Archivo de la categoría: España

Ruta por el legado modernista en el Barrio Gótico de Barcelona

¿Habéis hecho alguna vez una ruta guiada por vuestra propia ciudad? Hasta hace algunos meses yo no… Pero desde el año pasado ha hecho unos cuantos. Aunque yo creía conocer bastante bien Barcelona, después de verla de la mano de uno de los tours de Barcelona Guide Bureau puedo afirmar que me queda mucho por descubrir. Sigue leyendo

Excursión con raquetas de nieve en Espot en el Pirineo Catalán

En el Pirineo se pueden hacer más cosas que esquiar o rutas senderistas. Aún mejor, se puede combinar la nieve con descubrir nuevos lugares. Hacía años que me hacía ilusión probar las raquetas de nieve. No soy una gran esquiadora pero me gusta la nieve, y me gusta el frío (cuando hace sol) así que mi hermana me regaló por mi cumpleaños una excursión con raquetas de nieve en el Pallars, en la estación de esquí de Espot. Gràcies Marina per un dia fantàstic!

Fue una grandísima experiencia que volvería a repetir (si pudiera) cada fin de semana. Después de la ruta senderista por Esterri d’Àneu del dia anterior, nos levantamos pronto y nos preparamos para subir a grandes alturas y andar sobre la nieve fresca sin hundirnos hasta las rodillas.

Equipados los cuatro con ropa de esquí, abrigados con gorros, guantes y bufandas estábamos listos. Nada más llegar a la estación de Espot dejamos el coche y nos dirigimos al punto de encuentro, junto a las taquillas. Allí el personal de Alta Ruta nos esperaba para darnos los tíquets para subir hasta las alturas. Un salto y… ¡hacia arriba!

Telesilla de la estación de esquí de Espot en el Pallars, Pirineo de Lleida

Telesilla de la estación de esquí de Espot en el Pallars, Pirineo de Lleida

Hacía años que no me subía en uno y la sensación de volar por encima del paisaje (y más con un día tan soleado) es increíble. Poco a poco fuimos ascendiendo hasta los 1.800 metros con los pies colgando. Una vez arriba, localizamos a los guías de montaña, nos calzamos las famosas raquetas de nieve, nos dieron unos bastones y ya estábamos listos.

La ruta no revestía mucha complicación y la nieve era densa, esponjosa y estaba perfecta para ser pisada. Esta pista blanca, fría y mullida iba a ser nuestro camino. Cruzamos la pista de esquí, dejamos atrás a los esquiadores y nos sumergimos en un paisaje prácticamente virgen de árboles, montañas increíbles y nieve, mucha nieve.

Las chicas a punto para nuestra primera excursión con raquetas de nieve

Las chicas a punto para nuestra primera excursión con raquetas de nieve

Primos en la nieve

Primos en la nieve

La ruta desciende por la montaña hasta llegar a la base. El desnivel no es demasiado pronunciado y al ir con guía es difícil perderse. No sé si solos hubiéramos sabido llegar tan bien, pero después de unas 3 horas de marcha, finalmente conseguimos acabar. Cansados, pero muy satisfechos.

Consejos para andar con raquetas de nieve:

  • Separa las piernas (aunque no hace falta que parezcas un cowboy que se acaba de bajar del caballo) porque si no te vas a pisar las raquetas… y tragar mucha nieve ;)
  • Aprovecha los bastones para descargar el peso de las piernas y repartirlo mejor por todo el cuerpo. También son un excelente punto de apoyo.
  • Mantén un ritmo constante, el tuyo… y disfruta de la experiencia de descubrir el mundo sobre unas raquetas de nieve.
  • Ah! Y abrígate! Lo ideal es llevar varias capas, por si entras en calor o te da frío.
  • Gafas de sol, siempre. La nieve refleja, así que no os las olvidéis.

Por supuesto, después de quemar tantas calorías lo mejor es volver a recuperarlas. Así que preguntamos y fuimos a comer al restaurant Juquim de Espot. Este restaurante familiar de montaña está especializado en cocina catalana y del Pirineo y cocinan muy bien la carne de jabalí. Y el precio del menú de mediodía está muy bien. Antes de abandonar la zona, y con los estómagos llenos nos dimos una vuelta por Espot para admirar su arquitectura en piedra y las preciosas montañas que lo rodean.

Paseando por Espot

Paseando por Espot

Información sobre la excursión con raquetas de nieve

  • La ruta la hicimos con la empresa Alta Ruta Aventura, que se encargó de los tiquets para el telesilla, las raquetas de nieve y puso el guía.

