Tras las huellas de la I Guerra Mundial en Verdún

Con casi un millón de muertos y heridos en 10 meses, la batalla de Verdún fue una de las contiendas más largas y devastadoras de la I Guerra Mundial y de toda la historia bélica. La lucha entre los ejércitos de Alemania y Francia se desarrolló entre el 21 de febrero y el 18 de diciembre de 1916, y se saldó con una victoria táctica de los franceses, que consiguieron recuperar casi todo el territorio ocupado y el núcleo del sistema defensivo de la zona, el fuerte de Douaumont. Los bombardeos eran constantes, el ruido, los gases, el horror, la guerra de trincheras, el desgaste… los restos de todo esto siguen presentes sobre el terreno, como huellas indelebles de un pasado terrible que no deberíamos olvidar. Más de 37 millones de proyectiles se encargaron de segar vidas y dar al paisaje de Verdún un aire ondulante y lleno de cráteres que antes no tenía.

Campo de batalla de Verdún, en la Lorena

Campo de batalla de Verdún, en la Lorena

Verdún está en una zona preciosa de la región francesa de la Lorena. Injustamente poco turística y olvidada en favor de todo lo relacionado con la II Guerra Mundial, su situación limítrofe entre Francia y Alemania ha marcado su historia. He estado varias veces… y nunca deja de emocionarme. El campo de batalla de Verdún y todos sus monumentos me ponen la piel de gallina y son uno de los lugares más sobrecogedores en los que he estado. Si a eso le unimos que mi última visita fue a temperaturas bajo 0, el recuerdo que me queda es aún más especial. Visitarlo todo es prácticamente imposible, pero lo más destacado se puede ver en menos de un día. Si os acercáis, no os arrepentiréis. Aquí va mi selección de imprescindibles.

¿QUÉ VER EN VERDÚN?

1. EL FUERTE DE DOUAUMONT

El fuerte de Douaumont, considerado inexpugnable, era el más grande de los 19 fuertes que rodeaban la ciudad de Verdún y uno de los pocos que todavía hoy se pueden visitar. Elevado por encima del valle a 1300 metros sobre el nivel del mar, se construyó entre 1885 y 1913 y costó el equivalente a 265 millones de euros. El fuerte de Douaumont tiene una superficie total de 30.000 metros cuadrados y 400 metros de longitud, con un techo de hormigón armado de 12 metros de espesor. Su interior es un laberinto de galerías de piedra húmedo y oscuro que se hunde dos niveles bajo tierra y en el que llegaron a vivir 500 hombres en condiciones pésimas.

Adentrarse en las entrañas del fuerte de Douaumont es un viaje al pasado que todos deberíamos hacer por lo menos una vez en la vida para no olvidar. La visita se hace con una audioguía interactiva en la que se pueden ver vídeos y fotos originales de la batalla.

Fuerte de Douaumont

Fuerte de Douaumont

Interior del fuerte de Douaumont

Interior del fuerte de Douaumont

Las habitaciones llenas de humedades, el precario baño, las zonas derrumbadas y los varios cementerios que hay dentro del recinto, bañado siempre por una luz cetrina, son verdaderamente impresionantes. Me cuesta creer que se pudiera vivir y luchar en esas condiciones… pero la historia lo corrobora y, además, en las trincheras de fuera se estaba mucho peor.

El fuerte de Douaumont fue capturado por los alemanes nada más empezar la batalla de Verdún, que apenas encontraron resistencia (los franceses, no muy listos, habían dejado una guarnición de apenas 58 soldados). Marcó el inicio de la contienda… y también su final. Los franceses lucharon hasta la extenuación para recuperarlo, y finalmente lo consiguieron.

Cementerio alemán en el Fuerte de Douaumont

Cementerio alemán en el Fuerte de Douaumont

Estructura de uno de los cañones del fuerte de Douaumont

Estructura de uno de los cañones del fuerte de Douaumont

Superficie del fuerte de Douaumont en Verdún

Superficie del fuerte de Douaumont en Verdún

Superficie del fuerte de Douaumont en Verdún

Superficie del fuerte de Douaumont en Verdún

Una vez fuera, vale la pena que subáis al campo de hierba que cubre al fuerte de Douaumont hoy en día para ver de cerca las torretas con los cañones que bombardeaban al enemigo a todas horas. La panorámica sobre todo el campo de batalla es espectacular.

