Archivo de la categoría: Hoteles

Fin de semana en Andorra: shopping, spa y planes de chicas

Cuando mis chicas de Fashion Travel Bloggers me propusieron que nos fuéramos a Andorra a celebrar el Andorra Shopping Weekend no lo dudé ni un segundo. ¿Un fin de semana entero con amigas en el país de los Pirineos? Por supuesto, la respuesta fue un sí rotundo… y el resultado dos días de confidencias, risas y muchas experiencias vividas en la mejor de las compañías.

Sigue leyendo

Plan de chicas: yoga, comida sana y tarde de spa con amigas

Desde que vivo en el extranjero cuando vuelvo a casa valoro más los momentos que paso con mi familia y amigos. Y también desde que me marché a Escocia, cada vez que paso por Barcelona tengo una cita con mis blogueras favoritas, mis compañeras en Fashion Travel Bloggers. Con ellas cualquier plan de chicas se convierte en un éxito absoluto, en una jornada para el recuerdo en la que hacemos cosas juntas… y las compartimos con el mundo.

Sigue leyendo

Afternoon tea en el Hotel Palace de Barcelona

¿Sabíais que es posible tomar un afternoon tea de campeonato sin salir de Barcelona? El Hotel Palace hace algunos meses que ha adoptado esta tradición británica y, por supuesto, lo he probado. Es una experiencia increíble en un entorno espectacular y un plan perfecto para disfrutar de una tarde de sábado con amigas.

Sigue leyendo

Los mejores hoteles de Edimburgo

La ciudad de Edimburgo es grande, preciosa y está llena de hoteles, bed and breakfasts y hostels en los que alojarse. Hay opciones para todos los bolsillos pero, sin ninguna duda, Edimburgo tiene varios hoteles de prestigio mundial. Desde iconos históricos como el Balmoral, el Scotsman o el Caledonian hasta opciones más económicas como el Grassmarket Hotel y el Royal Scots Club, aquí van cinco de los mejores en los que alojarse.

Casi todos los rincones de Edimburgo rebosan historia y toda la ciudad –dividida en Old Town, New Town y el puerto de Leith, entre otros- tiene una personalidad única e inimitable. Quizás por eso es normal que muchos de sus hoteles sean pedazitos de su legado.

THE SCOTSMAN HOTEL

The Scotsman Hotel es quizás uno de los hoteles más emblemáticos e interesantes de Edimburgo. Este hotel de 5 estrellas destaca por su ubicación y por el propio edificio en el que se encuentra. El edificio preside North Bridge, que conecta la New Town y la Old Town de Edimburgo y fue sede hasta 2001 del periódico escocés que le da nombre The Scotman. Desde ese año, no obstante, el edificio se convirtió en uno de los hoteles más simbólicos de la capital escocesa, con huellas de su pasado periodístico en todos y cada uno de sus detalles.

The Scotsman Hotel cuenta ahora con 69 habitaciones y suites de lujo. Con sus vistas de la Old Town desde la New Town algunas de ellas son un lugar privilegiado para contemplar Calton Hill o el Castillo de Edimburgo. Mientras que el espacio que ocuparon en su día las rotativas de The Scotman alberga ahora un SPA de más de 1.850 m2.

La parte negativa es que dormir en The Scotman Hotel no es precisamente la opción más barata de la ciudad. Con una media de 170 € por noche en una habitación doble, desde luego no se antoja como una opción accesible para todos los públicos. No obstante, bien vale la pena entrar al hall del propio hotel e incluso atreverse a probar la carta del restaurante del hotel, la North Bridge Brasserie, que ofrece servicio de Full Scotish Breakfast por 16.95 libras o su tradicional Afternoon tea por el mismo precio. ¿Barato? Desde luego que no, pero a veces vale la pena darse un capricho si la comida es excelente y el lugar es lo suficientemente especial.

BALMORAL HOTEL

Justo al otro lado del North Bridge, enfrente de The Scotsman, se erige otro de los hoteles en Edimburgo con más historia. El propio edificio forma parte de los atractivos de la ciudad y de él se cuentan historias tan curiosas como que desde el andén de la estación de Waverley en el que se apea la reina hasta la suite principal hay un ascensor del que sólo ella hace uso.

The Balmoral abrió sus puertas en 1902 con el nombre de North British, aunque más tarde, lo cambió por el actual Balmoral, una palabra que en gaélico significa morada Real. El hotel fue construido por la compañía de trenes nacional y su antiguo nombre fue elegido por los propios pasajeros. La empresa quería levantar un monumento más de la ciudad, no sólo un hotel. Y lo consiguieron con creces. Aún hoy la torre del reloj, que preside Princess Street, es uno de los símbolos de Edimburgo. Como curiosidad, el reloj marca la hora con dos minutos de adelanto para evitar que los viajeros pierdan el tren.

