Archivo por meses: agosto 2012

Dónde comer en Berlín (y qué comer)

Mi primera visita a Berlín da para mucho y fue muy intensa, pero si hay algo que me gustaría destacar es lo bien que comí. Los desayunos los hicimos en el apartamento en el barrio de Wedding el que nos alojamos. Nuestros huéspedes, Bianca y Ty siempre nos dejaban algo preparado antes de irse a trabajar… así que cuando salíamos a la calle ya no teníamos hambre. Aún así, tanta caminata acaba abriendo el apetito y a la hora de comer o de cenar estaba más que dispuesta a catar gastronomía típica berlinesa y a descubrir restaurantes únicos y llenos de historia. Y es que aunque sólo estuvimos un fin de semana, probar los sabores de la ciudad fue genial.

¿Preparados? Ahí van mis recomendaciones ;)

Currywurst en Berliner Republik

Currywurst en la beerhouse Berliner Republik

  • Taberna Berliner Republik. La descubrí gracias a una guía de viajes sobre el Berlín del Tercer Reich y estuvo genial. Era el primer día y me apetecía catar las famosas salchichas berlinesas aderezadas con curry y la receta de esta taberna tradicional es deliciosa. Te las sirven o bien con ensalada de patatas, con patatas al horno o con patatas fritas (¡viva la variedad patatera!) y me hubiera comido 2 o 3 raciones… de no ser porque con una me llené de sobras. El restaurante está en el barrio de Mitte, justo al lado del río Spree y cuando hace bueno tienen terracita con vistas. Cuando estuve hacía frío y viento, así que comí dentro para no morir por congelación. Tienen una grandísima variedad de cervezas y sus precios se regulan como si fuera la bolsa. Es realmente curioso y el ambiente es muy típico y poco guiri (al menos hace un par de meses).
Currywurst en Berliner Republik

Currywurst en Berliner Republik

Biergarten del restaurante Prater Garten

Biergarten del restaurante Prater Garten

  • Prater Garten: Con una historia que se remonta a principios del siglo XIX es un lugar único. Por un lado teatro/cabaret con los años la parte gastronómica se ha apoderado del espacio. Fuimos a comer el domingo (seguía haciendo mucho frío, así que nada de biergarten) por recomendación de un amigo y porque está en el barrio bohemio de Prenzlauer Berg, a dos pasos literalmente del Mauerpark y de su ecléctico mercadillo. Aunque el restaurante es algo más caro que el biergarten, valió la pena para poder resguardarnos del viento y del cielo plomizo y, además, comimos genial. Sus platos mezclan la tradición con la modernidad y están deliciosos.
Ensalada de pollo con naranja en Prater Garten

Ensalada de pollo con naranja en Prater Garten comida gastronomía Berlín

La imagen testimonia lo enorme de las raciones…

Carne en salsa con dumplings en Prater Garten

Carne en salsa con dumplings en Prater Garten

Ah, y allí descubrí una bebida curiosa que no había visto nunca por estos lares… y de la que el mismo amigo que me recomendó el restaurante me había hablado: Bionade. Es una especie de refresco orgánico hecho con hierbas o frutas y tiene bastante variedad. Me gustó… y mucho ;)

Probando la Bionade en Prater Garten, Berlín

Probando la Bionade en Prater Garten, Berlín

Ah, y si vais, fijaos en los carteles de los baños, ¡son monísmos!

Cartel del baño en el restaurante Prater Garten, Berlín

Cartel del baño en el restaurante Prater Garten, Berlín

En verano su biergarten promete mucho y el ambiente es genial.

Clarchens Ballhaus

Biergarten del restaurente Clarchens Ballhaus

  • Clarchens Ballhaus es uno de los restaurantes más especiales donde he estado y está en pleno Mitte. Con su ambiente decadente de salón de baile de principios del siglo XX y su cocina típica y abundante, el sitio es un hervidero de actividades. Entre platos tradicionales como el schnitzel o el frikadellen se celebran noches de swing al estilo años 30, conciertos y veladas de tango. El restaurante tiene dos espacios: el de arriba, más elegante con lámparas de araña y una decoración más sofisticada; y el de abajo, más popular. Los precios son populares, la comida rica y abundante y el servicio muy bueno. Eso sí, no os sorprendáis si hay bastante gente mayor mezclada con mucha gente joven. El ambiente es único y contribuye aún más si cabe al encanto del lugar. El sitio es un clásico que ha sobrevivido al Reich, la II Guerra Mundial (las huellas que dejó una bomba son todavía visibles en el biergarten) y a la modernidad. Definitivamente, mi restaurante preferido de Berlín.
A punto para una sesión de jazz en Clarchens Ballhaus

A punto para una sesión de jazz en Clarchens Ballhaus

Escalera vintage en Clarchens Ballhaus, Berlín

Escalera vintage en Clarchens Ballhaus, Berlín

Restaurante Clarchens Ballhaus, Berlín

Restaurante Clarchens Ballhaus, Berlín

Cena en Clarchens Ballhaus, Berlín

Cena en Clarchens Ballhaus, Berlín

Último tip gastronómico para Berlín: aunque pueda parecer que sólo comimos a nuestras horas, esto se aleja un poco de la realidad… Por todas partes hay puestos de comida callejera (de pretzels a salchichas de todo tipo, pasando por platos de todo el mundo para llevar) y paramos varias veces a catarla… En la capital germana nunca os quedaréis con hambre… y si os quedáis el remedio suele estar a la vuelta de la esquina, en la estación de metro o de tren, en medio de un parque… Comer en la calle nunca fue tan fácil, tan barato ni tan rico.

Así que disfrutad mucho y dejad que vuestras papilas gustativas se vuelvan un poco locas ;)

Vacaciones en Andalucía

Playa de Bolonia

Después de unos meses muy movidos a nivel laboral, por fin llegan las esperadas vacaciones. Y lo dicho, me voy a Andalucía y, más concretamente, a la provincia de Cadiz. Además de reencontrarme con la familia, me voy a bañar en algunas de las mejores playas del mundo, cruzaré el Estrecho, exploraré yacimientos arqueológicos, me perderé por los pueblos grandes y la serranía de Ronda, disfrutaré de la rica cultura del tapeo y del pescaíto frito y, sobre todo, desconectaré de la rutina, tomaré muchas notas y a la vuelta os lo cuento todo (o casi).

¡Nos vemos a la vuelta!  :)