Ruta senderista sobre la nieve de Esterri d’Àneu en el Pirineo catalán

Una de mis actividades favoritas es el senderismo. Adoro ir a la montaña o al campo y andar, seguir rutas y sendas, descubrir lugares en medio de la nada, estar rodeada de naturaleza. Quizás por eso el año pasado, cuando estuve con mi hermana y mis primos en el Pirineo de Cataluña no pude resistir la tentación. Esta es la ruta circular de 4 horas que hicimos desde Esterri d’Àneu y que pasa por varios pueblecitos de montaña del Alt Àneu.

La excusa inicial era hacer una excursión con raquetas de nieve en Espot el domingo por la mañana… Pero como llegamos el sábado a mediodía y hacía un sol buenísimo preguntamos en el hostal y nos recomendaron hacer la ruta que sale desde Esterri, pasa por València d’Àneu, Sorpe, Borèn e Isavarre para volver al punto de partida. La ruta es relativamente fácil, el desnivel es mínimo y está bastante bien señalizada si os fijáis en las pintadas que hay en árboles y piedras a lo largo del camino. Eso sí, nos dijeron que eran 2 horas… ¡y no! Son 4 horas. Así que entre que salimos un poco tarde y que no íbamos preparados para la noche el último tramo lo tuvimos que hacer algo rápido porque se nos echaba la oscuridad encima.

Esterri d'Àneu en el Pirineo Catalán

Esterri d’Àneu en el Pirineo Catalán

La ruta empieza saliendo de Esterri d’Àneu en dirección al precioso pueblecito de montaña de València d’Àneu, que está a 1,7kms. El sendero empieza a subir levemente y no tiene pérdida. Las vistas son increíbles e incluso ¡nos encontramos con un rebaño de cabras! En el pueblo, pequeño y muy típico, nos esperaba otra sorpresa. Un perro monísimo decidió acompañarnos y ser nuestro guía. Gracias a él no nos perdimos porque en pleno mes de febrero y casi un metro de nieve en algunos tramos algunas de las marcas del recorrido estaban ocultas.

Nuestro guía, esperándonos

Nuestro guía, esperándonos

Salimos de València en dirección a Sorpe, que está a unos 4 quilómetros. La subida es continua y el pueblo es el punto más alto de toda la ruta. A partir de aquí empieza el descenso. En cualquier caso, el recorrido transcurre entre bosques y prados, en un entorno precioso. Con nieve estaba increíble y seguro que en verano, todo verde, aún más.

El camino continua hasta Borén, un pueblo precioso junto al que pasa el río Noguera Pallaresa. Aquí (más o menos) empieza la segunda mitad de la ruta. El paisaje es algo más boscoso y con la nieve fue uno de los tramos por los que más nos costó orientarnos. Suerte que nuestro amigo de cuatro patas se conocía la ruta al dedillo y se paraba en todas las intersecciones. ¡Es increíble lo listos que son!

En otro momento, mientras bajábamos hacia Isavarre, nos encontramos con un pastor de ovejas que nos indicó que, en efecto, íbamos en la dirección correcta (llevábamos 2 horas andando… y por aquel entonces seguíamos creyendo lo que el recepcionista del hostal nos dijo). El momento divertido fue una zona con bastante desnivel que estaba llena de nieve. ¡Bajamos usando nuestros abrigos como trineos! Gran prueba de que puedes convertir en una aventura cualquier pequeño imprevisto.

Un alto en el camino... perfecto para inmortalizar una excursión en buena compañía

Un alto en el camino… perfecto para inmortalizar una excursión en buena compañía

Al llegar a Isavarre el sol se empezaba a poner. Nos quedaban 4 kilómetros de ruta, que teníamos que hacer sabiendo que teníamos que darnos prisa si no queríamos que se hiciera de noche. Como que nos habían dicho que la ruta eran 2 horas no llevábamos linternas ni agua. Por suerte, el recorrido no reviste ninguna complicación y no estábamos cansados.

Después de cruzar un riachuelo y subir una pendiente muy ligera empieza el descenso por un sendero pegado a la montaña. En algunos lugares hay que ir con cuidado porque no hay ninguna valla al lado. En cualquier caso, no tuvimos ningún problema más que toparnos con unos cuantos caballos sueltos, uno muerto y en descomposición en medio del camino y con otro perro que hizo buenas migas con nuestro amigo peludo y que nos acompañó hasta Esterri d’Àneu.

Llegamos a Esterri al caer la noche. El cielo estaba estrellado y justo se acababan de encender las farolas. Después de más de 12 quilómetros de caminata estábamos agotados. Por suerte, descubrimos una hamburguesería en Esterri d’Àneu que rivalizaría con cualquiera de las mejores de Nueva York: Sherry burger. Pequeñito pero con una carta increíble. Todas sus hamburguesas están hechas con productos de primerísima calidad, la carne es espectacular (también tienes opciones vegetarianas), el precio está muy bien y el lugar muy auténtico. La mía llevaba sobrasada… Creo que es la excusa perfecta para volver y la mejor recompensa después de quemar calorías andando.

