Archivo de la etiqueta: bocadillos

Tres días en Albacete: tapas, motos y turismo (día 1)

Hay días en los que vale la pena de verdad madrugar y transochar. Días que no querrías que acabasen y en los que descubres sitios nuevos y conoces a personas geniales. El pasado viernes 19 de octubre fue uno de esos :)

Me levanté a las 6 de mañana para poder tomar el tren que nos llevaría a mi y a Javier de Escapada Rural al primer blogtrip de Albacete, la #ABExperience. Seis horas más tarde sin apenas conectividad en el móvil llegamos a la capital albaceteña. Allí nos esperaba Pascual de Turismo de Albacete y el resto de bloggers que participaron en la iniciativa: Jorge de En el Mundo Perdido, José Miguel y Rebeca de El Rincón de Sele, Laura de Lala Viajera, José Ramón de Viajablog, Javier de Escapada Rural, Miguel Angel y Vanesa de Miguel en Ruta. Ellos ya se estaban poniendo las botas en las séptimas Jornadas de las Tapas de Albacete

Los participantes en el blogtrip #ABexperience a punto de tapear

Los participantes en el blogtrip #ABexperience a punto de tapear

Llegué a tiempo de catar las del bar Birubí y las de la Ronería de la ConcepciónDecir que nos pusimos las botas es quedarme corta… ¡Qué bien se come en Albacete!

Jornada de las tapas en Albacete

Selección de tapas en la Ronería, Albacete

Por la tarde, con la barriga llena, fuimos al Circuito de AlbaceteAllí visitamos las instalaciones, conocimos las muchas posibilidades que ofrece la instalación y luego pasamos a lo bueno. Nos dieron una pequeña demo en la Escuela TAC de conducción y luego pudimos ponerla en práctica aprendiendo a derrapar y tomar curvas.

Escuela de conducción TAC en el Circuito de Albacete

Escuela de conducción TAC en el Circuito de Albacete

Con la amenaza constante de una lluvia (que nos dio un respiro hasta la noche), disfruté como una niña. Me encantó aprender a controlar un coche cuando derrapa porque el suelo está mojado… y aún más la exhibición de drifting (derrapes controlados) que hizo uno de los monitores y en la que algunos pudieron hacer de copiloto. ¡Espectacular!

Al acabar, el piloto de stunt Emilio Zamora nos enseñó las filigranas que es capaz de hacer sobre una moto.

Emilio Zamora, piloto de stunt

Emilio Zamora, piloto de stunt

#ABExperience en el Circuito de Albacete con Emilio Zamora

#ABExperience en el Circuito de Albacete con Emilio Zamora

Siguiendo con el estrés blogger, volvimos a Albacete cuando empezaba a anochecer para conocer uno de los emblemas de la ciudad y de la provincia: el Museo de la Cuchillería. Ubicado en un edificio precioso de principios de siglo, acoge una exposición espectacular y muy sorprendente. Nunca hubiera pensado que el arte de la cuchillería diera para tanto… y estaba muy equivocada. La muestra está presentada de una forma muy clara, muy visual y atractiva. La colección de navajas, cuchillos y tijeras es espectacular y vale muchísimo la pena visitarla para entender el arte que forjó e hizo florecer a Albacete.

Visita guiada al Museo de la Cuchillería, Albacete

Visita guiada al Museo de la Cuchillería, Albacete

Navaja decorada en el Museo de la Cuchillería de Albacete

Navaja decorada en el Museo de la Cuchillería de Albacete

Al salir, como que todavía teníamos algo de tiempo antes de la cena, aprovechamos la cercanía para visitar la Catedral de AlbaceteIniciada en el siglo XVI y finalizada en el XX, su exterior es neogótico y neorománico y es quizás uno de los pocos edificios antiguos que todavía siguen en pie en Albacete. En su exterior, una pintoresca mujer nos preguntó si éramos estudiantes de historia y, al decirle que éramos bloggers de viajes, se quedó un poco a cuadros y mencionó algo sobre los Testigos de Jehová que no acabo de recordar…

Catedral de San Juan de Albacete

Catedral de San Juan de Albacete

Dando un paseo, acabamos en el precioso Teatro Circo. Único en su dualidad, el edificio ha sufrido 4 remodelaciones a lo largo de su historia. Su interior neomudéjar es de una delicadeza espectacular y me gustó mucho más que el espectáculo que vimos (una especie de musical/obra cubano de cuyo nombre no quiero acordarme, parafraseando a Cervantes).