El hotel Balmoral tampoco es una opción barata (la media de precio por una noche en habitación doble son 191€), peros sus cómodas habitaciones de 28 m2 valen la pena. Cada una es única (ningún diseño de habitación se repite) y están decoradas manteniendo la tradición escocesa sin dejar de lado las últimas tendencias. El hotel cuenta además con una piscina de 15 metros, sauna, gimnasio y SPA.

Si os gusta comer bien, no os perdáis el restaurante con una estrella Michelin que dirige el chef Jeff Bland, ni tampoco su versión más económica e informal: Hadrian’s o el bar del hotel, perfecto para un cocktail al acabar el día.

THE CALEDONIAN HOTEL

The Caledonian Hotel es otro de los hoteles en Edimburgo que conserva la arquitectura victoriana de la New Town. Entre los habitantes de la ciudad el hotel es conocido cariñosamente como The Caley y su ubicación y sus vistas son, probablemente, su principal atractivo.

¿Y dónde se encuentra? En New Town, justo enfrente del castillo de Edimburgo. The Caledonian Hotel puede presumir de ser el presidente de Princess Street, una de las calles con más vida de la ciudad, además de  ser el mirador perfecto del Castillo de Edimburgo.

Si la arquitectura victoriana de The Caley es señorial, el diseño interior no se queda atrás. El hotel dispone de 241 habitaciones reformadas con un estilo sobrio pero muy chic. Las más cotizadas, desde luego, son las que ofrecen vistas al castillo. Como el Balmoral, antes de convertirse en hotel, el Caledonian también era un edificio ferroviario.

Como no, el Caledonian Hotel tiene un spa… En este caso gestionado por la firma de lujo Guerlain. ¡Habrá que ir a probarlo algún dia! Y su oferta gastronómica (con 3 espacios distintos y restaurantes) es fabulosa. Especialmente recomendable es The Peacock Alley, el lugar más emblemático del hotel, perfecto para un buen scottish breakfast o un afternoon tea de lujo. Está situado en lo que fue el vestíbulo de la antigua estación de tren y lo preside el reloj original.

Pero, como todo, tiene sus incovenientes. El Caledonian Hotel es uno de los tres hoteles con más encanto de Edimburgo pero no es apto para todos los bolsillos: 140 € de media por noche y habitación doble, aunque dependiendo de la temporada los precios pueden llegar a dispararse hasta los 240€ por noche.

 

Y ahora un par de ofertas más asequibles… y muy cool ;) Estos dos hoteles chic y a buen precio son perfectos para cualquier viajero que se quiera alojar en lugar céntrico sin arruinarse.

ROYAL SCOTS CLUB

Si lo que quieres es sentirte como un rey a un precio aceptable, Royal Scots Club es uno de los hoteles en Edimburgo que no puedes dejar pasar. Fundado tras la primera guerra mundial, el Royal Scots Club surgió de la idea de la Royal Scots de conmemorar a todos los escoceses caídos en la guerra con un club distinguido para ellos. El propio hotel no se define como un hotel, si no que defienden la idea de ser un club social y, por lo tanto, ofrecen un trato muy cercano.

El Royal Scots Club está en una de las mejores calles georgianas de la ciudad y el edificio atrapa la atención de los viandantes. Aunque lo que verdaderamente destaca de este hotel es su decoración interna, que hace que te transportes al pasado con tan sólo cruzar la puerta. El hotel cuenta con 25 habitaciones totalmente equipadas y decoradas con mucho estilo, algunas de las cuales ofrecen unas vistas maravillosas de la ciudad.

Camas con dosel en Royal Scots Club

Camas con dosel en Royal Scots Club

El precio, además, es bastante competivo. Si se reserva con antelación se pueden encontrar precios que rondan los 70€ por habitación doble. Verdaderamente merece la pena.

GRASSMARKET HOTEL

El Grassmarket Hotel ofrece precios bajos, una ubicación excelente y un ambiente mucho más juvenil y divertido. El hotel se encuentra en el corazón de Old Town, cerca de las principales atracciones turísticas de la ciudad y en una posición ideal para recorrerse los pubs de alrededor.

La decoración del Grassmarket Hotel es, sin lugar a dudas, uno de sus principales atractivos. Haciendo uso de madera clara y estampados modernos, el hotel se impregna de un estilo vintage que muchos seguidores de las tendencias más hipster sabrán apreciar. Es una opción perfecta para los viajeros con presupuestos ajustados pero que no quieran renunciar al estilo.

El hotel cuenta con cuatro tipos de habitaciones, desde las “Cosy” indicadas para los viajeros solitarios, hasta las “Comfy Quad”, habitaciones de cuatro personas para viajar con amigos, además de versiones dobles y triples.

Otra de las razones por las que el Grassmarket Hotel es una magnifica apuesta es que es uno de los hoteles en Edimburgo mejor ubicados: en la plaza que le da nombre y en el corazón de Edimburgo. Está donde casi todo pasa y en un lugar excelente para comer.

Los precios del Grassmarket Hotel, además, son bastante competitivos dada su ubicación y su atractiva oferta, con habitaciones dobles cuya media ronda los 52€ por noche hasta habitaciones para cuatro personas por algo más de 90€ si se reserva con antelación.

