Archivo de la categoría: Senderismo

Excursión con raquetas de nieve en Espot en el Pirineo Catalán

En el Pirineo se pueden hacer más cosas que esquiar o rutas senderistas. Aún mejor, se puede combinar la nieve con descubrir nuevos lugares. Hacía años que me hacía ilusión probar las raquetas de nieve. No soy una gran esquiadora pero me gusta la nieve, y me gusta el frío (cuando hace sol) así que mi hermana me regaló por mi cumpleaños una excursión con raquetas de nieve en el Pallars, en la estación de esquí de Espot. Gràcies Marina per un dia fantàstic!

Fue una grandísima experiencia que volvería a repetir (si pudiera) cada fin de semana. Después de la ruta senderista por Esterri d’Àneu del dia anterior, nos levantamos pronto y nos preparamos para subir a grandes alturas y andar sobre la nieve fresca sin hundirnos hasta las rodillas.

Equipados los cuatro con ropa de esquí, abrigados con gorros, guantes y bufandas estábamos listos. Nada más llegar a la estación de Espot dejamos el coche y nos dirigimos al punto de encuentro, junto a las taquillas. Allí el personal de Alta Ruta nos esperaba para darnos los tíquets para subir hasta las alturas. Un salto y… ¡hacia arriba!

Telesilla de la estación de esquí de Espot en el Pallars, Pirineo de Lleida

Telesilla de la estación de esquí de Espot en el Pallars, Pirineo de Lleida

Hacía años que no me subía en uno y la sensación de volar por encima del paisaje (y más con un día tan soleado) es increíble. Poco a poco fuimos ascendiendo hasta los 1.800 metros con los pies colgando. Una vez arriba, localizamos a los guías de montaña, nos calzamos las famosas raquetas de nieve, nos dieron unos bastones y ya estábamos listos.

La ruta no revestía mucha complicación y la nieve era densa, esponjosa y estaba perfecta para ser pisada. Esta pista blanca, fría y mullida iba a ser nuestro camino. Cruzamos la pista de esquí, dejamos atrás a los esquiadores y nos sumergimos en un paisaje prácticamente virgen de árboles, montañas increíbles y nieve, mucha nieve.

Las chicas a punto para nuestra primera excursión con raquetas de nieve

Las chicas a punto para nuestra primera excursión con raquetas de nieve

Primos en la nieve

Primos en la nieve

La ruta desciende por la montaña hasta llegar a la base. El desnivel no es demasiado pronunciado y al ir con guía es difícil perderse. No sé si solos hubiéramos sabido llegar tan bien, pero después de unas 3 horas de marcha, finalmente conseguimos acabar. Cansados, pero muy satisfechos.

Consejos para andar con raquetas de nieve:

  • Separa las piernas (aunque no hace falta que parezcas un cowboy que se acaba de bajar del caballo) porque si no te vas a pisar las raquetas… y tragar mucha nieve ;)
  • Aprovecha los bastones para descargar el peso de las piernas y repartirlo mejor por todo el cuerpo. También son un excelente punto de apoyo.
  • Mantén un ritmo constante, el tuyo… y disfruta de la experiencia de descubrir el mundo sobre unas raquetas de nieve.
  • Ah! Y abrígate! Lo ideal es llevar varias capas, por si entras en calor o te da frío.
  • Gafas de sol, siempre. La nieve refleja, así que no os las olvidéis.

Por supuesto, después de quemar tantas calorías lo mejor es volver a recuperarlas. Así que preguntamos y fuimos a comer al restaurant Juquim de Espot. Este restaurante familiar de montaña está especializado en cocina catalana y del Pirineo y cocinan muy bien la carne de jabalí. Y el precio del menú de mediodía está muy bien. Antes de abandonar la zona, y con los estómagos llenos nos dimos una vuelta por Espot para admirar su arquitectura en piedra y las preciosas montañas que lo rodean.

Paseando por Espot

Paseando por Espot

Información sobre la excursión con raquetas de nieve

  • La ruta la hicimos con la empresa Alta Ruta Aventura, que se encargó de los tiquets para el telesilla, las raquetas de nieve y puso el guía.

