Archivo de la categoría: Saint Andrews

Visita al Palacio de Falkland y la pista de tennis más antigua del mundo

Los alrededores de Edimburgo esconden rincones increíbles. Muchos turistas optan por escaparse a las Highlands si tienen poco tiempo para explorar. Pero la zona de Fife, al Norte de la capital escocesa, también tiene rincones de gran belleza perfectos para una excursión de un día. Más allá de la preciosa Saint Andrews y bastante cerca de la abadía de Balmerino están el pueblo medieval y el palacio de Falkland. Sigue leyendo

Primavera en Balmerino Abbey

Hay lugares que sencillamente surgen. Y la abadía de Balmerino en Fife, Escocia, es uno de ellos. La visité un poco por casualidad una mañana de febrero y el lugar me atrapó desde el primer momento. Está un poco apartada pero si estáis cerca de Dundee o de Saint Andrews la excursión vale la pena. No es un lugar excesivamente turístico, así que con un poco de suerte lo tendréis para vosotros solos… y disfrutaréis de la autenticidad de la campiña escocesa sin distracciones. Sigue leyendo

Crail, el pueblo más bonito de la costa de Fife en Escocia

En Crail todos los caminos llevan al mar y, en concreto, a uno de los puertos de pescadores más bonitos de toda Escocia. Como que ya había estado en Saint Andrews varias veces, el pasado mes de diciembre me apetecía explorar algunos de los famosos pueblos pesqueros de la costa de FifeNos levantamos pronto, nos pusimos en marcha y nos perdimos gracias al GPS, que nos hizo tardar casi 3 horas en hacer 20 quilómetros por caminos de campo… Finalmente, conseguimos llegar a Crail. Eso sí, a partir de ese momento apagamos el GPS y decidimos guiarnos por las señales de tráfico, mucho más fiables (al menos en Escocia).

Vistas del pueblo de Crail

Vistas de la costa de Crail

Crail es un pueblo de postal. Precioso, bonito y visitable en una mañana… Y si además hace tan buen tiempo como el que nos hizo, ofrece unas vistas de la costa del llamado East Neuk de Fife espectaculares. Construido alrededor de su famoso puerto y bahía, ha ido creciendo de forma lenta y parece que el tiempo se hubiera detenido aquí.  La mejor manera de descubrirlo es recorrer su frente marítimo, desde el que se divisa misteriosa la Isle of MayLa isla alberga un faro de principios del siglo XIX, algunas ruinas y es una reserva natural donde anidan muchas aves y crían focas. Para proteger a esta fauna, los ferrys que van allí desde Crail y Anstruther no funcionan del 1 de octubre al 1 de mayo.

Faro de Crail, Escocia

Torre de vigilancia en Crail, Escocia

Playa de Roomebay

Playa de Roomebay

Pasear junto al mar es una buena manera de conocer Crail, de acercarnos a su esencia como los marineros y los pescadores que cada día salen a por pescado. El agua de las olas se filtra entre las fisuras de las rocas de esta playa y crea lagunas naturales que reflejan el paisaje como si fueran un espejo. Hasta que, al final del paseo se divisan los restos del castillo, ahora reconvertido en jardines, del que apenas han sobrevivido las murallas y una torre.

Playa de Crail

Playa de Crail

Castillo de Crail desde el paseo marítimo

Castillo de Crail desde el paseo marítimo

Llegamos así hasta la calle que desemboca en el pintoresco puerto de Crail. Con semejante visión y tantas casas bien conservadas de los siglos XVII y XIX, es perfectamente entendible que el pueblo se haya convertido en una especie de refugio de artistas. Tanto es así que hace años el National Trust decidió restaurar y recuperar las que estaban en peor estado para devolver la gloria pasada a un pueblo fundado en el siglo XII y cuyos orígenes se remontan a los pictos.

Casas de pescadores en Crail

Casas de pescadores en Crail

Puerto de Crail

Puerto de Crail

En un sábado por la mañana, con el frío helado y el cielo azul, el lugar respiraba la típica calma de los lugares que se toman la vida con calma. Los barcos de pescadores reflejándose en el agua, las jaulas para pescar el popular marisco de la zona, el espigón, la playa desierta y llena de algas en invierno… Ideales para dejar pasar los minutos y disfrutar del momento.

