Archivo de la etiqueta: Edinburgh

Visita a Rosslyn Chapel en Escocia

La capilla de Rosslyn es quizás uno de los lugares más fascinantes de Escocia. Rodeada de misterios, leyendas y una larga historia es de visita obligada. Vinculada al Santo Grial, a los templarios, a los masones e incluso a los avistamientos de ovnis es una pequeña joya a los pies de las Pentland Hills y el éxito de la novela y la película El Código Da Vinci no ha hecho más que acrecentar su fama.

Exterior de la Capilla de Rosslyn, con las obras de restauración en curso

Exterior de la Capilla de Rosslyn, con las obras de restauración en curso

Fuimos después de visitar los puentes sobre el Firth of Forth y antes de volver a casa. Las dos horas mejor aprovechadas del viaje, sin lugar a dudas. A unos 30 minutos del centro de la ciudad, es el lugar perfecto para hacer una excursión de un día desde Edimburgo.

Fundada a mediados del siglo XV por William St. Clair, 3r príncipe de Orkney y primer conde de Caithness, se empezó a construir en 1446 en el pequeño pueblo de Roslin, a las afueras de Edimburgo. Hoy en día se accede a través del centro de visitantes, donde hay muchísima información audiovisual e interactiva que nadie se debería saltar. Cruzas una puerta de cristal y voilà! Uno de los edificios medievales más singulares e inclasificables que has visto.

Aunque están restaurando parte de la fachada, la mayoría es visible. Nada más llegar, sorprende una pequeña exposición que explica el proceso de creación de las peculiares gárgolas que adornan la capilla de Rosslyn.

Gárgolas y detalles de la capilla de Rosslyn

Gárgolas y detalles de la capilla de Rosslyn

Gárgola de león en la fachada de la capilla de Rosslyn

Gárgola de león en la fachada de la capilla de Rosslyn

Quizás por el halo de misterio que la rodea o porque había leído tanto sobre ella, estaba expectante. Y no hay para menos, porque el edificio está cubierto de símbolos por todas partes tanto en el exterior como en el interior, donde es difícil no maravillarse ante el genio de los artesanos que tallaron cada una de las figuras, decoraron las columnas o se encargaron de uno de los techos más bonitos que he visto.

El edificio se proyecto originalmente como Capilla de San Mateo y se cree que debería haber sido más grande… pero después de la muerte de St. Clair en 1484, el proyecto se quedó tal cual nos ha llegado. Con una superfície de 21 metros de largo y 13 de alto, prácticamente no hay un centímetro de Rosslyn que no esté trabajado. Centenares de relieves y esculturas recubren el edificio y es difícil dejar de mirarlos.

Entrada a la capilla de Rosslyn

Entrada a la capilla de Rosslyn

La sorpresa es aún mayor cuando entras… Lamentablemente, no dejan hacer fotos en el interior -práctica que ni entiendo ni creo que vaya a entender nunca. Hay escenas bíblicas como la expulsión del Jardín del Edén, el ángel caído o la crucifixión de Cristo, que se mezclan con un par de arcos cubiertos por esqueletos que danzan, ángeles que tocan la gaita, esculturas relacionadas con los caballeros templarios, otras masónicas y varias de carácter pagano.  Entre estas destaca la presencia repetida del “Green Man”, que aparece más de 100 veces en toda la capilla de Rosslyn. 

Se trata de una figura pagana que simboliza el crecimiento y la fertilidad de la naturaleza y que está por todas partes. Admitiré que me da algo de miedo su cara… pero es tan misteriosa su presencia en un templo religioso que no podía dejar de buscarlo. De hecho, dentro de la capilla hay unas fichas para que busques algunas de las esculturas más interesantes y simbólicas, con sus explicaciones.

