Archivo de la categoría: Bares

Brunch con vistas en el hotel Barceló Raval

Desde que se inventó el brunch las mañanas de domingo son mejores. Y eso en el Hotel Barceló Raval lo saben mejor que nadie. Su brunch es una delicia para el paladar y para los sentidos que por 25€ te permite fusionar dos comidas, disfrutar de un DJ en directo, de un entorno único y del éxtasis para las papilas gustativas.

Hotel Barceló Raval

Hotel Barceló Raval

B Lounge del Hotel Barceló Raval

B Lounge del Hotel Barceló Raval

El brunch es uno de los inventos americanos que han llegado para quedarse, afortunadamente. Deliciosa combinación de desayuno (breakfast) y comida (lunch), es perfecto para las mañanas perezosas de domingo, esas en las que no te apetece hacer más que salir a la calle y disfrutar del buen tiempo… Y si además le unes un buffet con muchísimos platos (dulces y salados) apetecibles, mejor que mejor.

La mañana en la que caté el brunch del Hotel Barceló Raval era así. El día anterior, sábado, había estado de ruta modernista por Barcelona, me había acostado tarde y lo único que me apetecía era relajarme, disfrutar de las vistas y comer cosas ricas.

Situado en el corazón del barrio, en plena Rambla del Raval, el futurista hotel Barceló es una sorpresa agradable. Con su interior cuidado al detalle, su decoración futurista y vibrante, es difícil no enamorarse del lugar a primera vista. El edificio es circular y está rodeado de ventanas en la planta baja, cubiertas por una malla que evitan que los curiosos te vean… pero que te permiten mirar desde el interior.

El brunch tiene lugar en el B Lounge bar, en la parte trasera, en una sala preciosa con uno de los techos más curiosos que he visto, y está amenizado por un DJ. La dinámica es la siguiente: de las 12 a las 16h puedes desayunar y comer, disfrutando de una experiencia brunch completa.

B Lounge del Hotel Barceló Raval

B Lounge del Hotel Barceló Raval

Donuts en el brunch del Hotel Barceló Raval

Donuts en el brunch del Hotel Barceló Raval

Selección salada en el brunch del hotel Barceló Raval

Selección salada en el brunch del hotel Barceló Raval

Huevo Benedict en el brunch del Hotel Barceló Raval

Huevo Benedict en el brunch del Hotel Barceló Raval

En un rincón está la barra de desayuno dulce, por la que según el chef se tiene que empezar para ir abriendo el apetito. Croissants, donuts, muffins, tostadas con mantequilla y una gran variedad de mermeladas, embutidos, quesos… Es la zona de los tés y los cafés. Con tanta variedad es difícil escoger. En la zona central está una mesa con más opciones, más propias de la comida y con más salado: ensaladas, bocadillos, aperitivos, brochetas de fruta… ¡Un paraíso para los amantes del buen comer! Además, en el brunch del Barceló Raval tienes la opción de pedir un plato de huevo poché (cocinado de varias maneras). Si os gustan, pedid los huevos benedict porque los hacen buenísimos.

Cuando el día acompaña es imprescindible subir a la terraza panorámica con vistas de 360º de Barcelona que hay en la azotea del hotel Barceló Raval. En su bar os darán un cocktail que podréis degustar mientras contemplais la trama urbana desde las alturas. Poder ver la ciudad desde esta perspectiva es uno de los principales atractivos del brunch (además de la comida de 10): ante la vista se despliegan la montaña de Montjuïc, el Tibidabo, el barrio Gótico y el Raval, los pináculos de los edificios góticos, las torres medievales, los rascacielos y el mar… Con semejante panorámica los mimosas y los mojitos saben mejor, ¿no creéis?

Vistas panorámicas de Barcelona desde la terraza del hotel Barceló Raval

Vistas panorámicas de Barcelona desde la terraza del hotel Barceló Raval

Unas de las mejores vistas de Barcelona, sin ninguna duda

Unas de las mejores vistas de Barcelona, sin ninguna duda

Vistas panorámicas de Barcelona desde la terraza del hotel Barceló Raval

Vistas panorámicas de Barcelona desde la terraza del hotel Barceló Raval

Y a vosotros… ¿os gustan los brunch tanto como a mi? ¿Me recomendáis alguno en especial?

MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL BRUNCH DEL BARCELÓ RAVAL

  • Horario: Domingos de 12 a 16h. 
  • Precio: 25€
  • Dirección: Rambla del Raval 17-21, Barcelona. En pleno centro de la ciudad.
  • Teléfono: +34 93 320 14 90
  • E-mail: raval@barcelo.com
  • Metro: Liceu (L3), Sant Antoni (L2) y Paral·lel (L2 y L3)

El Hotel Barceló Raval me invitó a disfrutar de su espectacular brunch. Pero, como siempre, la opinión reflejada en este post es totalmente honesta, independiente y basada en mi experiencia. 

Modernismo secreto en el Hotel España de Barcelona

Una de las cosas buenas de vivir en Barcelona es que la ciudad nunca deja de sorprenderme. Siempre hay algún nuevo rincón, algún detalle, un diamante en bruto esperando a la vuelta de la esquina… Y eso fue precisamente lo que me pasó con el Hotel España, situado en pleno corazón de Barcelona, a dos pasos de la Rambla, el Liceu y la Boqueria. Es uno de los hoteles más antiguos de la ciudad y, sobre todo, una joya del modernismo llena de detalles como esta escalera tan bonita en la que se han dejado a la vista algunos de los azulejos originales después de la última reforma.

Escalera del Hotel España de Barcelona

Escalera del Hotel España de Barcelona

El Modernismo es una de mis corrientes artísticas favoritas, así que cuando en el mes de junio el hotel me invitó a descubrir su terraza Alaire Ramblas no pude resistirme. El Hotel España, de 4 estrellas, abrió sus puertas originalmente en el año 1859 con el nombre de Fonda España. Pero su aspecto cuidado al detalle y de líneas delicadas se debe a la reforma que el arquitecto modernista Lluís Domènech i Montaner llevó a cabo entre los años 1900 y 1903 para convertirlo en un hotel a la última en el que se instaló uno de los primeros ascensores de Barcelona y que tenía línea telefónica y electricidad. Para acabar de embellecerlo, Domènech i Montaner contó con la colaboración de artistas consagrados de la época. El pintor Ramon Casas, que se encargó de los esgrafiados de temática marina del comedor. El lugar, que se conocía en su época como “La Pecera” es hoy “El Salón de las Sirenas”, un nombre que no le podría hacer más justicia. 

Mosaico modernista en el Hotel España

Mosaico modernista en el Hotel España

Pinturas de Ramon Casas en el Salón de las Sirenas

Pinturas de Ramon Casas en el Salón de las Sirenas

Mientras que el escultor Eusebi Arnau se encargó de realizar la magnífica chimenea de alabastro de cinco metros de altura de la antigua sala de tertúlias (la actual cockteleria chic Bar Arnau) que representa las edades del hombre. Si podéis, observadla bien y deteneos en los detalles como los gatos que están a sus pies, o el rostro del anciano…

Chimenea de Eusebi Arnau en el Hotel España

Chimenea de Eusebi Arnau en el Hotel España

Detalle de la chimenea de alabastro del Hotel España

Detalle de la chimenea de alabastro del Hotel España

No os perdáis la decoración del restaurante Fonda España que dirige el chef Martín Berasategui. Rodeados de mosaico modernista original, lámparas de principios de siglo y mobiliario que evoca el de la época es difícil no trasladarse mentalmente a principios de siglo, a un tiempo en que los detalles eran tan importantes como el todo.

Techos de mosaico en el restaurante del Hotel España

Techos de mosaico en el restaurante del Hotel España

Restaurante Fonda Espanya

Restaurante Fonda Espanya

Lámparas modernistas

Lámparas modernistas

El Hotel España sobrevivió a los turbulentos principios de siglo en Barcelona, a la Guerra Civil pero el tiempo hizo mella en el lugar. Quedó desfasado, pasó de moda y llegaron las grandes cadenas y los rascacielos a la ciudad. Afortunadamente para todos los amantes de la historia y la arquitectura modernista, en 2010 el establecimiento se rehabilitó para recuperar el espíritu de Domènech i Montaner. Se devolvió a los espacios modernistas su aspecto original y, a la vez, se dotó al hotel de las últimas tecnologías. De manera que hoy es un hotel que combina con acierto la modernidad y el clasicismo dando lugar a un coctel delicioso.

