Qué hacer y ver en Aix-en-Provence: bajo la luz de la Provenza

El sur de Francia tiene una luz sencillamente especial que se muestra con especial intensidad en los paisajes y las ciudades de la Provenza. De entre todas las villas provenzales que se esconden tras campos de lavanda, durante mi reciente escapada de chicas a Marsella aprovechamos para explorar los encantos de la coqueta Aix-en-Provence. ¿Quieres que te diga la verdad? Me encantó. Por muchas razones: su calma, los tonos de ocre de sus fachadas que se tuestan al sol, el aroma de la lavanda, el mercado semanal y, por supuesto, el legado de Cézanne.

Quizás no tengas mucho tiempo. O quizás quieras aprovecharlo al máximo para disfrutar de cada rincón. Así que voy a resumir todo lo que ver en Aix-en-Provence en un día o dos. Éstas son mis recomendaciones para descubrir los muchos encantos de esta joya de la Provenza.

Las 12 mejores cosas que ver en Aix-en-Provence

Cours Mirabeau

De punta a punta, recorrer la Cours Mirabeau es una de las cosas más estupendas que hacer en Aix-en-Provence. Con sus 440 metros de largo y sus 42 de ancho, es uno de los lugares más populares de la ciudad gracias a sus cafés y restaurantes (en uno de sus lados) y a los palacetes (en el otro). Sigue los pasos de Cézanne, Zola y Camus, admira la Fuente de la Rotonda (una de las más de 500 que hay en Aix, “la ciudad de las mil fuentes”) y atrévete a aventurarte desde aquí tanto en el Quartier Mazarin (la “ciudad nueva”) o en la Ville Comptale (el casco antiguo). En un día de sol no hay nada mejor que sentarse en una terracita y mirar a la gente.

Cours Mirabeau en Aix en Provence

Mercado diario

Cada día de la semana, por las mañanas, la Place Richelme acoge el mercado de frutas, verduras y productos frescos de Aix-en-Provence. La plaza se llena de paradas de todo tipo que inundan el espacio de color y aromas, de gente que hace sus compras diarias y de productos que harían las delicias de cualquier amante del buen comer… y a precios populares. Si puedes, haz la compra y degusta sus alcachofas enormes, esos tomates que saben a tomate de verdad, infinidad de especias y, por supuesto, ramilletes y saquitos de lavanda de Aix. ¿Se te ocurre algo mejor que ver en Aix-en-Provence?

Place Richelme

Ville Comptale de Aix-en-Provence

La Ville Comptale, la ciudad vieja, es una delicia. Tanto que no podía faltar entre mis recomendaciones sobre qué ver en Aix-en-Provence. La visitamos en varias ocasiones a lo largo de nuestro día y medio en la ciudad y nos sorprendió cada vez con nuevos rincones llenos de encanto, callejuelas medio iluminadas, edificios con letreros antiguos, plazas bonitas.

fachadas ocres en Aix-en-Provence

Calles de Aix-en-provence

Plaza del Ayuntamiento

La plaza del ayuntamiento de Aix-en-Provence es el núcleo de la ciudad y en ella destacan tres iconos de la villa: el ayuntamiento (por supuesto), una fuente y el salón del grano. Aunque el que más te llamará la atención es la Torre del Reloj, a uno de los lados de la casa consistorial. Fíjate en el frontón triangular que culmina el “Halle aux grains”, con su alegoría de los ríos Ródano y Durance.

Los domingos ponen un mercadillo de libros de segunda mano. Y cualquier día de la semana puedes sentarte en una de sus terrazas a tomar un refresco al sol.

Plaza del ayuntamiento de Aix-en-Provence y torre del reloj

Plaza d’Albertas

La elegante place d’Albertas es una de las más bonitas de todo Aix-en-Provence. En una ciudad de calles estrechas, este rincón tiene algo especial. Cuenta la historia que en el siglo XVIII el marqués d’Albertas decidió que estaba harto de que la fachada de su casa estuviera a la sombra. Así que compró todos los edificios que había enfrente de su palacio (¡nada como tener dinero!) y los hizo demoler para construir la preciosa place d’Albertas in situ. Hoy este rincón de Aix es monumento histórico y es fácil ver por que sigue fascinando a locales y turistas con su fuente central y los cuatro elegantes palacetes que la rodean. Échale un vistazo y disfruta de uno de los lugares con más encanto que ver en Aix-en-Provence.