Green Man en la capilla de Rosslyn

Green Man en la capilla de Rosslyn (foto: Wikimedia Commons)

Otra de las joyas la capilla de Rosslyn es el llamado “Pilar del Aprendiz”, una columna decorada con profusión que se retuerce sobre sí misma y que debe su nombre a una leyenda relacionada con las tradiciones masónicas. Se cuenta que el albañil encargado de las obras fue a inspirarse para tallar un pilar a Roma… y cuando volvió, su aprendiz -que había soñado con el pilar acabado- terminó el trabajo con tal maestría que él, preso de la ira, lo mató con una maza.

Cripta de la capilla de Rosslyn

Cripta de la capilla de Rosslyn

Dejamos atrás la luz de colores que se filtra por las vidrieras y descendemos a la cripta, lugar donde según dicen algunos hay un tesoro, un túnel y mil cosas más… Algunas leyendas afirman que la verdadera cripta está todavía oculta debajo del pilar del aprendiz y que esconde algún secreto templario… Pero no lo pudimos comprobar porque había demasiados vigilantes, pendientes de que ni hiciéramos fotos ni tocáramos nada.

Hay tanto por ver, tantos detalles, tantos símbolos que es un lugar al que hubiera podido dedicarle toda la mañana… Desde lo alto de sus pináculos hasta la base de sus pilares, no hay nada que no me gustara. Si vais, tomadlo con calma y saboread cada rincón.

Pináculo en el exterior de la capilla de Rosslyn

Pináculo en el exterior de la capilla de Rosslyn

Monumento en la capilla de Rosslyn

Monumento en la capilla de Rosslyn

Después de visitar la capilla, si tenéis tiempo, dedicadle un rato al cementerio que hay a sus pies. El lugar tiene una atmósfera muy especial y las vistas de las Pentlands nevadas en una mañana de principios de diciembre fueron el colofón perfecto para esta excursión desde Edimburgo. Lástima de no haberme podido perder algunas horas por un sendero… Supongo que tendré que volver ;)

Las Pentlands vistas desde Roslin

Las Pentlands vistas desde Roslin

INFORMACIÓN PRÁCTICA DE LA CAPILLA DE ROSSLYN

Horarios

Abren todos los días (excepto el 24, 25 y 31 de Diciembre, y el 1 de Enero):

  • Lunes – sábado: 9.30 – 17h
  • Domingos: 12 – 16.45
  • Hay visitas guiadas cada día, varias veces. Para más información, consultad la web de la capilla de Rosslyn

Precios

  • Adultos: 9 libras
  • Entrada reducida: 7 libras
  • Menores de 18 años (con familia): gratis

CÓMO LLEGAR A LA CAPILLA DE ROSSLYN

La capilla de Rosslyn es bastante accessible tanto en transporte privado como público, y no tiene pérdida:

  • En coche: esta es su dirección en Google Maps (Rosslyn Chapel, Roslin, Midlothian, Scotland, EH25 9PU)
  • El bus número 15 de Lothian Buses va desde el centro de Edimburgo hasta el pueblo de Roslin, a 2 minutos a pie de la capilla. Los horarios están en su página web. 

Las mejores vistas de los puentes sobre el Firth of Forth en Edimburgo

En Escocia no todo es verde o medieval. Una de las cosas que más me llaman la atención cada vez que vuelvo son los puentes que, por ferrocarril o en coche, permiten salvar la distancia entre Edimburgo y la zona de Fife cruzando el estuario del río Forth, el famoso “Firth of Forth”.

Puente sobre el río Forth

Puente sobre el río Forth

Los he cruzado tantas veces que he perdido la cuenta pero nunca han dejado de fascinarme, en especial el del ferrocarril, una estructura imponente de metal rojo del siglo XIX que sigue pareciendo nuevo. Así que en mi última visita a Escocia quise verlos desde una perspectiva diferente.

El Forth Bridge

Detalle del puente del ferrocarril sobre el río Forth

Detalle del puente del ferrocarril sobre el río Forth

Si en Escocia decís Forth Bridge os mandarán al puente del ferrocarril. Al otro, paralelo y más moderno, lo llaman Forth Road Bridge, para dejar claro que por él pasan los coches.