Subir sus escaleras es transitar por la historia de Barcelona… Si podéis, asomaos al patio central alrededor del que se organizan algunas de las 82 habitaciones del Hotel España.  Levantado sobre el Salón de las Sirenas, se pueden ver a través del techo acristalado, del que surgen unas lámparas que parecen burbujas de oxígeno saliendo del océano.

Hotel España

Hotel España

Patio del Hotel España

Patio del Hotel España

Esgrafiados en las paredes del Hotel España

Esgrafiados en las paredes del Hotel España

 Alaire Ramblas, una terraza con mucha clase

La terraza Alaire Ramblas del Hotel España es una de las mejores terrazas de Barcelona.  De junio a septiembre abren al público todos los días de la semana de las 12 del mediodía a las 2 de la mañana. Es el lugar perfecto para tomar una copa, disfrutar de la excelente gastronomía y empaparse del buen tiempo y el genial ambiente de la ciudad condal. No os la perdáis ;)

Tapas en la terraza Alaire Ramblas

Tapas en la terraza Alaire Ramblas

Comida rica en la terraza Alaire Ramblas

Comida rica en la terraza Alaire Ramblas

En este vídeo podéis ver algo más de mi visita al Hotel España.

FASHION TRAVEL BLOGGERS from Fashion Travel Bloggers on Vimeo.

Visitas Guiadas al Hotel España

El Hotel España ofrece visitas guiadas de unos 40 minutos que permiten sumergirse en la magia de este edificio modernista.

  • Horario: de lunes a viernes a las 12.15 y las 16.30; en agosto miércoles y sábados a las 18h. 
  • Precio: 5€ (2,50€ para los clientes del hotel y del restaurante Fonda Espanya).
  • Reservas en recepción o por teléfono al 93 550 00 00

INFORMACIÓN PRÁCTICA

  • Dirección: Carrer Sant Pau, 9-11 · 08001 Barcelona
  • Teléfono: (+34) 93 550 00 00
  • Web: http://www.hotelespanya.com

El Hotel España me invitó a descubrir su patrimonio modernista y su terraza Alaire. Como siempre, las opiniones vertidas en este post son totalmente independientes, honestas y mías.

Catando la comida sureña en Hard Rock Café de Barcelona

El Hard Rock Café de Barcelona tiene una ubicación privilegiada. Justo en el centro de la ciudad, en Plaça de Catalunya, está siempre a rebosar, a cualquier hora del día. Es uno de los restaurantes más populares entre los turistas y extranjeros, y con motivo: su carta es una oda a la gastronomía más típica de los EEUU y entrar en su interior te transporta a lo mejor de la comida norteamericana.

Fachada del Hard Rock Café de Barcelona

Fachada del Hard Rock Café de Barcelona

Debo confesar que nunca antes había entrado en el de Barcelona (sí en Nueva York o en Londres) y fue una grata sorpresa. Aprovechando que este mes el Hard Rock Café homenajea los orígenes sureños de su fundador, originario de  Tennessee, fui con un gran sibarita a probar los platos de su nuevo menu Smokehouse.

Menú Smokehouse de Hard Rock Café

Menú Smokehouse de Hard Rock Café

HARD ROCK CAFÉ: CULTURA, MÚSICA I GASTRONOMÍA AMERICANA

Una de las cosas que más me llaman la atención de los restaurantes como el Hard Rock Café es que la filosofía de atención al cliente típica yankee está presente en todos los detalles. Los porteros, las recepcionistas y los camareros tienen un trato y una atención hacia el cliente excelente (te preguntan si todo está bien, te rellenan el vaso, se preocupan por todo y son muy simpáticos). Para que no nos aburriéramos mientras nos preparaban la mesa nos dieron un beeper para que pudiéramos curiosear en la tienda con total tranquilidad.

