Archivo de la etiqueta: España

¿Qué ver en Huesca? Del Románico al Modernismo

La ciudad de Huesca tiene muchísimos encantos y un tamaño perfecto para descubrirlos sin cansarte excesivamente. Después de nuestra escapada a Loarre y de explorar algunos de los tesoros de la zona, dedicamos el domingo a descubrir, paso a paso, lo bonita que es. Un paseo fácil para saber qué ver en Huesca y para quedarse con ganas de más.

PARQUE MIGUEL SERVET

Aparcamos justo al lado y fue el punto de partida para un día fructífero. Es, sin ninguna duda, el pulmón verde de Huesca. Justo al lado del centro urbano, está dedicado a uno de sus hijos más ilustres, el teólogo y científico Miguel Servet, tiene una superficie de más de 74.000 metros cuadrados y ocupa lo que antiguamente eran los jardines del famoso palacio de Lastanosa, del que no ha quedado nada, lamentablemente…

Monumento a las pajaritas en el parque Miguel Servet

Monumento a las pajaritas en el parque Miguel Servet

Además de más de 1.600 árboles (de 63 especies distintas), varios estanques y un espacio sombreado ideal para huir del calor, en su interior hay varios monumentos conmemorativos y artísticos interesantes como las Pajaritas de Ramón Acínel quiosco de música e incluso una réplica de la casa de Blancanieves.

CÍRCULO OSCENSE

El Círculo Oscense, o casino de Huesca, es una de las joyas del modernismo aragonés. Construido en 1901 por el arquitecto catalán Ildefons Bonells parece un gran castillo y se alza imponente en un extremo de la plaza de Navarra. Si su exterior es precioso, el interior es espectacular.

Plaza de Navarra de Huesca, con el Círculo Oscense al fondo

Plaza de Navarra de Huesca, con el Círculo Oscense al fondo

En la planta baja alberga un restaurante y el primer piso es una especie de centro social. Me gusta tanto el modernismo que no pude evitar subir su fantástica escalera central, maravillarme con la decoración art decó, explorar sus salones, ver sus vidrieras… Y todo esto con la inestimable ayuda de uno de los abuelitos que van allí a leer el periódico o a jugar al dominó. Encontrar un lugar tan auténtico que haya resistido tan bien los embates del tiempo y la modernidad es un verdadero lujo. Si vais a Huesca, entrad y viajad a principios del siglo XX.

Escalinata del Ateneo Oscense

Escalinata del Ateneo Oscense

En otro de los extremos de la plaza de Navarra, dentro del edificio de la Diputación Provincial están los únicos restos romanos de la ciudad… Pero como era domingo estaba cerrado y no pudimos verlos :(

PLAZA LOPEZ DE ALLUÉ

La plaza López de Allué, rectangular y porticada es uno de los espacios más concurridos del casco antiguo de Huesca. Las fachadas de sus edificios son preciosas, y aún lo es más una de las tiendas más antiguas de España: Ultramarinos “La Confianza”. Aunque lamentablemente dentro no dejan hacer fotos, el lugar es otro viaje en el tiempo. A lo largo de generaciones, sus dueños han sabido respetar la decoración de 1871.

Plaza López de Allué en Huesca

Plaza López de Allué, Huesca

IGLESIA DE SAN PEDRO EL VIEJO

Justo al lado de la plaza está la espectacular iglesia románica de San Pedro el Viejo, del siglo XII, también conocida como Monasterio de San Pedro el Viejo. Sencilla, robusta y construida con piedra sillar, es uno de los templos más antiguos de España. Su interior oculta el retablo mayor, renacentista, y pinturas murales que representan la lucha entre David y Goliat.

Iglesia de San Pedro el Viejo, Huesca

Iglesia románica de San Pedro el Viejo, Huesca

La guinda es el claustro del XII, con capiteles del maestro de San Juan de la Peña que reflejan episodios fantásticos y bíblicos… algunos de los cuales rozan el surrealismo y lo grotesco. Tiene varias capillas adosadas, entre las que destaca la capilla de San Bartolomé, la antigua sala capitular y el panteón de los reyes aragoneses donde están enterrados (entre otros), Alfonso I el Batallador y Ramiro II.

Claustro románico de la iglesia de San Pedro el Viejo

Claustro románico de la iglesia de San Pedro el Viejo

Capital románico en la iglesia de San Pedro el Viejo, Huesca

Capital románico en la iglesia de San Pedro el Viejo, Huesca

Si estáis interesados, podéis consultar los horarios de obertura en la página web oficial del Monasterio de San Pedro el Viejo. La entrada cuesta 2,50€ (1,50€ para los niños).

