Archivo de la etiqueta: castillo medieval

Excursión al Castell de Montsoriu, el segundo más grande de Cataluña

Si hace años me hubieran dicho que tan cerca de casa tenía el segundo castillo más grande y el más importante de estilo gótico de toda Cataluña no me lo hubiera creído. De pequeña, el Castell de Montsoriu estaba oculto en buena parte por la vegetación y la maleza en lo alto de una colina en el Parque Natural del Montseny. Afortunadamente, los importantes hallazgos que se hicieron a partir de los años 50 propiciaron una serie de excavaciones puntuales que se concretaron en dos campañas anuales a partir de 1995. Después de la cesión del castillo por parte de la familia propietaria al Consell Comarcal de La Selva y del impulso de la Associació d’Amics del Castell empieza un ambicioso proyecto para reconstruirlo y hacerlo visitable. Aunque todavía queda para acabar las obras, el recinto es tan espectacular que os quedaréis con ganas de mas. Es muy curioso ver cómo se ha devuelto su aspecto original a las partes mejor documentadas, mientras que las más desconocidas se han rehabilitado en un estilo mucho más contemporáneo, para marcar diferencias. En conjunto, el resultado es muy armónico. Esta excursión es muy fácil y permite conocer rincones cercanos a Barcelona relativamente poco conocidos.

Castell de Montsoriu en el Montseny

Castillo de Montsoriu desde la distancia

Muralla exterior del castillo de Montsoriu

Muralla exterior del castillo de Montsoriu

El ascenso al castillo medieval de Montsoriu, que sólo se puede hacer a pie, es uno de sus principales atractivos y anticipa lo que está por venir. Desde Breda, subiendo por la carretera GI-552 dirección Fogueres de Montsoriu, dejamos el coche en coll de Castellar y empezamos a andar por una pista forestal que lleva hasta el recinto. Es una excursión de 2.8kms que se puede completar en unos 30 minutos con poca dificultad. Perfecta para dejar atrás el estrés diario, el tráfico, al ruido y adentrarse en otra época. La subida se ve recompensada al llegar a las murallas exteriores.

El castillo de Montsoriu está documentado por primera vez en el año 1002, con motivo de una donación de tierras al monasterio de Sant Cugat del Vallés. Durante siglos perteneció a una de las familias nobles más importantes del país, los Cabrera, cuyas posesiones eran muy numerosas. Ellos lo ampliaron progresivamente y lo convirtieron en un castillo-palacio gótico único en su estilo. La fortaleza entra en decadencia en el siglo XV por el traslado de la familia al castillo de Blanes y los estragos de la Guerra Remença en Cataluña. A partir del siglo XVI las deudas de los vizcondes de Cabrera les obligan a vender el castillo de Montsoriu a Francesc de Montcada, que pasa por diferentes manos hasta su ocupación tanto por las tropas francesas durante la Guerra de la Independencia Española de principios del XIX como por los militares de la I Guerra Carlista.

Entrada al Castillo de Montsoriu

Entrada al Castillo de Montsoriu

Chimenea en una sala noble del castillo de Montsoriu

Chimenea en una sala noble del castillo de Montsoriu

El mejor castillo gótico de Cataluña está formado por tres recintos rodeados por murallas. La parte más antigua que se conserva es la torre del homenaje, en un espacio central, de la segunda mitad del siglo X, además de una torre lateral y una pequeña capilla pre-románica dedicada a San Pedro. Alrededor del año 1240 el castillo de Montsoriu sufrió daños importantes a causa de lluvias torrenciales. Fue entonces cuando un rayo partió por la mitad la torre más alta de la fortaleza. Es en este momento cuando los Montcada hicieron grandes ampliaciones, construyeron el nuevo recinto soberano con espacios tan espectaculares como la sala gótica con su bóveda de cañón, el patio de armas o el foso. Se levantó también una nueva capilla adosada a la muralla. Pero el mayor esplendor del castillo llega en el siglo XIX, cuando se convierte en un palacio-fortaleza. De esa época nos han quedado dependencias espectaculares como el comedor o la cocina, nuevos pavimentos, grandes depósitos de agua o una nueva sala noble, además del camino de ronda sobre las nuevas murallas. Nuestro guía (uno de los arqueólogos implicados en el proceso de reconstrucción) nos paseó por todos los rincones y nos descubrió algunos de los secretos del lugar.