Jaulas para pescar marisco en el puerto de Crail

Jaulas para pescar marisco en el puerto de Crail

Barcos en el puerto de Crail

Barcas de pescadores en el puerto de Crail

La vinculación de Crail con la pesca, su motor económico principal quizás hasta la llegada de los artistas y del turismo (aunque el lugar no está para nada masificado), es tan grande que muchas casas se han decorado con motivos marineros. Una incluso había colocado unas langostas en el frontón de la fachada

La cabaña de las langostas en Crail

La cabaña de las langostas en Crail

Mientras que uno de los cottages más cercanos al puerto se ha reconvertido en la cafetería y galería de arte más mona que he visto, y que no esperaba para nada encontrar en un lugar tan remoto. La Crail Harbour Gallery and Tearoom combina con maestría lo mejor de una tienda de decoración bonita con repostería, tés y chocolates calientes para chuparse los dedos. Ideal para entrar en calor y recuperar fuerzas. Para muestra, estas fotos…

Decoración en Crail Harbour Gallery

Decoración en Crail Harbour Gallery

Chocolate caliente en Crail Harbour Gallery and Tearoom

Chocolate caliente en Crail Harbour Gallery and Tearoom

Terraza frente al mar en Crail Harbour Gallery and Tearoom

Terraza frente al mar en Crail Harbour Gallery and Tearoom

Nuestra idea original era acercarnos después de Crail a otros pueblos de la zona como Anstruther, Pittenweem o Saint Monans (donde se casó una de mis amigas, en una iglesia frente al mar mientras un gaitero tocaba… gran momento). Pero el incidente del GPS y las pocas horas de luz del invierno escocés nos hicieron desistir. Eso sí, antes de llegar a nuestro destino en Methil, disfrutamos de un atardecer magnífico en la playa de Leven.

Atardecer en la playa de Leven

Atardecer en la playa de Leven

En cualquier caso, es la excusa perfecta para volver… ya con más tiempo y mejores temperaturas. El reto es andar parte del Fife Coastal Path, una ruta a pie que recorre la costa de Fife desde Newport-on-Tay hasta North Queensferry.

¿CÓMO LLEGAR A CRAIL?

  • En coche (la mejor opción… pero no pongáis el GPS o os hará dar mil vueltas inútiles)
  • En bus desde Saint Andrews o desde Leven (empresa Stagecoach)

Qué ver y hacer en día en Saint Andrews

El penúltimo día de nuestro viaje a Escocia lo pasamos en Saint Andrews, ciudad universitaria, cuna del golf y uno de los sitios más encantadores de la costa oriental del país. Era mi tercera visita y quería enseñarle a mi compañera de viaje lo mejor de la ciudad, así que la recorrimos de pe a pa para descubrir porqué Saint Andrews tiene una reputación tan buena.

West Sands beach in Saint Andrews

Playa de West Sands en Saint Andrews

Con una población que no llega a los 20.000 habitantes, Saint Andrews es conocida básicamente por 4 cosas (el orden de los factores no altera el producto):

  1. Por ser la cuna del golf (según cuentan, ya se jugaba en el siglo XV y era tan popular que en 1457 el rey James II lo prohibió porque interfería con las prácticas de tiro al arco de sus tropas; poseen el mítico y antiguo campo de golf Old Course, junto al mar, a las dunas… precioso!; y es la sede del Royal and Ancient Golf Club, que se fundó en 1754 y que es el órgano superior de todo el golf que se juega en todo el mundo mundial).
  2. Porque alberga la tercera universidad más antigua del mundo anglosajón, la primera de Escocia y una de las más prestigiosas del Reino Unido: la Universidad de Saint Andrews. Si a esto le sumáis que allí estudiaron y se conocieron el príncipe Guillermo y Kate Middleton… entenderéis porque hay tantos grupos de jubilados monárquicos de visita.
  3. Su catedral y su castillo: antiguos, en ruinas y maravillosos.
  4. Por la playa de West Sands por dónde corrían los protagonistas de la película Carros de Fuego a cámara lenta mientras sonaba de fondo la banda sonora de Vangelis.

¿Qué ver en un día en Saint Andrews?

La ciudad es relativamente pequeña, accessible y con un día para explorarla (incluso menos) es suficiente. Saint Andrews conserva muy bien el modelo de ciudad medieval con calles conectadas por callejones y, al igual que Oxford y Cambridge, la universidad no tiene campus: sus edificios históricos están distribuidos por todo el casco urbano, dando lugar a plazas verdes y jardines encantadores donde dejar pasar el tiempo.

Así que, si vais a Saint Andrews (como nosotras) no podéis dejar de visitar todos estos sitios:

Catedral de Saint Andrews

Catedral de Saint Andrews

CATEDRAL DE SAINT ANDREWS

Las magníficas ruinas de la que una vez fue la catedral más grande y ricamente decorada catedral de la Gran Bretaña permiten hacerse una idea de lo espectacular que debía ser el lugar en la Edad Media, cuando era la meca de los peregrinos que iban hasta este remoto rincón del mundo para adorar los huesos de San Andrés (que estuvieron en algún momento enterrados bajo el altar). Fundada en 1160, la catedral de Saint Andrews no se consagró hasta 1318 (en una ceremonia en la que estuvo presente el rey Robert I) y tras la Reforma Protestante, en 1559 fue saqueada. Hoy en día las lápidas del cementerio han tomado el lugar, de la torre central y los seis torreones sólo quedan los dos de la cara este y uno de los dos del lado oeste, que se elevan más de 30 metros sobre el suelo.

