Archivo de la etiqueta: Bar

Cónde comer (y beber) en Viena

Aunque siempre es buen momento para visitar Viena, quizás en estas fechas la ciudad adquiere un aire mucho más especial. Los mercados de Navidad, las decoraciones que convierten las calles en una gran sala de baile... Y como soy una ferviente creyente que el viajar y visitar no está reñido con el buen comer, en este post os dejo una selección de los mejores restaurantes de Viena, ideales para desayunar, comer o cenar. La selección es totalmente personal e influenciada un poco por mi amiga vienesa, que es la que siempre que voy me lleva a alguno de estos rincones donde la comida es buena, auténtica y asequible ;)

¿Dónde desayunar en Viena?

  • Palmenhaus: es una cafetería/bar/restaurante situado en un invernadero Art Déco. Rodeado de plantas y vegetación tropical, sus desayunos son de campeonato y el lugar es ideal para resguardarse del frío en pleno centro de Viena (está pegado al palacio del Hofburg).
Exterior de Palmenhaus

Exterior del restaurante/cafetería Palmenhaus, Viena

Desayuno ligero en Palmenhaus, Viena

Desayuno ligero en Palmenhaus, Viena

Logo de Palmenhaus

Logo del restaurante Palmenhaus de Viena

He desayunado allí 2 veces y siempre he salido encantada… Eso sí, la carta para comer y cenar promete muchísimo… y abren hasta la medianoche, convirtiéndolo en ideal para tomar una copa en un lugar único en Viena y disfrutar de las sesiones de DJ que programan los fines de semana.

  • Kunsthallencafe am Karlsplatzcon un diseño impecable, por estar vinculado a un museo de arte moderno, es también una propuesta perfecta para cualquier hora del día. Siempre he ido a desayunar y su carta es magnífica, variada y muy saludable (y perfecta para todos los bolsillos).
Exterior del Kunsthallencafe, Viena

Exterior del Kunsthallencafe, Viena

Desayuno en Kunsthallencafe, Viena

Desayuno en Kunsthallencafe, Viena

Desayuno en Kunsthallencafe, Viena

Desayuno en Kunsthallencafe, Viena

Su terracita es ideal en verano. Mientras que en invierno su diseño acristalado es como un enorme rectángulo del luz casi enfrente de la popular Karlsplatz, sede de la iglesia barroca Karlskirche. Combinan la gastronomía con el arte contemporáneo… y por las noches de fin de semana suele haber sesiones de DJ ;)

¿Dónde merendar en Viena?

Dejando de lado los maravillosos cafés de Viena (que se merecen un post aparte), quiero dedicar una mención especial a un bar/cafetería/restaurante a orillas del Canal del Danubio que descubrí este verano.

  • Motto am Fluss: decir que el diseño está cuidado al detalle sería quedarme corta. El sitio evoca la forma de un barco atracado junto al río... aunque no lo es. Todo de cristal y con una amplia terraza con tumbonas con vistas al Danubio que imita la cubierta es estupendo para cualquier ocasión. El verano pasado Isabella y yo nos tomamos un refresco allí… pero tengo entendido que abren hasta altas horas de la noche y que ponen música. Es uno de los sitios más in de Viena.
Motto am Fluss, Viena

Motto am Fluss, Viena

Tomando un apfel gespritz con Isabella en Motto am Fluss

Tomando un apfel gespritz con Isabella en Motto am Fluss

¿Dónde comer en Viena?

  • Zum Bettelstudent: situado muy cerca del precioso parque StadtPark, el restaurante Zum Bettelstudent es una opción ideal para probar la consistente gastronomía austríaca en el centro de Viena. A precios muy interesantes, el lugar es muy frecuentado por jóvenes vieneses… y con motivo.
Restaurante Zum Bettelstudent, Viena

Exterior del restaurante Zum Bettelstudent, Viena

Interior del restaurante Zum Bettelstudent

Interior del restaurante Zum Bettelstudent

Logo de Zum Bettelstudent

Logo de Zum Bettelstudent

Las raciones son enormes, así que cuidado con pedir el plato grande… porque a lo mejor no podéis acabarlo.

