Archivo de la etiqueta: Gaudí

Gaudí Nights en la Torre Bellesguard de Barcelona

La Torre Bellesguard (“bella vista” en catalán) es una de las obras más desconocidas y fascinantes de Antoni Gaudí. Se trata de una casa particular construida entre 1900 y 1909 por el genio modernista, la Casa Figueras (su nombre oficial) que parece un castillo medieval y que está en la parte alta de Barcelona, a los pies de la serra de Collserola en el barrio de Sant Gervasi. El lugar ha estado cerrado al público durante años, pero este mes de agosto la familia que la habita la quiere dar a conocer a la ciudadanía con un ciclo de buena música y cocktails en un ambiente único, las Gaudí Nights

Torre Bellesguard de Gaudí

Torre Bellesguard de Gaudí

El edificio es una mezcla espectacular de modernismo y gótico que rinde homenaje al castillo medieval que estaba en este lugar con tan buenas vistas y que hacia finales del siglo XIX era una ruina. Era la residencia de verano del legendario rey de la Corona de Aragón Martí l’Humà, pero tras su muerte entró en decadencia y fue abandonado. La historia cuenta que en el siglo XVII el mítico bandolero Serrallonga se refugió aquí. La cuestión es que cuando Gaudí recibió el encargo de la familia Figueras aprovechó las estructuras existentes para dar luz a una casa de estilo neogótico en la que naturaleza y arquitectura se funden en uno, y todo rodeado por un muro con almenas espectacular. Cruzar el umbral es penetrar en un espacio desconocido para el público en general y un espacio de cuento de hadas que forma parte de las mejores rutas modernistas

Las vicisitudes del tiempo no le son extrañas a la Torre Bellesguard. De casa familiar pasó a ser un orfanato durante la Guerra Civil (cuando se perdió buena parte del mobiliario original, diseñado por el mismo Gaudí), para luego reconvertirse en los años 40 en un hospital… hasta que la actual familia propietaria, los Guilera, decidieron recuperar su uso original como residencia particular. La Torre Bellesguard es el único trabajo en el que Gaudí gozó de libertad absoluta para crear y es por eso uno de los más importantes de su carrera, que rinde homenaje a la historia y la tradición del país.

Entrada a la Torre Bellesguard por la muralla medieval

Entrada a la Torre Bellesguard por la muralla medieval

Recinto de acceso al mirador de la Torre Bellesguard

Recinto de acceso al mirador de la Torre Bellesguard

La Torre Bellesguard está rodeada por unos jardines preciosos y toda ella está llena de los detalles y símbolos que Gaudí aplicó en casi todas sus obras y que también se pueden ver en la Cripta de la Colonia Güell o en la Sagrada Familia. El edificio, la casa familiar, es de planta cuadrada y tiene todos sus vértices orientados a los cuatro puntos cardinales. Gaudí la construyó con piedra y ladrillo y la coronó con una torre con la cruz de cuatro brazos típica del genio de Reus, junto con la bandera catalana y una corona real. Los bancos de mosaico que la rodean, obra de Domènec Sugrañes y todo el trabajo de forja son espectaculares. En su exterior destaca la técnica del mosaico pétreo que Gaudí usó para conseguir un efecto almohaldillado en la textura de las paredes del edificio, que tiene protuberancias cuadradas o octogonales muy interesantes. Sobre la puerta de entrada desde el jardín hay un escudo de Cataluña con el sol y la luna, así como una inscripción alegórica de la Virgen hecha con hierro de forja que reza Ave Maria Puríssima sens pecat fou concebuda. 

Fachada de la torre Bellesguard con la dedicatoria a la Virgen

Fachada de la torre Bellesguard con la dedicatoria a la Virgen

Banco de azulejos en la Torre Bellesguard

Banco de azulejos en la Torre Bellesguard

Detalle de la vidriera y la fachada de la Torre Bellesguard

Detalle de la vidriera y la fachada de la Torre Bellesguard

Aunque el interior no se podrá visitar hasta septiembre, las entrañas de la casa son todavía más espectaculares. Su buhardilla de arcos de ladrillo es una maravilla para cualquier amante del arte o de la arquitectura. El interior, de blanco y lleno de vidrieras, es un espectáculo digno de ser visto… para el que todavía tendremos que esperar un poco.

