Fin de semana de chicas en Roma

Cualquier excusa es buena para volver a Roma. Y más si se trata de un plan de chicas en Italia tan estupendo como el del pasado mes de marzo. Para celebrar la despedida de soltera chic de Isabel Romano de Fashion Travel Bloggers nos fuimos todas a la Ciudad Eterna. ¡Menudo fin de semana!

Llegué a Roma el viernes por la noche, directa desde Edimburgo. Isabel, Roser, Meritxell, Vero, Esther e Is llevaban allí desde muy temprano por la mañana y habían aprovechado el día para hacer una “Ruta del Barroco” que yo me perdí.

A bordo de "mi" Fiat 500 vintage

A bordo de “mi” Fiat 500 vintage

Eso sí, el sábado y el domingo los aprovechamos al máximo todas juntas. Si queréis saber qué hicimos, seguid leyendo.

Ruta por Roma en un Fiat 500 vintage

Con las pilas cargadas y después de desayunar estupendamente en nuestro apartamento nos pusimos en marcha para hacer una de las mejores actividades que se pueden hacer en Roma: descubrirla a bordo de un Fiat 500 retro. Muy cerca del Coliseo, en el barrio de Monti, nos esperaba Alvise di Giulio con su ayudante Ethel y tres de sus Fiat 500 clásicos: rojo, rosa chicle y azul verdoso. Estas bellezas están tan bien conservadas que no parece que tengan más de 50 años. Después de haberlas probado doy fe de que descubrir Roma en un Fiat 500 clásico es una experiencia fabulosa, muy divertida e inolvidable.

Alvise es el dueño de Rome 500 Tour. Todo un apasionado de sus Fiat 500 y Vespas antiguos organiza tours por Roma (y fuera de la ciudad) con estos vehículos tan fascinantes. Después de explicarnos cómo funcionan nos dio unos walkie talkies, se puso al volante del coche de color rojo y nos indicó que le siguiéramos. Así descubrimos la Roma más auténtica y menos turística. 

Rodeamos el Coliseo, condujimos por calles llenas de encanto e hicimos la primera parada en la mítica Boca de la Verdad bien temprano, para evitar las colas. Algunos dicen que era una tapa de alcantarilla, otros que quizás estuvo en una fuente… Sea lo que sea, está rodeada de misterios y cuenta la leyenda que si metes la mano en su boca y mientes… ¡ñam! Tu mano desaparece. Quizás porque era a primera hora de la mañana, nadie sufrió ningún daño y pudimos disfrutar de nuestro momento “Vacaciones en Roma”, a lo Audrey Hepburn.

Fiat500Experience11

Al volante de nuestras pequeñas bellezas en seguida nos dimos cuenta de que éramos la sensación. Llaman la atención allá por donde pasan. Les hacían fotos, vídeos… Y no nos extraña nada, ¡porque son tan bonitas!

Pasamos junto al Circo Máximo y nos dirigimos a algunas de las colinas de Roma. Empezamos por el Aventino, donde paramos en la Iglesia de Santa Sabina, donde hay una puerta de madera del siglo V y una piedra que, según dicen, lanzó el diablo. Si os acercáis, tomaos un momento para disfrutar del jardín de los naranjos que hay a su lado, que tiene unas vistas espectaculares de Roma. 

Y del Aventino a la colina del Gianicolo, donde cada día un cañón dispara a las 12 del mediodía un cañonazo para que todas las iglesias hagan sonar sus campanas a la hora del Ángelus. Muy cerca está el templete de San Pietro in Montorio de Bramante, la primera muestra del Barroco y todo un descubrimiento.

Aquí pusimos el punto y final a nuestra ruta por la Roma más curiosa y dijimos adiós a nuestros preciosos Cinquecentos. 

 

Cata de vinos en el barrio de Monti

Nada mejor después de una mañana al volante y explorando que reponer fuerzas disfrutando de la rica cultura gastronómica italiana. Alvise nos acompañó a hacer una cata de vinos en Bibenda Wine Concept, un espacio dedicado al vino italiano donde también se sirve comida casera en pleno corazón del muy cool barrio de Monti.

