que le da al pub un aire encantador.
  • Sheep Heid es posiblemente el pub más antiguo de Edimburgo (su licencia es de 1360) y parece más un pub rural que un bar de ciudad. Con sus paredes encaladas y a la sombra de Arthur’s Seat es famoso por su encantador beer garden y el lugar perfecto para reponer fuerzas después de subir a la cima del volcán.
  • Bow Bar es uno de los mejores pubs tradicionales (si no el mejor) de Edimburgo. Sirve una excelente variedad de cervezas y whiskys de malta.
Podría continuar… pero la lista sería interminable. Así que, realmente, lo mejor es explorar, callejear, perderse y acabar descubriendo esas joyas que se encuentran cuando uno menos lo espera.
El próximo día, la parte final de nuestra ruta por Escocia: Dundee, Aberdeen, Saint Andrews y algún castillo más!

Qué ver y hacer en dos días en Edimburgo (día 2)

Después de explorar a fondo la Royal Mile de Edimburgo (y sus calles adyacentes) en nuestro primer día en la ciudad, el segundo lo dedicamos a la zona nueva o New Town y a explorar alguna área o monumento que el jueves no tuvimos tiempo de ver.

Nos levantamos pronto y desayunamos en el estupendo café de estilo parisino (nos apetecía algo diferente, para variar después de tantos días de Scottish Breakfast) Café Jaques, justo enfrente del Art Roch Hostel. Acto seguido, nos pusimos en marcha en dirección a Calton Hill. El barrio se proyectó en el siglo XVIII para solucionar los problemas de superpoblación e insalubridad del Edimburgo medieval, por entonces todavía confinado a la colina del Old Town, detrás de las murallas.

Edificios medievales vistos desde Princes Gardens, Edimburgo

Edificios medievales vistos desde Princes Gardens, Edimburgo

NEW TOWN

La Ciudad Nueva transcurre en paralelo a la Royal Mile, de la que está separada, entre otros, por los Princes Gardens, es una sucesión de calles (la principal es Princes Street, llena de tiendas) y plazas de arquitectura georgiana y neoclásica (los más completos y auténticos de todo el mundo, según me contaron). En esta zona están los grandes almacenes, las tiendas de los mejores diseñadores y muchísimos bares, restaurantes y hoteles. Además de la maravillosa Scottish National Gallery. Si tenéis tiempo, vale la pena (además, excepto las exposiciones temporales, es gratis)… Pero como no era el caso, a Calton Hill que nos fuimos.

De camino, a mano derecha, está el cementerio de Calton Hill donde están enterrados grandes de la talla de David Hume. Las vistas son espectaculares y los monumentos funerarios (si os van, a mi sí) son una maravilla. Algunas lápidas son tan antiguas que llevan siglos hundiéndose en el césped…

Calton Hill Cemetery / Cementerio de Calton Hill

Cementerio de Calton Hill – tumba de David Hume

Dejando de lado la nota macabra del día, subir a Calton Hill es muy fácil y apto para todo el mundo (incluso los que no están en forma). Las vistas desde esta impresionante acrópolis escocesa valen la pena, y su césped es ideal para un picnic al aire libre si hace bueno. La cima de la colina está dominada por los grandilocuentes monumentos (la mayoría del siglo XIX) que hicieron a Edimburgo merecedora del nombre de “La Atenas del Norte”.

