Archivo de la etiqueta: Edinburgh

Visita a la capilla de Rosslyn en Escocia

La capilla de Rosslyn es quizás uno de los lugares más fascinantes de Escocia. Rodeada de misterios, leyendas y una larga historia es de visita obligada. Vinculada al Santo Grial, a los templarios, a los masones e incluso a los avistamientos de ovnis es una pequeña joya a los pies de las Pentland Hills y el éxito de la novela y la película El Código Da Vinci no ha hecho más que acrecentar su fama.

Sigue leyendo

Disfrutando de la Navidad en Edimburgo

He estado en la ciudad varias ocasiones (he perdido la cuenta, sorry!), viví en Escocia, vuelvo a menudo y la conozco casi mejor que Barcelona… y aún así, nunca había visitado Edimburgo en Navidad. Un pequeño fallo que he solventado este año con una visita exprés. Un día en la capital de Escocia fue suficiente para descubrir lo bonita que luce en invierno, a pesar del frío y del viento.

Sigue leyendo

Nuevo compañero de viaje. ¡Acogemos al Traveler “Dimoni”!

¡Bienvenido “Dimoni”!

Aunque llegó a casa hace algunos días, el pasado fin de semana hizo su primer viaje oficial conmigo. Así que hoy es el día perfecto para presentaros a mi nuevo y fiel compañero de viaje y aventuras a partir de ahora. Se llama “Dimoni” (obvio por su color rojo y su pinta de malote) y ha llegado con ganas de comerse el mundo.

Sigue leyendo

Qué ver y hacer en Dundee, Escocia

El penúltimo día en Escocia lo pasamos en Dundee… Bueno, realmente nos alojamos allí un par de días porque tengo una amiga que vive allí y como incluso los “dundonians” reconocen que la ciudad no tiene mucho encanto exploramos la zona de Perthshire y Aberdeenshire, que nunca me voy a cansar de decir que es preciosa, maravillosa y que es relativamente poco turística. Eso sí, ya que estábamos allí, visitamos algunas cositas que no están nada mal. Eso sí, Dundee sólo vale la pena como punto de partida para explorar la zona. Pero si, como nosotras, tenéis algo de tiempo, hay cosas que ver.

Puente sobre el río Tay en Dundee

Puente sobre el río Tay en Dundee

Algunos apuntes sobre Dundee

Conocida como la ciudad del Discovery (en honor al barco RRS Discovery con el que Robert Falcon Scott llegó a la Antártida en 1902 y que se construyó en sus astilleros) es la cuarta ciudad de Escocia en número de habitantes (aprox. 190.000) y tiene una de las ubicaciones más encantadores del país. Construida alrededor de la colina basáltica que hoy se conoce como Dundee Law, Dundee vivió su época de esplendor entre finales del siglo XIX y principios del XX cuando florecieron la industria del textil, de las conservas (en especial la mermelada) y la prensa. Su declive en la segunda mitad del siglo condujo a un incremento considerable del paro y la decadencia urbana que, aun hoy en día, se dejan sentir. En los años 60 y 70 se construyeron grandes bloques de edificios que desentonan con el resto de edificios y la ciudad fue languideciendo. Aún así, hace algunos años que el Ayuntamiento se ha puesto las pilas y las cosas están mejorando. Aún así, yo no le dedicaría más de 1 dia.

Qué ver en Dundee, entonces?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

VISTAS DE LA CIUDAD DESDE NEWPORT-ON-TAY

Cruzando el puente sobre el río Tay en dirección a Edimburgo se obtienen algunas de las mejores vistas de Dundee. Es un paseo agradable, sobre todo si hace buen tiempo, y las vistas de los campos, del río y del skyline de la ciudad valen realmente la pena. Aprovechando que toda la ciudad se había congregado en esta zona a finales de julio de 2011, nosotras nos fuimos de picnic a un campo en esta zona para disfrutar del “espectáculo” y de las vistas. Fue inolvidable, en especial por la rapidez con que esos cuatro gigantes de hormigón se vinieron abajo… Os dejo enlazado uno de los vídeos que circulan por Youtube del “evento”.

Demolición de los bloques de pisos de Hilltown en Dundee (31 de julio de 2011)

DUNDEE LAW

Subir la cuesta hasta la colina Dundee Law de 174 metros es una de las mejores maneras de ver Dundee desde el aire y disfrutar de unas vistas fantásticas del río Tay, de los dos puentes que lo cruzan (el Tay Rail Bridge, para los trenes, y el puente para coches y peatones). Se llega después de un paseo corto desde el centro de la ciudad por Constitution Road y es lo que queda de un antiguo volcán extinguido. El sitio ha estado habitado desde la prehistoria y se han encontrado restos romanos. Hoy en día en la cima hay un monumento a los soldados locales caídos en la Primera y la Segunda Guerra Mundial y ofrece una tranquilidad maravillosa.

