Archivo de la categoría: Alemania

¿Dónde he estado en 2012?

En pocas horas se acaba este año. El funesto 2012 en el que el mundo tenía que acabarse llega a su fin y aunque no soy muy dada a mirar atrás, me ha parecido apropiado hacer memoria y recordar los lugares en los que he estado, lo que he visto y lo que he vivido.

No ha sido un año de grandes viajes, pero sí de muchas escapadas, de rutas senderistas y de una vuelta a las raíces. Y me hace muy feliz acordarme de todos los buenos momentos vividos en la carretera, en aviones, en la montaña o en el extranjero. Así que allá vamos.

Enero

Huesca

Empecé el año con una escapada a la comarca de la Litera, en Huesca. Fue una oferta de última hora y todo un descubrimiento. Un fin de semana descubriendo el castillo de Monzón, catando quesos y vinos y explorando los preciosos pueblos de Fonz y Azanuy fue la manera perfecta de empezar el año viajero. La combinación perfecta de relax, historia, gastronomía y naturaleza. ¿Qué más se puede pedir?

Castillo de Monzón

Castillo de Monzón

Carcassonne

Una semana después de volver de Huesca, me fui con mis amigas defin de semana de chicas a Carcassonne. Además de explorar la ciudad (pasando mucho frío) y su impresionante ciudadela medieval, catamos en un chateau unos de los vinos más ricos que he probadoy descubrimos los encantos de la preciosa Lagrasse.

Ciudadela de Carcassonne

Ciudadela de Carcassonne

Abril: Núria y Queralbs

En plena Semana Santa fui con unos amigos a un apartamento en Queralbs, en los Pirineos catalanes. Además de hacer varias rutas a pie que tengo pendiente contaros, disfrutamos del Valle de Núria completamente nevado y con el lago helado… Quería volver al pueblo a pie, pero hacía tanto frío que tuve que desistir. Así que ya tengo excusa para volver :)

Valle de Núria nevado

Valle de Núria nevado

Mayo: Berlín

Gracias a un concurso gané un vuelo a donde quisiera… y acabé pasando un fin de semana fabuloso (aunque algo frío para ser mayo) en Berlín. Dos días para explorar el pasado de la capital alemana y para descubrir su cara más alternativa.  Eso sí, me di cuenta de que Berlín tiene tanto por ver y por ofrecer que sólo dos días no son suficientes. Tocará volver, y pronto.

Control de pasaportes en el muro de Berlín

Control de pasaportes en el muro de Berlín

Junio: Ibiza

Por motivos profesionales, a principios del verano tuve que ir varias veces a Ibiza. Aunque normalmente no tenía tiempo para hacer turismo, me dio tiempo a callejear por las calles empedradas y medievales de Dalt Vila y a soñar en la zona de las Salinas… Suficiente como para darme cuenta de que la Ibiza fiestera no es lo mío, pero sus playas y pueblos sí.

Callejuelas en Dalt Vila, Ibiza

Callejuelas en Dalt Vila, Ibiza

Julio: Viena

Después de varios años visitando Viena en Navidad para disfrutar de sus mercados de Navidad, este año fui por primera vez en verano. Aunque esperaba buen tiempo y poder bañarme en el Danubio, coincidí con una ola de frío. En lugar de frustrarme, aproveché para descubrir la Viena que sale en la película “Antes del Amanecer”, una de mis preferidas, para pasear por Naschmarkt, tomar muchos cafés y disfrutar de la ciudad como si viviera allí. El reto de bañarme sigue en pie… y no soy de las que se dan por vencidas, así que volveré.

Noria del Prater, Viena

Noria del Prater, Viena

Agosto

Cadiz

Por temas presupuestarios y sentimentales, este verano volví a la tierra de mi madre y de mis vacaciones cuando era pequeña. Además de visitar a la familia, que vive en la bahía de Algeciras, mi hermana y yo aprovechamos para visitar los pueblos blancos, redescubrir la tacita de plata, tapear en Tarifa, decepcionarnos con Tánger y bañarnos en algunas de las mejores playas que tiene el país (y el mundo). Fue una gran experiencia y no descarto repetirla más a menudo, porque me dejé muchos pueblos y playas en el tintero.