Aix-en-provence-23

Catedral de Saint-Sauveur

Aix está construida sobre una antigua ciudad romana que se asentó aquí atraída por sus aguas termales (y seguramente por la belleza del entorno, ¿para qué negarlo?). Queda poco de Aquae Sextiae aparte de los restos de las termas pero la Catedral de San Salvador se levanta sobre el antiguo templo romano de Apolo. Se construyó entre el siglo V y el XVII y en ella hay partes románicas, góticas y barrocas. Si te la encuentras abierta, entra.

Fachada de la catedral de Aix-en-Provence

Iglesia de Saint Jean de Malta

En estilo gótico, la iglesia de San Juan de Malta es del siglo XIII y es el lugar donde a lo largo de los siglos se ha enterrado a los Condes de Provenza. Está en el Quartier Mazarin, la parte de la ciudad que se anexionó a Aix en el siglo XVII cuando se ampliaron las murallas. Sus enormes cristaleras y su altos arcos apuntados son una delicia.

Taller de Cézanne

La vida y obra del pintor Paul Cézanne estuvo marcada profundamente por los colores y la luz de Aix-en-Provence. El genio, que nació en la calle de l’Ópera en 1839 y murió en la calle Boulegon en 1906, estaba enamorado de los paisajes locales, en los que encontró la inspiración para algunas de sus obras más conocidas. Quizás por eso cualquier visita a Aix-en-Provence debería incluir una visita a los lugares que marcaron a Cézanne. Uno de los más interesantes es el Atélier de Cézanne, el lugar donde pintó cada mañana entre 1902 y 1906 y donde vieron la luz decenas de obras que hoy están en los mejores museos del mundo.

Taller de Cézanne en Aix-en-provence

El Taller de Cézanne es claramente uno de los mejores lugares que ver en Aix-en-Provence, incluso aunque no te dejen hacer fotos dentro (lo siento, hay cosas que nunca voy a entender, y más si no hay ninguna obra de arte colgando de las paredes). Déjate llevar por la calma de un espacio rodeado de naturaleza donde parece que el tiempo se haya detenido.

9, avenue Paul Cézanne, 13090 Aix-en-Provence

Tel.: +33 (0) 442 21 06 53

Precio: 6€

Horarios y fechas

 

Centro de Arte Caumont

Detrás de los muros del Hôtel de Caumont se oculta un palacete del 1715 reconvertido hoy en espacio de arte. La antigua residencia de los marqueses de Caumont fue recuperada para la ciudadanía en 2010, cuando se convirtió en uno de los lugares más interesantes que ver en Aix-en-Provence.

Centre d'art Caumont en Aix-en-Provence Centre d'art Caumont en Aix-en-Provence

Sí, no me mires raro. El Centro de Arte Caumont vale la pena por muchos motivos. En primer lugar, por la exquisita decoración estilo siglo XVIII que se puede ver en sus habitaciones. La sala de la música, la habitación “versaillesca” de Pauline de Caumont y los tres salones donde hoy hay el salón de té y la tienda. En segundo, por el Jardín Francés. En tercero por las exposiciones de arte clásico que se exhiben en el primer piso. Y en cuarto por el video documental “Cézanne au Pais d’Aix” que recrea el impacto de los paisajes de la Provenza y de Aix-en-Provence en la obra del pintor Paul Cézanne.

Horarios y fechas: Lunes a Domingo: 10 – 19h (1 abril – 30 septiembre) o 10 – 18h (1 octubre – 30 marzo

Precio: 13€ (centro de arte + exposición), 10€ (entrada reducida al centro de arte y exposición), 8’5€ (centro de arte) o 6’5€ (entrada reducida centro de arte).

3, rue Joseph Cabassol, 13100 Aix-en-Provence

Tel.: +33 (0) 442 20 70 01

 

Taller de cocina en L’Âne à Nageoires

Si ya has leído mi artículo sobre el taller de cocina que hice en L’Âne à Nageoires ya habrás comprobado por qué es una de las mejores cosas que hacer en Aix-en-Provence. En un entorno increíble, mis amigas y yo nos ensuciamos las manos y nos echamos unas risas mientras cocinábamos nuestra comida del día. Tanto si te gusta cocinar como si no, seguro que disfrutas tanto como nosotras en L’Âne à Nageoires.

Curso de cocina en L'Âne à Nageoires en Aix-en-Provence

Showroom de la marca local RedSoul

En mi primer día con las Fashion Travel Bloggers en Aix-en-Provence visitamos el showroom de RedSoul, una marca de ropa de estilo bohemio local. Fui muy interesante hablar con su responsable y ver de cerca su próxima colección. Aunque si no eres muy fan de la moda, puedes pasar de este plan en Aix-en-Provence.