Dundee Law

Monumento a los caídos en la primera y la segunda Guerra Mundial en la cima de Dundee Law

RRS DISCOVERY

Los tres mástiles del famoso navío que llevó en su expedición polar al capitán Robert Falcon Scott y a Ernest Shackleton dominan la orilla del río al sur del centro de Dundee. El barco se construyó en la ciudad en 1901 con un casco de madera de más de medio metro de grosor para sobrevivir a las capas de hielo antártico. El RRS Discovery partió de Dundee en primavera de ese año y alcanzó la Antártida en enero de 1902. Tras dedicar unos meses a cartografiar las costas antárticas, el navío quedó atrapado en el hielo en el Estrecho de McMurdo, en la Isla de Ross, durante dos años. En ese tiempo, los dos aventureros establecieron que la Antártida era un continente y resituaron el Polo Sur magnético. Una vez liberado del hielo por causas naturales ayudadas mediante explosivos, el Discovery emprendió el viaje de regreso, que completó en el puerto de Spithead el 10 de septiembre de 1904.

RRS Discovery

RRS Discovery

Después de varias vicisitudes posteriores que os contarán si lo visitáis, en 1985 lo compró el Dundee Heritage Trust, que lo musealizó y convirtió en un punto de interés turístico. La entrada es un poco cara (8.25 pounds) pero es una buena alternativa si estáis en la ciudad.

Además, justo fuera del museo hay unos pingüinos monísimos :)

Pingüinos en el exterior del RRS Discovery

Pingüinos en el exterior del RRS Discovery

Y, si os habéis quedado con ganas de más, ahí van otras opciones:

  • HM Frigate Unicorn:  el barco de vela británico construido más antiguo que se conserva.
  • Verdant Works: es uno de los museos industriales más interesantes de Europa. Explora la historia de la industria del yute (el tejido estrella durante décadas en Dundee)
  • Las Galerías McManus: están situadas en un edificio gótico victoriano diseñado por Gilbert Scott en 1867 y alberga el museo y la colección de arte de Dundee
  • Dundee Contemporary Arts: situado en el West End de Dundee, es un centro ultramoderno donde se exhiben las obras de arte, diseño y cine más moderno. Se puede ver a los artistas en acción y participar en talleres.
  • Centro: destaca la escultura del héroe del cómic infantil The Dandy Desperate DanCity Square, la fachada de Caird HallSt. Mary’s Parish Church. 

Y más o menos ya está… La última mañana del viaje la dedicamos al shopping en dos de mis tiendas favoritas de Edimburgo, pero eso mejor lo dejamos para otro post, no?

Qué ver y hacer en dos días en Edimburgo (día 2)

Después de explorar a fondo la Royal Mile de Edimburgo (y sus calles adyacentes) en nuestro primer día en la ciudad, el segundo lo dedicamos a la zona nueva o New Town y a explorar alguna área o monumento que el jueves no tuvimos tiempo de ver.

Nos levantamos pronto y desayunamos en el estupendo café de estilo parisino (nos apetecía algo diferente, para variar después de tantos días de Scottish Breakfast) Café Jaques, justo enfrente del Art Roch Hostel. Acto seguido, nos pusimos en marcha en dirección a Calton Hill. El barrio se proyectó en el siglo XVIII para solucionar los problemas de superpoblación e insalubridad del Edimburgo medieval, por entonces todavía confinado a la colina del Old Town, detrás de las murallas.

Edificios medievales vistos desde Princes Gardens, Edimburgo

Edificios medievales vistos desde Princes Gardens, Edimburgo

NEW TOWN

La Ciudad Nueva transcurre en paralelo a la Royal Mile, de la que está separada, entre otros, por los Princes Gardens, es una sucesión de calles (la principal es Princes Street, llena de tiendas) y plazas de arquitectura georgiana y neoclásica (los más completos y auténticos de todo el mundo, según me contaron). En esta zona están los grandes almacenes, las tiendas de los mejores diseñadores y muchísimos bares, restaurantes y hoteles. Además de la maravillosa Scottish National Gallery. Si tenéis tiempo, vale la pena (además, excepto las exposiciones temporales, es gratis)… Pero como no era el caso, a Calton Hill que nos fuimos.

De camino, a mano derecha, está el cementerio de Calton Hill donde están enterrados grandes de la talla de David Hume. Las vistas son espectaculares y los monumentos funerarios (si os van, a mi sí) son una maravilla. Algunas lápidas son tan antiguas que llevan siglos hundiéndose en el césped…

Calton Hill Cemetery / Cementerio de Calton Hill

Cementerio de Calton Hill – tumba de David Hume

Dejando de lado la nota macabra del día, subir a Calton Hill es muy fácil y apto para todo el mundo (incluso los que no están en forma). Las vistas desde esta impresionante acrópolis escocesa valen la pena, y su césped es ideal para un picnic al aire libre si hace bueno. La cima de la colina está dominada por los grandilocuentes monumentos (la mayoría del siglo XIX) que hicieron a Edimburgo merecedora del nombre de “La Atenas del Norte”.