Cúpula con constelaciones del Teatro Circo de Albacete

Cúpula con constelaciones del Teatro Circo de Albacete

Cansados después de tanto trajín, descansamos y disfrutamos de la sabrosa gastronomía manchega en el restaurante Don Gil, que fusiona con acierto los sabores de siempre y la modernidad.

Aperitivos en el restaurante Don Gil de Albacete

Aperitivos en el restaurante Don Gil de Albacete

Creo que no hace falta decir que todo estaba riquísimo… y por si fuera poco, luego los más valientes (vosotros sabéis quien sois) nos fuimos a tomar una copa al bar Tiaré. Pero eso ya es otra historia… como aventura por la sierra del sábado.

Catando la comida sureña en Hard Rock Café de Barcelona

El Hard Rock Café de Barcelona tiene una ubicación privilegiada. Justo en el centro de la ciudad, en Plaça de Catalunya, está siempre a rebosar, a cualquier hora del día. Es uno de los restaurantes más populares entre los turistas y extranjeros, y con motivo: su carta es una oda a la gastronomía más típica de los EEUU y entrar en su interior te transporta a lo mejor de la comida norteamericana.

Fachada del Hard Rock Café de Barcelona

Fachada del Hard Rock Café de Barcelona

Debo confesar que nunca antes había entrado en el de Barcelona (sí en Nueva York o en Londres) y fue una grata sorpresa. Aprovechando que este mes el Hard Rock Café homenajea los orígenes sureños de su fundador, originario de  Tennessee, fui con un gran sibarita a probar los platos de su nuevo menu Smokehouse.

Menú Smokehouse de Hard Rock Café

Menú Smokehouse de Hard Rock Café

HARD ROCK CAFÉ: CULTURA, MÚSICA I GASTRONOMÍA AMERICANA

Una de las cosas que más me llaman la atención de los restaurantes como el Hard Rock Café es que la filosofía de atención al cliente típica yankee está presente en todos los detalles. Los porteros, las recepcionistas y los camareros tienen un trato y una atención hacia el cliente excelente (te preguntan si todo está bien, te rellenan el vaso, se preocupan por todo y son muy simpáticos). Para que no nos aburriéramos mientras nos preparaban la mesa nos dieron un beeper para que pudiéramos curiosear en la tienda con total tranquilidad.

Rock Shop en Hard Rock Café de Barcelona

Rock Shop en Hard Rock Café de Barcelona

Justo cuando estábamos a punto de sucumbir a la tentación nos llamaron. El restaurante, con su decoración de madera, sus recuerdos de estrellas del rock, su cadillac en el techo y la música rock a todo trapo es algo único en la ciudad. Como dirían mis amigas americanas, tan americano como una buena apple pie. 

Barra circular en Hard Rock Café de Barcelona

Barra circular en Hard Rock Café de Barcelona

SMOKEHOUSE MENU, COMIDA SUREÑA EN HARD ROCK CAFE

A la carta clásica de hamburguesas riquísimas, ensaladas muy sabrosas y los típicos nachos y alitas de pollo con salsa barbacoa se les unen durante este otoño los platos ahumados, típicos de Tennessee, con su Smokehouse Menu. Elaborados con alimentos de primera calidad (la carne es buenísima), cada plato se cocina en unos hornos especiales en el mismo restaurante y les acompañan salsas caseras como la deliciosa salsa barbacoa marca de la casa. Básicamente se trata de enormes costillares de cerdo, el pollo a la barbacoa o sándwiches enormes de cerdo desmenuzado.