Rock Shop en Hard Rock Café de Barcelona

Rock Shop en Hard Rock Café de Barcelona

Justo cuando estábamos a punto de sucumbir a la tentación nos llamaron. El restaurante, con su decoración de madera, sus recuerdos de estrellas del rock, su cadillac en el techo y la música rock a todo trapo es algo único en la ciudad. Como dirían mis amigas americanas, tan americano como una buena apple pie. 

Barra circular en Hard Rock Café de Barcelona

Barra circular en Hard Rock Café de Barcelona

SMOKEHOUSE MENU, COMIDA SUREÑA EN HARD ROCK CAFE

A la carta clásica de hamburguesas riquísimas, ensaladas muy sabrosas y los típicos nachos y alitas de pollo con salsa barbacoa se les unen durante este otoño los platos ahumados, típicos de Tennessee, con su Smokehouse Menu. Elaborados con alimentos de primera calidad (la carne es buenísima), cada plato se cocina en unos hornos especiales en el mismo restaurante y les acompañan salsas caseras como la deliciosa salsa barbacoa marca de la casa. Básicamente se trata de enormes costillares de cerdo, el pollo a la barbacoa o sándwiches enormes de cerdo desmenuzado.

Queríamos probar un poco de todo, así que decidimos abrir boca con un poco de bruschetta de tomate.

Bruschetta de tomate en Hard Rock Café

Bruschetta de tomate en Hard Rock Café

Y seguimos con el combo para dos y un sandwich de pollo desmenuzado a la barbacoa. Los dos platos llevaban unos acompañamientos enormes… y nos costó acabarlos, pero valió la pena muchísimo. Se notaba en cada bocado la buena calidad de las materias primas, el mimo con que se cocina cada plato y la atención al detalle.

Combo para dos Smokehouse en Hard Rock Café

Combo para dos Smokehouse en Hard Rock Café

Smokehouse Sandwich en Hard Rock Café

Smokehouse Sandwich en Hard Rock Café

De postre, no pudimos decir que no a estas preciosidades: Strawberry Cheesecake Crême Brulée. 

Postres en Hard Rock Café

Postres en Hard Rock Café

Para celebrar esta vuelta a los orígenes, Hard Rock Café y Coronita celebran este “rocking flavour” premiando a un cliente  con la posibilidad de asistir al Barclays ATP World Tour Finals, que se celebrará en noviembre de 2012 en Londres. El premio incluye viaje y entradas para dos personas y alojamiento para una noche. Para participar sólo hay que pedir un plato del menú Smoke House y acompañarlo con una Coronita bien fresca ;) La promoción sólo es válida este mes de septiembre (aunque los platos seguirán formando parte de la carta el resto del año).

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE HARD ROCK CAFÉ BARCELONA

  • Localización: Plaça de Catalunya, 21.
  • Horario: De las 12h mediodía a las 2h de la madrugada (de domingo a jueves) y hasta las 3h (viernes, sábados y vísperas de festivos)

Dónde comer en Berlín (y qué comer)

Mi primera visita a Berlín da para mucho y fue muy intensa, pero si hay algo que me gustaría destacar es lo bien que comí. Los desayunos los hicimos en el apartamento en el barrio de Wedding el que nos alojamos. Nuestros huéspedes, Bianca y Ty siempre nos dejaban algo preparado antes de irse a trabajar… así que cuando salíamos a la calle ya no teníamos hambre. Aún así, tanta caminata acaba abriendo el apetito y a la hora de comer o de cenar estaba más que dispuesta a catar gastronomía típica berlinesa y a descubrir restaurantes únicos y llenos de historia. Y es que aunque sólo estuvimos un fin de semana, probar los sabores de la ciudad fue genial.

¿Preparados? Ahí van mis recomendaciones ;)

Currywurst en Berliner Republik

Currywurst en la beerhouse Berliner Republik

  • Taberna Berliner Republik. La descubrí gracias a una guía de viajes sobre el Berlín del Tercer Reich y estuvo genial. Era el primer día y me apetecía catar las famosas salchichas berlinesas aderezadas con curry y la receta de esta taberna tradicional es deliciosa. Te las sirven o bien con ensalada de patatas, con patatas al horno o con patatas fritas (¡viva la variedad patatera!) y me hubiera comido 2 o 3 raciones… de no ser porque con una me llené de sobras. El restaurante está en el barrio de Mitte, justo al lado del río Spree y cuando hace bueno tienen terracita con vistas. Cuando estuve hacía frío y viento, así que comí dentro para no morir por congelación. Tienen una grandísima variedad de cervezas y sus precios se regulan como si fuera la bolsa. Es realmente curioso y el ambiente es muy típico y poco guiri (al menos hace un par de meses).
Currywurst en Berliner Republik