El puente es una obra maestra de la ingeniería diseñado por Sir John Fowler y Sir Benjamin Baker, y construido por la la compañía de Sir William Arrol entre 1883 y 1890. El Príncipe de Gales y luego rey Eduardo VII lo inauguró el 4 de marzo de 1890 y desde entonces no ha dejado de funcionar. Es todo un emblema del país y está en perfecto estado, mucho mejor que su vecino.

Forth Bridge desde North Queensferry

Forth Bridge desde North Queensferry

Detalle del puente sobre el estuario del río Forth

Detalle del puente sobre el estuario del río Forth

Algunos datos interesantes sobre el Forth Bridge:

  • Fue el primer gran puente de acero del mundo
  • Tiene 2,5 km de longitud y su doble vía de ferrocarril se eleva a 46 metros sobre el nivel máximo del agua
  • Su altura máxima son 104 metros, que descansan sobre pilares de 21 metros de diámetro.
  • Sus cimientos están a una profundidad de 27 metros.
  • Llegaron a trabajar 4.600 personas a la vez en su construcción.
  • Hubo más de 26.000 accidentes, que dejan un cómputo de 98 muertes de obreros, 8 hombres rescatados por botes salvavidas y cientos de trabajadores inválidos o mutilados
  • En su construcción se emplearon: más de 8 millones de remaches, 55.000 toneladas de acero de gran calidad, 18.122 metros cúbicos de granito.
  • Todavía hoy lo cruzan unos 200 trenes al día.
  • Aparece en una escena de la película 39 escalones de Alfred Hitchcock y en su remake.

Forth Road Bridge

Forth Road Bridge

Forth Road Bridge

El puente para los coches que cruza el río Forth es el típico puente colgante. Se inauguró en 1964 para sustituir a los ferrys. A diferencia del viaducto del ferrocarril, se ha deteriorado rápidamente y está previsto que lo cierren en 2016. Actualmente los trabajos para construir un nuevo puente para el tráfico rodado ya están en marcha.

El puente en cifras

  • Tiene una longitud total de 2.512 metros y cuando se construyó era el puente colgante más grande de fuera de EEUU y el cuarto más largo del mundo.
  • Está hecho de 39.000 toneladas de acero y 115.000 metros cúbicos de cemento.
  • Los cables principales tienen 590 milímetros de grosor y cada uno soporta 13.800 toneladas de peso
  • Pasan por el puente cada año más de 11 millones de vehículos.
El Forth Road Bridge desde North Queensferry

El Forth Road Bridge desde North Queensferry

¿Desde dónde ver los puentes sobre el río Forth?

Hay bastantes buenas vistas tanto desde la costa de Fife como desde la de Edimburgo (Leith) pero la palma se la llevan los pueblos de South y North Queensferry.  Estas dos poblaciones casi gemelas están situadas en las dos orillas de la parte más estrecha del estuario del río Forth y toman su nombre de los primeros ferrys que cruzaban el Firth of Forth y, en concreto, de los ferrys que en el siglo XI llevaban a la reina Margaret de Escocia de la residencia real en Dunfermline hasta el castillo de Edimburgo.  Por este lugar también pasaron otros ilustres como la omnipresente Maria, Reina de los Escoceses, camino de su encierro en el Loch Leven, o el infame Oliver Cromwell, cuyo ejército realizó una verdadera masacre cerca de Inverkeithing.

North Queensferry

North Queensferry

Para verlos de cerca, por proximidad y porque había oído que las vistas eran buenísimas, me acerqué a North Queensferry. El pueblo, diminuto, está entre los dos puentes y tiene un aire muy pintoresco y pesquero. Aunque quedan lejos los años en que los ferrys la llenaban de turistas y pasajeros, conserva un encanto innegable. Con sus casitas y sus cottages frente al mar, tiene un muelle del siglo XIX, un pequeño faro, los restos de la capilla de San James (que fundó el mismísimo Robert The Bruce en el XIV) y desde hace algunos años el acuario más grande del Reino UnidoPero como no me gustan mucho los peces, exploré el pueblo y pasé de largo de esta atracción. Por cierto, en el Albert Hotel sirven unos desayunos de campeonato!

