Archivo de la etiqueta: iglesia

Qué ver en Breda, en una excursión de un día desde Barcelona

Después de la excursión matinal al Castillo de Montsoriu lo ideal es hacer una parada en el pueblecito de Breda para comer y conocer algunos de sus encantos. Mi vinculación con Breda va más allá de su entorno rural, su campanario románico y su excelente cerámica. Mi bisabuelo fue jefe de la estación de tren local los últimos años de su vida y mi padre, mis tíos y mis abuelos iban a menudo a verle. En la colección familiar de fotos antiguas hay muchas del precioso edificio del que no queda nada porque lo han sustituido por una impersonal construcción moderna… De pequeña, la familia mantuvo la tradición y visitábamos el pueblo con asiduidad.

Aunque no os acerquéis al castillo, deambular por sus calles antiguas y sus campos es suficiente estímulo para huir del bullicio. El lugar se hizo bastante conocido en Cataluña porque allí se rodó un culebrón bastante popular que yo me negué a ver: Ventdelplà. Ahora… ¿Qué hay que ver en Breda?

Monasterio de San Salvador de Breda

Monasterio de San Salvador de Breda

MONASTERIO DE SAN SALVADOR

El Monasterio de San Salvador de Breda es un antiguo recinto benedictino. Es un Monumento Histórico Artístico y como el castillo sus orígenes están estrechamente ligados a la casa de los Cabrera que lo construyeron para “salvar sus almas”. El edificio es del siglo XI y estuvo habitado hasta 1835, cuando los últimos ocho monjes lo abandonaron. De la construcción original se conserva poco, pero su espectacular campanar románico está en perfecto estado. Domina el pueblo desde sus 32 metros de altura y cinco plantas.

El claustro románico quedó parcialmente destruido en 1877 durante la última guerra carlina. Lo poco que se ha conservado evidencia lo importante que debió ser en su momento. Mientras, la antigua iglesia, de estilo gótico, funciona hoy en día como templo parroquial. Tristemente, las tumbas de los nobles fueron saqueadas en algún momento de la historia y poco queda :(

IGLESIA DE SANTA MARÍA

Levantada en el siglo XI, la iglesia de Santa Maria de Breda sufrió la desamortización del siglo XIX y desde entonces es la peculiar sede del Ayuntamiento del pueblo y de un museo. Está en pleno centro, justo detrás del monasterio. La iglesia románica original tenía una nave cubierta por una bóveda apuntada y un ábside semicircular. En su interior se conservan vestigios de pinturas murales medievales bastante interesantes. Por fuera, el ábside está decorado con un friso de arcos ciegos de estilo lombardo.

Museo Josep Aragay en Breda

Museo Josep Aragay en Breda

MUSEO JOSEP ARAGAY

El singular Museo Josep Aragay  ocupa parte de la antigua iglesia de Santa Maria y está dedicado a la figura del pintor, ceramista y teórico del arte Josep Aragay (Barcelona 1889 – Breda 1973). El lugar es muy interesante y permite ver en un entorno único el arte de un creador muy vinculado a la población. Sus piezas de cerámica, de todos los tamaños y formas son joyas. Sólo por verlas y por disfrutar del interior románico de la iglesia ya vale la pena la visita. Además, es gratis.

Postre de frutos del bosque, nubes y vino en la Fonda Montseny de Breda

Postre de frutos del bosque, nubes y vino en la Fonda Montseny de Breda

DÓNDE COMER EN BREDA

Después de mi “pequeño” percance, de perderme por el bosque y tener que andar 3 quilómetros más de subida para recuperar el coche después de visitar el castillo de Montsoriu, estaba famélica. En Breda hay una gran oferta gastronómica y me fue difícil escoger, pero finalmente me decanté por la Fonda Montseny. El restaurante ocupa uno de los edificios más antiguos de la población y tiene una carta para chuparse los dedos. Si me conocéis un poco, sabréis que los postres son mi debilidad y con las “Maduixetes del Bosc amb gelée de moscatell i núvols de fruita de la Passió” mis sentidos sufrieron un shock. Creo que esa combinación deliciosa de frutas del bosque con “gelée” de moscatel y nubes de fruta de la pasión es lo mejor que he catado en la vida. Una explosión de sabor en la que lo dulce y lo ácido se mezclan con maestría que tengo ganas de repetir. Mmm…

La cripta de Gaudí en la Colonia Güell

La Cripta de la Colonia Güell, en Santa Coloma de Cervelló, es una de las obras maestras del genio de Antoni Gaudí. Pese a estar a tan sólo 20 minutos de Barcelona nunca había estado. Así que aproveché una mañana soleada de invierno para acercarme… sin saber que volvería fascinada con el lugar.

Cripta de la Colonia Güell

Cripta de la Colonia Güell

Las obras empezaron en 1908 y duraron hasta 1915, año en el que Gaudí abandonó el proyecto, que quedó inacabado para siempre. El hecho de que después de la muerte del mecenas Eusebi Güell sus herederos se desentendieran del proyecto y que en 1936, nada más empezar la Guerra Civil el lugar fuera incendiado y se perdieran casi todos los planos y la maqueta original tampoco ayudaron. Así que lo único que nos ha llegado es la cripta de Gaudí. Una lástima y una suerte… porque podríamos no tener nada.