Aún hoy, con el lugar en obras, es fácil imaginar el patio de armas porticado y enlosado con mármol, las dependencias nobles… y más después de adentrarnos en el enorme aljibe que abastecía de agua todo el recinto. Desde el Mirador de la Condesa, una ventana gótica en lo que había sido una capilla, se controla el territorio a la perfección y, en un día claro, se puede divisar hasta el mar. Finalmente, en este siglo se edificó el recinto jussà, con una torre cuadrada en la entrada, para proteger i defender el castillo.

Reproducción del Castillo de Montsoriu

Reproducción del Castillo de Montsoriu

Vistas del parque natural del Montseny desde el Castell de Montsoriu

Vistas del parque natural del Montseny desde el Castell de Montsoriu

Torre del homenaje en el castillo medieval del Montsoriu

Torre del homenaje en el castillo medieval del Montsoriu

Aljibe del castillo de Montsoriu

Aljibe del castillo de Montsoriu

Sala gótica en el castillo de Montsoriu

Sala gótica

Aún quedan unos cuantos años de obras para devolver al castillo de Montsoriu su esplendor pasado, pero los avances son espectaculares y la visita es toda una experiencia. Aunque sólo sea por las vistas espectaculares, por la grandiosidad de lo que queda y por todas las leyendas que rodean al lugar, vale la pena que os acerquéis. Eso sí, al bajar, aseguraos de volver por el mismo camino de subida. Yo intenté acortar montaña a través y acabé 3 kilómetros más abajo del parking… Con lo que me tocó andar por la carretera cuesta arriba :(

LEYENDAS DEL CASTILLO DE MONTSORIU

Hay muchas, pero las tres que más me impactaron fueron estas:

  • La Dama Roja: Cuentan que cada noche de San Juan, cuando las campanas dan la medianoche, una dama desnuda aparece sobre la torre de l’Heura con una làmpara encendida en la mano izquierda y un cuerno de caza en la otra. Lo hace sonar y al poco se oye su contestación. Aparece un caballero sobre un caballo de fuego, toma a la Dama Roja y se sumergen en la oscuridad de la noche.
La

La “torre de las brujas” vista desde las murallas

  • La Bruja Guilleuma: Se cuenta que Doña Guilleuma, una dama acusada de brujería, fue condenada a vivir en las ruinas del castillo. Como respuesta, ella vagaba como un alma en pena y provocaba tales tormentas cada noche que las cosechas de la zona se perdieron. Los vecinos, asustados, pidieron ayuda al obispo, que conjuró a los malos espíritus con agua bendita y consiguió que la bruja se precipitara en las profundidades del “Gorg negre”. Hay quien afirma que dejó su pie marcado en una roca al darse impulso… Y también que sus gritos se pueden oír en la zona algunas noches.
  • El tesoro de Montsoriu: Si rondáis por la zona, dicen que cada año la noche de San Juan, cuando empiezan a sonar las campanas de Breda marcando la medianoche se abre una puerta secreta en el castillo. Se tiene que entrar con la primera campanada e intentar llenar un saco de grano para salir antes de que suene la campanada número 12. Y todo esto se tiene que hacer aguantando una calavera en una mano y un cirio encendido boca abajo en la otra, además de andar hacia atrás (vamos, así cualquiera). Con el saco lleno hay que correr hasta cruzar la riera sin mirar dentro del saco. Si se consigue, el trigo se convertirá en oro y plata. Si no, serán piedras… Ah! Y por si fuera poco, si a la doceava campanada no habéis podido salir del castillo tendréis que esperar encerrados hasta el próximo San Juan. ¿Alguien se anima?

Plantas en las cercanías del castell de Montsoriu

Plantas en las cercanías del castell de Montsoriu

CÓMO LLEGAR AL CASTILLO DE MONTSORIU

  • En coche: Está situado entre los municipios de Sant Feliu de Buixallei i Arbúcies, en la comarca de la Selva. Desde Barcelona el acceso más fácil es desde Hostalric o Arbúcies, por la carretera GI-552. En dirección a la urbanización de Fogueres de Montsoriu, hay que llegar hasta el coll de Castellar. Dejamos el coche… y a andar. 