Playa en Barbate

Playa en Barbate

Roma

El último fin de semana de agosto (y primero de septiembre) pude cumplir uno de mis sueños: visitar Roma. Me acompañó Isabella, mi amiga de Viena y aunque sólo estuvimos 48 horas tuvimos tiempo de ver lo esencial y quedarnos con ganas de volver. Después de pisar el Coliseo y empaparnos de historia y arte el primer día, el segundo lo dedicamos al Vaticano. Fue el viaje del timo del helado y de la comida deliciosa

Río Tíber, Roma

Río Tíber, Roma

Huesca: Loarre, el Reino de los Mallos y San Juan de la Peña

A la semana de volver a Roma, aproveché una oferta de hotel en Loarre para ver su castillo, que hacía años que me llamaba la atención. Y, ya de paso, exploré la zona. El “Reino de los Mallos” es precioso, el turquesa del río Gállego una maravilla y el románico de San Juan de la Peña uno de los más espectaculares que he visto. La zona de la Hoya de Huesca tiene muchísimo por ver y el turismo rural es ideal para eso.

Castillo de Loarre, Huesca

Castillo de Loarre, Huesca

Octubre: Blogtrip a Albacete

Aunque tengo amigos en Albacete, nunca antes había estado. La oportunidad llegó de la mano de mi primer blogtrip, la #ABexperience. Con una compañía inmejorable, pudimos descubrir lo mucho que tiene por ofrecer una de las provincias menos explotadas turísticamente de España. Albacete vale la pena, y no sólo por sus ricas tapas o por el Museo de la Cuchillería, sino por una naturaleza privilegiada y escenarios de película a los que quiero volver para disfrutarlos con más calma.

#ABExperience en Ayna, la Suiza Manchega

#ABExperience en Ayna, la Suiza Manchega

Noviembre: Escocia

Aprovechando que una de mis mejores amigas organizaba un Ceilidh por su cumpleaños, me tomé 4 días para volver a mi lugar preferido en el mundo. Días de reencuentros con mis ex compañeras de piso, de mercados de Navidad, de excursiones, de rutas por valles poco conocidos, de visitar nuevos castillos y de fotografiar puentes y templos góticos, de probar nuevas comidas… Pero, sobre todo, días muy felices en los que mis amigas me recordaron que da igual que no nos veamos cada día porque sabemos que nos tenemos. En 2013 volveré, como cada año ;)

Castillo Campbell, Escocia

Castillo Campbell, Escocia

Diciembre: Viena

Dos veces en un año… pero no podía faltar a mi cita navideña con Viena. Esta vez nos centramos en curiosear los mercados de Navidad que hay en cada rincón con más calma, en saborear los cafés con más calma, recrearnos con las obras de Klimt… y en explorar por primera vez Viena bajo el manto de nieve que cubría todas las calles. Creo que no he pasado más frío en la vida, pero fue precioso!

Palacio del Belvedere bajo la nieve

Palacio del Belvedere bajo la nieve

Además, 2012 ha sido un año de muchas rutas de senderismo (una al mes, como mínimo), de descubrir rincones que tenía al lado de casa y que apenas conocía… He visitado varias zonas de Osona (el Santuario de Cabrera, el poblado íbero de Roda de Ter, el santuario de Sant Feliu, el Mercado Medieval de Vic…), seguido los pasos de Gaudí en la colonia Güell, probado los mejores bocadillos de Barcelona en Sagàs, descubierto el patrimonio natural y cultural de la Serralada Litoral, probado las nuevas camas de los hoteles Ibis y mucho más. Y quizás ese sea el mayor descubrimiento: aprender a disfrutar de aquellos lugares que están cerca y que no deberíamos pasar por alto. Porque para viajar no hace falta cruzar el planeta, sino disfrutar de cada nueva experiencia.

