El campo de batalla de Culloden, un lugar de leyenda a las afueras de Inverness

El campo de Batalla de Culloden es uno de los lugares que todo el mundo debería visitar si va a hacer turismo en Inverness o a escaparse a las Highlands. Esta marisma desoladora en la que el terreno sigue hundiéndose y rezumando agua, en la que hoy pastan caballos entre lo que un día fue el escenario de la última batalla librada en suelo británico, un fatídico 16 de abril de 1746 dinamitó los sueños de la causa jacobita y acabó con el sistema de clanes. Si no te lo has planteado todavía, aprovecha tu viaje a Escocia para acercarte a Culloden. ¡Ah! Y si eres fan de la saga Outlander, aquí podrás ver la tumba del Clan Fraser y del Clan Mackenzie (entre muchas otras).

¿Qué ver en el campo de batalla de Culloden?

Aunque a simple vista pueda parecerte sólo un páramo, hay mucho que ver en el campo de batalla de Culloden. ¿No sabes por dónde empezar? Pues te voy a contar cómo fue mi experiencia y lo que a mi más me gustó de este lugar marcado por la historia a las afueras de Inverness:

1.Pasear por el páramo, que sigue igual que hace 250 años

Sigue los senderos e intenta sentirte como un Highlander en el fragor de la batalla… o quizás no, si tenemos en cuenta que fueron derrotados en poco más de una hora. Pero date una vuelta, pasea y admira el dramatismo del entorno.

Campo de batalla de Culloden

2. Leanach Cottage

Este cottage coqueto del siglo XVII ya estaba aquí el 16 de abril de 1746. Situado entre las líneas del Gobierno, muy posiblemente fue usado como hospital de campaña… y así es cómo el National Trust lo ha decorado para que tú lo veas

Campo de batalla de Culloden

3. Sigue las líneas de la batalla de Culloden

El National Trust de Escocia ha trazado a la perfección dónde se situaron los dos bandos antes de enfrentarse. Una gran bandera azul y otra roja marcan las líneas en las que unos y otros se apostaron y donde empezó la masacre. Lejos de ser algo creepy, al igual que me pasó en el campo de batalla de Verdún, creo que el lugar invita a la reflexión y al recuerdo.

Campo de batalla de Culloden

4. Experimentar el modernísimo Centro de Visitantes de la Batalla de Culloden que gestiona el National Trust for Scotland

De reciente construcción (y de pago) este espacio interactivo te permitirá vivir una experiencia interactiva y una inmersión total en el conflicto. Además de ver la exposición con armas y objetos encontrados en el páramo, te recomiendo que no te pierdas el vídeo de 360 grados de 4 minutos que te permitirá sentirte en el corazón de la batalla. Eso sí, no es una experiencia para almas sensibles y si vas con niños, mejor déjalos fuera de la película. Por si esto fuera poco, también organizan visitas guiadas por el campo de batalla y tienen una fascinante presentación interactiva en la que se puede ver cómo se desarrolló todo.

5. Rendir homenaje a los clanes en sus “cairns” conmemorativos

A lo largo del campo de batalla de Culloden podrás encontrar varias piedras de tamaño entre ovalado y triangular con el nombre de los clanes que lucharon bajo el mando de “Bonnie Prince Charlie”, el príncipe Carlos Eduardo Estuardo, contra el Duque de Cumberland. Fraser, Mackenzie, Macintosh… todas marcan el lugar donde descansan los miembros de dicho clan que murieron en Culloden. Si eres fan de los libros de Diana Gabaldón o de la serie Outlander / Forastera aquí podrás ver la tumba de los hombres de Jamie Fraser y de todos los Mackenzie. Como curiosidad, los Cairns (o piedras funerarias) fueron puestos aquí en el año 1881 por el dueño de las tierras de Culloden en ese momento.

Campo de batalla de Culloden

6. Sentarte a reflexionar en el Memorial Cairn

Este enorme monumento visible desde buena parte del páramo de Culloden es un gran recordatorio a la barbarie de una batalla que cambió la historia. Aquí se rinde homenaje a los hombres que murieron, a los que sobrevivieron, y a los sueños rotos ese 16 de abril de 1746 a las afueras de Inverness.

Campo de batalla de Culloden

 

Qué fue la Batalla de Culloden

Si has llegado hasta aquí quizás sigas preguntándote qué pasó en la batalla de Culloden. Pues te lo voy a resumir.