Albert Hotel y el Forth Bridge en North Queensferry

Albert Hotel y el Forth Bridge en North Queensferry

Faro de North Queensferry

Faro de North Queensferry

Si os gustan las fiestas populares y estáis por la zona el primer viernes de Agosto, en la vecina South Queensferry se celebra el festival pagano del Burry Man, en el que un curioso personaje se pasea ataviado de una manera muy… peculiar en una especie de ritual para dar suerte a todos los que le den dinero o whisky. ¡Muy escocés!

¿Cómo llegar a los puentes del Firth of Forth?

  • North Queensferry: (en coche) por la M90, a 20 minutos de Edimburgo; (en tren) hasta la estación de ferrocarril de North Queensferry. 
  • South Queensferry: (en coche) por la M90, a 10 minutos de Edimburgo; (en tren) hasta la estación de Dalmeny; (en bus) el número 43 de la compañía First.

Disfrutando de la Navidad en Edimburgo

He estado en la ciudad varias ocasiones (he perdido la cuenta, sorry!), viví en Escocia, vuelvo a menudo y la conozco casi mejor que Barcelona… y aún así, nunca había visitado Edimburgo en Navidad. Un pequeño fallo que he solventado este año con una visita exprés. Un día en la capital de Escocia fue suficiente para descubrir lo bonita que luce en invierno, a pesar del frío y del viento.

Feria de Navidad de Edimburgo

Feria de Navidad de Edimburgo

Justo al lado del espectacular monumento al escritor Walter Scott, en Princes Street Gardens, se colocan a finales de noviembre algunas de las atracciones más especiales de la Navidad en Edimburgo. Las exploramos por la mañana, nada más llegar a la ciudad, y antes de irnos, cuando la tarde ya había caído y las luces de colores les daban un aire muy especial al entorno.

Feria de Navidad de Edimburgo

Feria de Navidad de Edimburgo

Feria de Navidad de Edimburgo

La Feria de Navidad de Edimburgo la componen muchas atracciones que conservan el aire tradicional de las ferias ambulantes británicas. Está la Noria de Edimburgo con sus luces de colores y sus góndolas, el típico Tiovivo, las sillas voladoras o el clásico tobogán Helter Skelter. Para subir, se puede comprar la entrada al momento en la taquilla de cada atracción.

Helter Skelter en la Feria de Navidad de Edimburgo

Helter Skelter en la Feria de Navidad de Edimburgo

Tiovivo en la Feria de Navidad de Edimburgo

Tiovivo en la Feria de Navidad de Edimburgo

En el nivel inferior está la pista de patinaje de Edimburgo, desde donde miles de personas se deslizan sobre el hielo disfrutando de unas vistas privilegiadas.

Pista de patinaje de Edimburgo

Pista de patinaje de Edimburgo

A su lado hay otras atracciones que harían las delicias del más exigente: una bola de nieve gigante, los hinchables, una cúpula para acrobacias, una pequeña montaña rusa y mucho más.

Feria de Navidad de Edimburgo en Princes Street Gardens

Feria de Navidad de Edimburgo en Princes Street Gardens

Mercados de Navidad de Edimburgo

Otra de las grandes estrellas de la Navidad en mi ciudad preferida son los mercados de Navidad. Hay varios, pero los más importantes se concentran en la zona de Princes Street Gardens y The Mound. 