Santuari de Cabrera, Osona

Santuari de Cabrera, Osona

¿Qué le pido al 2013?

Pues además de salud para todos, estabilidad laboral para poder seguir cumpliendo sueños viajeros… Puestos a desear:

  • Aprender a manejar un trineo tirado por huskys (el lugar me da igual)
  • Una escapada a Bélgica o Amsterdam con mis amigas
  • Volver a Praga a ver a uno de mis mejores amigos.
  • Brasil o Argentina en verano
  • Volver a Londres
  • Visitar de una vez por todas a mis amigas que viven en varios lugares de Alemania (Freiburg, Frankfurt, Munich)
  • Ir a ver a mis amigos del País Vasco, Cantabria y Asturias (sería ideal una ruta en coche)
  • Australia y Nueva Zelanda, please… Si no este año, ¡de 2014 no pasa!
  • Volar a Copenhague con Isabella, mi amiga de Viena
  • Relajarme varios días en Formentera
  • Descubrir el sureste asiático y, en concreto, Camboya y Vietnam.
  • y mucho más… aunque todo se andará, porque me da que tendré que improvisar mucho ;)

Y vosotros, ¿qué le pedís al año que viene?

Qué ver en Berlín en 2 días (día 2)

Con las pilas cargadas después de un día tan intenso como la primera jornada en Berlín, el domingo nos tocó madrugar por un muy buen motivo. La primera visita del día era a un búnker de la II Guerra Mundial.

BERLINER UNTERWELTEN

La asociación Berliner Unterwelten promueve, patrocina y lucha por la conservación del rico patrimonio subterráneo e histórico de la capital germana. Las entradas sólo se pueden comprar el mismo día de la visita y cuando llegué ya no quedaban para el tour en castellano… así que lo hice en inglés. Fue espectacular y una de las experiencias más interesantes y enriquecedoras que podía haber vivido.

Entrada al búnker de la estación de metro de Gesundbrunnen

Entrada al búnker de la estación de metro de Gesundbrunnen

Nos contaron cómo vivieron la guerra los berlineses, comprobamos cómo era un búnker por dentro (y alucinamos, porque los alemanes pensaron en todo, todo, todo), aprendimos mucho y salimos con el corazón en el puño y la cabeza llena de datos. Pero todo esto lo contaré en un post especial :)

Las visitas salen de la estación de Gesundbrunnen, justo al lado de dónde tiene su sede Berliner Unterwelten. Tienen muchos más tours y me hubiera gustado tener más tiempo para hacer alguno más…. pero, como tantas cosas, se quedó en el tintero para cuando vuelva.

MAUERPARK

Mauerpark, Berlín

Mauerpark, Berlín

Como que el barrio de Prenzlauer Berg estaba relativamente cerca, andamos hasta el Mauerpark. Un amigo me lo había recomendado por activa y por pasiva, así que no podíamos dejar pasar la oportunidad. Era domingo y subimos primero a ver el trozo de muro del que toma su nombre este parque tan alternativo. Haciendo honor al entorno, está lleno de grafitti. Debajo, en la esplanada del parque, el popular mercadillo era un hervidero. El recinto es lo más variado y ecléctico que uno pueda imaginar: hay desde antigüedades hasta ropa, artesanía, objetos de segunda mano, puestos de comida y un karaoke alternativo en el que con más o menos gracia todo el mundo da lo mejor de sí mismo.

Cámaras vintage en un puesto del mercadillo del Mauerpark, Berlín

Cámaras vintage en un puesto del mercadillo del Mauerpark, Berlín

Si hace buen día, es ideal para comprar algo de comida y bebida y comer al aire libre... Como no era el caso, pasamos… muy a nuestro pesar, porque toda la comida en exposición tenía una pinta estupenda.

Después de comer y callejear por Prenzlauer Berg decidimos tomar el metro para ir hasta otro de los iconos del Berlín más alternativo. 

