Archivo de la etiqueta: Carcassonne

Rodemack, la Carcassone de la Lorena

En el norte de Francia, a 20 kilómetros de Alemania y 6 de Luxemburgo, se esconde “la pequeña Carcassonne de la Lorena”. La villa de Rodemack, completamente fortificada, es un diamante en bruto y uno de esos lugares de los que es fácil enamorarse a primera vista. Lejos de las masificaciones de su vecina del sur, este pueblecito tranquilo en el que viven unas 900 personas parece congelado en el tiempo. Situado en la región del “País de las Tres Fronteras”, lo visité en el mes de marzo, justo después de redescubrir el Castillo de Malbrouck y el de los Duques de Lorena. Hacía un frío gélido y mis expectativas eran bajas… pero fue llegar allí y ¡voilà! Es tan fácil entender porqué la villa medieval es uno de los 157 pueblos de la lista de “Les Plus beaux villages de France” (los pueblos más bonitos de Francia)

Puerta de Sierck, Rodemack

Puerta de Sierck, Rodemack

HISTORIA DE RODEMACK

Rodemack está rodeada por una muralla de 700 metros y ha sabido conservar su encanto medieval, su patrimonio y sus peculiaridades a lo largo de muchos siglos de historia, que se remonta a los tiempos de los romanos. Aún así, la primera noticia que tenemos de la villa es del siglo IX, cuando pasa a depender de la Abadía de Fulda, en Alemania. Aunque poco tiempo después es cedida al abad d’Echternach, en Luxemburgo, haciendo honor a su ubicación fronteriza. El primer castillo feudal se construye en 1190 y bajo dominio luxemburgués Rodemack florece y se enriquece.

A lo largo de casi un milenio el lugar ha visto pasar guerras, soldados y conflictos varios pero al estar habitado bastante tiempo ha sabido resistir los embates del tiempo con elegancia. En 1869 pasa a manos del Barón Charles de Gargan quien, junto a sus descendientes, llevó a cabo algunas restauraciones y mejoras. En 2004 finalmente la familia cede las tierras y el castillo a la Communauté de Communes de Cattenom et Environs, que pone en marcha muchos más trabajos para mejorar y poner en valor esta joya medieval.

Murallas de Rodemack

Murallas de Rodemack

Interior de la puerta de Sierck, en Rodemack

Interior de la puerta de Sierck, en Rodemack

QUÉ VER EN RODEMACK

Puerta de Sierck

La Puerta de Sierck es la principal entrada a Rodemack y data del siglo XIII-XIV, cuando los habitantes de la villa la construyeron (junto con las murallas) después de conseguir una cierta independencia. Su objetivo era proteger a los vecinos y sus bienes. Había alguna otra puerta más, pero se ha perdido… El arco que une las dos torres fue destruido el 11 de noviembre de 1944 por las tropas americanas que liberaron el pueblo de la ocupación nazi para permitir el paso de los tanques. Afortunadamente, en 1989 se reconstruyó y hoy cruzarla es viajar en el tiempo y disfrutar de un lugar tan bonito como Carcassonne pero muchísimo más tranquilo. Al pasar por debajo, buscad la estatuilla de San Roque.

A partir de aquí lo mejor que podéis hacer es dejaros llevar y disfrutar de Rodemack con la calma que merece.

Destilería comunal en Rodemack

Destilería comunal en Rodemack

Muralla y jardín medieval en Rodemack

Muralla y jardín medieval en Rodemack

Jardín medieval

Siguiendo el trazado de la muralla y de un riachuelo llegamos al Jardín Medieval, una réplica de los jardines de estilo geométrico que se plantaban en la Edad Media. Aunque en marzo estaba bastante seco, en primavera y verano luce precioso. Su finalidad es básicamente utilitaria y tiene 4 espacios: plantas medicinales, especies y condimentos gastronómicos, legumbres y verduras, y flores y plantas ornamentales.

Lavadero

El lavadero público estuvo en uso hasta los años 60 del siglo XX y lo alimentan las fuentes naturales que emergen a los pies del castillo. A su entrada hay una cruz de calvario o “Bildstock” de estilo gótico flamígero del siglo XV o XVI.