INFORMACIÓN PRÁCTICA

  • Reservas: todas las visitas son guiadas y en grupo porque el recinto está en obras. Podéis reservar en su página web hasta 24 horas antes del día solicitado.
  • Horarios: Fines de semana y festivos. La primera visita es a las 10 y la última a las 16h.
  • Precio: De 0 (menores de 6 años) a 5 € (adultos). Los niños entre 6 y 14 años, jubilados y estudiantes pagan 3€ y los adultos de familia numerosa o monoporantal tienen el 20% de descuento.

Explorando Luxemburgo, una ciudad fortaleza única

(Este post ha sido escrito desde un teclado francés, asi que os pido por adelantado disculpas por la falta de acentuacion de algunas palabras y por la ausencia de la letra enye. Cuando vuelva a casa lo corregiré)

Vistas sobre el Grund de Luxemburgo

Precioso, verdad? En el corazon administrativo y financiero de la Union Europea, Luxemburgo se alza como una bonita combinacion de lo antiguo con lo nuevo. Su pasado medieval se fusiona a la perfeccion con la modernidad… Y aun asi, sigo prefiriendo sus callejuelas antiguas, sus edificios llenos de historia, los trozos de muralla que se reparten por todos lados y que rodean lo que queda de esta fortaleza medieval. Pese a los 0 grados y la nieve, fue un placer volver a descubrirla :)

Ruta por los castillos de la Moselle, en Francia

(Este post ha sido escrito desde un teclado francés, asi que os pido por adelantado disculpas por la falta de acentuacion de algunas palabras y por la ausencia de la letra enye. Cuando vuelva a casa lo corregiré)

Que Francia es tierra de castillos es algo indudable… Pero hay muchos mas que los famosos del Loira. En la Lorraine tambien tienen una gran seleccion y uno de mis favoritos es el Chateau de Malbrouck. Una maravilla medieval restaurada con detalle y que disfruta de unas vistas de lujo. Con lugares como este (y a pesar del frio) quien no querria disfrutar de la zona?

Castillo de Malbrouck

El castillo de Tona y la plana de Vic

Si visitáis el Montseny desde la zona de Osona un buen broche final para el día es subir a la colina que hay en el pueblo de Tona y que domina toda la plana de Vic. Paisaje visto siempre desde el coche cuando vas desde Barcelona a Vic por la C-17, el promontorio con la torre medieval y la iglesia románica en la cima hacía tiempo que me llamaba la atención. A finales de enero pude saldar esa cuenta pendiente y disfrutar de algunas de las mejores vistas de la comarca y de un entorno increíblemente verde y lleno de historia.

Vistas del Montseny desde el castillo de Tona

Vistas del Montseny desde el castillo de Tona

El cerro, que termina en un precipicio sobre el municipio, nos permite disfrutar de un paisaje privilegiado, con el macizo del Montseny al final. El lugar es un remanso de paz, con el césped, los árboles, los edificios que han sobrevivido a casi mil años de Historia…

Lo primero que encontramos cuando se llega a la cima son los restos de una especie de cisterna a mano izquierda, ahora cubierta por las hierbas. Al final, la iglesia de Sant Andreu nos espera. Documentada desde el año 889, cuando fue consagrada junto con el castillo, en la primera mitad del siglo XI fue sustituida por que vemos hoy en día, de arquitectura lombarda. Sufrió algunas reformas posteriores, que le añadieron capillas laterales, el campanario o la portada renacentista… el conjunto es de una gran belleza y está muy bien conservado, aunque no siempre está abierta para visitar su interior.