El primer vino que probamos fue un delicioso Frascati de 2012 acompañado de tacos de queso Grana Padano y un pan untado en aceite local riquísimo. Luego llegó un Pitigliano de la Toscana, que regó una de las mejores lasañas que me he comido. Para luego dar paso a un vino tinto de Montepulciano de 2012, acompañado de un tortino de patata, setas y mozzarella.

Tomamos el menú degustación, que incluye la cata de 3 vinos, dos platos, postre y café y tiene un precio de 30€.

Paseos por Roma

Comimos genial. Quizás por eso decidimos bajar la comida dando una vuelta por el centro de Roma. Es una ciudad por la que es bastante fácil moverte a pie, así que nos acercamos a la iglesia de San Pietro ad Vincola para ver al famoso Moisés de Miguel Ángel de cerca. Luego cruzamos los foros imperiales y volvimos al centro para comernos un rico helado de la gelatteria Della Palma frente al Panteón.  El mío era de frambuesa con menta… De-li-cio-so.

 

Cena en un buen restaurante en el Trastevere

Teníamos reserva en un restaurante a las 22.30h, pero como nos dio hambre antes la cancelamos, pedimos unos taxis y nos fuimos al precioso barrio del Trastevere. Cenamos en la Osteria Pucci, que no está mal, pero si necesitáis recomendaciones leed mi artículo sobre dónde comer en Roma.

 

Sesión de fotos profesional en la Plaza España

Para mi las fotos son el mejor recuerdo de cualquier viaje. Y visto el resultado estupendo de las fotos que nos hicimos en el evento de Fashion Travel Bloggers en Navidad, quisimos repetir.

En plena Plaza España y a las 11 de la mañana allí estábamos nosotras, listas para disfrutar de una sesión con los fotógrafos profesionales de Photo Shooting Rome. Al principio nos daba un poco de vergüenza, la gente nos miraba pero al final nos soltamos y disfrutamos muchísimo de las 2 horas de experiencia. Es toda una experiencia sentirte una estrella por un día, y ¡en uno de los lugares más chic de Roma! Un plan de chicas perfecto que se saldó con un book de fotos en el que salimos estupendas y un vermut en la terraza de Il Palazzetto, que tiene unas vistas increíbles de la plaza España.

 

Visita a las Termas de Caracalla

Al mediodía Isabel Romano, Esther, Meritxell, Roser y Vero volvieron a Barcelona. Is y yo nos quedamos un día más. Y decidimos aprovechar la tarde perfecta que hacía para visitar las Termas de Caracalla.

Todas las palabras se quedan cortas para definir lo impresionante que es este complejo de baños públicos de la Roma Imperial del que sólo nos han llegado ruinas. Es espectacular, enorme y se construyó en tan sólo cinco años entre los años 212 y 217 dC. Fueron las más grandes hasta que se construyeron las Termas de Diocleciano y aunque queda poco de su esplendor pasado, los restos permiten hacerte una idea de su grandiosidad. Los grandes trozos de mosaico, los suelos con diseños geométricos, los arcos enormes… Todo invita a pensar en su glorioso pasado y en su decadencia después del terremoto del año 847.

Es el lugar perfecto para ver cómo el sol se pone sobre Roma.

 

El lunes por la mañana aprovechamos para hacer algunas compras de última hora, tomar un último helado y subir al parque de Villa Borghese, que me dejó con ganas de más.

 

Dónde dormir en Roma

Durante nuestra estancia en Roma nos alojamos las siete en un apartamento de Only-apartments súper centrico, en plena Via del Corso y a dos pasos de lugares tan emblemáticos como la Piazza del Popolo, la Piazza Espagna o la Fontana di Trevi. Quizás no era el piso más moderno del mundo, pero francamente, estaba tan bien ubicado y era tan espacioso que un grupo de 7 chicas no podría haber estado mejor. Desde el primer momento nos sentimos como en casa y pudimos ir andando a todas partes.

 ¿Qué os ha parecido nuestro primer plan de chicas internacional? Estad atentos porque vendrán muchos más 😉

Periodista, viajera y soñadora enamorada de Escocia y sus paisajes pero siempre dispuesta a descubrir nuevos rincones del mundo.

11 pensamientos en “Fin de semana de chicas en Roma

  1. Pingback: Bruselas en 6 horas: qué ver y qué hacer | Madaboutravel

Deja un comentario