La Escuela de Arte de Glasgow, una joya de Mackintosh

Estoy un poco harta de que me digan que en Glasgow no hay nada que ver, que es fea, gris y no se cuantas cosas más. Y aquí va el primero de varios posts para demostraros que en Glasgow hay mucho por ver y por hacer. Y aunque sólo sea para conocer la obra del genial Charles Rennie Mackintosh vale la pena que le dediquéis por lo menos un día.

La Escuela de Arte de Glasgow (Glasgow School of Art) es la obra maestra de Mackintosh y un prodigio de la arquitectura de finales del siglo XIX. Increíblemente moderna y funcional aún hoy, la mejor manera de conocer sus entrañas es disfrutar de una de las visitas guiadas que organizan y ofrecen sus estudiantes. Tuve la oportunidad de visitarla a principios del pasado mes de septiembre de la mano de Laura, una apasionada del edificio y del genio… ¿Queréis saber por qué me gustó tanto? Seguid leyendo… 

Maqueta de la Escuela de Arte de Glasgow de Charles Rennie Mackintosh

Maqueta de la Escuela de Arte de Glasgow

Entrada de la Escuela de Arte de Glasgow

Entrada de la Escuela de Arte de Glasgow

Detalle de la entrada de la Glasgow School of Art de Charles Rennie Mackintosh

Detalle de la entrada de la Escuela de Arte

Charles Rennie Mackintosh

Con tan sólo 29 años, en 1896 Mackintosh, entonces pasante en el despacho de arquitectos Honeyman & Keppie, recibió el encargo de proyectar la que se convertiría en una de sus obras cumbre. La Escuela de Arte de Glasgow había crecido tanto que necesitaban una nueva sede que se ajustara a sus necesidades y a las de sus estudiantes. Mackintosh diseñó un edificio único y ecléctico que fusiona la arquitectura baronial escocesa con sus grandes volúmenes de piedra, la delicadeza de los motivos florales y geométricos del Art Nouveau (el modernismo) y materiales y técnicas modernas como las ventanas enormes de estilo industrial. Nacía así el “Glasgow Style”, una nueva manera de concebir la arquitectura y el arte que

El “Gaudí escocés” no fue demasiado afortunado en vida y aunque nos ha legado joyas de la arquitectura y las artes decorativas su obra ha pasado desapercibida hasta hace relativamente poco tiempo. Fuertemente vinculado a Escocia consiguió crear un estilo propio en el que quizás no abundan los colores… pero sí la luz, las líneas puras y una atención al detalle raramente vista. Quizás fue un incomprendido, porque aún hoy sus trabajos son de una modernidad apabullante. No os perdáis todos los objetos decorativos, creados por su mujer, la brillante artista Margaret MacDonald.

Lateral de la Escuela de Arte de Glasgow

Lateral de la Escuela de Arte de Glasgow

Lateral derecho de la Glasgow School of Art

Lateral derecho de la Glasgow School of Art

Piedra, hierro y austeridad exterior

La Escuela de Arte de Glasgow se construyó en dos fases: 1896-1899 y 1907-1910. Y esto se puede percibir tanto en el interior como el exterior. Situado en la calle Renfrew sobre una fuerte pendiente, el edificio se alza imponente, como una mole de piedra, una fortaleza. Pero si lo miramos con atención tras esa fachada dura y austera se esconden detalles que la suavizan y la hacen especial, como si fuera una metáfora de Glasgow. Sus laterales parecen las torres de un castillo, mientras que sus dos fachadas (la norte y la sur) son una explosión de luz y simbolismo, con sus grandes ventanas perfectas para iluminar los estudios de los artistas, sus rejas con formas florales y detalles animales. Si os fijáis con atención, mientras que en el primer nivel los capullos brotan de las barandas, en el segundo ya tienen el aspecto de las rosas que Mackintosh tanto adoraba, y en el tercero su tamaño es mayor. El arquitecto quería simbolizar así el proceso del crecimiento y el aprendizaje. Aunque apenas visible desde la calle, Mackintosh también incorporó las leyendas asociadas a la ciudad y a su patrón, San Mungo, a la Escuela:

There’s the tree that never grew,
There’s the bird that never flew,
There’s the fish that never swam,
There’s the bell that never rang.

Buscad árboles, pájaros, peces y campanas en su trabajo de forja… porque están ahí.

Detalle de la verja de la Escuela de Arte de Glasgow de Mackintosh

Detalle de la verja de la Escuela de Arte de Glasgow de Mackintosh

Ventana de la Escuela de Arte de Glasgow

Ventana de la Escuela de Arte de Glasgow

Una explosión de luz y espacio ideal para crear

La Escuela de Arte de Glasgow es, como su nombre indica, un centro educativo dedicado desde mediados del siglo XIX a la educación artística. Por eso además de ser estéticamente bonito el nuevo edificio tenía que ser funcional. Algo de lo que es muy fácil darse cuenta al cruzar las mismas puertas que hace más de un siglo cruzan miles de estudiantes.

Tristemente, no dejan hacer fotos en el interior, pero el lugar es espectacular. Desde la recepción hasta las escaleras, pasando por los vestíbulos y un espacio central en la última planta de estilo oriental en el que se hacen exposiciones. La madera oscura se combina con el blanco inmaculado de las paredes, las líneas rectas se funden con las curvas en una sinfonía armónica en la que es fácil dejarse llevar. No os perdáis la Biblioteca ni sus lámparas futuristas que parece una metrópolis que irradia luz. Ni el pasillo que comunica las dos alas y que se conoce como “henrun”… desde allí hay unas vistas impagables de Glasgow.