Como al salir era la hora de comer, aprovechamos para saciarnos en una brasería que está justo enfrente de la iglesia, en una plaza encantadora… Muy recomendable!

CATEDRAL DE HUESCA

La Catedral de Huesca se alza en el corazón de la ciudad antigua. Justo enfrente del precioso Ayuntamiento de estilo barroco, se alza uno de los mejores ejemplos del gótico en Aragón. Se construyó entre 1273 y 1515 sobre el lugar en el que antes hubo una acrópolis ibérica, un templo romano, una iglesia visigótica y una mezquita musulmana, de la que se conserva en buen estado la puerta del alminar.

Catedral de Huesca

Catedral de Huesca

Se construyó en varias etapas y su fachada evidencia el paso del gótico al renacimiento de la parte superior. La puerta de entrada, plenamente gótica, es espectacular y está adornada con siete arquivoltas ojivales adornadas con figuras de 16 mártires, 14 vírgenes, 10 ángeles y 8 profetas. En el tímpano están las figuras de la Virgen, el Niño y los Reyes Magos; en el dintel vemos los escudos de Aragón, Huesca y de la familia que patrocinó su construcción, los Azlor. En los laterales aparecen 14 figuras (los 11 apóstoles, san Juan Bautista, san Lorenzo y san Vicente).

Apóstoles en la fachada de la catedral de Huesca

Apóstoles en la fachada de la catedral de Huesca

La torre, adosada a la izquierda de la fachada, es imponente, aunque el piso superior del siglo XVIII se destruyó durante la Guerra Civil. El interior de la catedral de Huesca (que no pudimos visitar porque estaba cerrada) tiene muy buena reputación, en especial su retablo y la sillería del coro.

A su lado está el Museo Diocesano, que también estaba cerrado. Dentro del ayuntamiento se expone habitualmente el famoso cuadro “La Campana de Huesca“, que cuenta cómo de una forma muy sanguinaria el rey Ramiro II consiguió doblegar a los nobles rebeldes que tantos problemas le estaban dando.

PLAZA DE LA UNIVERSIDAD

Después de deshacernos de una loca que andaba por la plaza (hay gente loca en todas partes y yo debo tener un imán para atraerlos), seguimos andando hasta la preciosa plaza de la Universidad, deambulando por callejuelas y disfrutando del silencio de un domingo por la tarde. El antiguo edificio de la Universidad acoge hoy el muy interesante Museo Arqueológico Provincial de Huesca, de estilo barroco y en el que quedan restos del Palacio de los Reyes de Aragón -famoso en parte porque en la Sala de Doña Petronila, según cuentan, sucedió el horrible episodio de la decapitación de nobles por parte del rey Ramiro II.

MÁS LUGARES DE INTERÉS EN HUESCA

Nosotros nos quedamos sin tiempo y con las ganas de ver estos otros lugares:

  • Convento de San Miguel: situado junto al río, es una amalgama de estilos arquitectónicos (románico, gótico).
  • Muralla medieval: justo enfrente del convento es el único trozo que sigue en pie. De sus cuarenta torres, sólo queda una en pie.
  • Iglesia de San Lorenzode estilo barroco.

Arte románico en el monasterio de San Juan de la Peña

Aprovechando la cercanía desde Loarre, en nuestra escapada a Huesca aprovechamos para hacer una excursión de un día al monasterio románico de San Juan de la Peña. Había estado allí siendo pequeña con mis padres y me quedó tan buen sabor de boca que no me pude resistir a volver al monasterio más importante de Aragón en la alta Edad Media, situado en uno de los enclaves más singulares posibles.

monasterio de san juan de la peña Huesca aragón románico

Monasterio de San Juan de la Peña

Parcialmente oculto por el bosque y la enorme peña de la sierra de San Juan que le sirve de techo natural, San Juan de la Peña está vinculado a la leyenda del Grial(entre otras), se le considera la cuna del Reino de Aragón, forma parte del camino de Santiago aragonés y sus orígenes se remontan al castillo de Pano, destruido en 734.

