Archivo de la categoría: Traveller Dimoni

Las aventuras de Dimoni en Viena

En mi última visita a los mercados de Navidad de Viena tuve un compañero muy especial. Dimoni llegó a mi vida hace poco pero ya me ha acompañado en todos mis viajes (y lo seguirá haciendo)… y no podía ser menos en esta ocasión. ¡Como para dejarlo en casa! En cuanto se enteró de lo bonita que es la capital austríaca y de que sus dulces son famosos, se puso tan contento :) La verdad es que es un placer viajar con Dimoni.

Dimoni volando a Viena

Dimoni volando hacia Viena

Cuando llegamos había nieve en las calles y estábamos a menos -2 grados, pero aún así él estaba en plan hiperactivo. Llegamos a casa de Isabella (mi amiga la que se merece un imperio) y ya empezó a entrar en el ambiente navideño que invade Viena por estas fechas.

El traveler Dimoni disfrutando de la Navidad en Viena

El traveler Dimoni disfrutando de la Navidad en Viena

Dimoni intentando camuflarse entre la decoración de Navidad

Dimoni intentando camuflarse entre la decoración de Navidad

Fue precisamente en casa dónde conoció a un compañero de aventuras de su mismo color: Krampus, el demonio que se encarga de que los niños austríacos que se han portado mal no tengan sus regalos. Hicieron muy buenas migas y seguro que tramaron más de una travesura.

Dimoni compartiendo travesuras con Krampus

Dimoni compartiendo travesuras con Krampus

Al día siguiente, ya con las pilas cargadas, combatimos el frío con una excursión al Belvedere para ver la exposición del 150 aniversario de Klimt.

Dimoni explorando Viena en tranvía

Dimoni explorando Viena en tranvía

Dimoni mirando por la ventana del Belvedere

Dimoni mirando por la ventada del Belvedere, con el skyline de Viena en el horizonte

Coincidimos en gusto y le fascinó la obra del pintor romántico Caspar David Friedrich tanto como a mí.

Momento cultural de Dimoni en Viena

Momento cultural de Dimoni en Viena

Y luego, como un valiente, se rebozó en la nieve a gusto… ¡Como se nota que su temperatura corporal le hace inmune al frío!

El traveller Dimoni disfrutando de la nieve en el Belvedere

El traveller Dimoni disfrutando de la nieve en el Belvedere, Viena

De vuelta hacia el centro, el bichillo alucinó con una estructura muy moderna justo enfrente del Monumento a la Liberación Rusa de Viena y no paró hasta que le hice varias fotos. En esta es en la que se gusta más.

Dimoni disfrutando de una escultura al aire libre en Viena

Dimoni disfrutando de una escultura al aire libre en Viena

Pero donde mejor se lo pasó el muy pillín fue trasteando por los Mercados de Navidad de Viena

Dimoni curioseando en el mercado de Navidad del ayuntamiento de Viena

Dimoni curioseando en el mercado de Navidad del ayuntamiento de Viena

… catando la gastronomía típica :)

El traveler a punto de probar la gastronomía austríaca

El traveler a punto de probar la gastronomía austríaca

… y, por supuesto, probando mi ponche caliente favorito, el ponche de frutas del bosque.

Dimoni probando su primer ponche caliente

Dimoni probando su primer ponche caliente

Vamos, que se lo pasó tan bien y le gustó tanto Viena en Navidad, que creo que va a querer acompañarme siempre que vuelva. ¿Qué aventuras le deparará el año próximo?

Nuevo compañero de viaje. ¡Acogemos al Traveler “Dimoni”!

¡Bienvenido “Dimoni”!

Aunque llegó a casa hace algunos días, el pasado fin de semana hizo su primer viaje oficial conmigo. Así que hoy es el día perfecto para presentaros a mi nuevo y fiel compañero de viaje y aventuras a partir de ahora. Se llama “Dimoni” (obvio por su color rojo y su pinta de malote) y ha llegado con ganas de comerse el mundo.