EAST SIDE GALLERY

East Side Gallery, Berlín

East Side Gallery, Berlín

La East Side Gallery es uno de los fragmentos del Muro de Berlín más visitados. Este tramo de la barrera que dividió al bando oriental del occidental presenta unos 106 murales de diferentes artistas a lo largo de 1.3 km. Es verdaderamente impresionante y aunque empezaba a lloviznar y en algún momento hubo que sacar el paraguas, me encantó.

Mural de la East Side Gallery, Berlín

Mural de la East Side Gallery, Berlín

Oberbaumbrücke, Berlín

Oberbaumbrücke, Berlín

Al acabar cruzamos el Oberbaumbrücke, que es precioso, y pudimos contemplar nuevas vistas del río Spree y adentrarnos en el singular barrio de Friedrichshain y Kreuzberg, con sus grafittis, su vida vibrante y su decadente encanto.

Río Spree, Berlín

Río Spree, Berlín

CHECKPOINT CHARLIE

Andamos hasta la sugerente plaza de Mehringplatz y subimos andando por Friedrichstrasse, dejando a lado y lado edificios grises de estética comunista, hasta llegar al mítico Checkpoint Charlie.

Checkpoint Charlie, Berlín

Checkpoint Charlie, Berlín

El lugar, apodado por los berlineses como el Disneyland de Berlín, recrea con bastante fidelidad (aunque faltan las barreras, y las armas, y el muro) uno de los pasos fronterizos entre las dos alemanias, la del Este y la del Oeste. Apostados en la caseta hay siempre actores caracterizados de soldados que te cobran por hacerte una foto con ellos.

Más interesante que la caseta en sí es el Museo del Muro en Checkpoint Charlie, justo al lado y con muchísima información sobre la historia del lugar, los intentos de fuga y mucho más.

TACHELES

Lo dejamos atrás, seguimos andando. Entramos a echar un vistazo en la estación de metro de Mohrenstrasse, recubierta por parte de los mármoles rojos que un día cubrieron las paredes de la cancillería del Reich. Allí tomamos el metro y nos plantamos una vez más en el barrio de Mitte. Allí nos esperaba la casa okupa más famosa de Berlín: el edificio Tacheles. 

Casa okupa Tacheles

Casa okupa Tacheles

Desgraciadamente, el lugar cerró hace unas semanas (después de años de lucha por parte de sus inquilinos) y dudo que se pueda entrar… El sitio era una orgía de grafittis, arte y creatividad llevado al extremo. Realmente, el lugar tenía un aire único y especial. Y durante años fue lugar de visita obligada. Debo confesar que me sorprendió muy gratamente… y también que me da algo de pena que ese trozo del Berlín alternativo ya no exista.

Interior de la casa okupa Tacheles

Interior de la casa okupa Tacheles

De camino al restaurante donde cenamos, paseamos un buen rato por Oranienburger Strasse y vimos desde fuera la Synagoga nueva. Construida en un estilo bastante oriental, antes de y durante la II Guerra Mundial sufrió daños severos, así que la que vemos hoy es en gran parte una reconstrucción. Su cúpula es visible desde varios sitios y toda una maravilla. Nos quedamos con las ganas de entrar, porque estaba cerrada.

Sinagoga nueva de Berlín

Sinagoga nueva de Berlín

Después de cenar en un restaurante estupendo y muy auténtico decidimos dar un paseo nocturno hasta otro segmento de muro que me habían recomendado.

