Archivo de la etiqueta: fin de semana

Qué ver en 6 horas en París

Intentar ver todo lo que hay que ver de París en 6 horas es imposible, así que si por algún motivo sólo podéis visitar la “Ciudad de la Luz” tendréis que escoger. A mediados de mayo tuve que hacer una breve escala en la capital francesa. Tenía una boda en la campiña de Normandía por la tarde pero mi transporte no salía hasta las 4 de la tarde… y mi vuelo llegó a París a las 9 de la mañana. Así que decidí volver a algunos de mis lugares favoritos para saborearlos con calma y sin prisas.

Rincón bonito de Montmartre

Rincón bonito de Montmartre

Lo primero que hice fue plantarme en Montmartre, dejar la maleta en casa de un amigo y echar a andar hasta “La butte” (como los parisinos conocen a la colina que alberga a uno de sus barrios más fotogénicos). La rodeé, me familiaricé con un entorno ya conocido, hice una pequeña parada en el Halle Saint Pierre, un antiguo mercado de hierro art decó que ahora alberga un museo de Arte Contemporáneo. Y eché a andar hacia la plaza inferior en la que todavía hoy sigue el tiovivo que salía en Amélie. Aunque sólo sea por las magníficas vistas que se obtienen de París desde lo alto de la escalinata, justo enfrente del Sagrado Corazón, ya vale la pena subir.

Halle Saint Pierre, Montmartre, Paris

Halle Saint Pierre, Montmartre, Paris

Iglesia del Sacré Coeur, Montmartre, París

Iglesia del Sacré Coeur, Montmartre, París

Vistas de París desde Montmartre

Vistas de París desde Montmartre

Una vez arriba el principal obstáculo es la marea humano-turística que lo envuelve todo… Pero pese a todo, aún es posible alejarse de las multitudes en Montmartre. Sólo os tenéis que salir de las principales zonas turísticas, callejar sin rumbo y es posible llegar hasta la tranquilidad de los viñedos que quedan en el barrio, descubrir el mítico cabaret Au Lapin Agile (el más antiguo de París y frecuentado en su época de esplendor por grandes como Maurice Utrillo, Modigliani o Picasso), disfrutar del encanto de las zonas que habitan los parisiens y toparte de bruces con otro icono tan importante para el Impresionismo como el Moulin de la Galette cuyo frenesí inmortalizaron grandes como Renoir, Toulouse-Lautrec, Picasso o Van Gogh.

Viñedos en París, Montmartre

Viñedos en París, Montmartre

Cabaret Au Lapin Agile

Cabaret Au Lapin Agile, el más antiguo de París

Calles de Montmartre

Calles de Montmartre

Le Moulin de la Galette en Montmartre, París

Le Moulin de la Galette en Montmartre, París

Montmartre tiene un aire chic, despreocupado y campestre. A veces es como si no estuvieras en París… Me encantan sus viñedos, sus molinos, sus casitas bajas pintadas de colores y sus terracitas. Después de tanto “aire bucólico” me acerqué al Cementerio de Montmartre, uno de los más bonitos que hay en la ciudad. Se construyó a principios del siglo XIX para sustituir al Cementerio de los Inocentes, que se cerró porque estaba en el centro de la ciudad y representaba problemas sanitarios. Entre los miles de tumbas que lo pueblan están las de algunos inquilinos famosos como el pintor Degas, el escritor Alexandre Dumas o Émile Zola (aunque su cuerpo fue trasladado al Panteón, su mausoleo sigue en el cementerio). Es un lugar de paz y recogimiento… y si sois algo mitómanos, podéis jugar a encontrar la tumba de alguna celebridad. A pocos pasos, de camino al metro, está el famoso Moulin Rouge, que me parece un monumento a lo kitsch y lo hortera. Es curioso, cuanto menos, que dos lugares tan diferentes estén tan cerca…