En este entorno tan especial es en el que todos los martes y jueves de agosto se desarrollaran las Gaudí Nights, una iniciativa de los más jóvenes de la familia propietaria, los primos Anna Guilera, Pol Gago and Carles Salillas. 

Fachada lateral de la torre Bellesguard

Fachada lateral de la torre Bellesguard

Cruz gaudiniana que corona la Torre Bellesguard

Cruz gaudiniana que corona la Torre Bellesguard

Picaporte de forja en la torre Bellesguard

Picaporte de forja en la torre Bellesguard

Vistas de la torre Bellesguard

Vistas de la torre Bellesguard

GAUDÍ NIGHTS EN LA TORRE BELLESGUARD

Las Gaudí Nights llegan para llenar las noches de agosto de música y buen ambiente, y para ir abriendo boca hasta que se puede visitar de forma completa la Torre Bellesguard. Iniciativa familiar, son una experiencia inolvidable en un lugar único y todavía bastante desconocido de Barcelona.

Los martes por la tarde, de las 6 a las 9, tendrá lugar una velada cultural que incluirá una visita guiada a los jardines de Bellesguard y una copa de cava amenizada por un concierto de violín a cargo de Stanislav Stepanek y Julia Puigbó.

Y los jueves por la tarde en el mismo horario (de 18 a 21h) habrá sesión de música chill out con Only 2 Djs y mojitos.

Mojito en la Torre Bellesguard

Mojito en la Torre Bellesguard

¿No suena como el plan perfecto? Si os interesa asistir, sólo tenéis que llamar y reservar.

MÁS INFORMACIÓN

  • Dirección: carrer Bellesguard 16, Barcelona
  • Teléfono de reservas: 646 800 127
  • E-mail de reservas: bellesguardbooking@gmail.com
  • Más información en la página de Facebook oficial
  • Horario de las Gaudí Nights: todos los martes/jueves de agosto de las 18 a las 21h, siempre con reserva previa.
  • Precio de las Gaudí Nights: 20 € (incluyen el tour por los jardines, una copa de cava o un mojito y buena música)

CÓMO LLEGAR A LA TORRE BELLESGUARD DE GAUDÍ

  • En coche, por la Ronda de Dalt, salida 6. En dirección Cosmocaixa
  • Transporte público: los Ferrocarrils de la Generalitat (FGC) L7 (parada Av. Tibidabo) y la S2 (Sarrià) os dejan cerca, pero tendréis que andar un poco. O podéis ir en metro (línea 3, verde) hasta Lesseps y luego el bus 22.

Asistí a las Gaudí Nights invitada por la familia que vive en la Torre Bellesguard pero, como siempre, todas las opiniones vertidas en este artículo son totalmente honestas y sólo mías. You know nothing can’t buy me love ;)

Una mañana perfecta en la Colònia Güell

La cripta de Gaudí fue un encargo del industrial y mecenas Eusebi Güell como edificio religioso para sus trabajadores de la Colonia Güell, en Santa Coloma de Cervelló. El edificio es espectacular, pero no es lo único que vale la pena en el lugar. Toda la colonia conserva un aire de finales del siglo XIX deliciosamente encantador. Parece como si el tiempo se hubiera detenido y es perfecta para disfrutar de una mañana o de una tarde soleada :)

Cripta de Gaudí en la Colonia Güell

Cripta de Gaudí en la Colonia Güell

Declarada Bien de Interés Cultural (y protegida), la Colonia Güell es todo un referente a nivel nacional como colonia industrial. Distribuida y equipada como si fuera un pueblo pequeño, el lugar alberga uno de los conjuntos modernistas más importantes de Cataluña (si dejamos de lado a las grandes ciudades, con mucho más patrimonio). Aún hoy está habitada completamente y sus vecinos hacen vida de pueblo, con la ropa tendida en los balcones, las abuelas sentadas en la calle y los niños jugando entre edificios excepcionales, sin prestarles importancia. El tiempo se ha detenido aquí y, si no lo ha hecho, se ha ralentizado… El lugar es ideal para callejear e intentar imaginar cómo debía ser la vida de los obreros que durante el día trabajaban en la fábrica textil que Eusebi Güell hizo levantar en 1890 en su finca Can Soler de la Torre, en Santa Coloma de Cervelló, para huir de los conflictos sociales que azotaban Barcelona.

