Boda chic en Normandía

Creo que no me equivoco si afirmo que si hay algún país que sea ejemplo de estilo, clase y charme ese es Francia. ¿Y qué hay más chic que una boda en la campiña francesa? A mediados del pasado mes de marzo tuve el honor de asistir a una boda muy internacional en le Manoir des Prévanches, en el precioso pueblecito de Boisset-les-Prévanches, en la Alta Normandía. Se casaba mi amiga parisina Ethel con el amor de su vida, Esteban, un argentino encantador. Y a pesar de la lluvia torrencial que nos cayó encima y del frío que hacía fue un fin de semana ideal… y la excusa perfecta para descubrir un rincón del mundo precioso.

Después de pasar 6 horas en París, nos pusimos en marcha hacia la boda en el castillo. ¡Una no se aloja cada día en un chateau francés del siglo XVI! En poco menos de 2 horas de coche llegamos a nuestro destino. El château des Prévanches, con su fachada elegante de ladrillo y piedra es un edificio de cinco siglos de historia rodeada por campos verdes, muchísimas flores y pequeñas construcciones de estilo Tudor, cottages, cobertizos y otras dependencias donde se puede dormir y organizar eventos. Con sus torreones y su riqueza decorativa, destaca en el paisaje y es testigo mudo de tiempos pasados. El lugar es increíblemente romántico.

Château des Prévanches, Boisset-les-prevanches

Château des Prévanches, Boisset-les-prevanches

Jaguar vintage en el Manoir des Prévanches, Boisset-les-Prevanches

Jaguar vintage en el Manoir des Prévanches, Boisset-les-Prevanches

Lilas en el Manoir des Prévanches, Boisset-les-Prevanches

Lilas en el Manoir des Prévanches

A pesar de que la lluvia deslució la recepción, que debería haberse hecho en los jardines, el cambio de ubicación a un antiguo granero fue muy acertada. Todo tenía el aire desenfadadamente chic y charmant que debería tener una boda. A mi me tocó dormir en el Ermitage, una cabaña preciosa y muy cómoda junto con parte de la delegación argentina y española. Repartidas por los dominios había más edificios del estilo, todos preciosos, sencillos y muy auténticos. Ethel, Esteban y sus familias consiguieron que me sintiera como en casa en todo momento.

El Ermitage en le Manoir des Prévanches

El Ermitage, mi alojamiento en le Manoir des Prévanches

Alojamientos en el Manoir des Prévanches

Alojamientos en el Manoir des Prévanches

Residencia principal en el Manoir des Prévanches

Residencia principal en el Manoir des Prévanches

Edificio estilo Tudor en el Manoir des Prévanches, Boisset-les-PrevanchesEdificio estilo Tudor en el Manoir des Prévanches, Boisset-les-Prevanches

Edificio estilo Tudor en el Manoir des Prévanches, Boisset-les-Prevanches

Yo no soy muy fan de las bodas muy protocolarias y llenas de tópicos. Lo siento, no me gustan. Por eso me sorprendió gratamente la naturalidad con la que todo fluyó en la boda de Ethel y Esteban. El aperitivo en un cobertizo mientras fuera llovía, la cena sencilla en un salón de madera, las fotos con los amigos, la barra de quesos (tan francesa) y la de postres (para chuparse los dedos), el “carnaval carioca” hasta altas horas de la madrugada que acabó con todo el mundo disfrazado y bailando… Parecía que hubiera visto a Ethel hacía días y no años, y que conociera a Esteban de toda la vida. Hacía frío, tuve que llevar el abrigo más rato del que hubiera querido, sustituí por momentos mis sandalias de tacón por unas converse más apropiadas para cruzar el césped… pero aun así, el recuerdo es perfecto. Como dicen los franceses… Mariage pluvieux, mariage heureux” (“Boda lluviosa, matrimonio feliz”).

Foto con los novios y el mejor amigo de la novia© PHOTO Vincent ISORE

Foto con los novios y el mejor amigo de la novia © PHOTO Vincent ISORE

Salón para la cena en el Manoir des Prévanches © PHOTO Vincent ISORE

Salón para la cena en el Manoir des Prévanches © PHOTO Vincent ISORE

Los novios, Ethel y Esteban, en la pista de baile © PHOTO Vincent ISORE

Los novios, Ethel y Esteban, en la pista de baile © PHOTO Vincent ISORE

La mañana siguiente, todavía con la boda en la cabeza, la familia y amigos más allegados disfrutamos de un brunch muy completo y de un asado con carne riquísima traída directamente desde Argentina. Fue la mejor manera de poner la guinda a un fin de semana para celebrar con amigos, recordar momentos, crear nuevos recuerdos y hacer una pequeña incursión en una zona de Francia que, por lo poco que pude ver, es espectacular. Espero tener tiempo algún día para volver a explorarla a un ritmo más pausado.