Cementerio de Montmartre en París

Cementerio de Montmartre en París

Moulin Rouge, París

Moulin Rouge, París

En total, esta ruta os puede llevar entre 3 y 4 horas. Como me sobraba tiempo, me subí al metro y me planté en el barrio de Saint Michel. Es una zona radicalmente diferente de Montmartre, más bulliciosa, con más tráfico, más urbana y marcada por su proximidad con la Universidad de la Sorbonne. Sus callejuelas empedradas y estrechas evocan las protestas de mayo del 68… Una buena idea es visitar el Museo Nacional de la Edad Media o Musée de Cluny. El lugar alberga restos de unas termas galo-romanas y una colección de arte medieval espectacular. Pero si no tenéis tiempo, nada mejor que volver andando tranquilamente de vuelta al río Sena, hacer una pequeña parada en la librería Shakespeare and Co, uno de mis rincones favoritos en todo París. Siempre que vuelvo, me acerco y dedico un buen rato a husmear entre sus libros de viejo, sus estanterías llenas hasta los topes y su encanto vintage… aunque en los últimos años cada vez está más llena de gente y se hace difícil curiosear, sigo fiel a mi cita literaria parisina.

Muy cerca, pegados al río, están los imprescindibles Bouquinistes, los libreros de viejo más auténticos de París. En sus paraditas podéis encontrar todo tipo de libros antiguos y de ocasión, mapas antiguos, postales o pósters. ¡Son la perdición! A su lado está la magnífica catedral de Notre Dame, una joya del gótico frente a la cual han colocado una especie de gradas/asientos en las que los turistas se sientan pero que impiden obtener una visión general del templo :(

Musée de Cluny

Musée de Cluny

Librería Shakespeare and Company en París

Librería Shakespeare and Company en París

Bouquinistes de París

Bouquinistes junto al Sena

Catedral de Notre Dame

Catedral de Notre Dame

Parada de metro Art Déco en París

Parada de metro Art Déco en París

Y vosotros… Si sólo tuvierais 6 horas para disfrutar de París, ¿qué es lo que no os perderíais por nada del mundo?

Descubriendo volcanes en La Garrotxa

Uno de mis lugares preferidos en Catalunya es la zona volcánica de la Garrotxa. Desde pequeña ha sido el destino de varias escapadas con la escuela, la familia o amigos y nunca deja de sorprenderme cómo podemos tener tan cerca de casa el mejor ejemplo de paisaje volcánico de la Península Ibérica y uno de los más importantes de Europa. Así que aprovechando mi estancia en Mas Can Batlle, volví a encontrarme con dos viejos conocidos: el volcán Croscat y el volcán de Santa Margarida.

Sigue leyendo

Un fin de semana con encanto en Mas Can Batlle de la Garrotxa

A tan sólo 10 minutos de Santa Pau, en pleno corazón de la zona volcánica de la Garrotxa, está el Mas Can Batlle, la casa rural con más encanto en la que me he alojado y que es como un soplo de aire fresco tanto si quieres huir del estrés diario y relajarte en un entorno natural como si lo que necesitas es un fin de semana romántico.

Sigue leyendo

El castillo de Tona y la plana de Vic

Si visitáis el Montseny desde la zona de Osona un buen broche final para el día es subir a la colina que hay en el pueblo de Tona y que domina toda la plana de Vic. Paisaje visto siempre desde el coche cuando vas desde Barcelona a Vic por la C-17, el promontorio con la torre medieval y la iglesia románica en la cima hacía tiempo que me llamaba la atención. A finales de enero pude saldar esa cuenta pendiente y disfrutar de algunas de las mejores vistas de la comarca y de un entorno increíblemente verde y lleno de historia.

Sigue leyendo

El Brull, íberos en el Montseny

El mismo domingo de enero que hicimos la cata de cerveza artesana en el Montseny aprovechamos para explorar una parte del parque natural que no conocía. Había oído hablar muy bien del pueblo de El Brull y cuando me enteré de que a sus afueras estaba uno de los poblados ausetanos más importantes de Cataluña no pude reprimirme.

Sigue leyendo