Si os quedáis con ganas de fuertes de la I Guerra Mundial, os podéis acercar al fuerte de Vaux.

INFORMACIÓN SOBRE EL FUERTE DE DOUAUMONT

2. TRINCHERAS QUE CRUZAN BOSQUES

Una de las cosas que más me chocan cuando voy a Verdún es la cantidad de trincheras que hay por todas partes. Durante la batalla estos precarios “caminos” comunicaban lugares. Hoy en día se pierden en el bosque y sufren la presión del tiempo y la naturaleza. Recorrerlas es toda una experiencia y una de las mejores maneras de comprobar de primera mano la cantidad de cráteres de proyectiles que se superponen a lo largo de unos 100 quilómetros cuadrados y le dan al paisaje su aspecto actual. Los bosques, que se plantaron en los años 30, han crecido y esconden el horror de la “Zona Roja” donde miles de hombres perdieron la vida o quedaron mutilados. Aún hoy, todo el campo de batalla de Verdún es un enorme cementerio que oculta bajo tierra los restos de más de 100.000 soldados desaparecidos en combate y cuyos cuerpos no se han recuperado.

Trinchera en Verdún

Trinchera en Verdún

Trinchera en Verdún

Trinchera en Verdún

Trinchera en Verdún

Trinchera en Verdún

3. EL OSARIO DE DOUAUMONT Y EL CEMENTERIO MILITAR

Mi principal recuerdo de la visita al Osario de Douaumont y su Cementerio Nacional es el viento gélido que soplaba en la fría tarde de marzo en que lo visité. Me golpeaba en la cara y en las manos, y me hacía llorar… Lo que no está de más cuando visitas un lugar tan tétrico. Con su torre de 46 metros de altura en forma de obús y sus 137 metros de largo es uno de los testimonios más impresionantes de la batalla de Verdún.

Frente a él, en el Cementerio Nacional están enterrados 15.000 soldados franceses identificados. Pero en su interior alberga 46 tumbas colectivas (divididas por sectores) que contienen los huesos de 130.000 soldados alemanes y franceses sin identificar. Ver las calaveras tan bien colocadas fue una de las sensaciones más extrañas que he vivido nunca…

Cementerio Nacional de Verdún

Cementerio Nacional de Verdún

Torre del Osario de Verdún

Torre del Osario de Verdún

Claustro del Osario de Verdún

Claustro del Osario de Verdún

Exposición de fotografía en el Osario de Verdún

Exposición de fotografía en el Osario de Verdún

En el claustro hay una exposición de fotografías de veteranos de guerra, ya mayores, posando junto a imágenes de juventud. Las vidrieras rojizas le daban al entorno una atmósfera muy emocional, tiñendo de sangre cada rincón. Vale la pena, si tenéis tiempo, entrar en la iglesia, ver el documental y subir a la torre para absorber el entorno.

INFORMACIÓN SOBRE EL OSARIO DE VERDÚN

4. TRINCHERA DE LAS BAYONETAS

¿Qué sentiríais si vierais las puntas de unas bayonetas en perfecta línea sobresaliendo de la tierra? Un escalofrío en la columna vertebral, eso es lo que siento yo cada vez que voy a la Trinchera de las Bayonetas en Verdún.

El 12 de junio de 1916 un bombardeo junto al arroyo de la Dama, al norte del Osario de Douaumont, sepultó vivos a varios soldados franceses… Aunque no todas las fuentes se ponen de acuerdo, la trinchera de las bayonetas le helaría la sangre a cualquiera. Hoy varias cruces en la que reza “Soldado francés desconocido” marcan su lugar de descanso eterno. El memorial, que protege las tumbas, fue financiado por los EEUU.