Se cuenta que los eremitas ya frecuentaban la zona en los albores del año 900, y que fundaron una iglesia mozárabe dedicada a San Juan Bautista al abrigo de la roca y de los árboles, para protegerse de los musulmanes. En el primer tercio del siglo XI el rey Sancho el Mayor de Navarra lo refundó bajo el nombre de San Juan de la Peña y lo cedió a los monjes benedictinos. Buena parte de lo que podemos visitar hoy en día se remonta a esta época, hace más de mil años. Es espectacular ver el encaje de los edificios con la roca enorme que pende sobre la cabeza de todos…

La independencia del reino de Aragón supuso años de gran esplendor para el monasterio, que se convirtió en el predilecto de la monarquía aragonesa y en panteón de reyes. A partir de la segunda mitad del siglo XII entra en decadencia y sufre dos incendios devastadores en el siglo XV y XVII. El último, en 1675 duró tres días y precipitó la construcción del Monasterio Nuevo.

monasterio de san juan de la peña, aragón, huesca

Interior del Monasterio de San Juan de la Peña

VISITA AL MONASTERIO DE SAN JUAN DE LA PEÑA

La visita al monasterio empieza por la iglesia inferior prerrománica, subterránea, con pinturas murales y el origen del monasterio. Algo oscura, es un viaje a nuestros orígenes y consta de dos naves separadas por arcos, está acabada en ábsides rectangulares. A su lado está la Sala de los Concilios, de planta trapezoidal.

Subiendo las escaleras, se hace la luz. En la primera planta de San Juan de la Peña encontramos el horno de pan que usaban los monjes, detrás del que se oculta el panteón real, donde descansan varios monarcas del Reino de Aragón y que, en su exterior, está ricamente decorado con relieves de piedra

lápida funeraria San Juan de la peña monasterio

Detalle de una lápida funeraria en San Juan de la Peña

A su lado, en una estancia a la derecha hay un pequeño museo que explica cómo era la vida en el monasterio de San Juan de la Peña. Si seguimos el recorrido llegamos a la iglesia superior, románica y consagrada en 1094. Cubierta en parte por una bóveda de cañón y, en parte, por la roca, acaba en tres ábsides y se comunica con el Panteón de los Reyes, construido en 1770 por Carlos III en la antigua sacristía. Este espacio constrasta, por ostentoso, con la austeridad del resto del conjunto.

La verdadera joya de San Juan de la Peña es su magnífico claustro románico. Al aire libre y con la peña por único techo, posee uno de los mejores conjuntos de capiteles de toda Europa. Los más antiguos están decorados con temas de animales fantásticos, motivos geométricos y vegetales son de finales del siglo XI y su autor es desconocido. El segundo grupo de capiteles, realizados por el llamado Maestro de San Juan de la Peña en el último tercio del siglo XII, es aún más espectacular y refleja con gran dramatismo algunas de las escenas más conocidas de la Biblia: la Natividad, la Epifanía, la Última Cena, Caín y Abel, la expulsión de Adán y Eva del Paraíso…

claustro románico San Juan de la Peña monasterio

Claustro del monasterio de San Juan de la Peña

capiteles románicos San Juan de la Peña

Capiteles del claustro del monasterio de San Juan de la Peña

Alrededor del claustro encontramos en un extremo la preciosa capilla gótica de San Vitorián. Además de la capilla de San Voto y San Félix, en uno de los extremos, que recuerda a dos de los eremitas que habitaron el lugar antes de que el monasterio existiera.

capilla de san vitorián San Juan de la Peña, Huesca Aragón

Vistas desde la capilla de San Vitorián

Capilla de san vitorián San Juan de la Peña

Ornamentación vegetal y animal en la capilla de San Victorián en San Juan de la Peña

Al salir, fuimos hasta el Monasterio nuevo de San Juan de la Peña. De estilo barroco, el edificio se empezó a construir en 1676 en el espectacular Llano de San Indalecio, una pradera muy bonita que se asienta sobre la gran peña que cubre el edificio románico. El lugar fue abandonado en 1835 y recuerdo que la primera vez que fui estaba en ruinas… Afortunadamente, hace algunos años el Gobierno de Aragón lo rehabilitó. En la actualidad alberga el Centro de Interpretación del Reino de Aragón, el Centro de Interpretación del Monasterio de San Juan de la Peña y una Hospedería de 4 estrellas donde se come muy bien ;)

MOnasterio nuevo de san juan de la peña

Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña

Llano de San Indalecio

Llano de San Indalecio

Paseamos un poco por la zona y volvimos a la carretera, no sin antes hacer una parada técnica para disfrutar de unas magníficas vistas del Pirineo Aragonés.