  • Bierreither: perfecto para comer y probar la gastronomía austríaca. El Bierreither está al lado de Schwarzenbergplatz, muy cerca de Karlsplatz, y tienen una selección de cervezas espectacular… Pero si queréis algo más light, tenéis que probar el refresco nacional de Austria, el Almdudler. Nosotras comimos algo light, unas tostadas típicas, pero la carta es muy completa, y los precios perfectamente asequibles (además, las raciones son muy grandes). 
Waldviertler Toast - tostada con jamón, tomate y queso

Waldviertler Toast – tostada con jamón, tomate y queso

Almdudler, el refresco nacional de Austria

Almdudler, el refresco nacional de Austria

Steirisches Verhackert - Tostada con carne picada

Steirisches Verhackert – Tostada con carne picada

Gastronomía austríaca en los Heurigen de Viena

Mención aparte merecen los heurigen, que son unos locales tradicionales en los que se sirve el vino que producen sus patrones (que suelen ser viticultores) y sirven gastronomía típica austríaca. En Viena la mayoría de los heurigen están en los barrios periféricos, cerca de las montañas de Kahlenberg y Leopoldsberg, como por ejemplo Grinzing y Neustift. Aunque lo ideal es ir en coche, están muy bien comunicados con el transporte público, así que no hay excusa para no ir.

Los heurigen son ideales para empaparse de la cultura tradicional austríaca, comer bien (y a buen precio), catar vinos riquísimos y disfrutar de música típica… Aunque su público suele ser gente mayor, son de visita (y degustación) imprescindible.

He probado estos dos y ambos son altamente recomendables ;)

  • Heuriger Martin Sepp: Situado en Grinzing, es ideal… Sus vinos blancos una delicia, y su selección gastronómica no defrauda… Ideal para ponerse las botas!
Heuriger Martin Sepp en Grinzing, Viena

Heuriger Martin Sepp en Grinzing, Viena

Wiener Schnitzel en el heuriger Martin Sepp de Grinzing, Viena

Wiener Schnitzel en el heuriger Martin Sepp de Grinzing, Viena

Palastchinken en el heuriger Martin Sepp de Grizing, Viena

Y de postre Palastchinken en el heuriger Martin Sepp de Grizing, Viena

  •  Heuriger Das SchreiberhausUbicado en Neustift, su buena reputación le precede. Y todo lo que probamos estaba a la altura de nuestras expectativas.
Heuriger Das Schreiberhaus en Neustift, Viena

Exterior del heuriger Das Schreiberhaus en Neustift, Viena

Schweinsbraten en el heuriger Das Schreiberhaus de Neustift, Viena

Schweinsbraten en el heuriger Das Schreiberhaus de Neustift, Viena

Postre en el heuriger Das Schreiberhaus

Postre en el heuriger Das Schreiberhaus, Viena

Espero haberos abierto un poquito el hambre… ;)

Tres días en Albacete: tapas, motos y turismo (día 1)

Hay días en los que vale la pena de verdad madrugar y transochar. Días que no querrías que acabasen y en los que descubres sitios nuevos y conoces a personas geniales. El pasado viernes 19 de octubre fue uno de esos :)

Me levanté a las 6 de mañana para poder tomar el tren que nos llevaría a mi y a Javier de Escapada Rural al primer blogtrip de Albacete, la #ABExperience. Seis horas más tarde sin apenas conectividad en el móvil llegamos a la capital albaceteña. Allí nos esperaba Pascual de Turismo de Albacete y el resto de bloggers que participaron en la iniciativa: Jorge de En el Mundo Perdido, José Miguel y Rebeca de El Rincón de Sele, Laura de Lala Viajera, José Ramón de Viajablog, Javier de Escapada Rural, Miguel Angel y Vanesa de Miguel en Ruta. Ellos ya se estaban poniendo las botas en las séptimas Jornadas de las Tapas de Albacete

Los participantes en el blogtrip #ABexperience a punto de tapear

Los participantes en el blogtrip #ABexperience a punto de tapear

Llegué a tiempo de catar las del bar Birubí y las de la Ronería de la ConcepciónDecir que nos pusimos las botas es quedarme corta… ¡Qué bien se come en Albacete!

