Ruta senderista sobre la nieve de Esterri d’Àneu en el Pirineo catalán

Una de mis actividades favoritas es el senderismo. Adoro ir a la montaña o al campo y andar, seguir rutas y sendas, descubrir lugares en medio de la nada, estar rodeada de naturaleza. Quizás por eso el año pasado, cuando estuve con mi hermana y mis primos en el Pirineo de Cataluña no pude resistir la tentación. Esta es la ruta circular de 4 horas que hicimos desde Esterri d’Àneu y que pasa por varios pueblecitos de montaña del Alt Àneu.

La excusa inicial era hacer una excursión con raquetas de nieve en Espot el domingo por la mañana… Pero como llegamos el sábado a mediodía y hacía un sol buenísimo preguntamos en el hostal y nos recomendaron hacer la ruta que sale desde Esterri, pasa por València d’Àneu, Sorpe, Borèn e Isavarre para volver al punto de partida. La ruta es relativamente fácil, el desnivel es mínimo y está bastante bien señalizada si os fijáis en las pintadas que hay en árboles y piedras a lo largo del camino. Eso sí, nos dijeron que eran 2 horas… ¡y no! Son 4 horas. Así que entre que salimos un poco tarde y que no íbamos preparados para la noche el último tramo lo tuvimos que hacer algo rápido porque se nos echaba la oscuridad encima.

Esterri d'Àneu en el Pirineo Catalán

Esterri d’Àneu en el Pirineo Catalán

La ruta empieza saliendo de Esterri d’Àneu en dirección al precioso pueblecito de montaña de València d’Àneu, que está a 1,7kms. El sendero empieza a subir levemente y no tiene pérdida. Las vistas son increíbles e incluso ¡nos encontramos con un rebaño de cabras! En el pueblo, pequeño y muy típico, nos esperaba otra sorpresa. Un perro monísimo decidió acompañarnos y ser nuestro guía. Gracias a él no nos perdimos porque en pleno mes de febrero y casi un metro de nieve en algunos tramos algunas de las marcas del recorrido estaban ocultas.

Nuestro guía, esperándonos

Nuestro guía, esperándonos

Salimos de València en dirección a Sorpe, que está a unos 4 quilómetros. La subida es continua y el pueblo es el punto más alto de toda la ruta. A partir de aquí empieza el descenso. En cualquier caso, el recorrido transcurre entre bosques y prados, en un entorno precioso. Con nieve estaba increíble y seguro que en verano, todo verde, aún más.

El camino continua hasta Borén, un pueblo precioso junto al que pasa el río Noguera Pallaresa. Aquí (más o menos) empieza la segunda mitad de la ruta. El paisaje es algo más boscoso y con la nieve fue uno de los tramos por los que más nos costó orientarnos. Suerte que nuestro amigo de cuatro patas se conocía la ruta al dedillo y se paraba en todas las intersecciones. ¡Es increíble lo listos que son!

En otro momento, mientras bajábamos hacia Isavarre, nos encontramos con un pastor de ovejas que nos indicó que, en efecto, íbamos en la dirección correcta (llevábamos 2 horas andando… y por aquel entonces seguíamos creyendo lo que el recepcionista del hostal nos dijo). El momento divertido fue una zona con bastante desnivel que estaba llena de nieve. ¡Bajamos usando nuestros abrigos como trineos! Gran prueba de que puedes convertir en una aventura cualquier pequeño imprevisto.

Un alto en el camino... perfecto para inmortalizar una excursión en buena compañía

Un alto en el camino… perfecto para inmortalizar una excursión en buena compañía

Al llegar a Isavarre el sol se empezaba a poner. Nos quedaban 4 kilómetros de ruta, que teníamos que hacer sabiendo que teníamos que darnos prisa si no queríamos que se hiciera de noche. Como que nos habían dicho que la ruta eran 2 horas no llevábamos linternas ni agua. Por suerte, el recorrido no reviste ninguna complicación y no estábamos cansados.

Después de cruzar un riachuelo y subir una pendiente muy ligera empieza el descenso por un sendero pegado a la montaña. En algunos lugares hay que ir con cuidado porque no hay ninguna valla al lado. En cualquier caso, no tuvimos ningún problema más que toparnos con unos cuantos caballos sueltos, uno muerto y en descomposición en medio del camino y con otro perro que hizo buenas migas con nuestro amigo peludo y que nos acompañó hasta Esterri d’Àneu.

Llegamos a Esterri al caer la noche. El cielo estaba estrellado y justo se acababan de encender las farolas. Después de más de 12 quilómetros de caminata estábamos agotados. Por suerte, descubrimos una hamburguesería en Esterri d’Àneu que rivalizaría con cualquiera de las mejores de Nueva York: Sherry burger. Pequeñito pero con una carta increíble. Todas sus hamburguesas están hechas con productos de primerísima calidad, la carne es espectacular (también tienes opciones vegetarianas), el precio está muy bien y el lugar muy auténtico. La mía llevaba sobrasada… Creo que es la excusa perfecta para volver y la mejor recompensa después de quemar calorías andando.

Hamburguesa en Sherry Burger en Esterri d'Àneu

Hamburguesa en Sherry Burger en Esterri d’Àneu

Información práctica sobre la ruta

Desde aquí quiero dar las gracias a mi hermana, a Gio y a mi primo por un fin de semana maravilloso. Este tipo de cosas deberíamos hacerlas más a menudo. 

Periodista, viajera y soñadora enamorada de Escocia y sus paisajes pero siempre dispuesta a descubrir nuevos rincones del mundo.

12 thoughts on “Ruta senderista sobre la nieve de Esterri d’Àneu en el Pirineo catalán

  1. Dani López

    Buena reseña, y muchas rutas disponibles en los Pirineos, siempre viene bien poder leerlo, y así avisar a los amigos a los que le gusta 😉

    En mi caso personal, lo que me gustaría es probar esa hamburguesa 😀

    Saludos.

    Reply
    1. Patricia Cuni Post author

      Muchas gracias por el comentario Dani! Me alegro de que te haya gustado la ruta… y la hamburguesa! La mejor manera de reponer fuerzas después de andar tanto.

      Un saludo

      Reply
    1. Patricia Cuni Post author

      Hola Sergi! A mi también me encanta! Y lo mejor es que hay tanto por ver o por hacer que nunca te lo acabas. Esa era nuestra primera vez con esa ruta… y nos gustó mucho!

      Un abrazo

      Reply
  2. Eva - Una idea, un viaje

    Chulísima la ruta. La verdad es que en Catalunya no os falta oferta senderista, qué maravilla 🙂 Voy tomando nota de todas estas recomendaciones que vas contando (aunque de momento sigo quedándome con la de La Garrotxa como favorita 😉 ). Antes o después caerá alguna de ellas 🙂

    Reply
    1. Patricia Cuni Post author

      Hola EVa!

      La verdad es que no nos podemos quejar porque casi todas las rutas están muy bien marcadas… Yo tengo el corazón dividido. De la Garrotxa me encanta su verdor, lo boscosa que es, su encanto rural, sus montañas bajas y sus volcanes extinguidos… Pero el Pirineo atrapa por sus montañas altas y cargadas de nieve, sus valles, los ríos… El dia que te animes avisa!

      Un abrazo

      Reply
  3. Pingback: Excursión con raquetas de nieve en Espot, en el Pirineo catalán | Madaboutravel

Deja un comentario