Vistas desde Calton Hill, Edimburgo

Vistas de Edimburgo desde Calton Hill

Monumentos de Calton Hill

  • Burns Monument: construido en 1830, este templete de estilo griego se construyó para rendir homenaje al bardo por excelencia de Escocia, Robert Burns (o Rabbie Burns, cómo le llaman sus compatriotas).
  • National Monument: es una especie de Partenón a medias que tenía por objetivo honorar a los muertos escoceses en las Guerras Napoleónicas. El proyecto, increíblemente ambicioso, se empezó en 1822 pero se quedó sin fondos cuando tan sólo se habían completado las 12 columnas que se pueden ver hoy en día.
  • Nelson Monument: el monumento al almirante Lord Nelson (por su victoria en Trafalgar en 1805 contra los franceses) ofrece unas vistas aún más espectaculares desde su cima… pero realmente tampoco vale tanto la pena pagar por subir. Aún así, desde fuera es un must. 
  • City Observatory: el que se construyó en 1818 como Observatorio de la ciudad está inspirado en el templo ateniense dedicado a los vientos. Aunque perdió su utilidad bastante pronto (por lo que se ve, el humo de la estación de Waverley obligó a trasladar los instrumentos de observación al sur de Edimburgo, a Blackford Hills) vale la pena echarle un vistazo.

Aún así… que no nos engañen, la gente va a Calton Hill a disfrutar de unas vistas de 360 grados de Edimburgo. Vistas del Castillo, del Firth of Forth (el estuario donde el río se une con el mar, en el barrio de moda de Leith), la Ciudad Nueva, toda la calle de Princes Street y, cómo no, las mejores vistas de Arthur’s Seat y el Palacio de Holyrood, como éstas.

Arthur's Seat visto desde Calton Hill

Arthur’s Seat visto desde Calton Hill

De vuelta a Old Town, recorrimos Princes Street y nos maravillamos con la arquitectura georgiana de George Street, Charlotte Square y St. Andrew Square. Y nos volvimos a adentrar en el laberinto medieval que tanto me gusta.

El monumento a Walter Scott desde un callejón de Edimburgo

El monumento a Walter Scott desde un callejón de Edimburgo

Subiendo por Cockburn Street, de vuelta a la Royal Mile en dirección al castillo, giramos a la izquierda por George IV Bridge y empezamos a andar por la acera de la derecha…. En el número 21 está The Elephant House, famoso por su café y por ser el bar dónde J.K. Rowling escribió el primer libro de Harry Potter, en la época en que estaba en paro y no tenía dinero ni para pagar la calefacción… El sitio es una especie de meca de los fans de la saga, pero realmente está muy bien como bar. También lo frecuenta el escritor de novela policiaca Ian Rankin.

National Museum of Scotland

National Museum of Scotland

Una vez repuestas las fuerzas, fuimos hasta el National Museum of Scotland, que justo acababa de reinaugurarse después de una reforma de varios años. Es gratis (sí!) y en su interior, que combina la modernidad con el clasicismo victoriano, hay una gran colección de piezas celtas, pictas y romanas (atención a la armadura de un caballo romano, espectacular), piezas medievales e incluso la oveja Dolly disecada. Realmente, vale mucho le pena echar un vistazo. Y, si hace bueno, desde la terraza en el piso superior hay unas vistas inolvidables!

Continuamos por George IV Brigde hasta Greyfriars Kirk y su cementerio. La iglesia se inauguró en 1620 y es bastante pequeña. La mayoría de la gente va porque en su cementerio (que se cierra por la noche) están enterrados varios ilustres de la ciudad (el poeta Allan Ramsay o el arquitecto William Adam). Aún así, el inquilino más famoso es el Greyfriars Bobby, el terrier de Skye que, de 1858 a 1872 montó guardia en la tumba de su difunto amo, John Gray, un oficial de la policía de Edimburgo. Su pequeña tumba está justo al lado de la entrada del cementerio, marcada por una lápida de granito rosa. El perro era tan popular que a su muerte le erigieron una estatua frente al pub que lleva su nombre, en la esquina entre George IV Bridge y Candlemaker Row.

Acabamos nuestra visita con una sesión de shopping por dos de mis calles favoritas: Victoria Street y Cockburn Street, así como la zona de Grassmarket.  En breve, mis bares, pubs y restaurantes preferidos, y otras opciones para hacer en Edimburgo si tenéis más de dos días.