Escalera Este de la Escuela de Arte de Glasgow. Foto (c) The Glasgow School of Art

Escalera Este de la Escuela de Arte de Glasgow. Foto (c) The Glasgow School of Art

Henrun. Foto (c) The Glasgow School of Art

Henrun. Foto (c) The Glasgow School of Art

Biblioteca de la Escuela de Arte de Glasgow Foto (c) The Glasgow School of Art

Biblioteca de la Escuela de Arte de Glasgow Foto (c) The Glasgow School of Art

Sala de Juntas de la Escuela de Arte de Glasgow Foto (c) The Glasgow School of Art

Sala de Juntas de la Escuela de Arte de Glasgow Foto (c) The Glasgow School of Art

En mi visita pude además asomarme a algunos de los amplios estudios en los que los alumnos de la escuela crean, y echar un breve vistazo al Despacho del Director, que en aquel momento tenía la puerta abierta porque lo estaban limpiando.

Antes de salir dedicadle algo de tiempo a la Galería de Mobiliario de Charles Rennie Mackintosh que la Escuela ha podido reunir. Sus sillas de respaldos infinitos son quizás las más famosas, pero cada pieza es una joya…

Galería de mobiliario de Mackintosh en la Escuela de Arte de Glasgow Foto (c) The Glasgow School of Art

Galería de mobiliario de Mackintosh en la Escuela de Arte de Glasgow Foto (c) The Glasgow School of Art

Información práctica sobre la Glasgow School of Art

  • Dirección: 167 Renfrew Street, Glasgow
  • Horarios: Sólo se puede visitar en alguna de las visitas guiadas que organizan. Podéis consultar los días y horas de los tours en la Escuela de Arte de Glasgow en su página web.
  • Precio: 4,75 – 9,75 libras (los menores de 5 años tienen la entrada gratis).
  • Teléfono: +44 (0) 141 353 4500 
  • Email: tours@gsa.ac.uk
  • Página web: http://www.gsa.ac.uk/

 

Visité la Escuela de Arte de Glasgow invitada por esta institución pero, como siempre, todas mis opiniones son absolutamente sinceras, honestas y sólo mías. El lugar es fascinante… y creo que me quedo corta 😉

Todas las fotografías de interiores han sido cedidas por la Glasgow School of Art. 

Periodista, viajera y soñadora enamorada de Escocia y sus paisajes pero siempre dispuesta a descubrir nuevos rincones del mundo.

23 pensamientos en “La Escuela de Arte de Glasgow, una joya de Mackintosh

  1. viatgesambcartabo

    Quina pena que no et deixessin fer fotos de l’interior, l’exterior no li fa justícia a l’edifici! Som molt fans sobretot del mobiliari dissenyat per Mackintosh i tenim pendent la visita a Glasgow.
    Una abraçada des de Barcelona!

    Responder
    1. Patricia Cuni Autor

      Doncs sí… Una llàstima, però estavem tan controlats durant el tour que no em vaig atrevir ni a fer-ne alguna d’amagatotis 🙁 No entenc els perquès de no fer fotos en edificis… encara sort que m’han deixat fer servir les seves!
      Glasgow té racons arquitectònicament preciosos… I no només de Mackintosh! Aquest any nou vull acabar de veure tantes coses seves com pugui.

      Una abraçada des d’Edimburg

      Responder
  2. Notas desde algún lugar

    Tengo que ir!! No tenía ni idea de que podía encontrar ese lugar en Glasgow. La verdad es que a mí no me gusta nunca cuando me dicen que no hay nada que ver en un sitio… porque al final siempre encuentras algo inesperado.
    Lo comparto! 😉

    Responder
    1. Patricia Cuni Autor

      Te encantara! A mi también me da rabia que digan eso de los sitios… Porque al final siempre acabo topandome de bruces con lugares que me fascinan… Toda Glasgow está llena de obras de Mackintosh y tengo más posts en mente.

      Un abrazo

      PS: Si vienes al Norte avisa y nos tomamos un afternoon tea en las Willow Tearooms que él diseñó

      Responder
  3. Pingback: The Lighthouse, el faro de Mackintosh en el corazón de Glasgow | Madaboutravel

  4. Pingback: La casa de Mackintosh en Glasgow, una joya del Glasgow Style | Madaboutravel

  5. Pingback: Ruta para descubrir la arquitectura del Glasgow Style | Madaboutravel

  6. eva

    Gracias por compartir tus impresiones!!
    Aterrizo pronto en Glasgow y nos habían dicho que no valia la pena. Siendo una de las ciudades más grandes y conocidas de Escocia, me costaba creerlo.
    Contigo acabo de descubrir al “gaudí escocés” un buen apodo para presentar selo a mis hijos.
    un saludo

    Responder
    1. Patricia Cuni Autor

      Hola Eva! Me alegro un montón de haberte ayudado a descubrir un poquito por qué Glasgow vale la pena. Lo cierto es que ya estoy un poco mosca (vivo en Escocia y soy incapaz de elegir entre Glasgow y Edimburgo) de que la gente diga que Glasgow no tiene nada que ver… Será porque no se han molestado en mirar o buscar. Hace años que esta ciudad de pasado industrial dejó de lado sus problemas económicos y hoy es un destino perfecto para los amantes de la arquitectura, el arte y la vida al aire libre. Si además de echarle un vistazo a los edificios de Mackintosh necesitáis más ideas, te recomiendo que le eches un vistazo a mi artículo sobre qué ver en Glasgow (http://madaboutravel.com/2011/10/03/un-dia-en-glasgow/) y si tienes dudas o necesitas recomendaciones, pregunta. Por cierto, si vas con niños llévales al Museo de Kelvingrove o al del Transporte… Los dos son una pasada!

      ¡Buen viaje!

      Responder
  7. Pingback: Qué ver en el Museo Leopold de Viena | Mad About Travel, blog de viajes sobre Escocia

Deja un comentario