Trinchera de las bayonetas en Verdún

Trinchera de las bayonetas en Verdún

5. EL PUEBLO DESTRUIDO DE FLEURY

Fleury es un pueblo del que no queda en pie nada más que una iglesia. Además de las incontables pérdidas humanas, la Gran Guerra a su paso por Verdún arrasó nueve pueblos de los que hoy apenas queda rastro: Beaumont, Bezonvaux, Cumières, Douaumont, Fleury devant Douaumont, Haumont, Louvemont, Ornes y Vaux. Habitados mayoritariamente por granjeros, sus 3.000 habitantes fueron forzados a abandonar sus hogares cuando empezó la batalla. La devastación fue tal que nunca pudieron volver porque de sus casas no quedaron ni los cimientos.

Fleury, con su capilla dedicada a la Virgen de Europa y su memorial de guerra en homenaje a los niños muertos durante la I Guerra Mundial es uno de los que mejor se pueden visitar. El trazado de las calles está marcado y unas piedras señalan dónde estaba cada granja y cada comercio. Pasear por Fleury es pasear por la desolación.

Pueblo destruido de Fleury, en el campo de batalla de Verdún

Pueblo destruido de Fleury, en el campo de batalla de Verdún

6. MEMORIAL DE VERDUN

El Memorial de Verdun es uno de los mejores museos de la I Guerra Mundial que hay en el mundo. Levantado en 1967, rinde homenaje al compromiso y al sufrimiento de los soldados franceses, alemanes y americanos que se dejaron la piel, la sangre y la juventud entre 1914 y 1918 en este sector del Frente Occidental. La colección de aviones, vehículos, armas, munición y uniformes dibujan un retrato fiel de la guerra. También hay varias reconstrucciones de las batallas. Pero lo más emotivo son las pertenencias personales de los soldados que se han recuperado y que nos cuentan historias de personas, de sus sueños truncados, sus ilusiones, sus sueños y la crudeza de la vida diaria en las trincheras. A lo mejor soy yo, pero no puedo evitar emocionarme cuando pienso en lo mucho que debían significar esos objetos para sus dueños…

Memorial de Verdun

Memorial de Verdun

INFORMACIÓN DEL MEMORIAL DE VERDUN

Y vosotros, ¿conocíais la existencia del campo de batalla de Verdún? ¿Habéis visitado algún lugar parecido? Vuestros comentarios alimentan a este blog

Periodista, viajera y soñadora enamorada de Escocia y sus paisajes pero siempre dispuesta a descubrir nuevos rincones del mundo.

66 pensamientos en “Tras las huellas de la I Guerra Mundial en Verdún

  1. Eva - Una idea, un viaje

    Espectacular, sin duda. Francia tiene muchísimo por ver. Yo he estado unas cuantas veces y aún me falta tanto… Me ha llamado mucho la atención el fuerte de Douaumont, debe de ser sobrecogedor pasear por ese interior laberíntico.
    Muy interesante este post histórico, había muchas cosas que no sabía 😉
    Un saludo!!

    Responder
    1. Patricia Cuni Autor

      Gracias por tus palabras, Eva! La zona de Lorena la conozco bien porque tengo familia y he veraneado allí durante muchos años. Y pese a todo me sorprende lo poco turística que es la zona. Es preciosa pero el turismo no llega… y casi que mejor, porque por ejemplo el día de Verdún no nos encontramos con nadie! Es un lujazo tener todo el bosque o todo el fuerte para tí 😉

      Por más que voy, Verdún nunca deja de dejarme con el corazón encogido.

      Un abrazo

      Responder
  2. akasha83

    No sabes cuanto he leído sobre ello!!! me encanta la historia y ambas guerras siempre me han llamado la atención.
    Gracias por descubrirme estas visitas 😉

    Responder
      1. akasha83

        Pues si, los lugares históricos y mas si estan atados alas atrocidades delas guerras, deberían de visitarse, solo si no olvidamos podemos evitar que vuelva a pasar…

        Un abrazo!!

