Archivo por meses: febrero 2012

El castillo de Dunnottar, el más bonito de Escocia

La última etapa de nuestro viaje a Escocia la pasamos en la zona de Dundee. Y no precisamente porque hubiera algo que nos llamara la atención de la zona (creedme, Dundee ni es bonito ni interesante, a no ser que os guste la decadencia de una ciudad gris, con edificios de hormigón y sin personalidad y las broncas en cada esquina). La ciudad no tiene la mejor reputación del mundo pero allí vive una de mis mejores amigas, y me moría de ganas de pasar unos cuantos días con ella. Además, la campiña y la costa de la zona bien valen una visita!

Llegamos a Dundee en tren desde Edimburgo. Hay muchos durante el día (también buses, pero son bastante más lentos… y más baratos) y los paisajes que se ven desde la ventana le dan a una ganas de pararse en cada estación. Nos recogieron en la estación y a la mañana siguiente nos fuimos de excursión al Castillo de Dunnottara 15 minutos de la bonita localidad costera de Stonehaven.

Castillo de Dunnottar, Escocia

Castillo de Dunnottar

Me habían hablado muy bien del sitio y la imagen idealizada que yo tenía después de ver hace mil años la película Hamlet de Franco Zeffirelli (con Mel Gibson en el papel del príncipe danés) se corresponde mucho con la realidad.

El Castillo de Dunnottar se eleva en lo alto de un precipicio rocoso en un cabo de la costa nordeste de Escocia. Es un castillo medieval, hoy en ruinas, muy bien conservado. Los once edificios que lo componen se construyeron entre el siglo XII y el XVII y por su posición estratégica y lo difícil de su acceso, ha jugado un papel estratégico en la historia del país hasta la actualidad.

La llegada es espectacular, a través de un estrecho camino y unas escaleras que primero descienden y luego suben hasta la estrecha entrada. Una vez arriba, el mar a ambos lados, el verde de los acantilados, el romper de las olas contra las rocas… todo lo hace una visita imprescindible.

Interior del castillo de Dunnottar

Interior del castillo de Dunnottar

En su interior hay una fortaleza, varias torres, una capilla del siglo XVII, y varios edificios de servicios y vivienda para los diferentes nobles que han vivido en el castillo. Aunque mayormente está en ruinas, el recinto está muy bien señalizado y en un día soleado el césped es muy tentador :)

En dos de los sitios donde la historia de Dunnottar se puede palpar con más fuerza es en la reconstruida “Drawing Room”, en la que podemos comprobar cómo debió ser el día a día en el castillo: una gran sala con una chimenea decorada, una larga mesa de madera con sillas a juego y un techo de vigas decoradas en la que una se podía imaginar mirando la furia del oleaje a través de la ventana.

Y, en segundo lugar, en la Whigs Vault, una mazmorra espeluznante, un largo túnel con una única salida: la ventana que da al acantilado. Durante una rebelión en 1685 fueron recluidos aquí 122 hombres y 45 mujeres que no reconocían la supremacía del Rey en cuestiones religiosas. El espacio es grande, pero no tanto como para alojar a esa multitud…

Mazmorra del castillo de Dunnottar

Mazmorra del castillo de Dunnottar

Después de recrearnos un buen rato con la visita (exploramos todos sus rincones y nos encaramamos a todas las rocas habidas y por haber, imaginando que viajábamos en el tiempo), exploramos las dos playas que rodean el castillo. Una a cada lado, el acceso es bastante fácil y es imposible perderse. Sólo hay que seguir los senderos hacia un lado o el otro para mojar los pies en el agua helada y recrearse con los mil matices de verde, gris y azul del paisaje.

Playa junto al Castillo de Dunnottar

Playa junto al Castillo de Dunnottar

Curiosidades históricas del Castillo de Dunnottar

  • La referencia más antigua a Dunnottar data de 681, cuando se menciona un sitio a la fortaleza de Dun Fother (su nombre en gaélico)
  • El primer rey de Escocia, Domnall II, murió en el castillo en el año 900
  • Se dice que William Wallace llevó a los escoceses a la victoria sobre los ingleses en Dunnotar en 1296. Los soldados derrotados fueron encerrados y quemados vivos en la iglesia del castillo.
  • La Reina Mary Queen of Scots visitó Dunnottar en 1562 y 1564. Y su hijo James VI vivió aquí durante un tiempo en 1580.
  • Durante las rebeliones jacobitas del siglo XVII el castillo sufrió muchos daños y fue abandonado hasta que la familia Cowdray lo compró en 1925. Esta familia lo restauró y lo abrió al público.

Cómo llegar al Castillo de Dunnottar

Al castillo de Dunnotar se puede llegar directamente en coche, aunque el parking escasea. O podemos dejar el coche en Stonehaven y tomar el sendero que va de la bahía hasta Dunnottar por encima de los acantilados. Se tarda sólo 15 minutos y es un paseo muy agradable. Las vistas son espectaculares y ver el castillo crecer y tomar cuerpo a medida que te acercas es muy recomendable, sobre todo si hace buen tiempo.

Horarios

  • Del 1 de abril al 31 de octubre: de las 9 a las 18h
  • Del 1 de noviembre al 31 de marzo: de las 10 a las 17h
Estos horarios varían en función del tiempo.
Precios: de 2 a 5 libras
En el siguiente post: ¡cómo vimos caer las 4 torres más altas de Dundee y nuestra visita a Saint Andrews!