SITIO CONMEMORATIVO DEL MURO DE BERLÍN EN NORDBANHOF Y BERNAUER STRASSE

Aunque era de noche y no había mucha luz, es un trozo del muro de Berlín conservado casi intacto y con muchísima información que permite hacerte una idea exacta de cómo debía ser verlo cada día…

Muro de Berlín en Bernauer Strasse

Muro de Berlín en Bernauer Strasse

Entre las calles Ackerstrasse y Gartenstrasse todavía no se ha edificado y es muy fácil hacerse una idea del ancho de las zonas de cierre fronterizo y de la profunda sensación de aislamiento que vivieron los ciudadanos de un lado y otro. En el sitio hay varios puntos de interés que ayudan a entender mejor la historia de la ciudad y del muro:

  • El monolito conmemorativo a las víctimas del Muro de Berlín
  • La milla histórica, donde cuatro placas marcan los lugares de varios intentos de huida.
  • El Centro de Documentación del Muro de Berlín, que estaba cerrado pero que quiero ver cuando vuelva a la ciudad.
  • La Capilla de la Reconciliación, que sustituye a una iglesia que la RDA ordenó demoler para poder construir el muro.
  • La Galería de imágenes mural de la Bernauer/Ackerstrasse y la de la Bernauerstrasse y Schwedter Strasse.
  • Y la fantástica exposición en la estación de Nordbanhof, que alberga en su interior capítulos olvidados de la historia de la división de Berlín: las estaciones de metro y trenes abandonadas y vigiladas en Berlín Este, los intentos de fuga subterránea, etc.

Con datos, sensaciones y ganas de más, volvimos al apartamento y, el lunes por la mañana temprano, abandonamos Berlín. Eso sí, con la firme promesa de volver a por más en cuanto podamos.

Qué ver en Berlín en 2 días (día 1)

El pasado mes de mayo estuve un fin de semana en la preciosa y ecléctica ciudad de Berlín. Sabía que era poco tiempo, que mis ansias de exploración histórica no quedarían saciadas pero, aún así, aproveché al máximo las horas para ver muchos de los sitios que quería. Creo que, para dos días, no estuvo nada mal y que conseguí vivir Berlín y disfrutar de la experiencia ;)

Valga decir que en parte el viaje fue posible gracias a que gané unos vuelos baratos en un concurso fotográfico de una start-up de guías de viaje para móviles. Chicos, ¡mil gracias por hacerlo posible!

El río Spree a su paso por Berlín con el Reichstag al fondo

El río Spree a su paso por Berlín con el Reichstag al fondo

DÍA 1

Aprovechamos que llegamos la noche anterior para empezar el primer día Empezamos el primer día levantándonos muy temprano y dirigiendo los pasos hacia el distrito parlamentario. Las vistas desde la orilla del río Spree son verdaderamente impresionantes y la historia ya se dejaba sentir.

REICHSTAG

El edificio del Reichstag es la sede del Bundestag (el Parlamento alemán) y es maravilloso. Marcado por la historia (fue quemado en 1933 tras la elección de Hitler como canciller del Reich, a duras penas sobrevivió a la II Guerra Mundial, fue tomado por los comunistas… ) es el testimonio inamovible de momentos clave para Alemania durante casi 2 siglos y vale mucho la pena dedicarle algo de tiempo. La visita es gratuita pero hay que reservar con antelación. Su cúpula, diseñada por Norman Foster es sencillamente prodigiosa.

Edificio del Reichstag en Berlín

Edificio del Reichstag en Berlín

Interior de la cúpula del Reichstag en Berlín

Interior de la cúpula del Reichstag en Berlín

RECOMENDACIÓN: Madrugar e ir a primera hora para evitar colas y colapsos turísticos ;) Ah! y dedicarle por lo menos una hora.

Monumento Conmemorativo Soviético en el Tiergarten de Berlín

Monumento Conmemorativo Soviético en el Tiergarten de Berlín

TIERGARTEN

Después de la visita nos adentramos en el parque más emblemático de Berlín. Cruzamos una parte del parque lo suficientemente grande para darnos cuenta de su inmensidad y de la gran variedad de monumentos que alberga en su interior. Tomando la vía que lo atraviesa (la Strasse  des 17 Juni) llegamos hasta la siguiente parada.