        Responder
    1. Patricia Cuni Autor

      Moltes gràcies per comentar, parella. Trobo que tota la regió de la Lorraine és injustament poc coneguda… Molt fan de llocs com Verdun i les fortificacions de la línia Maginot, una mica més al nord. Si us agrada la Història, segur que la zona no us decebrà 😉

      Responder
  3. viatgesambcartabo

    Gran post! A nosaltres també ens emociona visitar llocs com el de Verdun on saps que tanta gent s’hi va deixar la vida. Recuperar-los i museitzar-los és bàsic per evitar que barbàries com aquestes es tornin a repetir.
    Molt bon relat!

    Responder
    1. Patricia Cuni Autor

      Moltes gràcies! Venint de vosaltres… és un honor 😉 Per cert, la ciutat de Metz us fliparía, perquè s’han fet fer una delegació del Pompidou molt espectacular… Aviat ho publicaré al blog xx

      Responder
  4. Benjamín Recacha

    Emocionante relato, Patricia. Me ha gustado mucho. No podemos perder la memoria. Es fundamental recordar la historia para no repetir los mismos errores. Desafortunadamente, parece que hay muchas mentes olvidadizas o que prefieren no mirar atrás. Un abrazo!

    Responder
    1. Patricia Cuni Autor

      Muchísimas gracias por tus palabras, Benjamín 😉 Siempre intento visitar lugares en los que la historia se pueda tocar y sentir… Porque pienso lo mismo que tu: tenemos que ser conscientes de nuestro pasado para poder avanzar hacia un futuro en positivo. Lástima que los “olvidadizos” que nos gobiernan no piensen lo mismo

      Un abrazo

      Responder
  5. M.C.

    No sabía que hubiera un sitio así! Parece espectacular!! Y seguro que es algo que no hay que perderse, en especial si se tiene interés en lo relacionado con la I Guerra Mundial.
    Saludos

    Responder
    1. Patricia Cuni Autor

      Pues sí, Mari Carmen! De pequeña había ido alguna vez, así que en Semana santa volví para documentarlo. Me parece un lugar de visita imprescindible… En verano hace mucho mejor tiempo, pero creo que verlo a temperaturas bajo 0 también tuvo su gracia 😉

      Un abrazo

      Responder
  6. Calíope Viajes Vivencias

    Una entrada interesantísima, Francia está llena de escenarios de las guerras mundiales que deberïan recordarnos la atrocidad que suponen, aunque no sé yo. Muy emocionante, me han entrado muchas ganas de visitar el lugar. Un saludito!

    Responder
  7. Sandra

    Tienes razón, los escenarios de la II Guerra Mundial eclipsan a los de la primera. Me apunto Verdun para una próxima visita por tierras francesas!

    Responder
    1. Patricia Cuni Autor

      Gracias Sandra! La verdad es que los “americanos” han conseguido que nos “olvidemos” de la I Guerra Mundial… Y hay tanto por ver. Si te acercas a VErdún no te arrepentirás 😉

      Un abrazo gigante

      Responder
  8. Pingback: El Chateau de Malbrouck y Georges Brassens | Madaboutravel

  9. Pingback: Qué ver en Metz en un sólo día | Madaboutravel

  10. Pingback: Visita a las casamatas del Bock en Luxemburgo | Madaboutravel

    1. Patricia Cuni Autor

      La verdad es que cuando pisas estos lugares en los que la historia es tan tangible no puedo evitar el escalofrío… Ojalá aprendieramos de nuestros errores y nos dieramos cuenta de que, en el fondo, estar en paz es muchísimo mejor 😉

      Responder
  11. Federico E. Sánchez Fleury.

    Soy dominicano de apellido Fleury, me encantaría conocer esas reliquias y monumentos histórico. Es una verdadera riqueza !!!.-

    Responder
  12. Juan Carlos del Valle

    He seguido la estela del desembarco en la Segunda Guerra Mundial que es impresionante, pero me abres una puerta desconocida y que me parece maravillosa, estoy comenzando con la I guerra mundial y tu más que resumen ha sido espectacular, Francia es fascinante, muchas gracias Patricia.