Ruta senderista sobre la nieve de Esterri d’Àneu en el Pirineo catalán

Una de mis actividades favoritas es el senderismo. Adoro ir a la montaña o al campo y andar, seguir rutas y sendas, descubrir lugares en medio de la nada, estar rodeada de naturaleza. Quizás por eso el año pasado, cuando estuve con mi hermana y mis primos en el Pirineo de Cataluña no pude resistir la tentación. Esta es la ruta circular de 4 horas que hicimos desde Esterri d’Àneu y que pasa por varios pueblecitos de montaña del Alt Àneu.

La excusa inicial era hacer una excursión con raquetas de nieve en Espot el domingo por la mañana… Pero como llegamos el sábado a mediodía y hacía un sol buenísimo preguntamos en el hostal y nos recomendaron hacer la ruta que sale desde Esterri, pasa por València d’Àneu, Sorpe, Borèn e Isavarre para volver al punto de partida. La ruta es relativamente fácil, el desnivel es mínimo y está bastante bien señalizada si os fijáis en las pintadas que hay en árboles y piedras a lo largo del camino. Eso sí, nos dijeron que eran 2 horas… ¡y no! Son 4 horas. Así que entre que salimos un poco tarde y que no íbamos preparados para la noche el último tramo lo tuvimos que hacer algo rápido porque se nos echaba la oscuridad encima.

Esterri d'Àneu en el Pirineo Catalán

Esterri d’Àneu en el Pirineo Catalán

La ruta empieza saliendo de Esterri d’Àneu en dirección al precioso pueblecito de montaña de València d’Àneu, que está a 1,7kms. El sendero empieza a subir levemente y no tiene pérdida. Las vistas son increíbles e incluso ¡nos encontramos con un rebaño de cabras! En el pueblo, pequeño y muy típico, nos esperaba otra sorpresa. Un perro monísimo decidió acompañarnos y ser nuestro guía. Gracias a él no nos perdimos porque en pleno mes de febrero y casi un metro de nieve en algunos tramos algunas de las marcas del recorrido estaban ocultas.

Nuestro guía, esperándonos

Nuestro guía, esperándonos

Salimos de València en dirección a Sorpe, que está a unos 4 quilómetros. La subida es continua y el pueblo es el punto más alto de toda la ruta. A partir de aquí empieza el descenso. En cualquier caso, el recorrido transcurre entre bosques y prados, en un entorno precioso. Con nieve estaba increíble y seguro que en verano, todo verde, aún más.

El camino continua hasta Borén, un pueblo precioso junto al que pasa el río Noguera Pallaresa. Aquí (más o menos) empieza la segunda mitad de la ruta. El paisaje es algo más boscoso y con la nieve fue uno de los tramos por los que más nos costó orientarnos. Suerte que nuestro amigo de cuatro patas se conocía la ruta al dedillo y se paraba en todas las intersecciones. ¡Es increíble lo listos que son!

En otro momento, mientras bajábamos hacia Isavarre, nos encontramos con un pastor de ovejas que nos indicó que, en efecto, íbamos en la dirección correcta (llevábamos 2 horas andando… y por aquel entonces seguíamos creyendo lo que el recepcionista del hostal nos dijo). El momento divertido fue una zona con bastante desnivel que estaba llena de nieve. ¡Bajamos usando nuestros abrigos como trineos! Gran prueba de que puedes convertir en una aventura cualquier pequeño imprevisto.

Un alto en el camino... perfecto para inmortalizar una excursión en buena compañía

Un alto en el camino… perfecto para inmortalizar una excursión en buena compañía

Al llegar a Isavarre el sol se empezaba a poner. Nos quedaban 4 kilómetros de ruta, que teníamos que hacer sabiendo que teníamos que darnos prisa si no queríamos que se hiciera de noche. Como que nos habían dicho que la ruta eran 2 horas no llevábamos linternas ni agua. Por suerte, el recorrido no reviste ninguna complicación y no estábamos cansados.

Después de cruzar un riachuelo y subir una pendiente muy ligera empieza el descenso por un sendero pegado a la montaña. En algunos lugares hay que ir con cuidado porque no hay ninguna valla al lado. En cualquier caso, no tuvimos ningún problema más que toparnos con unos cuantos caballos sueltos, uno muerto y en descomposición en medio del camino y con otro perro que hizo buenas migas con nuestro amigo peludo y que nos acompañó hasta Esterri d’Àneu.