Queríamos probar un poco de todo, así que decidimos abrir boca con un poco de bruschetta de tomate.

Bruschetta de tomate en Hard Rock Café

Bruschetta de tomate en Hard Rock Café

Y seguimos con el combo para dos y un sandwich de pollo desmenuzado a la barbacoa. Los dos platos llevaban unos acompañamientos enormes… y nos costó acabarlos, pero valió la pena muchísimo. Se notaba en cada bocado la buena calidad de las materias primas, el mimo con que se cocina cada plato y la atención al detalle.

Combo para dos Smokehouse en Hard Rock Café

Combo para dos Smokehouse en Hard Rock Café

Smokehouse Sandwich en Hard Rock Café

Smokehouse Sandwich en Hard Rock Café

De postre, no pudimos decir que no a estas preciosidades: Strawberry Cheesecake Crême Brulée. 

Postres en Hard Rock Café

Postres en Hard Rock Café

Para celebrar esta vuelta a los orígenes, Hard Rock Café y Coronita celebran este “rocking flavour” premiando a un cliente  con la posibilidad de asistir al Barclays ATP World Tour Finals, que se celebrará en noviembre de 2012 en Londres. El premio incluye viaje y entradas para dos personas y alojamiento para una noche. Para participar sólo hay que pedir un plato del menú Smoke House y acompañarlo con una Coronita bien fresca ;) La promoción sólo es válida este mes de septiembre (aunque los platos seguirán formando parte de la carta el resto del año).

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE HARD ROCK CAFÉ BARCELONA

  • Localización: Plaça de Catalunya, 21.
  • Horario: De las 12h mediodía a las 2h de la madrugada (de domingo a jueves) y hasta las 3h (viernes, sábados y vísperas de festivos)

Dónde comer en Berlín (y qué comer)

Mi primera visita a Berlín da para mucho y fue muy intensa, pero si hay algo que me gustaría destacar es lo bien que comí. Los desayunos los hicimos en el apartamento en el barrio de Wedding el que nos alojamos. Nuestros huéspedes, Bianca y Ty siempre nos dejaban algo preparado antes de irse a trabajar… así que cuando salíamos a la calle ya no teníamos hambre. Aún así, tanta caminata acaba abriendo el apetito y a la hora de comer o de cenar estaba más que dispuesta a catar gastronomía típica berlinesa y a descubrir restaurantes únicos y llenos de historia. Y es que aunque sólo estuvimos un fin de semana, probar los sabores de la ciudad fue genial.

¿Preparados? Ahí van mis recomendaciones ;)

Currywurst en Berliner Republik

Currywurst en la beerhouse Berliner Republik

  • Taberna Berliner Republik. La descubrí gracias a una guía de viajes sobre el Berlín del Tercer Reich y estuvo genial. Era el primer día y me apetecía catar las famosas salchichas berlinesas aderezadas con curry y la receta de esta taberna tradicional es deliciosa. Te las sirven o bien con ensalada de patatas, con patatas al horno o con patatas fritas (¡viva la variedad patatera!) y me hubiera comido 2 o 3 raciones… de no ser porque con una me llené de sobras. El restaurante está en el barrio de Mitte, justo al lado del río Spree y cuando hace bueno tienen terracita con vistas. Cuando estuve hacía frío y viento, así que comí dentro para no morir por congelación. Tienen una grandísima variedad de cervezas y sus precios se regulan como si fuera la bolsa. Es realmente curioso y el ambiente es muy típico y poco guiri (al menos hace un par de meses).
Currywurst en Berliner Republik