Librada en una marisma a las afueras de Inverness, la batalla de Culloden tuvo lugar la mañana del 16 de abril de 1746 y en ella se enfrentaron las tropas jacobitas lideradas por el príncipe Carlos Eduardo Estuardo y las tropas del gobierno, con el duque de Cumberland a la cabeza. El desenlace fue la derrota del “joven pretendiente” a manos de las tropas del “Carnicero de Cumberland”, la masacre de 1.500 highlanders (1.200 muertos y unos 300 heridos) en 68 minutos. Entre los británicos sólo hubo 50 bajas y 259 heridos.

Campo de batalla de Culloden

Los jacobitas (en su mayoría Highlanders) habían ganado todas las batallas anteriores pero llegaron a Culloden agotados, desmoralizados y bajo el liderazgo ineficaz y sin experiencia del Bonnie Prince Charlie, que se había cansado de su mejor general. Mejor armados, alimentados y preparados, los soldados de la tropa hannoveriana eran 9.000 y el terreno jugaba a su favor. Quizás la elección del páramo fuera el primer error de Carlos Eduardo Estuardo. El terreno desigual y pantanoso le dio la ventaja al gobierno, que contaba con muchísima más artillería y no dependía tanto del combate cuerpo a cuerpo.

Tras la rápida derrota, las tropas jacobitas que quedaban se dispersaron e intentaron huir. El duque de Cumberland ordenó pasar a cuchillo a todos los heridos y prisioneros en el campo de batalla de Culloden. Y puso los cimientos para la brutal represión que los escoceses sufrieron a partir de ese momento. Mientras, el príncipe Carlos Eduardo Estuardo pasó meses escondido en las Highlands hasta que consiguió huir, vestido de mujer, con la ayuda de Flora MacDonald, hacia la isla de Skye, y desde allí a Francia y el exilio. Acabó sus días alcoholizado y sin descendencia en Italia.

 

Consecuencias de la batalla de Culloden: el fin de los clanes

La derrota de Carlos Eduardo Estuardo, el “Bonnie Prince Charlie” o “Joven pretendiente”, ante las tropas del duque de Cumberland en la batalla de Culloden fue, además de una verdadera tragedia a nivel humano, el toque de salida de varias leyes del Gobierno Británico para “asimilar” Escocia (en especial las Highlands Escocesas) con el resto de la Gran Bretaña.

Campo de batalla de Culloden

El Acta de 1747, la medida más radical, fue un intento del gobierno hannoveriano de destruir el sistema de clanes a lo largo y ancho de las Tierras Altas. Conocida como “Act of Proscription” supuso la prohibición de vestir de la manera tradicional de las tierras altas, además de privar a los Escoceses de expresar su cultura. ¿Qué tipo de medidas fueron? Aquí van algunas:

  • Se prohibió el uso del tartan, excepto como uniforme para los oficiales y soldados del Ejército Británico, debido a un Acta del Parlamento en 1746.
  • Se prohibió tocar la gaita y hablar gaélico bajo pena de muerte.
  • Se les prohibió tener armas.
  • Se prohibió leer la Biblia en gaélico, así como escribir en su idioma nativo.
  • Se obligó a los miembros de la iglesia Episcopaliana (mayoritaria en las Tierras Altas) a hacer un juramento de lealtad a la dinastía hannoveriana.
  • Se acabó con el poder de administrar justicia por los terratenientes y señores feudales (entre los que había muchos jefes de clan) en sus tierras.
  • Los lords y jefes de clan que apoyaron a la causa jacobita perdieron sus tierras, que fueron vendidas al mejor postor.

Muchas de esta prohibiciones no fueron levantadas hasta el siglo XIX, con lo que el tiempo (y la emigración de muchos highlanders) hizo su trabajo y se cavó la tumba del sistema de clanes y del estilo de vida de las Tierra Altas, para siempre.

Campo de batalla de Culloden

Poco después de la derrota se sentaron las bases para las “Clearances”, la “limpieza” de las Highlands y se dio una emigración en masa de Highlanders a las colonias en América, Australia o Nueva Zelanda. Por no obviar que el gobierno hizo más de 3.470 prisioneros después de la batalla de Culloden, de los cuales 120 fueron ejecutados, 88 murieron en prisión, 936 fueron deportados a las colonias y 222 desterrados.

En cierta manera , la batalla de Culloden puso el punto final a una guerra de sucesión que había durado más de 60 años… Pero también acabó con un estilo de vida y una cultura. Y hoy, cuando pisamos la hermosa marisma, es bueno recordar que es mucho más que un campo de batalla.