Llegamos a Esterri al caer la noche. El cielo estaba estrellado y justo se acababan de encender las farolas. Después de más de 12 quilómetros de caminata estábamos agotados. Por suerte, descubrimos una hamburguesería en Esterri d’Àneu que rivalizaría con cualquiera de las mejores de Nueva York: Sherry burger. Pequeñito pero con una carta increíble. Todas sus hamburguesas están hechas con productos de primerísima calidad, la carne es espectacular (también tienes opciones vegetarianas), el precio está muy bien y el lugar muy auténtico. La mía llevaba sobrasada… Creo que es la excusa perfecta para volver y la mejor recompensa después de quemar calorías andando.

Hamburguesa en Sherry Burger en Esterri d'Àneu

Hamburguesa en Sherry Burger en Esterri d’Àneu

Información práctica sobre la ruta

Desde aquí quiero dar las gracias a mi hermana, a Gio y a mi primo por un fin de semana maravilloso. Este tipo de cosas deberíamos hacerlas más a menudo. 

Otras rutas por el Pirineo

Ruta de les Tres Coladas de lava en Sant Joan Les Fonts

La comarca de la Garrotxa da mucho de sí, y más si os gusta tanto la naturaleza como a mi. Hay mucho por ver, mucho por hacer y mucho más por andar… Lo que yo no sabía hasta hace poco es que varias erupciones volcánicas de hace millones de años habían dejado huellas tan visibles en el territorio. Aprovechando mi fin de semana de enero pasado, me acerqué al pueblecito de Sant Joan Les Fonts en busca de columnas de lava volcánica solidificada y monasterios benedictinos.

MONASTERIO DE SANT JOAN LES FONTS

Antes de empezar la ruta senderista de las Tres Coladas hicimos un pequeño alto en el camino para comer frente a lo que queda del Monasterio de Sant Joan les Fonts

Iglesia de Sant Joan les Fonts

Iglesia de Sant Joan les Fonts

Aunque hoy en día del antiguo priorato benedictino sólo queda la iglesia románica, el lugar en el que se encuentra es de una gran belleza. Los restos que nos han llegado son de principios del siglo XII, cuando se consagró el edificio, después de que los vizcondes de Besalú lo cedieran al monasterio de San Víctor de Marsella para que fundaran el priorato. El edificio, sencillo y austero pero muy bonito, pasó por varias manos hasta que llegó la desamortización. Lo que nos ha llegado es precioso… pero ante tanta belleza no pude evitar preguntarme cómo debía haber sido la vida en un monasterio del que casi nada queda..

Si tenéis suerte y os encontráis la iglesia abierta, entrad. Tiene tres naves, sin crucero, acabadas en tres ábsides (de los que sólo quedan dos). La nave central está cubierta por una bóveda de cañón apuntada por columnas que culminan en capiteles corintios. No os perdáis su pila bautismal, enorme y decorada con figuras que forman una cenefa en la que, entre otras escenas, se representa la muerte de San Juan Bautista.

Detalle de la portada de la iglesia de Sant Joan les Fonts

Detalle de la portada de la iglesia de Sant Joan les Fonts

RUTA DE LAS TRES COLADAS

La ruta de las tres coladas de lava es la número 16 de las que cruzan la Zona Volcánica de la Garrotxa y en este enlace podréis encontrar información más detallada.  Se trata de un recorrido a pie por una parte poco conocida del parque natural en el que podremos descubrir un entorno fantástico y varias fuentes naturales (“font” en catalán) que nacen en la roca volcánica. Pasaremos por cascadas, descubriremos formaciones de lava enfriada, cruzaremos un bosque de ribera mientras el río fluye a nuestro lado y podremos ver varios ejemplos de arquitectura industrial. Los riscos son el resultado del enfriamiento de las coladas de lava que emitieron los volcanes de la zona en tiempos inmemoriales.

Es imposible perderse porque está muy bien señalizada. Dejamos el coche en el centro del pueblo y cruzamos el puente medieval que cruza el río Fluvià, construido con piedra volcánica. Bordeamos la iglesia nueva, una mole neogótica oscura de principios de siglo.