Currywurst en Berliner Republik

Biergarten del restaurante Prater Garten

Biergarten del restaurante Prater Garten

  • Prater Garten: Con una historia que se remonta a principios del siglo XIX es un lugar único. Por un lado teatro/cabaret con los años la parte gastronómica se ha apoderado del espacio. Fuimos a comer el domingo (seguía haciendo mucho frío, así que nada de biergarten) por recomendación de un amigo y porque está en el barrio bohemio de Prenzlauer Berg, a dos pasos literalmente del Mauerpark y de su ecléctico mercadillo. Aunque el restaurante es algo más caro que el biergarten, valió la pena para poder resguardarnos del viento y del cielo plomizo y, además, comimos genial. Sus platos mezclan la tradición con la modernidad y están deliciosos.
Ensalada de pollo con naranja en Prater Garten

Ensalada de pollo con naranja en Prater Garten comida gastronomía Berlín

La imagen testimonia lo enorme de las raciones…

Carne en salsa con dumplings en Prater Garten

Carne en salsa con dumplings en Prater Garten

Ah, y allí descubrí una bebida curiosa que no había visto nunca por estos lares… y de la que el mismo amigo que me recomendó el restaurante me había hablado: Bionade. Es una especie de refresco orgánico hecho con hierbas o frutas y tiene bastante variedad. Me gustó… y mucho ;)

Probando la Bionade en Prater Garten, Berlín

Probando la Bionade en Prater Garten, Berlín

Ah, y si vais, fijaos en los carteles de los baños, ¡son monísmos!

Cartel del baño en el restaurante Prater Garten, Berlín

Cartel del baño en el restaurante Prater Garten, Berlín

En verano su biergarten promete mucho y el ambiente es genial.

Clarchens Ballhaus

Biergarten del restaurente Clarchens Ballhaus

  • Clarchens Ballhaus es uno de los restaurantes más especiales donde he estado y está en pleno Mitte. Con su ambiente decadente de salón de baile de principios del siglo XX y su cocina típica y abundante, el sitio es un hervidero de actividades. Entre platos tradicionales como el schnitzel o el frikadellen se celebran noches de swing al estilo años 30, conciertos y veladas de tango. El restaurante tiene dos espacios: el de arriba, más elegante con lámparas de araña y una decoración más sofisticada; y el de abajo, más popular. Los precios son populares, la comida rica y abundante y el servicio muy bueno. Eso sí, no os sorprendáis si hay bastante gente mayor mezclada con mucha gente joven. El ambiente es único y contribuye aún más si cabe al encanto del lugar. El sitio es un clásico que ha sobrevivido al Reich, la II Guerra Mundial (las huellas que dejó una bomba son todavía visibles en el biergarten) y a la modernidad. Definitivamente, mi restaurante preferido de Berlín.
A punto para una sesión de jazz en Clarchens Ballhaus

A punto para una sesión de jazz en Clarchens Ballhaus

Escalera vintage en Clarchens Ballhaus, Berlín

Escalera vintage en Clarchens Ballhaus, Berlín

Restaurante Clarchens Ballhaus, Berlín

Restaurante Clarchens Ballhaus, Berlín

Cena en Clarchens Ballhaus, Berlín

Cena en Clarchens Ballhaus, Berlín

Último tip gastronómico para Berlín: aunque pueda parecer que sólo comimos a nuestras horas, esto se aleja un poco de la realidad… Por todas partes hay puestos de comida callejera (de pretzels a salchichas de todo tipo, pasando por platos de todo el mundo para llevar) y paramos varias veces a catarla… En la capital germana nunca os quedaréis con hambre… y si os quedáis el remedio suele estar a la vuelta de la esquina, en la estación de metro o de tren, en medio de un parque… Comer en la calle nunca fue tan fácil, tan barato ni tan rico.