 

Highland Village Christmas Market, en Edimburgo

Highland Village Christmas Market, en Edimburgo

  • Highland Village Christmas Market es un mercado de Navidad de temática escocesa, lleno de paradas que venden productos y gastronomía típica. Ideal para comer o llevarse algún souvenir. Había incluso un pequeño carromato con una adivina que leía las palmas de las manos… Está en Princes Street Gardens, mezclado con las atracciones de feria.
Mercado de Navidad escocés en Edimburgo

Mercado de Navidad escocés en Edimburgo

Artesanía de Navidad en Edimburgo

Artesanía de Navidad en Edimburgo

Jabones en el Mercado de Navidad de Edimburgo

Jabones en el Mercado de Navidad de Edimburgo

Bolas de nieve en el Mercado de Navidad alemán de Edimburgo

Bolas de nieve en el Mercado de Navidad alemán de Edimburgo

Si pasáis por allí, no dejéis de probar el delicioso Glühwein (vino especiado y caliente, delicioso) o su selección de salsichas dulces alemanes. 

La oferta de actividades es espectacular y hay actividades para todos los gustos. Yo me quedé con ganas de más y ya estoy planeando volver el año que viene para poder disfrutar de los conciertos, el desfile de antorchas, los fuegos artificiales y las fiestas de Hogmanay, que se celebran en Edimburgo en Fin de Año.

Más información sobre la Navidad en Edimburgo

  • Las celebraciones duran del 29 de noviembre al 6 de enero. 
  • En la página web de la Navidad en Edimburgo hay toda la información, muy detallada.
  • En Edinburgh’s Hogmanay se pueden comprar entradas y hay información sobre precios, localizaciones y horarios para las celebraciones de esta gran fiesta pagana para dar la bienvenida al nuevo año.

Nuevo compañero de viaje. ¡Acogemos al Traveler “Dimoni”!

¡Bienvenido “Dimoni”!

Aunque llegó a casa hace algunos días, el pasado fin de semana hizo su primer viaje oficial conmigo. Así que hoy es el día perfecto para presentaros a mi nuevo y fiel compañero de viaje y aventuras a partir de ahora. Se llama “Dimoni” (obvio por su color rojo y su pinta de malote) y ha llegado con ganas de comerse el mundo.

Su primer destino ha sido Escocia, a dónde me ha acompañado a ver a mis amigas y ex-compañeras de piso. Hacía mucho frío, pero él no se amedrentó en ningún momento y siempre estaba dispuesto a explorar más. ¡Menudo ritmo lleva! Creo que me ha salido tan viajero como todos sus hermanos, los travelers del blog Vero4Travel, así que no me voy a aburrir.

Los viajes de “Dimoni”: Escocia (28 de noviembre – 2 de diciembre de 2012)

La escapada empezó por los Princes Gardens de Edimburgo, que el muy pillín recorrió sin cansarse.

Dimoni frente al Castillo de Edimburgo

Dimoni frente al Castillo de Edimburgo

Eso sí, luego recuperó fuerzas en el Mercado de Navidad de Edimburgo, que ese día se inauguraba.

Dimoni disfrutando del Mercado de Navidad de Edimburgo

Dimoni disfrutando del Mercado de Navidad de Edimburgo

Y por si eso fuera poco, el muy glotón se encaprichó de una bolsita del mejor fudge de Edimburgo.

Dimoni quiso probar el mejor fudge de Edinburgh

Dimoni quiso probar el mejor fudge de Edinburgh

Dimoni es un goloso y aquí está atacando un trozo de fudge

Dimoni es un goloso y aquí está atacando el último trozo de fudge

Ya con la panza llena, se hizo amigo del famoso Greyfriars Bobby.

Dimoni haciendo buenas migas con el Greyfriars Bobby

Dimoni haciendo buenas migas con el Greyfriars Bobby

Después de pasar por el pub, casi se escapa y se cuela en el Palacio de Holyrood. Suerte que le pillé a tiempo, porque no se yo cómo hubieran reaccionado los policías que protegen el lugar…

Dimoni intentando colarse en el Palacio de Holyrood, Edimburgo

Dimoni intentando colarse en el Palacio de Holyrood, Edimburgo

También nos acompañó hasta el precioso Castillo de Glamis, hogar de infancia de la Reina Madre de Inglaterra. Le gustó tanto que cuando encontró una casita de su tamaño intentó quedarse.