PUERTA DE BRANDENBURGO

Puerta de Brandenburgo, Berlín

Puerta de Brandenburgo, Berlín

Las palabras se quedan cortas ante la puerta de Brandenburgo. Majestuosa e incólume se alza en Parisier Platz desde hace más de 200 años y ha visto pasar la historia bajo sus columnas. La zona está muy transitada pero tiene mucho encanto y es ideal si te apetece aprovechar para hacer uno de los estupendos free tours que te enseñan lo mejor de lo mejor en pocas horas.

MONUMENTO AL HOLOCAUSTO

También llamado Monumento a los judíos de Europa asesinados es desde su inauguración en mayo de 2005 uno de los sites más sobrecogedores de la ciudad de Berlín. Las 2.711 estelas de hormigón de diferentes alturas se extienden como si de un bosque de piedra se tratara en una superficie de 19.000 metros cuadrados. En un pequeño subterráneo anexo están los nombres de los judíos asesinados por el nazismo que pone los pelos de punta. Fue, sin dudas, uno de los hitos de mi fin de semana en Berlín.

Monumento al Holocausto, Berlín

Monumento al Holocausto, Berlín

Monumento al Holocausto, Berlín

Monumento al Holocausto, Berlín

Después de irnos con el corazón encogido, seguimos andando, vimos algunos trozos del Muro de Berlín y el parking debajo del cual un día estuvo el Bunker de Hitler

Un fragmento del Muro de Berlín

Un fragmento del Muro de Berlín

TOPOGRAFÍA DEL TERROR

… y acabamos aún más sobrecogidos después de ver el Centro de Documentación Topografía del Terror. Adosado a un fragmento del muro bastante bien conservado, y con restos visibles de la sede de las SS de Hitler como telón de fondo, es una exposición espeluznante y muy interesante sobre las persecuciones políticas, presiones, asesinatos, etc… sucedidos entre 1933 y 1945 en Alemania. No os la perdáis! Además, es gratis ;)

Topografía del Terror, Berlín

Topografía del Terror, Berlín

Justo al lado de este espacio al aire libre está el sitio desde donde salen los tours con Trabants, los míticos Trabis de la RDA. Son monísimos!!! Pero no tuvimos tiempo, así que lo dejamos para la próxima, porque me quedé con las ganas :)

Un Trabant listo para un Trabi Safari

Un Trabant listo para un Trabi Safari

BAUHAUS ARCHIV

Después de dar un rodeo y perdernos por la zona de las embajadas de Berlín finalmente llegamos al Archivo de la Bauhaus. Debo reconocer que la idea fue de mi compañero de viaje y no podría haber estado más acertado. Quizás porque no sabía prácticamente nada de la existencia de este sitio, y también porque es muy interesante (si te gusta la arquitectura y el arte), fue una de las sorpresas más agradables del fin de semana.

Bauhaus Archiv, Berlín

Bauhaus Archiv, Berlín

MUSEO DEL DISEÑO

Museo del Diseño, Berlín

Museo del Diseño, Berlín

Seguimos andando por la orilla de una bifurcación del río Spree hasta que llegamos a la esplanada dónde está el Museo del Diseño. Había una cola larguísima porque inauguraban una exposición nueva, pero aprovechamos que el entorno nos gustaba para sentarnos a descansar. Es un edificio muy moderno y completamente acristalado que permite ver su interior, y lo rodean varias esculturas, entre las que destaca una del ubicuo Henry Moore.

POSTDAMER PLATZ

Postdamer Platz, Berlín

Postdamer Platz, Berlín

Seguimos andando (a estas alturas ya habían intentado matarme por sobredosis de pasos, jaja) y llegamos a Postdamer Platz. Con su Sony Center, sus rascacielos y su modernidad es el ejemplo perfecto de que Berlín sabe conjugar a la perfección y de una forma muy sui generis modernidad y tradición, y sin perder ni un ápice de su encanto.