Ventanales y campanario de la Cripta de la Colonia Güell

Ventanales y campanario de la Cripta de la Colonia Güell

Güell le dió a Gaudí total libertad creativa con el proyecto, que se convirtió en una especie de “laboratorio” para experimentar con muchas de las complejas soluciones arquitectónicas que luego aplicó en la Sagrada Familia. Fiel a su concepción de que la naturaleza es una estructura orgánica, ensaya con maestría formas geométricas únicas en su época como los arcos paraboloides que tan famoso le han hecho. El resultado final habría sido una iglesia tan espectacular como el templo expiatorio de Barcelona… y que hoy podemos imaginar gracias a los pocos bocetos que se conservan y reproducciones de las maquetas originales.

Maqueta de la iglesia de la Colonia Güell

Maqueta de la iglesia de la Colonia Güell

Proyecto original de la cripta (Fuente: Wikimedia Commons)

Proyecto original de la cripta (Fuente: Wikimedia Commons)

De haberse hecho realidad, hubiera tenido una planta oval de 23×63 metros, con cinco naves (una central y dos en cada lado), varias torres coronadas por palomas blancas (haciendo honor al nombre del lugar, ya que coloma en catalán es “paloma”) y un cimborrio de 40 metros de altura. Haciendo honor a su amor por la naturaleza, el edificio hubiera ido cambiando de color en los materiales constructivos a medida que avanzaba la altura, pasando de los colores tostados de la tierra de la cripta a los tonos verdes y azules que habrían tenido las torres, fundiéndose con el cielo… Pero nada de esto se hizo realidad.

Entrada a la cripta de la Colonia Güell

Entrada a la cripta de la Colonia Güell

Como testimonio mudo nos queda la cripta. Una maravilla llena de simbolismo. Un recordatorio de lo que pudo ser. Una obra maestra en un entorno precioso, ideal para una excursión de medio día desde Barcelona.

“Trencadís” simbólico del frontón

Las cruces, los símbolos de alfa y omega entendidos como principio y fin de la vida, referencias religiosas y a elementos naturales. Todos se mezclan en una sinfonía de color y maestría. Es difícil dejar de mirar. Y aún más complicado mirar y no encontrar un detalle nuevo.

Detalle de la cripta de la colonia Güell

Detalle de la cripta de la colonia Güell

En cada detalle está la huella del genio gaudiniano. En el exterior y el interior. Gaudí se encargó de todo con la minuciosidad de un perfeccionista y los grandes ventanales cubiertos con vidrios de colores que simulan los pétalos de una flor o las alas de una mariposa son espectaculares.

Cristales multicolores

Cristales multicolores

La luz invade el interior de la cripta por todos los rincones e ilumina cada uno de los elementos que Gaudí creó para el lugar. Entre columnas inclinadas de basalto y pilares circulares de ladrillo, frente a los tres altares (dos de ellos obra del genial colaborador del arquitecto: Josep Maria Jujol) destacan unos bancos muy singulares y las pilas de agua bendita, hechas con grandes conchas marinas.

Interior de la cripta

Interior de la cripta

Pila de agua bendita

Pila de agua bendita

La cripta fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2005, pese a las críticas que suscitó una  polémica restauración que no respetó la voluntad original de Gaudí, malogró numerosos elementos estructurales (como una escalinata hacia lo que hubiera sido la nave principal) y rodeó el edificio de una verja, rompiendo la ilusión de que el edificio brota del suelo. Podéis ver los cambios en este perfil.

Croquis de la Iglesia de la Colonia Güell

Croquis de la Iglesia de la Colonia Güell

Pese a todo, la cripta es tan espectacular que bien vale la visita… y más si tenemos en cuenta que la colonia Güell es un entorno precioso y una buena manera de entender cómo funcionaba la industria a finales del siglo XIX y principios del XX en los alrededores de Barcelona.

En breve, una entrada sobre la herencia del modernismo en la colonia Güell ;)

MÁS INFORMACIÓN

  • HORARIOS: 10-19h (laborables) y 10-15h (sábados y festivos, excepto misas)
  • MISAS: 11 y 13h (domingos y festivos). Vigilias a las 20h.
  • PRECIOS
    • Menores de 10 años: 0€
    • Adultos: 8€
    • Jubilados y estudiantes: 6,60€

¿CÓMO LLEGAR A LA CRIPTA DE LA COLONIA GÜELL?

A sólo 20 minutos de Barcelona:

  • Acceso desde carretera B-2002 entre Sant Boi de Llobregat y Santa Coloma de Cervelló. Desde la C-31 (dirección Sant Boi de Llobregat), la C-32 (salida 53) y A2 y A7 (Dirección Sant Boi de Llobregat)
  • Ferrocarriles de la Generalitat de Catalunya (FGC) desde Pl. España, Barcelona, Líneas S33, S8 y S4. Estación Colònia Güell