Dimoni de camino al castillo de Glamis

Dimoni de camino al castillo de Glamis

Se estaba tan a gusto que se quería instalar en la casa de muñecas

Se estaba tan a gusto que se quería instalar en la casa de muñecas

El día siguiente, nos acercamos a ver de cerca el puente sobre el río Forth, el Forth Bridge, y el pobre alucinó. ¡No se creía que esta estructura supera los cien años y sigue funcionando tan bien como el primer día!

Dimoni viendo de cerca el puente sobre el Firth of Forth

Dimoni viendo de cerca el puente sobre el Firth of Forth

Las últimas horas en Escocia le llevamos a visitar la famosa Capilla de Rosslyn. Allí se entretuvo muchísimo rato observando todos los detalles y la intrincada decoración de su interior… y después de algún percance con uno de los leones, todo salió genial!

A punto de ser devorado por un león en la capilla de Roslin

A punto de ser devorado por un león en la capilla de Roslin

Pero… ¿qué es un Traveler?

Los Travelers son unos simpáticos viajeros de fieltro que diseña Marga de Vero4Travel. Son una gran familia de trotamundos y todos son únicos. Acoger uno es tan fácil como ponerse en contacto con el blog. Podéis adoptar alguno ya existente o pedir un o personalizado. Todos son muy monos y tienen muchas ganas de conocer el mundo :)

¿Por qué “Dimoni”?

Con motivo de Halloween/Todos los Santos Vero4Travel organizó un concurso en el que sorteaban un traveller de Halloween. Mi preferido desde el primer momento fue el demonio… Semanas más tarde, estaba en casa conmigo, preparado para empezar la aventura de viajar conmigo. Aunque es algo travieso, se porta muy bien y nunca se queja. Es un compañero ideal, y prometo llevármelo a todas partes ;)

Estos días, además, Vero4Travel organizan un concurso para ganar unas vacaciones en Benidorm para todos los viajeros que tienen un traveler. Si os interesa formar parte de la iniciativa, en su blog hay toda la información.

Qué ver y hacer en Dundee, Escocia

El penúltimo día en Escocia lo pasamos en Dundee… Bueno, realmente nos alojamos allí un par de días porque tengo una amiga que vive allí y como incluso los “dundonians” reconocen que la ciudad no tiene mucho encanto exploramos la zona de Perthshire y Aberdeenshire, que nunca me voy a cansar de decir que es preciosa, maravillosa y que es relativamente poco turística. Eso sí, ya que estábamos allí, visitamos algunas cositas que no están nada mal. Eso sí, Dundee sólo vale la pena como punto de partida para explorar la zona. Pero si, como nosotras, tenéis algo de tiempo, hay cosas que ver.

Puente sobre el río Tay en Dundee

Puente sobre el río Tay en Dundee

Algunos apuntes sobre Dundee

Conocida como la ciudad del Discovery (en honor al barco RRS Discovery con el que Robert Falcon Scott llegó a la Antártida en 1902 y que se construyó en sus astilleros) es la cuarta ciudad de Escocia en número de habitantes (aprox. 190.000) y tiene una de las ubicaciones más encantadores del país. Construida alrededor de la colina basáltica que hoy se conoce como Dundee Law, Dundee vivió su época de esplendor entre finales del siglo XIX y principios del XX cuando florecieron la industria del textil, de las conservas (en especial la mermelada) y la prensa. Su declive en la segunda mitad del siglo condujo a un incremento considerable del paro y la decadencia urbana que, aun hoy en día, se dejan sentir. En los años 60 y 70 se construyeron grandes bloques de edificios que desentonan con el resto de edificios y la ciudad fue languideciendo. Aún así, hace algunos años que el Ayuntamiento se ha puesto las pilas y las cosas están mejorando. Aún así, yo no le dedicaría más de 1 dia.

