Qué ver y hacer en dos días en Edimburgo (día 2)

Después de explorar a fondo la Royal Mile de Edimburgo (y sus calles adyacentes) en nuestro primer día en la ciudad, el segundo lo dedicamos a la zona nueva o New Town y a explorar alguna área o monumento que el jueves no tuvimos tiempo de ver.

Nos levantamos pronto y desayunamos en el estupendo café de estilo parisino (nos apetecía algo diferente, para variar después de tantos días de Scottish Breakfast) Café Jaques, justo enfrente del Art Roch Hostel. Acto seguido, nos pusimos en marcha en dirección a Calton Hill. El barrio se proyectó en el siglo XVIII para solucionar los problemas de superpoblación e insalubridad del Edimburgo medieval, por entonces todavía confinado a la colina del Old Town, detrás de las murallas.

Edificios medievales vistos desde Princes Gardens, Edimburgo

Edificios medievales vistos desde Princes Gardens, Edimburgo

Qué ver en Edimburgo en un día: NEW TOWN – CIUDAD NUEVA

La Ciudad Nueva transcurre en paralelo a la Royal Mile, de la que está separada, entre otros, por los Princes Gardens, es una sucesión de calles (la principal es Princes Street, llena de tiendas) y plazas de arquitectura georgiana y neoclásica (los más completos y auténticos de todo el mundo, según me contaron). En esta zona están los grandes almacenes, las tiendas de los mejores diseñadores y muchísimos bares, restaurantes y hoteles. Además de la maravillosa Scottish National Gallery. Si tenéis tiempo, vale la pena (además, excepto las exposiciones temporales, es gratis)… Pero como no era el caso, a Calton Hill que nos fuimos.

CEMENTERIO DE CALTON HILL

De camino, a mano derecha, está el cementerio de Calton Hill donde están enterrados grandes de la talla de David Hume. Las vistas son espectaculares y los monumentos funerarios (si os van, a mi sí) son una maravilla. Algunas lápidas son tan antiguas que llevan siglos hundiéndose en el césped…

Calton Hill Cemetery / Cementerio de Calton Hill

Cementerio de Calton Hill – tumba de David Hume

CALTON HILL

Dejando de lado la nota macabra del día, subir a Calton Hill es muy fácil y apto para todo el mundo (incluso los que no están en forma). Las vistas desde esta impresionante acrópolis escocesa valen la pena, y su césped es ideal para un picnic al aire libre si hace bueno. La cima de la colina está dominada por los grandilocuentes monumentos (la mayoría del siglo XIX) que hicieron a Edimburgo merecedora del nombre de “La Atenas del Norte”.

Vistas desde Calton Hill, Edimburgo

Monumentos de Calton Hill

  • Dugald Stewart Monument: posiblemente el monumento más fotografiado de Edimburgo y de Calton Hill, este templete circular inspirado en el monumento a Lisícrates en Atenas no podría estar mejor ubicado. Desde él hay una panorámica espectacular de 180 grados sobre la Ciudad Antigua y la Nueva de Edimburgo. Construido en 1831, está dedicado al filósofo escocés Dugald Stewart y fue diseñado por William Henry Playfair.
  • Burns Monument: construido en 1830, este templete de estilo griego se construyó para rendir homenaje al bardo por excelencia de Escocia, Robert Burns (o Rabbie Burns, cómo le llaman sus compatriotas).
  • National Monument: es una especie de Partenón a medias que tenía por objetivo honorar a los muertos escoceses en las Guerras Napoleónicas. El proyecto, increíblemente ambicioso, se empezó en 1822 pero se quedó sin fondos cuando tan sólo se habían completado las 12 columnas que se pueden ver hoy en día.
  • Nelson Monument: el monumento al almirante Lord Nelson (por su victoria en Trafalgar en 1805 contra los franceses) ofrece unas vistas aún más espectaculares desde su cima… pero realmente tampoco vale tanto la pena pagar por subir. Aún así, desde fuera es un must. 
  • City Observatory: el que se construyó en 1818 como Observatorio de la ciudad está inspirado en el templo ateniense dedicado a los vientos. Aunque perdió su utilidad bastante pronto (por lo que se ve, el humo de la estación de Waverley obligó a trasladar los instrumentos de observación al sur de Edimburgo, a Blackford Hills) vale la pena echarle un vistazo.