    Responder
    1. Patricia Cuni Autor

      Muchísimas gracias por tus palabras Juan Carlos! Se habla muchísimo de la II Guerra Mundial y del famoso Dia D… pero muy poco de la I Guerra Mundial, que a mi me parece todavía más fascinante. Si algún día te animas a visitar esa zona de Francia, no te arrepentirás 😉

      Responder
  13. alejandro

    Soy de chile y no creo que algun dia tenga la oportunidad de viajar a verdun, pero con ver las fotografias de los lugares donde el sufrimiento , el dolor y la muerte , heran el dia a dia., no puedo dejar de sentir escalofrios.
    Creo que estos hombres nunca deven ser olvidados , y no solo en verdun, tambien en Pashandeil, el Son, Hipre, etc.
    Porfavor, si alguien tiene mas material, Patricia Cuni…o Eva…..fotografias sobre todo del camino sagrado….si pueden enviarlas a a mi correo….muchas gracias.

    Responder
    1. Patricia Cuni Autor

      Alejandro, muchísimas gracias por tus palabras. Me alegro de que el artículo (y las fotos te hayan gustado). La verdad es que no tengo muchas más, porque el lugar es indescriptible… Pero espero que algún día puedas verlo por ti mismo.
      Un saludo

      Responder
  14. DAVID

    Hola, soy aficionado a los viajes de temática bélica y me ha parecido muy interesante la descripción de tu viaje a Verdún. Pretendo visitarlo en breve pero desgraciadamente dispongo de escaso tiempo libre. ¿Crees que un par de días podrían ser suficientes para una visita rápida a los lugares que señalas?? Muchas gracias por tu tiempo. David.

    Responder
    1. Patricia Autor

      Hola DAvid! Muchas gracias por tus palabras! Con un par de días tienes más que suficiente para disfrutar de los campos de batalla de Verdún, y más si aprovechas bien el tiempo te lo podrás tomar con algo de calma. El lugar tiene algo… Seguro que te gusta! Si tienes cualquier duda sólo tienes que preguntar. Un saludo

      Responder
  15. David

    Gracias Patricia. Sólo una cosa más… ¿La visita puede hacerse sin coche propio, o sería recomendable que alquile un vehículo?. Es que pensaba visitar Verdún en tren.
    Gracias de nuevo

    Responder
    1. Patricia Autor

      De nada David. Yo fui en coche y por experiencia propia te digo que el campo de batalla no está al lado de la ciudad. Supongo que hay transporte público desde Verdún hasta el lugar, pero no estoy segura. En cualquier caso, el lugar es grande y un coche te facilitará moverte por la zona, aprovechar el tiempo y poder ver más cosas.

      Espero que te sea de utilidad.

      Responder
  16. DAVID

    Hola de nuevo. Tras tener que aplazarlo, parece que ahora sí. En una semana visitaré la zona. Quería preguntarte por la ubicación aproximada de las trincheras que describes. He descubierto muchos otros lugares de interés por la zona, como el cementerio americano, los fuertes de la línea Maginot,… Sólo dispongo de dos días completos y coche de alquiler, ¿crees que además de Verdún, me quedará algo de tiempo para visitar algún lugar cercano??
    Muchas gracias por tu tiempo. David.

    Responder
    1. Patricia Autor

      Hola David, Las trincheras de las que hablo en mi blog están dentro del campo de batalla de Verdún. Las verás a un lado y otro de la carretera, de camino a los búnqueres. Pues la verdad es que con dos días completos dependerá del tiempo que le dediques a visitar el lugar, porque si te gusta mucho podrías estar horas y horas… Si vas rápido, uno de los días lo puedes dedicar a Metz. Pero lo dicho, si te gusta la historia, tómate tu tiempo y disfruta de Verdún sin prisas.

      Responder
  17. David

    Hola Patricia, sólo para agracecerte que me descubrieras este fabuloso lugar. He estado recientemente y me ha parecido sorprendente. Lástima que estuviera de reformas hasta el 2016 el Memorial, pero de esta forma tuve tiempo para desplazarme algo hacia Longuyon y ver algo más. En Verdún, especialmente en el interior del Osario, con esa luz rojiza que teñía todo de un áura mágica, resultaba difícil no emocionarse. En fin, gracias.