Llegados a este punto, tomamos el metro y nos plantamos en los alrededores de la Isla de los Museos (o Museum Insel). Por falta de tiempo, y muy a mi pesar, tuvimos que dejar el Museo de Pérgamo para otra vez :(

Museum Insel

Afueras del Pergamon Museum, Berlín

CATEDRAL DE BERLÍN

Cruzamos el río y visitamos la Catedral de Berlín. Aunque a penas tiene un siglo y medio de historia (aparentemente al emperador Guillermo  II no le gustaba el templo que había anteriormente en este lugar y lo hizo derribar y reemplazar por el actual edificio), las ha visto de todos los colores. Durante la II Guerra Mundial quedó bastante dañada y su reconstrucción (iniciada en 1975) no se acabó hasta 1993. El resultado final es espléndido. Y el césped de enfrente es el lugar perfecto para sentarse a contemplar la vida berlinesa y para hacer un picnic.

Catedral de Berlín

Catedral de Berlín

FERNSEHTURM (TORRE DE LA TELEVISIÓN)

Fernsehturm (torre de la televisión) de Berlín

Fernsehturm (torre de la televisión) de Berlín

Omnipresente y visible desde prácticamente toda la ciudad, la torre de televisión de Berlín fue un día símbolo de la RDA y hoy en día la imagen más reconocible de la silueta de la ciudad. Queríamos subir porque nos habían contado maravillas sobre las vistas que se ven… y además era el momento del día ideal: el atardecer, perfecto para hacer fotos de día y luego nocturnas, a medida que se van iluminando edificios y calles… Pero inexplicablemente estaba cerrada :(

Así que, ya que estábamos, nos pasamos por ALEXANDERPLATZ, el centro neurálgico del Berlín Oriental. Además de su precioso Reloj Mundial y de los edificios de estética comunista que la rodean, el sitio nos pareció lleno de vida. Dejamos caer la tarde y luego la noche para volver al apartamento.

Alexander Platz, Berlín

Alexander Platz, Berlín

El segundo día bajamos a un búnker de la II Guerra Mundial, fuimos de compras al Mauerpark, nos pasamos de alternativos en Kreutzberg y … pero eso es otra historia ;)

CÓMO LLEGAR A BERLÍN

  • Desde el aeropuerto de Barcelona vuelan varias compañías aéreas con tarifas para todos los bolsillos. En mayor o menor medida, es fácil llegar a la capital alemana desde cualquier ciudad española, sólo tenéis que buscar ;)

Dónde comer en Berlín (y qué comer)

Mi primera visita a Berlín da para mucho y fue muy intensa, pero si hay algo que me gustaría destacar es lo bien que comí. Los desayunos los hicimos en el apartamento en el barrio de Wedding el que nos alojamos. Nuestros huéspedes, Bianca y Ty siempre nos dejaban algo preparado antes de irse a trabajar… así que cuando salíamos a la calle ya no teníamos hambre. Aún así, tanta caminata acaba abriendo el apetito y a la hora de comer o de cenar estaba más que dispuesta a catar gastronomía típica berlinesa y a descubrir restaurantes únicos y llenos de historia. Y es que aunque sólo estuvimos un fin de semana, probar los sabores de la ciudad fue genial.

¿Preparados? Ahí van mis recomendaciones ;)

Currywurst en Berliner Republik

Currywurst en la beerhouse Berliner Republik

  • Taberna Berliner Republik. La descubrí gracias a una guía de viajes sobre el Berlín del Tercer Reich y estuvo genial. Era el primer día y me apetecía catar las famosas salchichas berlinesas aderezadas con curry y la receta de esta taberna tradicional es deliciosa. Te las sirven o bien con ensalada de patatas, con patatas al horno o con patatas fritas (¡viva la variedad patatera!) y me hubiera comido 2 o 3 raciones… de no ser porque con una me llené de sobras. El restaurante está en el barrio de Mitte, justo al lado del río Spree y cuando hace bueno tienen terracita con vistas. Cuando estuve hacía frío y viento, así que comí dentro para no morir por congelación. Tienen una grandísima variedad de cervezas y sus precios se regulan como si fuera la bolsa. Es realmente curioso y el ambiente es muy típico y poco guiri (al menos hace un par de meses).
Currywurst en Berliner Republik