Vistas del pirineo aragonés desde san juan de la peña

Vistas del Pirineo Aragonés desde San Juan de la Peña

Y antes de volver a Loarre, paramos en el pueblo vecino de Santa Cruz de la Serós, que posee dos excepcionales ejemplares del Románico muy bien conservados: la pequeña iglesia de San Caprasio, con características del Románico Lombardo (s. XI) y la Iglesia de Santa María (s. X), que es lo único que queda del monasterio benedictino femenino más poderoso del Aragón Medieval. Vale la pena pasear por sus calles empedradas, admirar sus casas tradicionales y maravillarse con sus curiosas chimeneas coronadas con espantabrujas.

Iglesia de San Caprasio románico lombardo Santa Cruz de la Serós

Iglesia de San Caprasio

chimenea espantabrujas santa cruz de la serós

Chimeneas con espantabrujas en Santa Cruz de la Serós

Santa Cruz de la Serós

Detalle de una ventana en Santa Cruz de la Serós

Iglesia de Santa María en Santa Cruz de la Serós

Iglesia de Santa María en Santa Cruz de la Serós

Al atardecer, con los ojos llenos de paisajes, leyendas e historias, volví a Loarre contenta por haber vuelto a un lugar del que no me acordaba… Si estáis por la zona, ¡no os lo perdáis!

INFORMACIÓN PRÁCTICA

Precios

  • De 4,50€ a 12€ en función de las instalaciones que se visiten: Monasterio Viejo, Centro de Interpretación de San Juan de la Peña y el Centro de Interpretación del Reino de Aragón
  • Las entradas se compran en el Monasterio Nuevo, a poco más de un kilómetro del viejo. Aquí está también el parking, donde se tiene que dejar el coche y tomar un minibus (incluido en el precio) que te lleva hasta el Monasterio Viejo.

Horarios

  • Del 1 de noviembre al 28 de febrero: 10 – 14h (los sábados de 10 a 17h)
  • 1 de marzo – 31 de mayo / 1 de septiembre – 31 de octubre: 10 – 14h y 15.30 – 19h
  • 1 de junio – 31 de agosto: 10 – 14h y 15 – 20h

Cerrado el 25 de diciembre y el 1 de enero

¿CÓMO LLEGAR AL MONASTERIO DE SAN JUAN DE LA PEÑA?

  • En coche, el mejor acceso al monasterio es a través de la carretera N-240 (Jaca/Pamplona) hasta Santa Cruz de la Serós, de dónde sale la carretera de montaña (7 kms) que lleva hasta el conjunto monumental. 

Más información en la página web oficial del Monasterio de San Juan de la Peña.

¿Dónde he estado en 2012?

En pocas horas se acaba este año. El funesto 2012 en el que el mundo tenía que acabarse llega a su fin y aunque no soy muy dada a mirar atrás, me ha parecido apropiado hacer memoria y recordar los lugares en los que he estado, lo que he visto y lo que he vivido.

No ha sido un año de grandes viajes, pero sí de muchas escapadas, de rutas senderistas y de una vuelta a las raíces. Y me hace muy feliz acordarme de todos los buenos momentos vividos en la carretera, en aviones, en la montaña o en el extranjero. Así que allá vamos.

Enero

Huesca

Empecé el año con una escapada a la comarca de la Litera, en Huesca. Fue una oferta de última hora y todo un descubrimiento. Un fin de semana descubriendo el castillo de Monzón, catando quesos y vinos y explorando los preciosos pueblos de Fonz y Azanuy fue la manera perfecta de empezar el año viajero. La combinación perfecta de relax, historia, gastronomía y naturaleza. ¿Qué más se puede pedir?

Castillo de Monzón

Castillo de Monzón

Carcassonne

Una semana después de volver de Huesca, me fui con mis amigas defin de semana de chicas a Carcassonne. Además de explorar la ciudad (pasando mucho frío) y su impresionante ciudadela medieval, catamos en un chateau unos de los vinos más ricos que he probadoy descubrimos los encantos de la preciosa Lagrasse.

Ciudadela de Carcassonne

Ciudadela de Carcassonne

Abril: Núria y Queralbs

En plena Semana Santa fui con unos amigos a un apartamento en Queralbs, en los Pirineos catalanes. Además de hacer varias rutas a pie que tengo pendiente contaros, disfrutamos del Valle de Núria completamente nevado y con el lago helado… Quería volver al pueblo a pie, pero hacía tanto frío que tuve que desistir. Así que ya tengo excusa para volver :)

Valle de Núria nevado

Valle de Núria nevado

Mayo: Berlín

Gracias a un concurso gané un vuelo a donde quisiera… y acabé pasando un fin de semana fabuloso (aunque algo frío para ser mayo) en Berlín. Dos días para explorar el pasado de la capital alemana y para descubrir su cara más alternativa.  Eso sí, me di cuenta de que Berlín tiene tanto por ver y por ofrecer que sólo dos días no son suficientes. Tocará volver, y pronto.