Puente medieval e iglesia nueva de Sant Joan les Fonts

Puente medieval e iglesia nueva de Sant Joan les Fonts

La primera parada está a la vuelta de la esquina, después de subir las escaleras y junto al Molí Fondo (un antiguo molino que aprovechaba la fuerza de la cascada). Aquí es fácil distinguir las tres coladas de lava. La primera es la de la presa y se formó por la erupción de los volcanes de Batet hace unos 700.000 años. La segunda es el mosaico basáltico que se puede pisar junto al río, con unas formas hexagonales muy parecidas a las de las columnas de la Calzada del Gigante en Irlanda. Y la tercera, en la cantera del Boscarró, es más joven, con unos 120.000 años. Guau!

Presa del Molí Fondo en la ruta de las tres coladas

Presa del Molí Fondo en la ruta de las tres coladas

Camino al Boscarró en la ruta de las tres coladas

Camino al Boscarró

Formaciones basálticas en el Boscarró

Formaciones basálticas en el Boscarró

A continuación llegamos al Boscarró, una antigua cantera de basalto que hace años que dejó de ser explotada. Es curioso cómo se amontona el basalto en columnas, en trozos en el suelo… Quizás porque era febrero, pero no nos encontramos con nadie en toda la ruta, así que pudimos disfrutar de la paz de cada rincón como si el tiempo se hubiera detenido.

Tenemos que desandar parte del camino para seguir con el itinerario. Cruzamos el bosque de ribera, pasamos junto a un río tranquilo en el que se reflejaban los árboles y andamos por encima de piedras volcánicas. Hay muchos sitios en los que parar a descansar, refrescarse o comer algo si lleváis comida para un picnic. Al final nos esperan los Cingles de Fontfreda (riscos de Fontfreda). Se trata de una antigua cantera de columnas basálticas que se usó desde los setenta hasta 1993 como vertedero (típico!) de basura. Afortunadamente, hace 20 años se cerró el lugar, se recuperó y hoy podemos disfrutar de él en todo su esplendor.

Hacia los riscos de Fontfreda

Hacia los riscos de Fontfreda

Bosque de ribera en la ruta de las tres coladas

Bosque de ribera en la ruta de las tres coladas

Colada basáltica en la Cinglera de Fontfreda

Colada basáltica en la Cinglera de Fontfreda

A partir de este punto podéis dar la vuelta o continuar el itinerario. Si el río está crecido, es algo difícil, pero el día que yo lo hice las condiciones eran perfectas. La ruta cruza el río por unas pasarelas bastante rudimentarias para luego volver. Hay varias fuentes en esta zona… Al final, el camino asciende y vuelve a Sant Joan les Fonts, donde termina.

INFORMACIÓN PRÁCTICA
  • Cómo llegar a Sant Joan les Fonts: en coche por la carretera N-260. En Castellfollit de la Roca tomamos la GI-522 y en nada llegamos al pueblo. 
  • Duración de la ruta: la Ruta de las Tres coladas tiene 2 recorridos. El corto dura 20 minutos y el largo 1 hora y 45 minutos.
  • El itinerario no tiene pérdida. Sólo tenéis que seguir las marcas de color amarillo ;)
  • Dificultad: fácil
  • Consejo: llevad botas de trekking. Hay varios segmentos de la ruta llenos de trozos de lava volcánica solidificada sobre los que no es muy cómodo andar si no vas bien calzado.
  • Más información en la página web oficial de la ruta.

El verde infinito de la Fageda d’en Jordà en la Garrotxa

Creo que si tuviera que escoger mi paisaje favorito de Cataluña la Fageda d’en Jordà sería uno de los finalistas y muy posiblemente el elegido. Aprovechando la escapada del pasado mes de febrero al delicioso Mas Can Batlle, volví a acercarme. He estado creo que en todas las estaciones del año y si en otoño los tonos ocres que tiñen el cielo y la tierra son dignos de un cuadro impresionista, los verdes de la primavera no tienen nada que envidiarles.

Fageda d'en Jordà

Fageda d’en Jordà

Fageda d'en Jordà

Cielo de hojas en la Fageda d’en Jordà

La Fageda d’en Jordà (en castellano el hayedo de Jordá) es una reserva natural de casi 5 kilómetros cuadrados formada por un bosque de hayas único en España. Es singular porque a diferencia del resto, los árboles han crecido sobre un terreno llano, formado por una colada de lava enfriada procedente de una de las erupciones del volcán Croscat.  Su altitud, entre 550 y 650 metros, es muy rara en la Península Ibérica para este tipo de bosque. El hayedo forma parte del Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrocha y lo rodean varios de los 21 volcanes que hay en la comarca. Pasear por su interior es adentrarse en un mundo de leyendas y en un paisaje que podría pertenecer a la Tierra Media. Por todos lados surgen unas prominencias de lava tapizadas de hojas, los tossols, que pueden alcanzar más de 20 metros de altura.

