Archivo de la etiqueta: fin de semana romántico

Qué ver en 6 horas en París

Intentar ver todo lo que hay que ver de París en 6 horas es imposible, así que si por algún motivo sólo podéis visitar la “Ciudad de la Luz” tendréis que escoger. A mediados de mayo tuve que hacer una breve escala en la capital francesa. Tenía una boda en la campiña de Normandía por la tarde pero mi transporte no salía hasta las 4 de la tarde… y mi vuelo llegó a París a las 9 de la mañana. Así que decidí volver a algunos de mis lugares favoritos para saborearlos con calma y sin prisas.

Sigue leyendo

Descubriendo volcanes en La Garrotxa

Uno de mis lugares preferidos en Catalunya es la zona volcánica de la Garrotxa. Desde pequeña ha sido el destino de varias escapadas con la escuela, la familia o amigos y nunca deja de sorprenderme cómo podemos tener tan cerca de casa el mejor ejemplo de paisaje volcánico de la Península Ibérica y uno de los más importantes de Europa. Así que aprovechando mi estancia en Mas Can Batlle, volví a encontrarme con dos viejos conocidos: el volcán Croscat y el volcán de Santa Margarida.

Sigue leyendo

Un fin de semana con encanto en Mas Can Batlle de la Garrotxa

A tan sólo 10 minutos de Santa Pau, en pleno corazón de la zona volcánica de la Garrotxa, está el Mas Can Batlle, la casa rural con más encanto en la que me he alojado y que es como un soplo de aire fresco tanto si quieres huir del estrés diario y relajarte en un entorno natural como si lo que necesitas es un fin de semana romántico.

Sigue leyendo

De cata de vinos en un castillo de Carcassonne

El finde de chicas tuvo uno de sus momentos álgidos con una deliciosa cata de vinos en un château a 5 minutos a las afueras de CarcassonneEl Château Auziasdentro del término municipal de Pennautier, es una agradable sorpresa escondida entre viñedos y elaboran unos caldos deliciosos que no tienen nada que envidiarle a los mejores vinos que uno pueda imaginar.

Sigue leyendo

La magia de Carcassonne de noche

Carcassonne es una ciudad para disfrutarla de día y de noche. Aunque su vida nocturna es más bien escasa (estuvimos una hora buscando algún sitio donde celebrar el cumpleaños de una de nosotras, no encontramos nada… y los locales no nos supieron indicar), deambular por las callejuelas y murallas teñidas de amarillo de la ciudadela es un pequeño placer. El ascenso es rápido y fácil… sólo hay que seguir nuestros pasos en dirección al “castillo” que domina la zona.

Sigue leyendo