Cartel del recinto industrial de la colonia Güell

Cartel del recinto industrial de la colonia Güell

A diferencia de otras colonias industriales de Catalunya, Güell se interesó por dar a sus trabajadores mejoras sociales y dotó al lugar de varios equipamientos culturales y religiosos (centro cultural, ateneo, escuela, cooperativa, capilla…) que se pueden ver con tranquilidad en dos o tres horas y que quizás sean una de las mayores concentraciones de modernismo en un espacio tan reducido.

El mismo Gaudí diseñó la planimetría de la colonia y es muy fácil descubrir la herencia modernista del conjunto. Algunos de sus ayudantes, los arquitectos Francesc Berenguer, Joan Rubió y Josep Canaleta, se encargaron de levantar edificios y casas particulares que combinan con maestría la funcionalidad con la belleza.

Ca l'Espinal, en la Colonia Güell

Ca l’Espinal (izquierda) y la antigua casa del médico, en la Colonia Güell

¿QUÉ VER EN LA COLONIA GÜELL? (además de la cripta de Gaudí)

El itinerario empieza frente a las antiguas bodegas de la cooperativa. Justo enfrente está el edificio de la antigua cooperativa de consumo, ahora reconvertida en el Centro de Interpretación de la Colònia Güell. Aquí es donde se compran las entradas, donde os darán un plano con mucha información y dónde se puede ver una exposición muy interesante sobre la historia del vapor textil y el pueblo (en la primera planta), y sobre la cripta de Gaudí (en la segunda).

Proceso de transformación de la fibra en tejido en el Centro de Interpretación de la Colònia Güell

Proceso de transformación de la fibra en tejido en el Centro de Interpretación de la Colònia Güell

Historia de la colonia en el Centro de Interpretación

Historia de la colonia en el Centro de Interpretación

Precisamente en la segunda planta es donde se esconde una joya: una réplica de la maqueta funicular que Gaudí tenía de la cripta en su estudio y que se perdió durante la Guerra Civil. Está colgada del techo y tiene un espejo debajo que nos permite hacernos una idea del resultado final.

Maqueta funicular de la iglesia de la colonia Güell

Maqueta funicular de la iglesia de la colonia Güell

El paseo continua entre casitas decoradas con flores y vecinos disfrutando del sol. Pasamos por la antigua casa del secretario, que hacía las veces de consultorio médico, por el antiguo convento de las monjas (ahora Casal d’avis) y el Centre de Sant Lluís, un precioso edificio de Francesc Berenguer que era el centro cultural. Aquí se abre la plaza Joan Güell, con una escultura del mecenas e industrial en el centro y el Ateneu Unió i teatro Fontova (de 1892) en un extremo. Cuando hace buen tiempo tienen una terracita estupenda.

Plaza Joan Güell, con la escultura del industrial en el centro

Plaza Joan Güell, con la escultura del industrial en el centro

Si continuamos hasta el final de la calle está el precioso edificio que albergaba la Escuela y la casa del maestro. Levantados respectivamente en 1917 y 1912 por Francesc Berenguer Mestres y Francesc Berenguer i Bellvehí, actualmente están cerrados. Una pena, porque me hubiera encantado poder acercarme a ver ese peculiar arco que une los dos edificios y que se abre al paisaje como un portal a otro mundo…

Escuela y casa del maestro de la Colonia Güell

Escuela y casa del maestro de la Colonia Güell

Detalle de Ca l'Espinal

Detalle de Ca l’Espinal

Casi al lado, en una esquina, está la magnífica casa privada de Ca l’Espinal (1900, Joan Rubió i Bellver). Es una de las joyas de la colonia, un ejemplo de arquitectura modernista de ladrillo que no desmerecería en ningún lugar. Pegada a ella está la antigua casa del médico, de 1910, en la que tampoco me importaría nada vivir…

Dejamos el trazado urbano y tomamos un sendero que nos lleva hasta un depósito de agua modernista (1895) y la masía que dio origen al asentamiento: Can Soler de la Torre y la capilla de la Virgen de los Dolores. 