Hamburguesa en Sherry Burger en Esterri d'Àneu

Hamburguesa en Sherry Burger en Esterri d’Àneu

Información práctica sobre la ruta

Desde aquí quiero dar las gracias a mi hermana, a Gio y a mi primo por un fin de semana maravilloso. Este tipo de cosas deberíamos hacerlas más a menudo. 

Otras rutas por el Pirineo

La Catedral del vino: la Cooperativa de Falset Marçà

Sin salir de Falset, en una excursión perfecta de un día desde Barcelona, se puede visitar la Cooperativa de Falset Marçà, una de las “Catedrales del Vino.  La preciosa bodega que el arquitecto modernista César Martinell –y discípulo de Gaudí- construyó en 1919 para el Sindicat Agrícola de Falset es una gema arquitectónica y, aunque no te guste el vino, es un placer descubrirla… Aunque mejor que os guste, porque los caldos de la DO Montsant que se elaboran en este templo del vino son deliciosos.

El Celler Modernista de Falset es el ejemplo perfecto del principio modernista según el que estética y funcionalidad tenían que estar unidas. Con su fachada preciosa, los detalles cuidados, y sus grandes dimensiones es una obra maestra del modernismo con todas las de la ley. Y fue la tercera parada de mi ruta de enoturismo en el Priorat y fin de semana en el Hostal Sport, después de catar los vinos ecológicos de Pinord y los de las bodegas de Scaladei.

Cooperativa de Falset Marçà

Cooperativa de Falset Marçà

Visita teatralizada a la Cooperativa de Falset Marçà con Blai

Visita teatralizada con Blai

Visita al Celler de la Cooperativa de Falset

La visita teatralizada a la bodega de la Cooperativa de Falset Marçà fue una de las más curiosas y divertidas. A la entrada del edificio nos esperaba Blai, un “trabajador” bastante atolondrado que nos acompañó en una ruta sorprendente y un punto accidentada por esta joya del modernismo. Entre toques de humor pudimos catar y descubrir los secretos de la elaboración del vino… ¡y del vermut!

Vermut de Falset

Vermut de Falset

La guía no llegaba, se había olvidado… así que Blai se hizo cargo de la visita y la empezó con una cata de Vermut de Falset. Ideal para empezar una mañana de domingo soleada ;) Paseamos por la sala de máquinas, la de tinas, la de botas –verdaderamente espectacular- y subimos hasta la terraza en la que se crean, bajo el sol del Priorat y siguiendo la técnica ancestral de sol i serena, sus famosos vinos rancios.

Vinos rancios en la Cooperativa de Falset Marçà

Vinos rancios a sol y serena

El punto final, y la guinda del pastel, fue la cata de vinos Ètim –la marca emblema de la Cooperativa- y la vendimia tardana, un vino dulce muy rico de la DO Montsant. Me gustó especialmente el rosado de Ètim, y los dulces –tanto el negro como el blanco- son deliciosos y perfectos para acompañar a cualquier postre.

Cata de vinos en la Cooperativa de Falset Marçà

Blai nos cuenta cómo catar los vinos de la DO Montsant

 La catedral del vino modernista

De la mano de nuestro guía improvisado nos adentramos en las entrañas de una bodega que parece un castillo. Una coincidencia que no es tal, porque César Martinell se inspiró en las formas del castillo de Falset para darle a la fachada del edificio dos torres con almenas y una puerta de estilo medieval.

Increíblemente funcional, es interesante ver que todo tiene un porqué. La nave principal (presidida por dos tinas ancestrales) tiene forma de planta basilical, con un cuerpo central más elevado y dos naves más bajas a cada lado, como si fuera una iglesia. Las vueltas catalanas que sostienen las tinas facilitan la buena ventilación del edificio y el almacenaje; el desnivel del terreno protege el sur del edificio del sol y, a la vez, situa el muelle de descarga a ras del suelo para hacer más sencilla la descarga de la uva.

La cubierta, a dos aguas, esconde en su parte trasera la terraza y el espectacular depósito de agua circular, sostenido por dos arcos parabólicos entrecruzados de ladrillo y cuatro pilastras. El conjunto es fantástico y un placer que se puede disfrutar con los cinco sentidos. ¡No os lo perdáis!