Su primer destino ha sido Escocia, a dónde me ha acompañado a ver a mis amigas y ex-compañeras de piso. Hacía mucho frío, pero él no se amedrentó en ningún momento y siempre estaba dispuesto a explorar más. ¡Menudo ritmo lleva! Creo que me ha salido tan viajero como todos sus hermanos, los travelers del blog Vero4Travel, así que no me voy a aburrir.

Los viajes de “Dimoni”: Escocia (28 de noviembre – 2 de diciembre de 2012)

La escapada empezó por los Princes Gardens de Edimburgo, que el muy pillín recorrió sin cansarse.

Dimoni frente al Castillo de Edimburgo

Dimoni frente al Castillo de Edimburgo

Eso sí, luego recuperó fuerzas en el Mercado de Navidad de Edimburgo, que ese día se inauguraba.

Dimoni disfrutando del Mercado de Navidad de Edimburgo

Dimoni disfrutando del Mercado de Navidad de Edimburgo

Y por si eso fuera poco, el muy glotón se encaprichó de una bolsita del mejor fudge de Edimburgo.

Dimoni quiso probar el mejor fudge de Edinburgh

Dimoni quiso probar el mejor fudge de Edinburgh

Dimoni es un goloso y aquí está atacando un trozo de fudge

Dimoni es un goloso y aquí está atacando el último trozo de fudge

Ya con la panza llena, se hizo amigo del famoso Greyfriars Bobby.

Dimoni haciendo buenas migas con el Greyfriars Bobby

Dimoni haciendo buenas migas con el Greyfriars Bobby

Después de pasar por el pub, casi se escapa y se cuela en el Palacio de Holyrood. Suerte que le pillé a tiempo, porque no se yo cómo hubieran reaccionado los policías que protegen el lugar…

Dimoni intentando colarse en el Palacio de Holyrood, Edimburgo

Dimoni intentando colarse en el Palacio de Holyrood, Edimburgo

También nos acompañó hasta el precioso Castillo de Glamis, hogar de infancia de la Reina Madre de Inglaterra. Le gustó tanto que cuando encontró una casita de su tamaño intentó quedarse.

Dimoni de camino al castillo de Glamis

Dimoni de camino al castillo de Glamis

Se estaba tan a gusto que se quería instalar en la casa de muñecas

Se estaba tan a gusto que se quería instalar en la casa de muñecas

El día siguiente, nos acercamos a ver de cerca el puente sobre el río Forth, el Forth Bridge, y el pobre alucinó. ¡No se creía que esta estructura supera los cien años y sigue funcionando tan bien como el primer día!

Dimoni viendo de cerca el puente sobre el Firth of Forth

Dimoni viendo de cerca el puente sobre el Firth of Forth

Las últimas horas en Escocia le llevamos a visitar la famosa Capilla de Rosslyn. Allí se entretuvo muchísimo rato observando todos los detalles y la intrincada decoración de su interior… y después de algún percance con uno de los leones, todo salió genial!

A punto de ser devorado por un león en la capilla de Roslin

A punto de ser devorado por un león en la capilla de Roslin

Pero… ¿qué es un Traveler?

Los Travelers son unos simpáticos viajeros de fieltro que diseña Marga de Vero4Travel. Son una gran familia de trotamundos y todos son únicos. Acoger uno es tan fácil como ponerse en contacto con el blog. Podéis adoptar alguno ya existente o pedir un o personalizado. Todos son muy monos y tienen muchas ganas de conocer el mundo :)

¿Por qué “Dimoni”?

Con motivo de Halloween/Todos los Santos Vero4Travel organizó un concurso en el que sorteaban un traveller de Halloween. Mi preferido desde el primer momento fue el demonio… Semanas más tarde, estaba en casa conmigo, preparado para empezar la aventura de viajar conmigo. Aunque es algo travieso, se porta muy bien y nunca se queja. Es un compañero ideal, y prometo llevármelo a todas partes ;)

Estos días, además, Vero4Travel organizan un concurso para ganar unas vacaciones en Benidorm para todos los viajeros que tienen un traveler. Si os interesa formar parte de la iniciativa, en su blog hay toda la información.