 

Precio del campo de batalla de Culloden

El campo de batalla en sí se puede visitar por libre y de forma gratuita. Pero hay que pagar para acceder al Centro de Visitantes, que tiene una exposición interactiva de lo más interesante sobre la historia de esta batalla que marcó el “final de los clanes”.

 

Horarios de apertura del campo de batalla de Culloden

Campo de batalla: todos los días del año, todo el día.

Centro de visitantes, restaurante y tienda:

  • 10 – 16h (1 de febrero – 31 de marzo y 1 de noviembre – 23 de diciembre)
  • 9 – 17’30h (1 de abril – 31 de mayo y 1 de septiembre – 31 de octubre)
  • 9 – 18h (1 de junio – 31 de octubre)
  • Cerrado del 24 de diciembre al 1 de febrero.

 

Cómo llegar al campo de batalla de Culloden

El campo de batalla en el que se libró la batalla que acabó con el estilo de vida de las Highlands está un poco en medio de la nada. A pocos kilómetros de Inverness, es posible llegar en transporte público desde esta ciudad. Pero disfrutarás de mucha más libertad si te acercas en coche. Échale un vistazo al mapa de aquí debajo. Pero si quieres ir a Culloden en el autobús 5A de la compañía Stagecoach hay uno cada hora y puedes consultar los horarios y las paradas en esta página.

 

Dónde está el Campo de Batalla de Culloden

 

Dónde dormir en Culloden

El campo de batalla de Culloden es un páramo así que cerca cerca no vas a encontrar gran cosa. Pero la suerte es que está muy cerca de la ciudad de Inverness, y ahí sí que tienes tantas opciones para alojarte como quieras. Así que si no sabes dónde dormir en la zona, échale un vistazo a estos hoteles, bed and breakfasts y albergues en Inverness y elige uno.

 

 

¿Has estado alguna vez en un lugar como el campo de batalla de Culloden? Si vas a viajar a Escocia y a pasar por las Tierras Altas, es una experiencia más que recomendable.

Periodista, viajera y soñadora enamorada de Escocia y sus paisajes pero siempre dispuesta a descubrir nuevos rincones del mundo.

10 pensamientos en “El campo de batalla de Culloden, un lugar de leyenda a las afueras de Inverness

  1. Pingback: Subir al Monumento a Scott para admirar Edimburgo | Mad About Travel, blog de viajes sobre Escocia

  2. Pingback: 10 cosas que ver y hacer en Inverness, la capital de las Tierras Altas de Escocia | Mad About Travel, blog de viajes sobre Escocia

  3. Pingback: Que ver en los Clava Cairns, Inverness | Mad About Travel, blog de viajes sobre Escocia

  4. Pingback: Ruta por Escocia en coche: Highlands – Perthshire – Inverness – Aberdeenshire | Mad About Travel, blog de viajes sobre Escocia

  5. Ines Lazarte

    Pobre gente! despojarle de sus tierras, su cultura, su idioma. Las guerras y sus horrores, siempre destruyendo todo, no sólo vidas sino almas también.

    Responder
    1. Patricia Cuni Autor

      No podría estar más de acuerdo, Inés… El desenlace de Culloden fue trágico, y más lo fueron sus consecuencias sobre todo el pueblo escocés… Un saludo y gracias por comentar

      Responder
  6. Evelyn Aikman (Clan MacLaren)

    Eso quisieron hacernos pero hemos sobrevivido con nuestra cultura e idioma gaelico. Somos gente dura y muy orgullosa de nuestra patria y costumbres. Gracias Patricia.

    Responder
  7. Nicole Cortés

    Hola! me encanta el blog, me ha ayudado bastante para organizar mi viaje a Inglaterra y Escocia.
    Iré por el día a Inverness, y en particular porque quiero ir a Culloden, por lo que tengo una pregunta: ¿Cuánto tiempo aprox. toma recorrer el cambo de batalla?

    Gracias!

    Responder
    1. Patricia Cuni Autor

      Hola Nicole, muchísimas gracias por tu comentario y la confianza. La verdad es que depende mucho del tiempo que quieras estar o que tengas. En una hora puedes ver rápidamente las tumbas principales de los clanes y parte del trazado de la batalla. Pero yo le dedicaría, por lo menos 2 horas, para verlo con la calma y no tener que ir corriendo. Si, además, entras en el centro de visitantes, la exposición que tienen es muy interesante y puede llevarte más de 30 minutos. Así que, resumiendo: unas 2 horas mínimo.

      Espero haberte ayudado.

      Un saludo muy cordial,
      Patrícia

      Responder

Deja un comentario