Lápida funeraria de la catedral de Saint Andrews

Lápida funeraria de la catedral de Saint Andrews

En el recinto también está la imponente Torre de Saint Rule, que es lo único que queda en pie de la antigua Iglesia del mismo nombre que ocupaba el lugar antes de la construcción de la catedral y que albergó hasta ese momentos los restos mortales del santo. Francamente, si hace buen día vale mucho la pena subir hasta arriba de todo: las vistas de Sant Andrews y el mar son espectaculares.

En la misma zona también se pueden ver partes del Priorato del siglo XIII, con sus arcos góticos y el Museo de la Catedral, que expone una destacable colección de lápidas medievales (vale, si os van estas cosas… que a mi sí!) y el sarcófago del santo que es una obra maestra de la escultura picta (me va la arqueología, sorry :) ).

Horarios: 9.30 – 17.30h (primavera-verano) / 9.30 – 16.30h (otoño-invierno)

Precios: Gratis (cementerio y recinto de la catedral) / 4’50 – 2’70 pounds (Museo + torre) / 7’60 – 6’10 pounds (entrada conjunta con el castillo)

CASTILLO DE SAINT ANDREWS

Castillo de Saint Andrews

Castillo de Saint Andrews

Saliendo de la catedral y bordeando el acantilado… a poca distancia aparece el castillo de Saint Andrews. Básicamente en ruinas, el lugar tiene encanto y aunque sólo sea por visitar su complejo de túneles (el ejemplo más antiguo de Europa de lo horrible que debía ser vivir en estado de sitio en la Edad Media). Es fácil perder la noción del tiempo en los húmedos, lúgubres y bajos túneles que recorren el recinto bajo tierra… y 100% recomendable! Junto con la mazmorra, of course. El castillo data de alrededor del año 1.200 y fue durante siglos la residencia de los obispos y arzobispos de Saint Andrews.

Horarios: 9.30 – 17.30h (del 1 de abril al 30 de septiembre) / 9.30 – 16.30h (del 1 de octubre al 31 de marzo)

Precios: 5’50 – 3’30 pounds (Castillo) / 7’60 – 4’60 pounds (entrada conjunta con la Catedral).

Acantilados de Saint Andrews

Acantilados de Saint Andrews

CENTRO HISTÓRICO

Por su tamaño, Saint Andrews es perfecta para callejear. El ambiente universitario, sus edificios de piedra, los pequeños cafés… todo la hace ideal para deambular sin prisas y disfrutar del tiempo. Vale la pena pasar por la antigua puerta de la muralla de West Port, la principal puerta de entrada a la ciudad (si venís en bus, tendréis que cruzarla, porque está muy cerca de la estación), el callejón de Louden’s Close y la capilla del siglo XVI de la Blackfriars Chapel.

El ayuntamiento, en pleno centro, es de estilo victoriano. Enfrente está la iglesia parroquial Holy Trinity, del XIV, y muy cerca está el Saint Mary’s College (fundado en 1537), que hoy en día acoge la biblioteca de la Universidad. El árbol que hay en el patio central tiene más de 250 años y es perfecto para una siesta a media tarde, o para un picnic.

Campo de golf de Saint Andrews

Campo de golf de Saint Andrews

SAINT ANDREWS Y EL GOLF

Para los amantes del golf, además de poder practicarlo en los varios campos de Saint Andrews, junto a la playa está el British Golf Museum. Realmente, es muy interesante… pero después de verlo una vez, pues no volví. En lugar de eso nos dedicamos a pasearnos por el césped, pisar el legendario campo del Old Course para luego cruzar las fantásticas dunas (si no fuera por el frío y el verde, me hubiera creído que estaba en Tarifa) y pasear por las preciosas playas de arena blanca de la ciudad. Por supuesto, nos marcamos un sprint final en slow motion en honor a Carros de Fuego del que afortunadamente no hay constancia documental!

Saint Andrews dunes

Dunas de la playa de Saint Andrews

Para reponer fuerzas después del turisteo, nada mejor que un helado o un smoothie en Café Janneta B Janetta (31-33 South Street), disfrutado al sol. No hay mejor manera de despedir a una ciudad tan encantadora que tomando algo dulce y disfrutando del buen clima de Saint Andrews, donde parece que llueve menos y hace más sol que en el resto de Escocia.

CÓMO LLEGAR A SAINT ANDREWS

Aunque nosotras fuimos en coche, Saint Andrews es fácilmente accesible en transporte público:

  • Autobús: desde Edimburgo, la empresa Stagecoach Fife tiene por lo menos un bus cada hora a Saint Andrews (tarda 2 horas). Desde Stirling, hay que tomar el bus número 23.
  • Tren:  Saint Andrews no tiene estación de tren, pero la vecina Leuchars (está a 5 kilómetros) sí. Hay trenes desde Edimburgo cada hora y sólo tarda 1 horita. Una vez allí, hay bastantes conexiones vía bus local (el 96 y el 99), se puede tomar un taxi… o andar!