Así que disfrutad mucho y dejad que vuestras papilas gustativas se vuelvan un poco locas ;)

Restaurante Sagàs, los mejores bocadillos de Barcelona

La gastronomía es una parte muy importante de cada viaje… y en Barcelona ahora hace un año se inauguró la mejor bocadillería de Barcelona. Sagàs (adecuadamente subtitulado “Pagesos i cuiners”) es una apuesta conjunta del chef Oriol Rovira y del Grupo Sagardi, que han unido esfuerzos para volver a los orígenes del bocadillo y ofrecer una carta muy completa con productos de temporada. Tanto es así que toda la carne, productos de charcutería y hortalizas salen de los campos y la huerta que la familia de Rovira tiene en la pequeña población de Sagàs (dónde también está su restaurante insignia, Els Casals).

Pues bien, aprovechando que durante la semana de Sant Jordi el Gremi de Restauració de Barcelona lanzó una oferta muy interesante para disfrutar de la gastronomía nos acercamos al Sagàs.

Carta de Sagàs

Detalle de la Carta de Sagàs

El sitio es precioso, y la atención por parte de su staff aún mejor… pero lo bueno estaba por llegar :)

Barra de Sagàs

Barra de Sagàs

Nada más llegar, nos esperaba una deliciosa copa de bienvenida de cava Agustí Torelló Brut Reserva, acompañado de una selección de aceitunas para chuparse los dedos (y nunca mejor dicho, porque en el Sagàs ¡se come con las manos!)

Tapa de aceitunas en Sagàs

Tapa de aceitunas en Sagàs

Acto seguido llegaron a nuestro trozo de barra las mejores patatas bravas que me he comido en la vida. Un punto crujientes, cortadas gruesas, al punto de sal y con una salsa de Alioli, Romesco y Chile que haría las delicias del mismísimo Ratatouille.

Patatas bravas de Sagàs

Patatas bravas de Sagàs

Y luego fue el turno de los célebres bocadillos. Empezamos con la tradicional Chapata Sagàs hecha con una deliciosa combinación de tocineta, alcaparras, higos, rúcula, queso fresco de La Quar, olivada y vinagreta de “carquinyolis”. Un punto dulce y otro salada, es una explosión de sabor maravillosa… y, para muestra, nada mejor que una fotografía.

Chapata de Sagàs

Chapata de Sagàs

Si la chapata fue mi bocadillo favorito (y que conste que en varias visitas he probado unos cuantos y todos están buenísimos), mi compañero de cena alucinó con los “Pork Buns”. Originales de Shanghai y elevados a la gastronomía de Nueva York por David Chang, Oriol Rovira “reinventa” estos sabrosos mordiscos de pan al vapor rellenos de tocino y salsa picante de de cacahuete y jengibre. Con su textura suave y agradable son un verdadero placer para los sentidos.

Pork buns de Sagàs

Pork buns de Sagàs

Pork buns de Sagàs

Pork buns de Sagàs

Los que me conocen saben que hay un alimento que me pierde y es el chocolate. Y yo creo que en Sagàs también deben saberlo, porque el postre de Chocolate, aceite y sal sobre entrecoca del Mossèn de Folgueroles (aka Jacint Verdaguer) es mi perdición. Suerte que no vivo cerca del restaurante, porque me pasaría la vida comiéndolo… La combinación de una bola de chocolate gigante regada con aceite de oliva de primera calidad y algunas escamas de sal sobre un pan fino y crujiente es tan sencilla y a la vez tan sofisticada que se me hace la boca agua sólo con recordarla… Creo que realmente voy a Sagàs por el postre ;)

Y como sé que no soy la única golosa…

Chocolate, aceite y sal

Chocolate, aceite y sal

Chocolate, aceite y sal

Chocolate, aceite y sal

Todo esto nos costó 20 euros. Los precios de los bocadillos son un poco más caros de lo que es habitual, pero son muy completos y puedes cenar por unos 30, más o menos.

Si queréis ir os recomiendo reservar con antelación (es increíblemente popular, sobre todo por las noches).

Sagàs

Pla de Palau 13 (08003) Barcelona

Tel. +34 933102434 / Reservas: 902 520 522