Jornada de las tapas en Albacete

Selección de tapas en la Ronería, Albacete

Por la tarde, con la barriga llena, fuimos al Circuito de AlbaceteAllí visitamos las instalaciones, conocimos las muchas posibilidades que ofrece la instalación y luego pasamos a lo bueno. Nos dieron una pequeña demo en la Escuela TAC de conducción y luego pudimos ponerla en práctica aprendiendo a derrapar y tomar curvas.

Escuela de conducción TAC en el Circuito de Albacete

Escuela de conducción TAC en el Circuito de Albacete

Con la amenaza constante de una lluvia (que nos dio un respiro hasta la noche), disfruté como una niña. Me encantó aprender a controlar un coche cuando derrapa porque el suelo está mojado… y aún más la exhibición de drifting (derrapes controlados) que hizo uno de los monitores y en la que algunos pudieron hacer de copiloto. ¡Espectacular!

Al acabar, el piloto de stunt Emilio Zamora nos enseñó las filigranas que es capaz de hacer sobre una moto.

Emilio Zamora, piloto de stunt

Emilio Zamora, piloto de stunt

#ABExperience en el Circuito de Albacete con Emilio Zamora

#ABExperience en el Circuito de Albacete con Emilio Zamora

Siguiendo con el estrés blogger, volvimos a Albacete cuando empezaba a anochecer para conocer uno de los emblemas de la ciudad y de la provincia: el Museo de la Cuchillería. Ubicado en un edificio precioso de principios de siglo, acoge una exposición espectacular y muy sorprendente. Nunca hubiera pensado que el arte de la cuchillería diera para tanto… y estaba muy equivocada. La muestra está presentada de una forma muy clara, muy visual y atractiva. La colección de navajas, cuchillos y tijeras es espectacular y vale muchísimo la pena visitarla para entender el arte que forjó e hizo florecer a Albacete.

Visita guiada al Museo de la Cuchillería, Albacete

Visita guiada al Museo de la Cuchillería, Albacete

Navaja decorada en el Museo de la Cuchillería de Albacete

Navaja decorada en el Museo de la Cuchillería de Albacete

Al salir, como que todavía teníamos algo de tiempo antes de la cena, aprovechamos la cercanía para visitar la Catedral de AlbaceteIniciada en el siglo XVI y finalizada en el XX, su exterior es neogótico y neorománico y es quizás uno de los pocos edificios antiguos que todavía siguen en pie en Albacete. En su exterior, una pintoresca mujer nos preguntó si éramos estudiantes de historia y, al decirle que éramos bloggers de viajes, se quedó un poco a cuadros y mencionó algo sobre los Testigos de Jehová que no acabo de recordar…

Catedral de San Juan de Albacete

Catedral de San Juan de Albacete

Dando un paseo, acabamos en el precioso Teatro Circo. Único en su dualidad, el edificio ha sufrido 4 remodelaciones a lo largo de su historia. Su interior neomudéjar es de una delicadeza espectacular y me gustó mucho más que el espectáculo que vimos (una especie de musical/obra cubano de cuyo nombre no quiero acordarme, parafraseando a Cervantes).

Cúpula con constelaciones del Teatro Circo de Albacete

Cúpula con constelaciones del Teatro Circo de Albacete

Cansados después de tanto trajín, descansamos y disfrutamos de la sabrosa gastronomía manchega en el restaurante Don Gil, que fusiona con acierto los sabores de siempre y la modernidad.

Aperitivos en el restaurante Don Gil de Albacete

Aperitivos en el restaurante Don Gil de Albacete

Creo que no hace falta decir que todo estaba riquísimo… y por si fuera poco, luego los más valientes (vosotros sabéis quien sois) nos fuimos a tomar una copa al bar Tiaré. Pero eso ya es otra historia… como aventura por la sierra del sábado.