Qué ver en Dundee, entonces?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

VISTAS DE LA CIUDAD DESDE NEWPORT-ON-TAY

Cruzando el puente sobre el río Tay en dirección a Edimburgo se obtienen algunas de las mejores vistas de Dundee. Es un paseo agradable, sobre todo si hace buen tiempo, y las vistas de los campos, del río y del skyline de la ciudad valen realmente la pena. Aprovechando que toda la ciudad se había congregado en esta zona a finales de julio de 2011, nosotras nos fuimos de picnic a un campo en esta zona para disfrutar del “espectáculo” y de las vistas. Fue inolvidable, en especial por la rapidez con que esos cuatro gigantes de hormigón se vinieron abajo… Os dejo enlazado uno de los vídeos que circulan por Youtube del “evento”.

Demolición de los bloques de pisos de Hilltown en Dundee (31 de julio de 2011)

DUNDEE LAW

Subir la cuesta hasta la colina Dundee Law de 174 metros es una de las mejores maneras de ver Dundee desde el aire y disfrutar de unas vistas fantásticas del río Tay, de los dos puentes que lo cruzan (el Tay Rail Bridge, para los trenes, y el puente para coches y peatones). Se llega después de un paseo corto desde el centro de la ciudad por Constitution Road y es lo que queda de un antiguo volcán extinguido. El sitio ha estado habitado desde la prehistoria y se han encontrado restos romanos. Hoy en día en la cima hay un monumento a los soldados locales caídos en la Primera y la Segunda Guerra Mundial y ofrece una tranquilidad maravillosa.

Dundee Law

Monumento a los caídos en la primera y la segunda Guerra Mundial en la cima de Dundee Law

RRS DISCOVERY

Los tres mástiles del famoso navío que llevó en su expedición polar al capitán Robert Falcon Scott y a Ernest Shackleton dominan la orilla del río al sur del centro de Dundee. El barco se construyó en la ciudad en 1901 con un casco de madera de más de medio metro de grosor para sobrevivir a las capas de hielo antártico. El RRS Discovery partió de Dundee en primavera de ese año y alcanzó la Antártida en enero de 1902. Tras dedicar unos meses a cartografiar las costas antárticas, el navío quedó atrapado en el hielo en el Estrecho de McMurdo, en la Isla de Ross, durante dos años. En ese tiempo, los dos aventureros establecieron que la Antártida era un continente y resituaron el Polo Sur magnético. Una vez liberado del hielo por causas naturales ayudadas mediante explosivos, el Discovery emprendió el viaje de regreso, que completó en el puerto de Spithead el 10 de septiembre de 1904.

RRS Discovery

RRS Discovery

Después de varias vicisitudes posteriores que os contarán si lo visitáis, en 1985 lo compró el Dundee Heritage Trust, que lo musealizó y convirtió en un punto de interés turístico. La entrada es un poco cara (8.25 pounds) pero es una buena alternativa si estáis en la ciudad.

Además, justo fuera del museo hay unos pingüinos monísimos :)

Pingüinos en el exterior del RRS Discovery

Pingüinos en el exterior del RRS Discovery

Y, si os habéis quedado con ganas de más, ahí van otras opciones:

  • HM Frigate Unicorn:  el barco de vela británico construido más antiguo que se conserva.
  • Verdant Works: es uno de los museos industriales más interesantes de Europa. Explora la historia de la industria del yute (el tejido estrella durante décadas en Dundee)
  • Las Galerías McManus: están situadas en un edificio gótico victoriano diseñado por Gilbert Scott en 1867 y alberga el museo y la colección de arte de Dundee
  • Dundee Contemporary Arts: situado en el West End de Dundee, es un centro ultramoderno donde se exhiben las obras de arte, diseño y cine más moderno. Se puede ver a los artistas en acción y participar en talleres.
  • Centro: destaca la escultura del héroe del cómic infantil The Dandy Desperate DanCity Square, la fachada de Caird HallSt. Mary’s Parish Church. 

Y más o menos ya está… La última mañana del viaje la dedicamos al shopping en dos de mis tiendas favoritas de Edimburgo, pero eso mejor lo dejamos para otro post, no?