Església de Sant Andreu del Castell de Tona

De camino a la Iglesia de Sant Andreu del castillo de Tona

Iglesia de Sant Andreu del castillo de Tona

Iglesia de Sant Andreu del castillo de Tona

Sin ninguna duda, subir la colina compensa. A su izquierda, en uno de los extremos del terreno queda el único testimonio del castillo de Tona: su torre de defensa. Algo castigada por el paso del tiempo, se asienta directamente sobre la roca y tiene una altura media exterior de 7,5 metros. Puede ser que sus orígenes se remonten al Imperio Romano, ya que la vía romana de Ausa (Vic) a Barcino (Barcelona) pasaba por aquí…

Sea cual sea su origen, la primera noticia que tenemos del castillo se remonta al año 889, cuando se consagró su iglesia. Pasó por las manos de varias familias nobles de la alta Edad Media (los condes de Barcelona, el conde de Besalú y, finalmente, la casa de Moncada) hasta que cayó en desuso a finales del siglo XV, después de la Guerra Remença.

Torre del Castillo de Tona

Torre del Castillo de Tona

Torre del Castillo de Tona

Torre del Castillo de Tona

Visitar el lugar al atardecer, cuando el cielo se tiñe de tonos rojizos le añade magia a la experiencia.

Si os quedáis con ganas de más, bajando del castillo de Tona está el Camp de les Lloses, un yacimiento romano del siglo II aC en el que podemos ver los restos de una fundición republicana. En el pueblo destaca la iglesia de Santa María del Barri (de 1011) y los pocos residuos del turismo termal que convirtió a Tona en lugar de veraneo de la burguesía barcelonesa en el último tercio del siglo XIX, entre los que destaca el Balneari Codina, que no tuve tiempo de probar.

¿CÓMO LLEGAR AL CASTILLO DE TONA?

  • En tren, hasta Seva con Renfe y luego bus a Tona
  • En coche, desde Barcelona por la carretera C-17. Os adentráis en el pueblo y seguís las indicaciones. No tiene pérdida! Llegaréis a un parking de tierra donde se puede dejar el coche. Luego hay que subir andando unos 10 minutos hasta la cima.

El castillo de Loarre, una joya del Románico aragonés

Decir que el castillo de Loarre está bien conservado sería quedarme corta. Situado en lo alto de un promontonio a las afueras del pueblo de su mismo nombre es la fortaleza románica mejor conservada de Europa. Hacía años que quería verlo y hace poco pude cumplir el sueño.

castillo de Loarre

De camino al castillo de Loarre

Se asciende por una carretera algo serpenteante y empinada y se ve en todo momento, aunque a veces el roquedal sobre el que está construido lo oculta parcialmente. Las vistas son espectaculares y es muy fácil entender porque el rey Sancho III de Navarra mandó construirlo en el siglo XI para usarlo como avanzadilla desde la que organizar la reconquista de la zona y los ataques a Bolea, la principal plaza musulmana. Cuando la frontera con los reinos moros se desplazó más al sur, en el siglo XII, el castillo de Loarre perdió su función de control de fronteras… Y en el siglo XV fue abandonado definitivamente y la población se instaló en el actual pueblo de Loarre, en el llano.

castillo de Loarre

Castillo de Loarre

castillo de loarre Huesca

Castillo de Loarre

Destaca lo espectacular de su construcción. Desde detrás se observa perfectamente cómo lo construyeron sobre un promontorio de roca caliza a más de mil metros de altura. El resto del recinto está protegido por una muralla de 170 metros de perímetro en la que se intercalan 9 torres semicirculares. Desde el parking para los coches hay que andar un poco, dejando atrás un pequeño bosque, hasta el punto de información y taquillas, desde donde las vistas del Castillo de Loarre y de la comarca de la Hoya de Huesca, que se domina a la perfección.

Castillo románico de Loarre Huesca

Entrada al castillo de Loarre, en Huesca

El acceso al castillo de Loarre se hace cruzando las murallas. Desde aquí, una rampa sube hasta la fortaleza, dejando a la izquierda la solitaria Torre del Vigía. Para después llegar a la puerta de entrada principal, decorada con profusión con esculturas de estilo románico. El lugar es un mirador ideal y un punto de control perfecto de toda la comarca. Y aún más si os encontráis un día tan claro como el que vivimos.