Brunch en la boda de Ethel y Esteban en el Manoir des Prevanches

Brunch en la boda de Ethel y Esteban en el Manoir des Prevanches

Asado argentino en la boda de Ethel y Esteban en el Manoir des Prévanches

Asado argentino en la boda de Ethel y Esteban en el Manoir des Prévanches

Desde aquí quiero agradecerles a Ethel y a Esteban que me dejaran formar parte de un día tan importante para ellos. ¡Fue un placer, chicos! Nos vemos en Buenos Aires en 2014

El Manoir des Prévanches se puede visitar. Así que si andáis por la zona de la Alta Normandía, acercaos a descubrir sus encantos y nos os arrepentiréis.

CÓMO LLEGAR AL MANOIR DES PRÉVANCHES

  • Está a 77 km de París por la autopista A13, dirección Rouen. El chateau está nada más entrar en Boisset-les-Prevanches, a mano izquierda.

HORARIOS

  • Organizan bastantes eventos durante todo el año.
  • En verano, del 1 de julio al 16 de agosto se puede visitar de las 10 a las 17h (visita guiada a las 15.30h).
  • Sábados cerrado.
  • Precio: 6€ (adultos) / 4€ (entrada reducida). Los menores de 8 años entran gratis

Periodista, viajera y soñadora enamorada de Escocia y sus paisajes pero siempre dispuesta a descubrir nuevos rincones del mundo.

24 thoughts on “Boda chic en Normandía

  1. Alícia Bea

    Genial entrada, Patricia. Soy súper fan de las bodas y me ha encantado absolutamente todo: el château, el vestido de la novia, los cottages, el jaguar, el salón, la carne argentina… Mmmm… Durante unos minutos he sido una invitada más. Vive les mariés!

    Reply
    1. Patricia Cuni Post author

      Gracias por comentar guapa! La verdad es que fue un lujazo de boda precisamente por su sencillez y su naturalidad. Odio los postureos, el cortamos la tarta con una maldita espada, el sorteamos la liga cual horteras de barrio… En la boda de Ethel y Esteban todo fue muy chic, una fiesta entre amigos con ambiente informal, relajado y sin imposiciones. Si algún día me caso, creo que les copiaré! 😛

      Reply
  2. M.C.

    Qué boda más bonita!!! La verdad es que el escenario era precioso y aunque el tiempo no acompañara, tiene pinta de que todo salió perfecto.
    Saludos

    Reply
    1. Patricia Cuni Post author

      Cierto! Lo único malo fue el tiempo… El resto salió a la perfección y fue tal y como los novios querían: sencillo, familiar y muy divertido 😉

      Un abrazo!

      Reply
    1. Patricia Cuni Post author

      Imaginate mi cara cuando llegué… Alucinando! Y lo poco que vi de la Alta Normandía me pareció muy muy bonito… Tendré que volver igual que tu.

      Un abrazo

      Reply
    1. Patricia Cuni Post author

      Fue preciosa! Aluciné con el lugar, la organización y todo en general… Eso sí, si nos hubiera hecho buen tiempo ya… 😉

      Afortunadamente no hay fotos de mi look “arreglá pero informal” con vestido de fiesta + converse de cuadros escoceses

      Reply
  3. Victor Ferrando - FotoEscapada

    Que pasada! No soy nada fan de las bodas, salvo que sean diferentes a la típica boda, y esta debió ser de las que me gustan… Y vaya sitiazo 🙂
    Un saludo!

    Reply
    1. Patricia Cuni Post author

      Gracias por el comentario Victor! La verdad es que a mi la “tipica boda” que se hace por aquí no me gusta nada nada nada… Así que salir del país para asistir a una boda que era más una fiesta entre amigos que otra cosa, fue una experiencia muy bonita. Y el lugar era de película! Ojalá más gente se dejara de hacer las cutreces tópicas de siempre 😉

      Reply
    1. Patricia Cuni Post author

      Yo no estoy casada pero si algún día doy el paso tengo clarísimo que será en un lugar bonito, con historia y naturaleza… y sin tonterías, protocolos e imposiciones. Será más una fiesta para estar con mis seres queridos que otra cosa 😉

      Gracias por comentar Sandra!

      Reply
  4. Babyboom

    Toda una experiencia tanto la boda como dormir en un castillo, tiene que ser espectacular. Por lo que veo hambre no pasasteis, jejejeje. Un abrazo!!! 😉

    Reply
    1. Patricia Cuni Post author

      Chulísimo Adela! Una de esas experiencias que recordaré toda la vida. Y de hambre nada! El asado de carne argentina del brunch del domingo estaba delicioso 😉 Y había cestas y cestas llenas de albaricoques recogidos en los árboles frutales del Chateau

      Un abrazo

      Reply
  5. Pingback: Balance Viajero de 2013 en Mad About Travel | Madaboutravel

Deja un comentario