Fageda d'en Jordà

Fageda d’en Jordà

Fageda d'en Jordà

Fageda d’en Jordà

La Fageda d’en Jordà, además de por su belleza, es famosa porque el poeta Joan Maragall le dedicó un poema homónimo. Hoy la ruta más popular que recorre el hayedo lleva su nombre y en su interior hay un monolito en su honor. El sendero Joan Maragall es una ruta circular que nos adentra en el bosque y nos permite catar algunas de sus maravillas en poco tiempo y con poca dificultad. En menos de 1 hora es posible descubrir lo hermosa que es la Fageda… Pero si os van las rutas algo más largas, en todo el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa hay opciones para todos los gustos. Aunque si me dejáis recomendaros una, mi apuesta va por el sendero que cruza el hayedo, llega hasta el volcán de Santa Margarida y concluye en el volcán del Croscat. Es algo largo, pero vale la pena y permite disfrutar de los mejores paisajes de la zona a un ritmo pausado.

Fageda d'en Jordà

Fageda d’en Jordà

Fageda d'en Jordà

Fageda d’en Jordà

Fageda d'en Jordà

Fageda d’en Jordà

Fageda d'en Jordà

Fageda d’en Jordà

UN CONSEJO

Si después de tanto andar tenéis hambre o necesitáis un refresco, acercaos a la Granja de La Fageda, donde hacen unos yogures, helados y demás delicias para chuparse los dedos. Situada en pleno parque natural, es una de las empresas más socialmente responsables de todo el país y da trabajo a muchas personas discapacitadas (o con “capacidades especiales”, usando un lenguaje políticamente correcto). El entorno es privilegiado… y una vez hayáis probado sus productos, elaborados con mimo y de una manera muy tradicional, querréis repetir ;)

Cooperativa La Fageda

Cooperativa La Fageda

La dirección de la Cooperativa es esta:
Els Casals, s/n
17811 SANTA PAU (Girona)

T. 972 68 10 10
Teléfono de Visitas: 972 68 10 11

CÓMO LLEGAR A LA FAGEDA D’EN JORDÀ

  • En coche: es la mejor manera. Hay varias zonas a lo largo de la carretera de Olot a Santa Pau (km 4 y 4,5) donde se puede dejar el coche. Los senderos están bien marcados y si hacéis caso de las señales es difícil perderse. 

OTROS POSTS SOBRE LA FAGEDA D’EN JORDÀ

Descubriendo volcanes en La Garrotxa

Uno de mis lugares preferidos en Catalunya es la zona volcánica de la Garrotxa. Desde pequeña ha sido el destino de varias escapadas con la escuela, la familia o amigos y nunca deja de sorprenderme cómo podemos tener tan cerca de casa el mejor ejemplo de paisaje volcánico de la Península Ibérica y uno de los más importantes de Europa. Así que aprovechando mi estancia en la casa rural más encantadora del país, volví a encontrarme con dos viejos conocidos: el volcán Croscat y el volcán de Santa Margarida.

Colores y matices en la zona volcánica de la Garrotxa

Colores y matices en la zona volcánica de la Garrotxa

EL PARQUE NATURAL DE LA ZONA VOLCÁNICA DE LA GARROTXA

Con una extensión total de 12.007 hectáreas, casi 40 conos volcánicos en buen estado de conservación, y más de 20 coladas de lava basáltica, el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa es el más grande de la Península. Justo al lado de la pequeña ciudad de Olot, a 45 minutos de Girona y a menos de 2 horas de Barcelona nos encontramos con paisajes de gran belleza donde el verde infinito se funde con el negro y los tonos cobrizos de la lava y el basalto que hace millones de años moldearon la zona. La Garroxa es un lugar tranquilo, rural y con un profundo respeto por la naturaleza y las tradiciones. Ideal para desconectar del día a día y disfrutar del momento con calma.