Lavadero de Rodemack

Lavadero de Rodemack

Ciudadela de Rodemack

Ciudadela de Rodemack

La Ciudadela de Rodemack

Parcialmente en obras, la Ciudadela de Rodemack ha vivido transformaciones y asaltos a lo largo del tiempo. Aunque nos ha llegado poco de lo que eran originalmente, las torres de la entrada son espectaculares. En su interior sobreviven el pozo, el polvorín y el Pabellón de los Oficiales, el castillo, construido sobre las ruinas del antiguo castillo feudal, dentro del patio de armas. Es un Monumento Histórico y fue la residencia de la familia De Gargan. Sus túneles valen muchísimo la pena. No os los perdáis!

La Maison des Baillis

Construido en el siglo XVI por los representantes de los señores feudales en Rodemack, este “pequeño castillo” era su residencia. El nombre de “baillis” es cómo se llamaba a esta figura de control público y administrativo.

La Oficina de Correos

Una maravilla de edificio de principios del siglo XX. Seguramente una de las oficinas de correos más bonitas que he visto. ¡Toda charme!

Oficina de correos de Rodemack

Oficina de correos de Rodemack

Murallas de Rodemack

Murallas de Rodemack

Rodemack también tiene dos iglesias bastante monas:

  • Capilla de Nuestra Señora, del siglo XVII
  • Iglesia de San Nicolás, del siglo XVIII

En definitiva, es un pueblo pequeño que se puede visitar tranquilamente en medio día. A no ser que os acerquéis a finales de junio a disfrutar de su Fiesta Medieval, que transforma Rodemack y lo devuelve al tiempo de los caballeros y las damas. Es tan espectacular y me han hablado tan bien de ella que algún año intentaré acercarme a disfrutar de las justas, los bailes medievales y la gastronomía de nuestros antepasados.

Pese a la mala fama del inglés que se habla en Francia, quizás porque Rodemack está en terreno fronterizo si lleváis una lista de frases útiles en inglés (o en francés o alemán) conseguiréis entenderos con los lugareños y disfrutar de una experiencia muy local.

CÓMO LLEGAR A RODEMACK

  • En coche: está a 6 kms de Luxemburgo, 20 de Alemania y a 17 kilómetros de Thionville, la capital francesa más cercana. 

¿Dónde he estado en 2012?

En pocas horas se acaba este año. El funesto 2012 en el que el mundo tenía que acabarse llega a su fin y aunque no soy muy dada a mirar atrás, me ha parecido apropiado hacer memoria y recordar los lugares en los que he estado, lo que he visto y lo que he vivido.

Sigue leyendo

Lagrasse, un pueblo de cuento al lado de Carcassonne

Después de un día y dos noches estupendas en Carcassonne, el fin de semana de chicas llega a su fin. El domingo tocaba volver a casa… pero como no teníamos prisa y tampoco nos apetecía demasiado retomar la rutina decidimos dar un pequeño rodeo y explorar la campiña francesa del Languedoc. Una buena amiga y mejor blogger, Roser Goula, me recomendó pasar por “un des plus beaux villages de France”Ella había estado allí en una época algo más cálida que enero… pero el reclamo de su abadía románicasu casco histórico medieval y su buena reputación eran motivos más que suficientes para ir. 

Sigue leyendo

De cata de vinos en un castillo de Carcassonne

El finde de chicas tuvo uno de sus momentos álgidos con una deliciosa cata de vinos en un château a 5 minutos a las afueras de CarcassonneEl Château Auziasdentro del término municipal de Pennautier, es una agradable sorpresa escondida entre viñedos y elaboran unos caldos deliciosos que no tienen nada que envidiarle a los mejores vinos que uno pueda imaginar.

Sigue leyendo

La magia de Carcassonne de noche

Carcassonne es una ciudad para disfrutarla de día y de noche. Aunque su vida nocturna es más bien escasa (estuvimos una hora buscando algún sitio donde celebrar el cumpleaños de una de nosotras, no encontramos nada… y los locales no nos supieron indicar), deambular por las callejuelas y murallas teñidas de amarillo de la ciudadela es un pequeño placer. El ascenso es rápido y fácil… sólo hay que seguir nuestros pasos en dirección al “castillo” que domina la zona.

Sigue leyendo