Currywurst en Berliner Republik

Biergarten del restaurante Prater Garten

Biergarten del restaurante Prater Garten

  • Prater Garten: Con una historia que se remonta a principios del siglo XIX es un lugar único. Por un lado teatro/cabaret con los años la parte gastronómica se ha apoderado del espacio. Fuimos a comer el domingo (seguía haciendo mucho frío, así que nada de biergarten) por recomendación de un amigo y porque está en el barrio bohemio de Prenzlauer Berg, a dos pasos literalmente del Mauerpark y de su ecléctico mercadillo. Aunque el restaurante es algo más caro que el biergarten, valió la pena para poder resguardarnos del viento y del cielo plomizo y, además, comimos genial. Sus platos mezclan la tradición con la modernidad y están deliciosos.
Ensalada de pollo con naranja en Prater Garten

Ensalada de pollo con naranja en Prater Garten comida gastronomía Berlín

La imagen testimonia lo enorme de las raciones…

Carne en salsa con dumplings en Prater Garten

Carne en salsa con dumplings en Prater Garten

Ah, y allí descubrí una bebida curiosa que no había visto nunca por estos lares… y de la que el mismo amigo que me recomendó el restaurante me había hablado: Bionade. Es una especie de refresco orgánico hecho con hierbas o frutas y tiene bastante variedad. Me gustó… y mucho ;)

Probando la Bionade en Prater Garten, Berlín

Probando la Bionade en Prater Garten, Berlín

Ah, y si vais, fijaos en los carteles de los baños, ¡son monísmos!

Cartel del baño en el restaurante Prater Garten, Berlín

Cartel del baño en el restaurante Prater Garten, Berlín

En verano su biergarten promete mucho y el ambiente es genial.

Clarchens Ballhaus

Biergarten del restaurente Clarchens Ballhaus

  • Clarchens Ballhaus es uno de los restaurantes más especiales donde he estado y está en pleno Mitte. Con su ambiente decadente de salón de baile de principios del siglo XX y su cocina típica y abundante, el sitio es un hervidero de actividades. Entre platos tradicionales como el schnitzel o el frikadellen se celebran noches de swing al estilo años 30, conciertos y veladas de tango. El restaurante tiene dos espacios: el de arriba, más elegante con lámparas de araña y una decoración más sofisticada; y el de abajo, más popular. Los precios son populares, la comida rica y abundante y el servicio muy bueno. Eso sí, no os sorprendáis si hay bastante gente mayor mezclada con mucha gente joven. El ambiente es único y contribuye aún más si cabe al encanto del lugar. El sitio es un clásico que ha sobrevivido al Reich, la II Guerra Mundial (las huellas que dejó una bomba son todavía visibles en el biergarten) y a la modernidad. Definitivamente, mi restaurante preferido de Berlín.
A punto para una sesión de jazz en Clarchens Ballhaus

A punto para una sesión de jazz en Clarchens Ballhaus

Escalera vintage en Clarchens Ballhaus, Berlín

Escalera vintage en Clarchens Ballhaus, Berlín

Restaurante Clarchens Ballhaus, Berlín

Restaurante Clarchens Ballhaus, Berlín

Cena en Clarchens Ballhaus, Berlín

Cena en Clarchens Ballhaus, Berlín

Último tip gastronómico para Berlín: aunque pueda parecer que sólo comimos a nuestras horas, esto se aleja un poco de la realidad… Por todas partes hay puestos de comida callejera (de pretzels a salchichas de todo tipo, pasando por platos de todo el mundo para llevar) y paramos varias veces a catarla… En la capital germana nunca os quedaréis con hambre… y si os quedáis el remedio suele estar a la vuelta de la esquina, en la estación de metro o de tren, en medio de un parque… Comer en la calle nunca fue tan fácil, tan barato ni tan rico.

Así que disfrutad mucho y dejad que vuestras papilas gustativas se vuelvan un poco locas ;)