Control de pasaportes en el muro de Berlín

Control de pasaportes en el muro de Berlín

Junio: Ibiza

Por motivos profesionales, a principios del verano tuve que ir varias veces a Ibiza. Aunque normalmente no tenía tiempo para hacer turismo, me dio tiempo a callejear por las calles empedradas y medievales de Dalt Vila y a soñar en la zona de las Salinas… Suficiente como para darme cuenta de que la Ibiza fiestera no es lo mío, pero sus playas y pueblos sí.

Callejuelas en Dalt Vila, Ibiza

Callejuelas en Dalt Vila, Ibiza

Julio: Viena

Después de varios años visitando Viena en Navidad para disfrutar de sus mercados de Navidad, este año fui por primera vez en verano. Aunque esperaba buen tiempo y poder bañarme en el Danubio, coincidí con una ola de frío. En lugar de frustrarme, aproveché para descubrir la Viena que sale en la película “Antes del Amanecer”, una de mis preferidas, para pasear por Naschmarkt, tomar muchos cafés y disfrutar de la ciudad como si viviera allí. El reto de bañarme sigue en pie… y no soy de las que se dan por vencidas, así que volveré.

Noria del Prater, Viena

Noria del Prater, Viena

Agosto

Cadiz

Por temas presupuestarios y sentimentales, este verano volví a la tierra de mi madre y de mis vacaciones cuando era pequeña. Además de visitar a la familia, que vive en la bahía de Algeciras, mi hermana y yo aprovechamos para visitar los pueblos blancos, redescubrir la tacita de plata, tapear en Tarifa, decepcionarnos con Tánger y bañarnos en algunas de las mejores playas que tiene el país (y el mundo). Fue una gran experiencia y no descarto repetirla más a menudo, porque me dejé muchos pueblos y playas en el tintero.

Playa en Barbate

Playa en Barbate

Roma

El último fin de semana de agosto (y primero de septiembre) pude cumplir uno de mis sueños: visitar Roma. Me acompañó Isabella, mi amiga de Viena y aunque sólo estuvimos 48 horas tuvimos tiempo de ver lo esencial y quedarnos con ganas de volver. Después de pisar el Coliseo y empaparnos de historia y arte el primer día, el segundo lo dedicamos al Vaticano. Fue el viaje del timo del helado y de la comida deliciosa

Río Tíber, Roma

Río Tíber, Roma

Huesca: Loarre, el Reino de los Mallos y San Juan de la Peña

A la semana de volver a Roma, aproveché una oferta de hotel en Loarre para ver su castillo, que hacía años que me llamaba la atención. Y, ya de paso, exploré la zona. El “Reino de los Mallos” es precioso, el turquesa del río Gállego una maravilla y el románico de San Juan de la Peña uno de los más espectaculares que he visto. La zona de la Hoya de Huesca tiene muchísimo por ver y el turismo rural es ideal para eso.

Castillo de Loarre, Huesca

Castillo de Loarre, Huesca

Octubre: Blogtrip a Albacete

Aunque tengo amigos en Albacete, nunca antes había estado. La oportunidad llegó de la mano de mi primer blogtrip, la #ABexperience. Con una compañía inmejorable, pudimos descubrir lo mucho que tiene por ofrecer una de las provincias menos explotadas turísticamente de España. Albacete vale la pena, y no sólo por sus ricas tapas o por el Museo de la Cuchillería, sino por una naturaleza privilegiada y escenarios de película a los que quiero volver para disfrutarlos con más calma.

#ABExperience en Ayna, la Suiza Manchega

#ABExperience en Ayna, la Suiza Manchega

Noviembre: Escocia

Aprovechando que una de mis mejores amigas organizaba un Ceilidh por su cumpleaños, me tomé 4 días para volver a mi lugar preferido en el mundo. Días de reencuentros con mis ex compañeras de piso, de mercados de Navidad, de excursiones, de rutas por valles poco conocidos, de visitar nuevos castillos y de fotografiar puentes y templos góticos, de probar nuevas comidas… Pero, sobre todo, días muy felices en los que mis amigas me recordaron que da igual que no nos veamos cada día porque sabemos que nos tenemos. En 2013 volveré, como cada año ;)

Castillo Campbell, Escocia

Castillo Campbell, Escocia

Diciembre: Viena

Dos veces en un año… pero no podía faltar a mi cita navideña con Viena. Esta vez nos centramos en curiosear los mercados de Navidad que hay en cada rincón con más calma, en saborear los cafés con más calma, recrearnos con las obras de Klimt… y en explorar por primera vez Viena bajo el manto de nieve que cubría todas las calles. Creo que no he pasado más frío en la vida, pero fue precioso!