Aún así… que no nos engañen, la gente va a Calton Hill a disfrutar de unas vistas de 360 grados de Edimburgo. Vistas del Castillo, del Firth of Forth (el estuario donde el río se une con el mar, en el barrio de moda de Leith), la Ciudad Nueva, toda la calle de Princes Street y, cómo no, las mejores vistas de Arthur’s Seat y el Palacio de Holyroodhouse, como éstas.

Arthur's Seat visto desde Calton Hill

Arthur’s Seat visto desde Calton Hill

GEORGE STREET – CHARLOTTE SQUARE – ST ANDREWS SQUARE

De vuelta a Old Town, recorrimos Princes Street y nos maravillamos con la arquitectura georgiana de George Street, Charlotte Square y St. Andrew Square. Y nos volvimos a adentrar en el laberinto medieval que tanto me gusta dejando atrás el Monumento a Walter Scott.

Monumento a Walter ScottSubiendo por Cockburn Street, de vuelta a la Royal Mile en dirección al castillo, giramos a la izquierda por George IV Bridge y empezamos a andar por la acera de la derecha…. En el número 21 está The Elephant House, famoso por su café y por ser el bar dónde J.K. Rowling escribió el primer libro de Harry Potter, en la época en que estaba en paro y no tenía dinero ni para pagar la calefacción… El sitio es una especie de meca de los fans de la saga, pero realmente está muy bien como bar. También lo frecuenta el escritor de novela policiaca Ian Rankin.

MUSEO NACIONAL DE ESCOCIA

National Museum of Scotland

National Museum of Scotland

Una vez repuestas las fuerzas, fuimos hasta el National Museum of Scotland, que justo acababa de reinaugurarse después de una reforma de varios años. Es gratis (sí!) y en su interior, que combina la modernidad con el clasicismo victoriano, hay una gran colección de piezas celtas, pictas y romanas (atención a la armadura de un caballo romano, espectacular), piezas medievales e incluso la oveja Dolly disecada. Realmente, vale mucho le pena echar un vistazo. Y, si hace bueno, desde la terraza en el piso superior hay unas vistas inolvidables!

CEMENTERIO DE GREYFRIARS

Continuamos por George IV Brigde hasta Greyfriars Kirk y su cementerio. La iglesia se inauguró en 1620 y es bastante pequeña. La mayoría de la gente va porque en su cementerio (que se cierra por la noche) están enterrados varios ilustres de la ciudad (el poeta Allan Ramsay o el arquitecto William Adam). Aún así, el inquilino más famoso es el Greyfriars Bobby, el terrier de Skye que, de 1858 a 1872 montó guardia en la tumba de su difunto amo, John Gray, un oficial de la policía de Edimburgo. Su pequeña tumba está justo al lado de la entrada del cementerio, marcada por una lápida de granito rosa. El perro era tan popular que a su muerte le erigieron una estatua frente al pub que lleva su nombre, en la esquina entre George IV Bridge y Candlemaker Row.

DE COMPRAS EN EDIMBURGO

Acabamos nuestra visita con una sesión de shopping por dos de mis calles favoritas: Victoria Street y Cockburn Street, así como la zona de Grassmarket.  En breve, mis bares, pubs y restaurantes preferidos, y otras opciones para hacer en Edimburgo si tenéis más de dos días.

Mapa de la ruta completa por Edimburgo en dos días

Si estás planeando un viaje por Escocia no te pierdas esta Ruta de 11 días por Escocia en coche

Periodista, viajera y soñadora enamorada de Escocia y sus paisajes pero siempre dispuesta a descubrir nuevos rincones del mundo.

41 pensamientos en “Qué ver y hacer en dos días en Edimburgo (día 2)

  1. saramadrid

    Qué precioso todo y qué vistas desde Calton Hill. Recuerdo que cuando estuve en Edimburgo visité la National Gallery of Scotland, fíjate, de eso sí que me acuerdo, y eso que tengo un poco borroso este viaje (será de todo el tiempo que ha pasado). Ahora pensándolo en frío, me arrepiento de esas dos horas en el museo que podría haber pasado, por ejemplo, en el castillo, ya que apenas recuerdo qué pinturas vi, aparte de una serie de autorretratos de Rembrandt. Eso sí, como bien dices, es gratis, así que que me quiten lo bailao 😛

    Responder
    1. missmadaboutravel Autor

      ayyy… escribiendo el post me ha dado tanta morriña… a ver si el 2012 se porta bien y me trae un cambio de trabajo + aumento de sueldo que me permita volver este verano! 😉
      Tendrás que volver, porque el castillo es impresionante por dentro y, sobre todo, te superrecomiendo una visita a Mary Kings Close!