 

Prometo seguir ampliando esta lista pero… ¿me recomendáis alguno?

Escapada al Priorat: Hostal Sport tradición y enoturismo

¿A quién no le gusta sentirse como en casa cuando viaja? Esa sensación de “hogar” es algo que en el Hostal Sport de Falset saben conseguir mejor que nadie. Desde el momento en el que crucé la puerta con mi hermana hasta el que nos fuimos Marta Domènech y su equipo se encargaron de que este hotel con encanto en el Priorat fuera nuestra casa por un par de días.

El Hostal Sport es perfecto para descubrir una de las regiones más bonitas de Cataluña y hacer enoturismo. Quizás no es tan verde como la Garrotxa, pero tiene tantos encantos que una sola visita no es suficiente para degustarlos todos, y es ideal para una excursión o escapada desde Barcelona. Pero de eso ya os hablaré otro día.

Precioso dibujo en el Hotel Hostal Sport de Falset

Precioso dibujo en el Hotel Hostal Sport de Falset

Viñedos en el Priorat

Viñedos en el Priorat

Con 90 años de historia a sus espaldas y las vicisitudes del tiempo y la historia, el Hostal Sport de Falset es el claro ejemplo de un negocio familiar que ha sabido reconvertirse, orientarse hacia el futuro, sobrevivir a un incendio y, mantener el “caliu”, el corazón y el alma intactos. Este establecimiento emblemático nació en 1923 como un bar para los vecinos de Falset en el que trabajaba toda la familia y fue creciendo con los años y las generaciones. Fue lugar de parada y fonda de los viajeros que pasaban por la zona y hoy es un icono del turismo enológico en Cataluña y España.

Marta Domènech, su directora y cuarta generación de la familia, nos recibió como quien recibe a un familiar al que hace mucho que no ves… pero al que tienes mucho cariño. Ella y todo el servicio (algunos de los cuales llevan más de 20 años trabajando en el hostal) se convirtieron en una especie de segunda familia.

Habitación doble en el Hostal Sport

Habitación doble en el Hostal Sport

Teléfono vintage en mi habitación del Hostal Sport

Teléfono vintage

Fieles a su objetivo de hacer que cada huésped se sienta como en casa nos alojamos en una de sus 28 habitaciones. Era doble y estaba decorada con el mismo gusto que el resto del hotel. Me encantaron algunos detalles vintage como el teléfono. ¡Ojalá pudiera tener uno igual! Sus espacios comunes en los que el tiempo parece haberse detenido y ni el wifi gratis enturbia la paz y la tranquilidad del lugar.

El jardín privado es precioso y me recordó al de la casa de mis avis (abuelos en catalán), con su parra, su pozo y las mesas y las sillas… Y Marta también nos mostró varias de las salas, llenas de historia, en las que se pueden celebrar reuniones y celebraciones. En el Saló de les Voltes, un antiguo molino de aceite, es imposible no enamorarse de los enormes arcos de piedra.

Terraza del Hostal Sport

La terraza perfecta

Saló de les Voltes en el Hostal Sport

Saló de les Voltes, un antiguo molino reconvertido en comedor

Jardín privado del Hostal Sport

Un jardín privado con mucho encanto

Pero más allá del excelente trato al cliente, si os gusta comer bien y beber buenos vinos, el Hostal Sport de Falset es el lugar perfecto. Aunque no os alojéis, no os podéis perder la cocina del mejor restaurante del Priorat, ni su carta de vinos, con más de 230 referencias, que Marta Domènech y su equipo maridan con mucho arte.

Compartimos con ella una comida de 10, posiblemente la mejor en muchísimo tiempo. A base de productos de temporada y de gran calidad, combinados con unos vinos exquisitos, cocinan un cóctel gastronómico imprescindible. La fusión de cocina tradicional catalana y contemporánea es un gran acierto y da forma a un menú que, sazonado con la pasión que ponen Marta y los suyos en el Hostal, se convierte en una experiencia para repetir. Así, entre aperitivos (croquetas caseras, pan de coca del Priorat con aceite de oliva virgen y tomate), primeros (“esqueixada” de bacalao), segundos (Pollo de “pagès” al vino del Priorat), postres (helado de chocolate fondant) y vinos como el excelente “Blanc d’Orto”, sellamos un fin de semana que permanecerá para siempre en el recuerdo. Y que espero repetir pronto, porque en ningún lugar se come ni se está tan bien como en casa.

Información Práctica

  • Dirección: C/ Miquel Barceló 4-6 (43730) Falset | Tarragona
  • Teléfono: 977 830 078
  • E-mail: info@hotelpriorat-hostalsport.com
  • Página web: http://www.hotelpriorat-hostalsport.com
  • El Hostal Sport forma parte de la Asociación Priorat Enoturisme.

El Hotel Hostal Sport de Falset me invitó a disfrutar de un fin de semana pero, como siempre, todas las opiniones son totalmente honestas y sólo mías.