Palacio del Belvedere bajo la nieve

Palacio del Belvedere bajo la nieve

Además, 2012 ha sido un año de muchas rutas de senderismo (una al mes, como mínimo), de descubrir rincones que tenía al lado de casa y que apenas conocía… He visitado varias zonas de Osona (el Santuario de Cabrera, el poblado íbero de Roda de Ter, el santuario de Sant Feliu, el Mercado Medieval de Vic…), seguido los pasos de Gaudí en la colonia Güell, probado los mejores bocadillos de Barcelona en Sagàs, descubierto el patrimonio natural y cultural de la Serralada Litoral, probado las nuevas camas de los hoteles Ibis y mucho más. Y quizás ese sea el mayor descubrimiento: aprender a disfrutar de aquellos lugares que están cerca y que no deberíamos pasar por alto. Porque para viajar no hace falta cruzar el planeta, sino disfrutar de cada nueva experiencia.

Santuari de Cabrera, Osona

Santuari de Cabrera, Osona

¿Qué le pido al 2013?

Pues además de salud para todos, estabilidad laboral para poder seguir cumpliendo sueños viajeros… Puestos a desear:

  • Aprender a manejar un trineo tirado por huskys (el lugar me da igual)
  • Una escapada a Bélgica o Amsterdam con mis amigas
  • Volver a Praga a ver a uno de mis mejores amigos.
  • Brasil o Argentina en verano
  • Volver a Londres
  • Visitar de una vez por todas a mis amigas que viven en varios lugares de Alemania (Freiburg, Frankfurt, Munich)
  • Ir a ver a mis amigos del País Vasco, Cantabria y Asturias (sería ideal una ruta en coche)
  • Australia y Nueva Zelanda, please… Si no este año, ¡de 2014 no pasa!
  • Volar a Copenhague con Isabella, mi amiga de Viena
  • Relajarme varios días en Formentera
  • Descubrir el sureste asiático y, en concreto, Camboya y Vietnam.
  • y mucho más… aunque todo se andará, porque me da que tendré que improvisar mucho ;)

Y vosotros, ¿qué le pedís al año que viene?

Tres días en Albacete: turismo rural y ruta de la película Amanece que no es poco

El segundo día de la #ABexperience en Albacete amaneció lluvioso, encapotado y gris, pero después de cargar las pilas en el delicioso buffet de desayuno del hotel Sercotel Los Llanos nos pusimos en marcha. Empezaba una larga jornada que nos enseñaría lo mejor de la Sierra del Segura y pondría fin al mito de la Albacete llana. 

Niebla sobre Ayna, la Suiza Manchega

Niebla sobre Ayna, la Suiza Manchega

Conocida por su paisaje montañoso como la Suiza Manchega, la población de Ayna tiene muchos encantos (que os contaré en otro post con más detalle)… Aunque cuando llegamos una densa niebla la cubría, desde el Mirador del Diablo pudimos ver cómo las nubes se iban deshaciendo lentamente y nos dejaban ver lo bonito del paisaje. 

Vista de Ayna, la Suiza Manchega

Vista de Ayna, la Suiza Manchega

Enclavada en la Sierra del Segura, en el estrecho cañón del río Mundo, Ayna es conocida por sus Picarzos (una formación rocosa singular) y por ser el escenario de la película de culto de José Luis CuerdaAmanece que no es poco“. Su humor absurdo y surrealista, situaciones curiosas de todo tipo y personajes de lo más pintoresco situaron al pueblo en el mapa del cine español. Y también han contribuido a su promoción turística. Nada más llegar, mientras nos caían varias gotas de agua y desvirtualizábamos a la bloguera Lola Picazo, aprovechamos para hacernos unas fotos con el mítico sidecar con el que Antonio Resines llega al pueblo.

#ABExperience en Ayna, la Suiza Manchega

#ABExperience en Ayna, la Suiza Manchega

Paseamos, disfrutamos con sus calles empinadas y blancas, con los restos del castillo de la Yedra y con los ricos suspiros que Pascual, nuestro guía quiso que probáramos. De textura aérea y dulce, son una tentación por la que suspirar :)

Suspiros, dulces típicos de Albacete

Suspiros, dulces típicos de Albacete

Después de llenar la panza y de ver varias de las localizaciones de “Amanece que no es poco” en el núcleo urbano, entramos en el Museo dedicado a la película, uno de los puntos álgidos de la Ruta Amanece

Museo de la película

Museo de la película “Amanece que no es poco”, Ayna

Situado en una preciosa ermita con un techo artesonado espectacular, el museo es un homenaje a la película, que tiene unos fans muy devotos, los amanecistas. Y, curiosamente, en el grupo teníamos a uno, Sele de El Rincón de Seleque nos deleitó con el insigne monólogo de la calabaza. 