Detalles de la Colonia Güell: depósito de agua, casa de obrero, detalle de Can Soler de la Torre y la capilla

Detalles de la Colonia Güell: depósito de agua, casa de obrero, detalle de Can Soler de la Torre y la capilla

Mis pasos me llevaron luego a otro edificio modernista destacable: Ca l’Ordal, proyectado en 1894 por Joan Rubió i Bellver. Y de aquí, hasta el recinto fabril. Aunque durante la Guerra Civil la fábrica fue colectivizada, tras el conflicto fue devuelta a la familia Güell, que luego la vendió. La producción industrial se mantuvo hasta 1973, año en el que cerró la fábrica a causa de una grave crisis del sector textil. Cayó en el olvido… pero afortunadamente en el año 2000 fue restaurado y actualmente alberga oficinas de varias empresas. Lamentablemente, no se puede acceder siempre, y me quedé con las ganas de pasear entre fábricas antiguas…

Recinto industrial de la Colònia Güell

Recinto industrial de la Colònia Güell

El camino luego se adentra en un pequeño bosque muy agradable (e ideal para un picnic si hace bueno) y llega hasta la cripta de Gaudí. Un poco más alejadas hay tres edificios que también valen la pena: la casa parroquial, de 1917; la masía del siglo XVI de Can Julià de la muntanya y la Torre Salvana, medieval y en un estado bastante ruinoso.

Bosc de Joaquim Falguera en la Colonia Güell

Bosc de Joaquim Falguera en la Colonia Güell

Por todo esto y más, la Colònia Güell me pareció un lugar único y muy especial…

¿Os animáis a descubrirla dando un paseo?

La cripta de Gaudí en la Colonia Güell

La Cripta de la Colonia Güell, en Santa Coloma de Cervelló, es una de las obras maestras del genio de Antoni Gaudí. Pese a estar a tan sólo 20 minutos de Barcelona nunca había estado. Así que aproveché una mañana soleada de invierno para acercarme… sin saber que volvería fascinada con el lugar.

Cripta de la Colonia Güell

Cripta de la Colonia Güell

Las obras empezaron en 1908 y duraron hasta 1915, año en el que Gaudí abandonó el proyecto, que quedó inacabado para siempre. El hecho de que después de la muerte del mecenas Eusebi Güell sus herederos se desentendieran del proyecto y que en 1936, nada más empezar la Guerra Civil el lugar fuera incendiado y se perdieran casi todos los planos y la maqueta original tampoco ayudaron. Así que lo único que nos ha llegado es la cripta de Gaudí. Una lástima y una suerte… porque podríamos no tener nada.

Ventanales y campanario de la Cripta de la Colonia Güell

Ventanales y campanario de la Cripta de la Colonia Güell

Güell le dió a Gaudí total libertad creativa con el proyecto, que se convirtió en una especie de “laboratorio” para experimentar con muchas de las complejas soluciones arquitectónicas que luego aplicó en la Sagrada Familia. Fiel a su concepción de que la naturaleza es una estructura orgánica, ensaya con maestría formas geométricas únicas en su época como los arcos paraboloides que tan famoso le han hecho. El resultado final habría sido una iglesia tan espectacular como el templo expiatorio de Barcelona… y que hoy podemos imaginar gracias a los pocos bocetos que se conservan y reproducciones de las maquetas originales.