    Responder
    1. Patricia Autor

      Hola David! Me alegro muchísimo de que te haya gustado la zona de Verdún… A mi me impactó tanto la primera vez que estuve que tuve que volver después de unos cuantos años… Y hoy todavía lo recuerdo con emoción y con ganas de regresar. Es, ciertamente, un lugar impresionante.

      Gracias a ti por tu comentario.

      Responder
  18. Pingback: Club talleres de lectura Lalin

  19. Ramiro Carbia

    Hola Patricia, que interesante lugar y que cautivantes los detalles que ofreces! Estoy planificando un viaje para el año próximo y me gustaría visitar Verdún. Quería preguntarte ¿Cuántos días necesitaría para ver lo que describís en este post? Muchas gracias por compartirlo

    Responder
    1. Patricia Autor

      Hola Ramiro, me alegro un montón de que te haya gustado el lugar 😉 Con un día y medio tienes suficiente para ver los campos de batalla y los museos de Verdún. Yo lo vi en un día pero no me dio tiempo a entrar al museo en esta ocasión y sólo pude entrar en uno de los fuertes que había.

      Espero que te sea de utilidad. Y cualquier pregunta sólo tienes que decirlo.

      Un saludo,

      Responder
  20. Lusco

    Hola, soy Lusco, desde La Coruña. Siempre me han impresionado los campos de batalla de las guerras mundiales, guerras con Marruecos (El desastre de Annual, etc pero lo que mas me ha impresionado es la visita que hice hace varios años al pueblo de Oradour sùr Glane, .

    Hay que remontarse a la 2ª G.M. y a la Francia ocupada; allí las SS nazis hicieron la mayor salvajada que se recuerda en una guerra. Una vez en ese pueblo, y sabiendo lo que pasó te quedas impresionado para mucho tiempo, es imposible tratar de comprender semejante atrocidad. No solamente ejecutaron a todo el pueblo, fué el modo de hacerlo.; los abrasaron vivos dentro de la Iglesia.

    Quizas no deba exponer esto tan crudamente, pero es algo que jamás se puede olvidar precisamente para que no se repita. Y hoy dia a veces se oyen rebrotes de este tipo de gente. Saludos.

    Responder
    1. Patricia Autor

      Muchísimas gracias por tu comentario Lusco. A mi también me fascina este tipo de lugares… Una amiga mía vivió una temporada cerca de Oradour sur Glane y me contó su historia. Lo malo es que yo todavía no he podido ir. Como tú bien dices, es importante visitar y recordar para que la historia no se repita.
      Un abrazo

      Responder
  21. Jorge

    Hola interesante..gracias por dar a conocer esta informacion….solo me falta un dato, en total cuantas hectareas tiene el cementerio! me interesa el dato para mis alumnos..gracias desde Mexico!!

    Responder
    1. Patricia Autor

      Hola Jorge, muchísimas gracias por tus palabras. La verdad es que he estado buscando información sobre la superficie del cementerio y no he sido capaz de encontrar nada… Siento no poder ayudarte más. Un saludo

      Responder
  22. fuetimate

    Hola, yo he estado un par de veces en el campo de batalla de Verdun y la verdad que siempre aprendo algo nuevo y vuelvo a casa impresionada. Esta vez nos metimos por un sendero que llevaba al fuerte Souville e incluso te puedes entrar (no es recomendable pero la curiosidad llama!).
    Se puede complementar la entrada del Fort Douaumont con la de Fort Vaux.
    Como decías la principio, la región de Loraine tiene mucho “turismo histórico” así pues también se pueden visitar distintas fortalezas de la Línia Maginot, como el Ouvrage Immerhof en Hettange-Grande. Hace un par de sábados hacían visita nocturna, a la luz de las linternas y con los guías vestidos de la época. El interior està muy trabajado, todo ambientado y con un mini museo. Muy interesante.

    Responder

Deja un comentario