Las Willow Tea Rooms, el salón de té de Mackintosh en Glasgow

Las Willow Tea Rooms son uno de los lugares más icónicos para tomar el afternoon tea en Glasgow. Increíblemente bonitas y decoradas con el estilo inigualable del arquitecto más popular de Escocia, son perfectas para comer algo, descansar y admirar la modernidad del genio de Mackintosh.

Una de mis tradiciones británicas favoritas es el afternoon tea. Esta deliciosa merienda (que suele sustituir a la comida y la cena, por lo abundante) es la manera perfecta de recuperar fuerzas… y de degustar los riquísimos scones con mermelada y clotted cream.

Willow Tea Rooms de Mackintosh

Scones con clotted cream

Al igual que en Mimi’s Bakehouse o en el Hotel Palace de Barcelona, las Willow Tea Rooms sirven uno de los mejores afternoon tea de Glasgow en una bandeja de varios pisos en los que los sándwiches y la repostería fina se dan la mano. Eso sí, aquí el entorno es la clave de la experiencia. Las Willow Tea Rooms son un espacio icónico se conserva tal y como estaba cuando abrió sus puertas en 1903 y aún hoy es sorprendentemente contemporáneo. Mackintosh era un genio, y si tenéis alguna duda sólo tenéis que pasaros por su casa, la Escuela de Arte de Glasgow o The Lighthouse. Eso o hacer uno de los estupendos tours para descubrir la arquitectura del Glasgow Style.

 

Historia de las Willow Tea Rooms de Mackintosh en Glasgow

Imponente desde fuera, el salón de té de Mackintosh en la calle Sauchiehall le debe su nombre a la calle en el que está ubicado ya que, en escocés, “sauchie” significa “sauce” (vamos, “Willow” en inglés). Su fachada asimétrica en blanco y negro tiene la marca de la casa y juega con las curvas ligeras y las líneas rectas, creando un juego de dimensiones y perspectivas más que interesante. Una vez dentro, es un lugar estupendo para tomar el afternoon tea en Glasgow.

Fachada de Willow Tea Rooms de Mackintosh

Fachada de Willow Tea Rooms de Mackintosh

Willow Tea Rooms en Sauchiehall Street, Glasgow

Willow Tea Rooms en Sauchiehall Street, Glasgow

Cruzar su puerta es trasladarse a finales del siglo XIX y principios del XX, los años de la eclosión creativa del Glasgow Style. Y también ser testimonio del genio de Mackintosh y la visión de negocios de Catherine Cranston. El joven arquitecto conoció a la empresaria escocesa a principios de su carrera y desde 1896 hasta 1917 se encargó (junto con su mujer Margaret MacDonald) de diseñar y producir los interiores de los cuatro salones de té de Miss Cranston. Los tres primeros (el de la calle Buchanan, Argyle e Ingram) no se conservan y su mobiliario está repartido en varias colecciones de arte entre las que destaca la del Museo de Kelvingrove.

En cualquier caso, las Willow Tea Rooms son las únicas en las que Mackintosh tuvo el control absoluto sobre el diseño, el mobiliario, la distribución de espacios y el aspecto exterior. El arquitecto escocés proyectño varios espacios para dar cabida a varios públicos: desde el salón de té para damas del primer piso hasta la sala de billar de la segunda planta en la que los hombre se reunían para fumar y hacer negocios. Este planteamiento se refleja en todos los aspectos de este lugar único. Por ejemplo, en las zonas para mujeres predominan los tonos blancos, plateados y rosados, mientras que la sala para los caballeros es más oscura.

Galería de las Willow Tea Rooms de Sauchiehall Street

Galería de las Willow Tea Rooms de Sauchiehall Street

Si sólo vais a tomar algo podréis acceder únicamente a la planta baja y al salón de te que está en la galería. Así que si podéis pedid que os den mesa en la Room de Luxe, la sala más extravagante que Mackintosh creó y la más bonita (y con las mejores vistas) del salón de té. A la sala de billar y el especio superior sólo se puede acceder en alguna de las visitas guiadas que organizan en la Escuela de Arte para descubrir el legado modernista de Glasgow. Vale la pena.

WillowTeaRooms01

Las Willow Tea Rooms estuvieron en funcionamiento hasta principios de la década de 1980, como salón de té del centro comercial que compró el edificio en 1928. Cuando Daly’s Department Store cerró, el espacio se restauró de forma intensa para devolverle el aspecto original de sus inicios. Los muebles son reproducciones pero gracias a ellos (y al excelente trabajo de recuperación) es posible viajar en el tiempo y disfrutar del espacio tal y como Mackintosh lo concibió. Con un punto decadente pero muchísimo encanto, aquí es posible revivir la elegancia de tiempos pasados mientras te tomas un afternoon tea en Glasgow y sueñas con viajes en el tiempo.

Si están llenas siempre te puedes acercar a la sucursal que tienen en la calle Buchanan, en el edificio de al lado del Salón de Té de Buchanan Street de Kate Cranston. Aquí además podréis ver una recreación del Comedor Blanco y la Sala China que Mackintosh diseñó para las tearooms de la calle Ingram. Una experiencia de-li-cio-sa. ¿Repetimos?

 

Información práctica sobre las Willow Tea Rooms

Horario: 9 – 17h (lunes a sábado), 11 – 17h (domingos y festivos)

Dirección: 217 Sauchiehall Street, G2 3EX Glasgow

Tel. +44 0141 332 0521

E-mail: sauchiehallstreet@willowtearooms.co.uk

Página web oficial: http://www.willowtearooms.co.uk/

Cómo llegar: A 10 minutos de la estación de tren de Queen Street.

Precio del afternoon tea: 12’95£

Periodista, viajera y soñadora enamorada de Escocia y sus paisajes pero siempre dispuesta a descubrir nuevos rincones del mundo.

6 thoughts on “Las Willow Tea Rooms, el salón de té de Mackintosh en Glasgow

  1. Ameseros Viajeros

    No puedes hacer esto! No puedes plantarme esto delante cuando son las 10 de la manana y yo sin desayunar!! Cuando vaya a Glasgow ya tengo otra cosa más que apuntarme… no me lo perdería para nada!!

    Reply
    1. Patricia Cuni Post author

      Jijij… ¡Lo siento! Mientras lo escribía me daba hambre hasta a mi… Debo reconocer que como afternoon tea me gustaron más los pasteles de Mimi’s Bakehouse, pero el lugar en The Willow Tea Rooms es tan increíble que vale la pena aunque sólo sea para verlo. Super recomendable hacer un tour de los de la Escuela de Arte porque así te enseñan rincones del edificio que suelen estar cerrados al público.

      Reply
  2. Sonia - La Zapatilla

    Me encantan los scones y todo lo demás… ooooh, tengo que hacer un buen afternoon tea algún día que lo tengo pendiente y este lugar parece perfecto. Una buena excusa para conocer Glasgow algún día… :))

    Reply
    1. Patricia Cuni Post author

      Aish… Los scones son toda una delicia! En Barcelona siempre puedes probar el afternoon tea del Palace… O si no, Glasgow y Edimburgo te esperan! Un abrazo

      Reply

Deja un comentario