Castillo de Loarre, Huesca

Torre de vigía y muralla del castillo de Loarre, Huesca

Castillo de Loarre, Huesca

Vistas de la Hoya de Huesca desde el castillo de Loarre

Desde aquí, se sube por una escalera recta, encajada en un pasadizo. Es la única entrada y en caso de invasión debía de ser muy fácil de defender. A lado y lado, se abren dos pasos: a la izquierda hay el pequeño recinto que ocupaba el cuerpo de guardia; a la derecha la preciosa cripta de Santa Quiteria, pequeña, oscura, con una acústica perfecta y llena de misterios, como la del perro que hay tallado en uno de sus sillares de piedra. Desde aquí, hay una escalera muy estrecha y bastante oculta que comunica la cripta con el presbiterio de la iglesia, que está directamente encima.

castillo de loarre

Escalinata principal del castillo de Loarre

castillo de loarre

Perro grabado en la cripta del castillo de Loarre

Al final de la escalinata, a mano izquierda está la Iglesia Románica de San Pedro, de la que destacan su gran cúpula de sillería (de 25 metros de altura y bastante inusual para la época) y unos grandes ventanales y arcos ciegos de medio punto en el ábside con muchos detalles esculpidos con claras influencias del románico francés y de Jaca. A partir de aquí el pasillo se bifurca y da paso al conjunto de salas, pasadizos, escaleras y galerías de la fortaleza, que a veces parece un laberinto.

castillo de Loarre

Iglesia de San Pedro en el castillo de Loarre

CAstillo de Loarre románico en Huesca

Interior del castillo

Como todo buen castillo que se precie, tiene unas mazmorras inquietantes, restos de un monasterio, cisternas y una zona fuerte con varias torres y dependencias. Es precisamente en la parte superior del castillo, cuando la emoción ya me embargaba, donde están las construcciones más antiguas: una diminuta capilla, la torre del Homenaje -o de los Reyes, de 5 plantas y 22 metros de altura, que se comunica con el camino de ronda de la muralla- y la torre de la Reina. Desde el Mirador de la Reina las vistas de toda la Hoya de Huesca se despliegan ante nuestros ojos y se pierden en el horizonte.

castillo de Loarre

Zona superior del castillo de Loarre

vistas de la hoya de huesca

Vistas de la Hoya de Huesca desde el castillo de Loarre

Pasamos en el castillo de Loarre unas 2 horas muy completas y sólo nos fuimos cuando cerraron. El sol se empezaba a poner y teñía el paisaje de infinitas tonalidades de rojo, violeta y ocre, que se fundían en el cielo para dar paso a la noche. Esos colores fueron el colofón ideal para una jornada descubriendo una de las joyas del románico nacional.

Castillo románico de Loarre

Atardecer en el castillo de Loarre

El Reino de los Cielos

En 2005 el Castillo de Loarre fue el escenario del rodaje de la película de Ridley Scott El Reino de los Cielos. En el punto de información nos enseñaron un libro con fotos de la filmación y nos contaron que durante los meses que duró el rodaje, los vecinos hicieron de extras y se codearon con grandes como Liam Neeson, Jeremy Irons, Orlando Bloom o Eva Green. Y a mi que me hubiera encantado participar… ;)

castillo románico de Loarre

El Castillo de Loarre, dominando el paisaje al atardecer

Horarios del castillo de Loarre

  • Del 1 de noviembre al 28 de febrero: 11 – 17.30h
  • 1 de marzo – 15 de junio y del 16 de septiembre al 31 de octubre: 10 – 14h y 16 – 19h
  • 16 de junio – 15 de septiembre: 10 – 14h y 16 – 20h
El castillo cierra el 25 de diciembre y el 1 de enero; y el 24 y el 31 cierra a las 14h.

Precios de las entradas

  • Entrada Normal: 3,90€
  • Entrada reducida (estudiantes, grupos de + de 20 personas, jubilados): 3,30€
  • Infantil (6 – 16 años): 2,70€
  • Discapacitados y menores de 6 años: gratis

Se organizan visitas guiadas.

Es muy recomendable pedir la audioguía, porque permite hacerte una mejor idea de cómo era la vida en el castillo.

Información y reservas

¿Cómo llegar al castillo de Loarre?

  • Al castillo de Loarre se llega en coche desde Huesca, en dirección Ayerbe por la carretera A-1206. Está a unos 30 kms de la capital de la provincia, en un promontorio muy visible a las afueras del pueblo de su mismo nombre.