Información práctica

Visitas Teatralizadas

  • Horarios: Sábados y domingos a las 12h, de marzo a diciembre.
  • Precio: 10€ (descuentos para grupos)

Visitas Guiadas

  • Horarios: De martes a viernes a las 12.30h
  • Precio: 6€

Más información al teléfono 699 946 633 (Ferran) o al e-mail visita@etim.cat

Enoturismo en el Priorat: historia y vinos en els Cellers Scaladei

Una de las cosas más interesantes del turismo enológico en el Priorat es la cantidad de pequeñas bodegas que hay y lo diferentes que son entre ellas. Visitar los viñedos ecológicos de Pinord fue muy interesante, pero descubrir una bodega con siglos de historia como els Cellers ScalaDei todavía más. Es una excursión de un día perfecta desde Tarragona o Barcelona; está cerca… pero lejos de la civilización a la vez.

Els Cellers ScalaDei dicen ser “la cuna del Priorat” y no les falta razón. Nacieron vinculados a la preciosa Cartuja de Escaladei, casi al lado y la primera de su tipo en la Península. Su ubicación no podría ser más espectacular. En las faldas de la sierra del Montsec, el paisaje ha forjado a la gente… y a sus vinos. El lugar es único y las bodegas están en pleno centro del pequeño núcleo. Los edificios de piedra se distribuyen alrededor de una plaza llena de historia, perfecta para sentarse al sol en las tardes perezosas del verano.

Plaza de Escaladei

Plaza de Escaladei

Fuente con el emblema de las bodegas de Scaladei

Fuente con el emblema de Escaladei

Ya en 1775, el viajero británico Henry Swinburne afirmó que “el mejor vino para beber (en Reus) es el que se recoge en las montañas de los cartujos”. Una frase que no podría ser mas cierta. Doscientos años más tarde las cepas centenarias que crecen en la complicada orografía del Priorat siguen dando unos frutos excelentes. Los monjes se dieron cuenta en el siglo XIII y se encargaron de perfeccionar la técnica. Y después de la desamortización, en 1840, la familia que compró la cartuja fundó els Cellers d’Scaladei, historia viva del vino en la comarca.

Durante la visita guiada pudimos descubrir el proceso de recogida, creación y envasado de los vinos de Scaladei. Nuestro guía, un gran amante de la zona, de la enología y apasionado por la historia del Priorat, no ayudó a entrar en materia con un paseo por las instalaciones en las que durante siglos han visto la luz algunos de los mejores caldos del país. Salas antiguas, de piedra, entre las que destaca la antigua cava de los monjes cartujos, del siglo XVII, que sólo está abierta a las visitas guiadas.

Cellers Scaladei

Cava del siglo XVII donde todavía se envejecen vinos

Cellers Scaladei

Bodega de Scaladei

Bodega de Scaladei

De aquí salieron las primeras botellas de vino Priorat, en 1878, hacia la Exposición Universal de París. Y aquí se siguen creando verdaderas delicias. La uva con la que se producen los vinos de Scaladei proceden de viñas con más de 50 años de media, repartidas en sesenta hectáreas a lo largo de 42 fincas diferentes. Cada una es diferente de la otra, se trabajan de una manera bastante tradicional y las parcelas están situadas entre los 400 y 800 metros de altura sobre el nivel del mar, con lo que son algunas de las más altas del Priorat. La tierra, la altitud, el clima… todo se mezcla y se combina con maestría para dar lugar a unos vinos llenos de matices.

La mejor parte, como siempre, es la cata de vinos del Priorat. Durante un buen rato, pude degustar caldos de esos que hacen que tus papilas gustativas y tus sentidos se expandan. Me costaría elegir un favorito… Pero estos tres son los que más me gustaron: Negre 2012, Les Tres Creus La Creu Negra. ¡Más buenos imposible!

Al caer la tarde, como éramos las últimas visitas del día, el guía nos enseñó en primicia una antigua bodega del siglo XIX que me trasladó en el tiempo. Es un espacio único en el que la familia propietaria de Scaladei guardaba y envejecía unos vinos muy especiales. Si vais, pedid que os lo enseñen. Pero para mi, la gracia de este rincón, radica en lo parecido a la bodega de mi avi. Olía igual, la arquitectura era la misma, las texturas… el polvo que se acumulaba en todas partes. Era como estar en casa. Una sensación que me acompañó durante todo el fin de semana en el Priorat y que estará vinculada a mis recuerdos siempre.

Información práctica:

  • Horario de las visitas: 12h, 16h (de noviembre a marzo) y 17h (de abril a octubre) en los días laborables; 10:30h, 12h, 13:30h y 16h (Nov-Marzo) o 17h (Abril-Octubre). 
  • Precios: 3€ (cata comentada de 3 vinos), 6€ (visita y cata comentada de 3 vinos) y 10€ (visita y cata comentada de 5 vinos).
  • E-mail: info@cellersdescaladei.com
  • Página web: http://www.cellersdescaladei.com/
  • Dirección: Rambla Cartoixa, S/N (43379) Escaladei Priorat – Catalunya
  • Teléfono: +34 977 82 70 27