Vistas desde Calton Hill, Edimburgo

Monumentos de Calton Hill

  • Burns Monument: construido en 1830, este templete de estilo griego se construyó para rendir homenaje al bardo por excelencia de Escocia, Robert Burns (o Rabbie Burns, cómo le llaman sus compatriotas).
  • National Monument: es una especie de Partenón a medias que tenía por objetivo honorar a los muertos escoceses en las Guerras Napoleónicas. El proyecto, increíblemente ambicioso, se empezó en 1822 pero se quedó sin fondos cuando tan sólo se habían completado las 12 columnas que se pueden ver hoy en día.
  • Nelson Monument: el monumento al almirante Lord Nelson (por su victoria en Trafalgar en 1805 contra los franceses) ofrece unas vistas aún más espectaculares desde su cima… pero realmente tampoco vale tanto la pena pagar por subir. Aún así, desde fuera es un must. 
  • City Observatory: el que se construyó en 1818 como Observatorio de la ciudad está inspirado en el templo ateniense dedicado a los vientos. Aunque perdió su utilidad bastante pronto (por lo que se ve, el humo de la estación de Waverley obligó a trasladar los instrumentos de observación al sur de Edimburgo, a Blackford Hills) vale la pena echarle un vistazo.

Aún así… que no nos engañen, la gente va a Calton Hill a disfrutar de unas vistas de 360 grados de Edimburgo. Vistas del Castillo, del Firth of Forth (el estuario donde el río se une con el mar, en el barrio de moda de Leith), la Ciudad Nueva, toda la calle de Princes Street y, cómo no, las mejores vistas de Arthur’s Seat y el Palacio de Holyrood, como éstas.

Arthur's Seat visto desde Calton Hill

Arthur’s Seat visto desde Calton Hill

De vuelta a Old Town, recorrimos Princes Street y nos maravillamos con la arquitectura georgiana de George Street, Charlotte Square y St. Andrew Square. Y nos volvimos a adentrar en el laberinto medieval que tanto me gusta.

El monumento a Walter Scott desde un callejón de Edimburgo

El monumento a Walter Scott desde un callejón de Edimburgo

Subiendo por Cockburn Street, de vuelta a la Royal Mile en dirección al castillo, giramos a la izquierda por George IV Bridge y empezamos a andar por la acera de la derecha…. En el número 21 está The Elephant House, famoso por su café y por ser el bar dónde J.K. Rowling escribió el primer libro de Harry Potter, en la época en que estaba en paro y no tenía dinero ni para pagar la calefacción… El sitio es una especie de meca de los fans de la saga, pero realmente está muy bien como bar. También lo frecuenta el escritor de novela policiaca Ian Rankin.

National Museum of Scotland

National Museum of Scotland

Una vez repuestas las fuerzas, fuimos hasta el National Museum of Scotland, que justo acababa de reinaugurarse después de una reforma de varios años. Es gratis (sí!) y en su interior, que combina la modernidad con el clasicismo victoriano, hay una gran colección de piezas celtas, pictas y romanas (atención a la armadura de un caballo romano, espectacular), piezas medievales e incluso la oveja Dolly disecada. Realmente, vale mucho le pena echar un vistazo. Y, si hace bueno, desde la terraza en el piso superior hay unas vistas inolvidables!

Continuamos por George IV Brigde hasta Greyfriars Kirk y su cementerio. La iglesia se inauguró en 1620 y es bastante pequeña. La mayoría de la gente va porque en su cementerio (que se cierra por la noche) están enterrados varios ilustres de la ciudad (el poeta Allan Ramsay o el arquitecto William Adam). Aún así, el inquilino más famoso es el Greyfriars Bobby, el terrier de Skye que, de 1858 a 1872 montó guardia en la tumba de su difunto amo, John Gray, un oficial de la policía de Edimburgo. Su pequeña tumba está justo al lado de la entrada del cementerio, marcada por una lápida de granito rosa. El perro era tan popular que a su muerte le erigieron una estatua frente al pub que lleva su nombre, en la esquina entre George IV Bridge y Candlemaker Row.

Acabamos nuestra visita con una sesión de shopping por dos de mis calles favoritas: Victoria Street y Cockburn Street, así como la zona de Grassmarket.  En breve, mis bares, pubs y restaurantes preferidos, y otras opciones para hacer en Edimburgo si tenéis más de dos días.