Maqueta de la iglesia de la Colonia Güell

Maqueta de la iglesia de la Colonia Güell

Proyecto original de la cripta (Fuente: Wikimedia Commons)

Proyecto original de la cripta (Fuente: Wikimedia Commons)

De haberse hecho realidad, hubiera tenido una planta oval de 23×63 metros, con cinco naves (una central y dos en cada lado), varias torres coronadas por palomas blancas (haciendo honor al nombre del lugar, ya que coloma en catalán es “paloma”) y un cimborrio de 40 metros de altura. Haciendo honor a su amor por la naturaleza, el edificio hubiera ido cambiando de color en los materiales constructivos a medida que avanzaba la altura, pasando de los colores tostados de la tierra de la cripta a los tonos verdes y azules que habrían tenido las torres, fundiéndose con el cielo… Pero nada de esto se hizo realidad.

Entrada a la cripta de la Colonia Güell

Entrada a la cripta de la Colonia Güell

Como testimonio mudo nos queda la cripta. Una maravilla llena de simbolismo. Un recordatorio de lo que pudo ser. Una obra maestra en un entorno precioso, ideal para una excursión de medio día desde Barcelona.

“Trencadís” simbólico del frontón

Las cruces, los símbolos de alfa y omega entendidos como principio y fin de la vida, referencias religiosas y a elementos naturales. Todos se mezclan en una sinfonía de color y maestría. Es difícil dejar de mirar. Y aún más complicado mirar y no encontrar un detalle nuevo.

Detalle de la cripta de la colonia Güell

Detalle de la cripta de la colonia Güell

En cada detalle está la huella del genio gaudiniano. En el exterior y el interior. Gaudí se encargó de todo con la minuciosidad de un perfeccionista y los grandes ventanales cubiertos con vidrios de colores que simulan los pétalos de una flor o las alas de una mariposa son espectaculares.

Cristales multicolores

Cristales multicolores

La luz invade el interior de la cripta por todos los rincones e ilumina cada uno de los elementos que Gaudí creó para el lugar. Entre columnas inclinadas de basalto y pilares circulares de ladrillo, frente a los tres altares (dos de ellos obra del genial colaborador del arquitecto: Josep Maria Jujol) destacan unos bancos muy singulares y las pilas de agua bendita, hechas con grandes conchas marinas.

Interior de la cripta

Interior de la cripta

Pila de agua bendita

Pila de agua bendita

La cripta fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2005, pese a las críticas que suscitó una  polémica restauración que no respetó la voluntad original de Gaudí, malogró numerosos elementos estructurales (como una escalinata hacia lo que hubiera sido la nave principal) y rodeó el edificio de una verja, rompiendo la ilusión de que el edificio brota del suelo. Podéis ver los cambios en este perfil.

Croquis de la Iglesia de la Colonia Güell

Croquis de la Iglesia de la Colonia Güell

Pese a todo, la cripta es tan espectacular que bien vale la visita… y más si tenemos en cuenta que la colonia Güell es un entorno precioso y una buena manera de entender cómo funcionaba la industria a finales del siglo XIX y principios del XX en los alrededores de Barcelona.

En breve, una entrada sobre la herencia del modernismo en la colonia Güell ;)

MÁS INFORMACIÓN

  • HORARIOS: 10-19h (laborables) y 10-15h (sábados y festivos, excepto misas)
  • MISAS: 11 y 13h (domingos y festivos). Vigilias a las 20h.
  • PRECIOS
    • Menores de 10 años: 0€
    • Adultos: 8€
    • Jubilados y estudiantes: 6,60€

¿CÓMO LLEGAR A LA CRIPTA DE LA COLONIA GÜELL?

A sólo 20 minutos de Barcelona:

  • Acceso desde carretera B-2002 entre Sant Boi de Llobregat y Santa Coloma de Cervelló. Desde la C-31 (dirección Sant Boi de Llobregat), la C-32 (salida 53) y A2 y A7 (Dirección Sant Boi de Llobregat)
  • Ferrocarriles de la Generalitat de Catalunya (FGC) desde Pl. España, Barcelona, Líneas S33, S8 y S4. Estación Colònia Güell