Restaurante Sagàs, los mejores bocadillos de Barcelona

La gastronomía es una parte muy importante de cada viaje… y en Barcelona ahora hace un año se inauguró la mejor bocadillería de Barcelona. Sagàs (adecuadamente subtitulado “Pagesos i cuiners”) es una apuesta conjunta del chef Oriol Rovira y del Grupo Sagardi, que han unido esfuerzos para volver a los orígenes del bocadillo y ofrecer una carta muy completa con productos de temporada. Tanto es así que toda la carne, productos de charcutería y hortalizas salen de los campos y la huerta que la familia de Rovira tiene en la pequeña población de Sagàs (dónde también está su restaurante insignia, Els Casals).

Pues bien, aprovechando que durante la semana de Sant Jordi el Gremi de Restauració de Barcelona lanzó una oferta muy interesante para disfrutar de la gastronomía nos acercamos al Sagàs.

Carta de Sagàs

Detalle de la Carta de Sagàs

El sitio es precioso, y la atención por parte de su staff aún mejor… pero lo bueno estaba por llegar :)

Barra de Sagàs

Barra de Sagàs

Nada más llegar, nos esperaba una deliciosa copa de bienvenida de cava Agustí Torelló Brut Reserva, acompañado de una selección de aceitunas para chuparse los dedos (y nunca mejor dicho, porque en el Sagàs ¡se come con las manos!)

Tapa de aceitunas en Sagàs

Tapa de aceitunas en Sagàs

Acto seguido llegaron a nuestro trozo de barra las mejores patatas bravas que me he comido en la vida. Un punto crujientes, cortadas gruesas, al punto de sal y con una salsa de Alioli, Romesco y Chile que haría las delicias del mismísimo Ratatouille.

Patatas bravas de Sagàs

Patatas bravas de Sagàs

Y luego fue el turno de los célebres bocadillos. Empezamos con la tradicional Chapata Sagàs hecha con una deliciosa combinación de tocineta, alcaparras, higos, rúcula, queso fresco de La Quar, olivada y vinagreta de “carquinyolis”. Un punto dulce y otro salada, es una explosión de sabor maravillosa… y, para muestra, nada mejor que una fotografía.

Chapata de Sagàs

Chapata de Sagàs

Si la chapata fue mi bocadillo favorito (y que conste que en varias visitas he probado unos cuantos y todos están buenísimos), mi compañero de cena alucinó con los “Pork Buns”. Originales de Shanghai y elevados a la gastronomía de Nueva York por David Chang, Oriol Rovira “reinventa” estos sabrosos mordiscos de pan al vapor rellenos de tocino y salsa picante de de cacahuete y jengibre. Con su textura suave y agradable son un verdadero placer para los sentidos.

Pork buns de Sagàs

Pork buns de Sagàs

Pork buns de Sagàs

Pork buns de Sagàs

Los que me conocen saben que hay un alimento que me pierde y es el chocolate. Y yo creo que en Sagàs también deben saberlo, porque el postre de Chocolate, aceite y sal sobre entrecoca del Mossèn de Folgueroles (aka Jacint Verdaguer) es mi perdición. Suerte que no vivo cerca del restaurante, porque me pasaría la vida comiéndolo… La combinación de una bola de chocolate gigante regada con aceite de oliva de primera calidad y algunas escamas de sal sobre un pan fino y crujiente es tan sencilla y a la vez tan sofisticada que se me hace la boca agua sólo con recordarla… Creo que realmente voy a Sagàs por el postre ;)

Y como sé que no soy la única golosa…

Chocolate, aceite y sal

Chocolate, aceite y sal

Chocolate, aceite y sal

Chocolate, aceite y sal

Todo esto nos costó 20 euros. Los precios de los bocadillos son un poco más caros de lo que es habitual, pero son muy completos y puedes cenar por unos 30, más o menos.

Si queréis ir os recomiendo reservar con antelación (es increíblemente popular, sobre todo por las noches).

Sagàs

Pla de Palau 13 (08003) Barcelona

Tel. +34 933102434 / Reservas: 902 520 522