Sele haciendo el monólogo de la calabaza en Ayna, Albacete

Sele haciendo el monólogo de la calabaza en Ayna, Albacete

Mientras que otros como Avistu de Viajablog optaron por plantarse en el semillero de hombres. 

 

#ABExperience en el semillero de hombres de la Ruta Amanece que no es poco

#ABExperience en el semillero de hombres de la Ruta Amanece que no es poco

La ruta continua paralela al río Mundo, hasta la Cascada del Arroyo de la Toba… pero eso lo dejamos para otro día y otro post!

Antes del mediodía, con algo de pena dejamos Ayna y fuimos hasta Riopar, desde dónde descubrimos el nacimiento del río Mundo

De camino al nacimiento del río Mundo, Riopar (Albacete)

De camino al nacimiento del río Mundo, Riopar (Albacete)

Las lluvias escasas del verano no deslucían para nada el salto de agua. Aunque algo menos exuberante que en otras épocas del año, era espectacular. Casi casi me parecía que estaba en algún paraje de Escocia…

Nacimiento del río Mundo

Nacimiento del río Mundo

Las mejores vistas se obtienen desde una serie de miradores que se encaraman por la montaña… aunque sólo algunos valientes subimos ;) Nos refugiamos del frío y la lluvia en el cálido restaurante de Las Salegas del Maguilloun establecimiento rural en que todos los detalles están cuidado con el máximo mimo y donde todo sabe tan bien como una rica olla de aldea. 

Las Salegas del Maguillo

Las Salegas del Maguillo

Olla de Aldea en Las Salegas del Maguillo

Olla de Aldea en Las Salegas del Maguillo

Después de comer, sus dueños nos llevaron en 4×4 por la sierra, más allá de un pueblo llamado Cotillas, hasta el precioso paraje de Arroyofrío, donde el otoño nos mostró sus mejores colores.

Esplendor otoñal en Arroyofrío, Albacete

Esplendor otoñal en Arroyofrío, Albacete

Y donde también pudimos ver a una tímida salamandra ibérica que, aunque está en peligro de extinción, se dejó fotografiar por todos.

Rebeca con la salamandra ibérica en Arroyofrío

Rebeca con la salamandra ibérica en Arroyofrío

Cansados y contentos, volvimos a Albacete para cenar en uno de los restaurantes más auténticos de la ciudad: El Callejón de los GatosRodeados de objetos relacionados con el mundo taurino, probamos delicias típicas de la gastronomía local como la ensalada de perdiz escabechada, el cordero con denominación de origen asado o el lomo de orza. Todo buenísimo… en especial la mousse de manchego con reducción de vino tinto del postre. Un sitio para volver sin dudarlo.

Restaurante El Callejón, Albacete

Restaurante El Callejón, Albacete

Mousse de queso manchego en el restaurante El Callejón, Albacete

Mousse de queso manchego en el restaurante El Callejón, Albacete

El broche al día lo pusimos unos cuantos resistentes con una copa en el bar Barocci, donde pudimos comprobar el buen ambiente y la gran vida nocturna de la ciudad de Albacete

Una jornada redonda que sació mi pasión por el turismo rural y me descubrió una cara de la provincia que desconocía. En Albacete hay que ir más allá de la llanura que la cruza, porque en su sierra se esconden lugares tan especiales como los que vimos y que siempre recordaré.

El domingo por la mañana la aventura continuó… pero eso os lo cuento en otro momento. Y si queréis saber cómo fue el primer día del blogtrip #ABexperience, sólo tenéis que hacer click.