Currywurst en Berliner Republik

Biergarten del restaurante Prater Garten

Biergarten del restaurante Prater Garten

  • Prater Garten: Con una historia que se remonta a principios del siglo XIX es un lugar único. Por un lado teatro/cabaret con los años la parte gastronómica se ha apoderado del espacio. Fuimos a comer el domingo (seguía haciendo mucho frío, así que nada de biergarten) por recomendación de un amigo y porque está en el barrio bohemio de Prenzlauer Berg, a dos pasos literalmente del Mauerpark y de su ecléctico mercadillo. Aunque el restaurante es algo más caro que el biergarten, valió la pena para poder resguardarnos del viento y del cielo plomizo y, además, comimos genial. Sus platos mezclan la tradición con la modernidad y están deliciosos.
Ensalada de pollo con naranja en Prater Garten

Ensalada de pollo con naranja en Prater Garten comida gastronomía Berlín

La imagen testimonia lo enorme de las raciones…

Carne en salsa con dumplings en Prater Garten

Carne en salsa con dumplings en Prater Garten

Ah, y allí descubrí una bebida curiosa que no había visto nunca por estos lares… y de la que el mismo amigo que me recomendó el restaurante me había hablado: Bionade. Es una especie de refresco orgánico hecho con hierbas o frutas y tiene bastante variedad. Me gustó… y mucho ;)

Probando la Bionade en Prater Garten, Berlín

Probando la Bionade en Prater Garten, Berlín

Ah, y si vais, fijaos en los carteles de los baños, ¡son monísmos!

Cartel del baño en el restaurante Prater Garten, Berlín

Cartel del baño en el restaurante Prater Garten, Berlín

En verano su biergarten promete mucho y el ambiente es genial.

Clarchens Ballhaus

Biergarten del restaurente Clarchens Ballhaus

  • Clarchens Ballhaus es uno de los restaurantes más especiales donde he estado y está en pleno Mitte. Con su ambiente decadente de salón de baile de principios del siglo XX y su cocina típica y abundante, el sitio es un hervidero de actividades. Entre platos tradicionales como el schnitzel o el frikadellen se celebran noches de swing al estilo años 30, conciertos y veladas de tango. El restaurante tiene dos espacios: el de arriba, más elegante con lámparas de araña y una decoración más sofisticada; y el de abajo, más popular. Los precios son populares, la comida rica y abundante y el servicio muy bueno. Eso sí, no os sorprendáis si hay bastante gente mayor mezclada con mucha gente joven. El ambiente es único y contribuye aún más si cabe al encanto del lugar. El sitio es un clásico que ha sobrevivido al Reich, la II Guerra Mundial (las huellas que dejó una bomba son todavía visibles en el biergarten) y a la modernidad. Definitivamente, mi restaurante preferido de Berlín.
A punto para una sesión de jazz en Clarchens Ballhaus

A punto para una sesión de jazz en Clarchens Ballhaus

Escalera vintage en Clarchens Ballhaus, Berlín

Escalera vintage en Clarchens Ballhaus, Berlín

Restaurante Clarchens Ballhaus, Berlín

Restaurante Clarchens Ballhaus, Berlín

Cena en Clarchens Ballhaus, Berlín

Cena en Clarchens Ballhaus, Berlín

Último tip gastronómico para Berlín: aunque pueda parecer que sólo comimos a nuestras horas, esto se aleja un poco de la realidad… Por todas partes hay puestos de comida callejera (de pretzels a salchichas de todo tipo, pasando por platos de todo el mundo para llevar) y paramos varias veces a catarla… En la capital germana nunca os quedaréis con hambre… y si os quedáis el remedio suele estar a la vuelta de la esquina, en la estación de metro o de tren, en medio de un parque… Comer en la calle nunca fue tan fácil, tan barato ni tan rico.