En el showroom de RedSoul en Aix-en-provence

Si tienes más tiempo, aquí van dos lugares más que ver en Aix-en-Provence. Yo me quedé con las ganas pero si puedes, acércate:

Bastide du Jas de Bouffan

La Bastide du Jas de Bouffan es la casa de campo de la familia Cézanne y aquí el pintor creó treinta y seis óleos y diecisiete acuarelas entre 1859 y 1899.

Route de Galice, 13090 Aix-en-Provence

Canteras de Bibemus

El color ocre es el protagonista en esta antigua cantera que tanto fascinó a Cézanne a lo largo de su carrera. A las afueras de Aix-en-Provence, este hermoso paraje está en pleno corazón del Gran Paraje de Sainte-Victoire y es terriblemente fotogénico.

3090 Chemin de Bibémus, 13100 Aix-en-Provence

 

Donde comer en Aix-en-Provence

La Mado

A mediodía, Geraldine nos llevó a comer a La Mado, un moderno restaurante de Aix-en-Provence que fusiona la gastronomía francesa con la japonesa. Eso sí, ya que estábamos en Francia, nos decantamos por los platos del menú, que estaban increíbles. La ensalada, la carne y el postre fueron para chuparse los dedos.

4 Places de Prêcheurs, 13100 Aix-en-Provence

Tel. +33 (0) 442 38 28 02

reservation@la-mado-aix.fr

 

Bar Le Grillon

Los domingos es difícil encontrar un restaurante que esté abierto en Aix-en-Provence pero Geraldine, de la oficina de turismo local, nos recomendó este bar con una decoración de lo más auténtica. De estilo informal, si subes al primer piso podrás comer en un salón de estilo barroco. Por cierto, las raciones son enormes.

49 Cours Mirabeu, 13100 Aix-en-Provence

Tel. +33 (0) 442 27 58 81

Bar Le Grillon en Aix-en-Provence Bar Le Grillon en Aix-en-Provence

Qué comer en Aix-en-Provence

Una de las cosas más deliciosas que hacer en Aix-en-Provence es catar los calissons. Estos dulces típicos de la ciudad de textura similar al mazapán, aunque algo más afrutados, se crean con multitud de sabores y colores pero siempre tienen forma de rombo. Cuenta la leyenda que el rey René de Anjou fue el que encargó su creación como homenaje a su segunda esposa. Así que si te quieres dar un capricho dulce, pásate por la tienda de Calissons du Roi René, en pleno centro de Aix, y disfruta.

Calissons en Aix-en-provence

Dónde dormir en Aix-en-Provence

B&B Le Jardin de Marie

Durante mi fin de semana en la Provenza me alojé en el coqueto Bed and Breakfast Le Jardin de Marie. Ubicado en un “hôtel particulier” del siglo XVII que es monumento histórico, esta “chambre d’hôtes” es tan bonita como cómoda… tanto que es fácil sentirse en casa. Sí, las habitaciones son pequeñas pero yo no necesito más… Y el delicioso desayuno a base de croissants calentitos, granola y mil delicias más es la mejor manera de empezar el día.

43 rue Roux Alpheran, 13100 Aix-en-Provence Bed and breakfast Le Jardin de Marie en Aix-en-Provence

Desayuno en Le Jardin de Marie en Aix-en-Provence

Más hoteles en Aix-en-Provence

Pese a que no es una gran ciudad es fácil encontrar todo tipo de alojamientos en este precioso rincón de la Provenza. Así que si quieres más opciones, échale un vistazo a estos hoteles, albergues y apartamentos en Aix-en-Provence.

 

Mata de mi ruta por Aix-en-Provence

Cómo llegar a Aix-en-Provence

Llegar a Aix-en-Provence desde Marsella es la cosa más sencilla del mundo. Nada mejor que subir a uno de los muchos trenes que salen de la segunda ciudad de Francia para plantarse en menos de 1 hora en Aix.

 

*Turismo de Francia y la oficina de turismo de Aix-en-Provence me invitaron a disfrutar de la ciudad. Aún así, todas las opiniones vertidas en este artículo son totalmente sinceras y 100% mías.

Periodista, viajera y soñadora enamorada de Escocia y sus paisajes pero siempre dispuesta a descubrir nuevos rincones del mundo.

Deja un comentario