Tres días en Albacete: tapas, motos y turismo (día 1)

Hay días en los que vale la pena de verdad madrugar y transochar. Días que no querrías que acabasen y en los que descubres sitios nuevos y conoces a personas geniales. El pasado viernes 19 de octubre fue uno de esos :)

Me levanté a las 6 de mañana para poder tomar el tren que nos llevaría a mi y a Javier de Escapada Rural al primer blogtrip de Albacete, la #ABExperience. Seis horas más tarde sin apenas conectividad en el móvil llegamos a la capital albaceteña. Allí nos esperaba Pascual de Turismo de Albacete y el resto de bloggers que participaron en la iniciativa: Jorge de En el Mundo Perdido, José Miguel y Rebeca de El Rincón de Sele, Laura de Lala Viajera, José Ramón de Viajablog, Javier de Escapada Rural, Miguel Angel y Vanesa de Miguel en Ruta. Ellos ya se estaban poniendo las botas en las séptimas Jornadas de las Tapas de Albacete

Los participantes en el blogtrip #ABexperience a punto de tapear

Los participantes en el blogtrip #ABexperience a punto de tapear

Llegué a tiempo de catar las del bar Birubí y las de la Ronería de la ConcepciónDecir que nos pusimos las botas es quedarme corta… ¡Qué bien se come en Albacete!

Jornada de las tapas en Albacete

Selección de tapas en la Ronería, Albacete

Por la tarde, con la barriga llena, fuimos al Circuito de AlbaceteAllí visitamos las instalaciones, conocimos las muchas posibilidades que ofrece la instalación y luego pasamos a lo bueno. Nos dieron una pequeña demo en la Escuela TAC de conducción y luego pudimos ponerla en práctica aprendiendo a derrapar y tomar curvas.

Escuela de conducción TAC en el Circuito de Albacete

Escuela de conducción TAC en el Circuito de Albacete

Con la amenaza constante de una lluvia (que nos dio un respiro hasta la noche), disfruté como una niña. Me encantó aprender a controlar un coche cuando derrapa porque el suelo está mojado… y aún más la exhibición de drifting (derrapes controlados) que hizo uno de los monitores y en la que algunos pudieron hacer de copiloto. ¡Espectacular!

Al acabar, el piloto de stunt Emilio Zamora nos enseñó las filigranas que es capaz de hacer sobre una moto.

Emilio Zamora, piloto de stunt

Emilio Zamora, piloto de stunt

#ABExperience en el Circuito de Albacete con Emilio Zamora

#ABExperience en el Circuito de Albacete con Emilio Zamora

Siguiendo con el estrés blogger, volvimos a Albacete cuando empezaba a anochecer para conocer uno de los emblemas de la ciudad y de la provincia: el Museo de la Cuchillería. Ubicado en un edificio precioso de principios de siglo, acoge una exposición espectacular y muy sorprendente. Nunca hubiera pensado que el arte de la cuchillería diera para tanto… y estaba muy equivocada. La muestra está presentada de una forma muy clara, muy visual y atractiva. La colección de navajas, cuchillos y tijeras es espectacular y vale muchísimo la pena visitarla para entender el arte que forjó e hizo florecer a Albacete.

Visita guiada al Museo de la Cuchillería, Albacete

Visita guiada al Museo de la Cuchillería, Albacete

Navaja decorada en el Museo de la Cuchillería de Albacete

Navaja decorada en el Museo de la Cuchillería de Albacete

Al salir, como que todavía teníamos algo de tiempo antes de la cena, aprovechamos la cercanía para visitar la Catedral de AlbaceteIniciada en el siglo XVI y finalizada en el XX, su exterior es neogótico y neorománico y es quizás uno de los pocos edificios antiguos que todavía siguen en pie en Albacete. En su exterior, una pintoresca mujer nos preguntó si éramos estudiantes de historia y, al decirle que éramos bloggers de viajes, se quedó un poco a cuadros y mencionó algo sobre los Testigos de Jehová que no acabo de recordar…

Catedral de San Juan de Albacete

Catedral de San Juan de Albacete

Dando un paseo, acabamos en el precioso Teatro Circo. Único en su dualidad, el edificio ha sufrido 4 remodelaciones a lo largo de su historia. Su interior neomudéjar es de una delicadeza espectacular y me gustó mucho más que el espectáculo que vimos (una especie de musical/obra cubano de cuyo nombre no quiero acordarme, parafraseando a Cervantes).

Cúpula con constelaciones del Teatro Circo de Albacete

Cúpula con constelaciones del Teatro Circo de Albacete

Cansados después de tanto trajín, descansamos y disfrutamos de la sabrosa gastronomía manchega en el restaurante Don Gil, que fusiona con acierto los sabores de siempre y la modernidad.

Aperitivos en el restaurante Don Gil de Albacete

Aperitivos en el restaurante Don Gil de Albacete

Creo que no hace falta decir que todo estaba riquísimo… y por si fuera poco, luego los más valientes (vosotros sabéis quien sois) nos fuimos a tomar una copa al bar Tiaré. Pero eso ya es otra historia… como aventura por la sierra del sábado.