      Un saludo y a ver si los Reyes se han portado bien

      Responder
  2. Octavio

    Si no hace ni cuatro dias que he regresado, y leyendote ya tengo ganas de volver, jejeje. Una ciudad muy guapa, que ahora que estas lejos te entran mas ganas de saborear, menos mal que esta cerca y siempre es mas facil regresar.

    Responder
    1. missmadaboutravel Autor

      ¡Me alegro mucho de que os gustase! La verdad es que no me voy a cansar de repetir que a mi me tiene robado el corazón… y con la ventaja de que no está tan lejos 🙂 Un saludo y que los Reyes se porten bien!

      Responder
  3. Víctor

    Cómo me gusta Edimburgo, madre mía. Y el museo no lo visité por falta de tiempo, que tenía demasiadas cosas que hacer en la lista, así que para la próxima seguro 😉

    Responder
  4. El Guisante Verde

    Un gran post(s) sobre una ciudad que nos llama hace tiempo, pero que aun no conocemos. En realidad toda Escocia tiene mucho que enseñar.

    Destino anotado.

    Saludos!

    -te hemos incluido en el blogroll (tu ya nos tenías), disculpas por el despiste 😀

    Responder
  5. Pingback: Mad About Scotland: Ruta por Escocia de once días « madaboutravel

  6. Pingback: Edimburgo: fantasmas y callejones « La Mochila de Mamá

  7. Pingback: Edimburgo: fantasmas y callejones | La Mochila de Mamá

  8. Pingback: Mi regreso a Edimburgo | Explorando el mundo

  9. Pingback: Nuestro Edimburgo | Un Mundo Para 3

  10. cruzandomundos

    Yo tambien estuve unos meses viviendo en EDimburgo. Se nota que te enganchò la ciudad tanto como a mi. Solo tengo buenos recuerdos !gracias por traernos a la memoria todos estos sitios! Has estado en el festival en verano?impresionante!!

    Responder
    1. Madaboutravel Autor

      Gracias por tu comentario, Cruzandomundos 😉 Creo que es difícil que un lugar tan especial como Escocia no te enganche… Por cierto, sí viví el festival un verano y aunque reconozco que es toda una experiencia, prefiero vivir la ciudad con más tranquilidad…

      Un abrazo

      Responder
  11. Pingback: National Museum of Scotland | Explorando el mundo

  12. Esther

    Moltíssimes gràcies! Faig més d’un mes que estic preparant ses vacances a Escòcia per Novembre, i no tenia ni idea de quines rutes a peu fer, i tu me l’has deixat ben fet!!
    Has fet q estigui q encara més il.lusionada del q m’espera!
    🙂

    Responder
    1. Patricia Cuni Autor

      Moltes gràcies Esther! Em fa moltíssima il·lusió que em diguis això… Comentaris com el teu són els que em fan seguir escrivint i compartint racons de món. I si necessites qualsevol cosa sobre Escòcia, només ho has de preguntar!

      Una abraçada 😉

      Responder
  13. Pingback: Un fin de semana en Edimburgo. Día 2: la New Town.

  14. Pingback: Qué ver en Edimburgo en dos días | Madaboutravel

  15. Pingback: Los mejores hoteles de Edimburgo | Madaboutravel

  16. Pingback: Field of Light, la instalación artística de Bruce Munro en Edimburgo | Madaboutravel

  17. Pingback: Nuestro Edimburgo : Un mundo para 3

  18. Pingback: Subir al Monumento a Scott para admirar Edimburgo | Mad About Travel, blog de viajes sobre Escocia

  19. Pingback: Tras los pasos de Jamie y Claire, ruta por los escenarios de Outlander en Edimburgo | Mad About Travel, blog de viajes sobre Escocia

  20. Pingback: Military Tattoo de Edimburgo: qué ver, qué hacer y conseguir entradas | Mad About Travel, blog de viajes sobre Escocia

  21. Pingback: 8 razones para visitar el Festival Internacional del Libro de Edimburgo | Mad About Travel, blog de viajes sobre Escocia

  22. Pingback: Barrios de Edimburgo Morningside que ver y hacer | Mad About Travel, blog de viajes sobre Escocia

  23. Pingback: 4 razones por las que deberías hacer un tour gratis de Edimburgo | Mad About Travel, blog de viajes sobre Escocia

Deja un comentario