Vistas de la zona volcánica de la Garrotxa

Vistas de la zona volcánica de la Garrotxa

Decidí dedicar todo un día para explorarla bien y saborear una de las muchas rutas senderistas que se pueden hacer en la zona. Empezamos subiendo hasta Batet de la Serra, cruzando algunas carreteras rurales y viendo los volcanes desde las alturas… Para luego bajar hasta el Volcán Croscat y terminar el día en el de Santa Margarida.

En Batet vale la pena parar el coche para visitar el Santuario de la Santísima Trinidad, un templo románico del siglo X desde cuyo campanario se domina el paisaje y es fácil distinguir varios conos volcánicos. A las afueras de este pequeño núcleo rural hay el Oratorio de la Sagrada Familia y la iglesia románica de Santa María. Si tenéis tiempo, no os los perdáis.

Santuario de la Santísima Trinidad en Batet de la Serra

Santuario de la Santísima Trinidad en Batet de la Serra

Sendero en la zona volcánica de la Garrotxa

Sendero en la zona volcánica de la Garrotxa

VOLCÁN CROSCAT

Uno de mis favoritos (si no el preferido) el Croscat es uno de los más espectaculares de la Garrotxa. Es el volcán más joven de la zona y el último en entrar en erupción de la Península Ibérica. Tuvo dos erupciones: la primera hace 17.000 años y la segunda hace 11.500, que dieron lugar a un cráter en forma de herradura de unos 160 m de altura.

Grederas del volcán Croscat

Grederas del volcán Croscat

Paisajes lunares en el volcán Croscat

Paisajes lunares en el volcán Croscat

El lugar estuvo dedicado durante 25 años a la explotación de las gredas, hasta que la Generalitat consiguió parar las extracciones y dotar a la zona de la protección que merece.  El enorme tajo que hay detrás del volcán es el testimonio de esa época y también uno de sus mayores atractivos. Allí las capas originales de lava negra se mezclan con otras de colores rojizos y anaranjados, fruto de la oxidación natural, que le dan al lugar un encanto inimitable.

Mirando a través de la lava en el volcán Croscat

Mirando a través de la lava

El volcán Croscat

El volcán Croscat

El sendero para llegar hasta allí está muy bien señalizado. Podéis dejar el coche en el parking del volcán de Santa Margarida y andar unos 30 minutos por una ruta fácil y para todos los públicos.

VOLCÁN DE SANTA MARGARIDA

Resulta difícil imaginar que lo que ahora parece una colina más, esconde en su interior un cráter con una ermita románica. El volcán de Santa Margarida es uno de los más importantes y populares de la zona volcánica de la Garrotxa. Con sus 682 metros de altitud, su boca tiene un perímetro de 2.000 metros. El sendero que asciende hasta la parte superior del cono volcánico es algo empinado pero no tiene pérdida.

Subiendo al volcán de Santa Margarida

Subiendo al volcán de Santa Margarida

Ermita en el cráter del volcán de Santa Margarida

Ermita en el cráter del volcán de Santa Margarida

Una vez arriba las vistas compensan el esfuerzo. Y hay 2 opciones: recorrer bajo los árboles el sendero que da la vuelta al volcán y que nos permite comprobar lo grande que es o bajar hasta el cráter para relajarnos en la hierba frente a la ermita de Santa Margarida. Cualquiera de las dos es buena y, si tenéis tiempo, vale la pena el esfuerzo extra.

Senderismo en el volcán de Santa Margarida

Senderismo en el volcán de Santa Margarida

Ermita de Santa Margarida

Ermita de Santa Margarida

Andar bajo los árboles, pisando las hojas secas, oliendo la retama amarilla que lo inunda todo para luego descubrir una pequeña ermita no tiene precio… Ya estoy deseando volver  ;)

CÓMO LLEGAR A LA ZONA VOLCÁNICA DE LA GARROTXA

  • En coche: desde Girona (C-63 hasta Olot) o Barcelona (C-17 hasta Vic + C-37 hasta Olot), no tiene pérdida.
  • En bus: la empresa Teisa opera varios buses desde ciudades como Barcelona, Girona, Vic… Podéis consultar horarios en su página web
  • En avión: el aeropuerto más cercano es el de Girona.
  • En tren: al lado de la estación de tren de Girona salen autobuses hasta Olot.