Así que disfrutad mucho y dejad que vuestras papilas gustativas se vuelvan un poco locas ;)

Restaurante Sagàs, los mejores bocadillos de Barcelona

La gastronomía es una parte muy importante de cada viaje… y en Barcelona ahora hace un año se inauguró la mejor bocadillería de Barcelona. Sagàs (adecuadamente subtitulado “Pagesos i cuiners”) es una apuesta conjunta del chef Oriol Rovira y del Grupo Sagardi, que han unido esfuerzos para volver a los orígenes del bocadillo y ofrecer una carta muy completa con productos de temporada. Tanto es así que toda la carne, productos de charcutería y hortalizas salen de los campos y la huerta que la familia de Rovira tiene en la pequeña población de Sagàs (dónde también está su restaurante insignia, Els Casals).

Pues bien, aprovechando que durante la semana de Sant Jordi el Gremi de Restauració de Barcelona lanzó una oferta muy interesante para disfrutar de la gastronomía nos acercamos al Sagàs.

Carta de Sagàs

Detalle de la Carta de Sagàs

El sitio es precioso, y la atención por parte de su staff aún mejor… pero lo bueno estaba por llegar :)

Barra de Sagàs

Barra de Sagàs

Nada más llegar, nos esperaba una deliciosa copa de bienvenida de cava Agustí Torelló Brut Reserva, acompañado de una selección de aceitunas para chuparse los dedos (y nunca mejor dicho, porque en el Sagàs ¡se come con las manos!)

Tapa de aceitunas en Sagàs

Tapa de aceitunas en Sagàs

Acto seguido llegaron a nuestro trozo de barra las mejores patatas bravas que me he comido en la vida. Un punto crujientes, cortadas gruesas, al punto de sal y con una salsa de Alioli, Romesco y Chile que haría las delicias del mismísimo Ratatouille.

Patatas bravas de Sagàs

Patatas bravas de Sagàs

Y luego fue el turno de los célebres bocadillos. Empezamos con la tradicional Chapata Sagàs hecha con una deliciosa combinación de tocineta, alcaparras, higos, rúcula, queso fresco de La Quar, olivada y vinagreta de “carquinyolis”. Un punto dulce y otro salada, es una explosión de sabor maravillosa… y, para muestra, nada mejor que una fotografía.

Chapata de Sagàs

Chapata de Sagàs

Si la chapata fue mi bocadillo favorito (y que conste que en varias visitas he probado unos cuantos y todos están buenísimos), mi compañero de cena alucinó con los “Pork Buns”. Originales de Shanghai y elevados a la gastronomía de Nueva York por David Chang, Oriol Rovira “reinventa” estos sabrosos mordiscos de pan al vapor rellenos de tocino y salsa picante de de cacahuete y jengibre. Con su textura suave y agradable son un verdadero placer para los sentidos.

Pork buns de Sagàs

Pork buns de Sagàs

Pork buns de Sagàs

Pork buns de Sagàs

Los que me conocen saben que hay un alimento que me pierde y es el chocolate. Y yo creo que en Sagàs también deben saberlo, porque el postre de Chocolate, aceite y sal sobre entrecoca del Mossèn de Folgueroles (aka Jacint Verdaguer) es mi perdición. Suerte que no vivo cerca del restaurante, porque me pasaría la vida comiéndolo… La combinación de una bola de chocolate gigante regada con aceite de oliva de primera calidad y algunas escamas de sal sobre un pan fino y crujiente es tan sencilla y a la vez tan sofisticada que se me hace la boca agua sólo con recordarla… Creo que realmente voy a Sagàs por el postre ;)

Y como sé que no soy la única golosa…

Chocolate, aceite y sal

Chocolate, aceite y sal

Chocolate, aceite y sal

Chocolate, aceite y sal

Todo esto nos costó 20 euros. Los precios de los bocadillos son un poco más caros de lo que es habitual, pero son muy completos y puedes cenar por unos 30, más o menos.

Si queréis ir os recomiendo reservar con antelación (es increíblemente popular, sobre todo por las noches).

Sagàs

Pla de Palau 13 (08003) Barcelona

Tel. +34 933102434 / Reservas: 902 520 522