Archivo de la etiqueta: modernismo

Ruta por el legado modernista en el Barrio Gótico de Barcelona

¿Habéis hecho alguna vez una ruta guiada por vuestra propia ciudad? Hasta hace algunos meses yo no… Pero desde el año pasado ha hecho unos cuantos. Aunque yo creía conocer bastante bien Barcelona, después de verla de la mano de uno de los tours de Barcelona Guide Bureau puedo afirmar que me queda mucho por descubrir. Sigue leyendo

Gaudí Nights en la Torre Bellesguard de Barcelona

La Torre Bellesguard (“bella vista” en catalán) es una de las obras más desconocidas y fascinantes de Antoni Gaudí. Se trata de una casa particular construida entre 1900 y 1909 por el genio modernista, la Casa Figueras (su nombre oficial) que parece un castillo medieval y que está en la parte alta de Barcelona, a los pies de la serra de Collserola en el barrio de Sant Gervasi. El lugar ha estado cerrado al público durante años, pero este mes de agosto la familia que la habita la quiere dar a conocer a la ciudadanía con un ciclo de buena música y cocktails en un ambiente único, las Gaudí Nights

Torre Bellesguard de Gaudí

Torre Bellesguard de Gaudí

El edificio es una mezcla espectacular de modernismo y gótico que rinde homenaje al castillo medieval que estaba en este lugar con tan buenas vistas y que hacia finales del siglo XIX era una ruina. Era la residencia de verano del legendario rey de la Corona de Aragón Martí l’Humà, pero tras su muerte entró en decadencia y fue abandonado. La historia cuenta que en el siglo XVII el mítico bandolero Serrallonga se refugió aquí. La cuestión es que cuando Gaudí recibió el encargo de la familia Figueras aprovechó las estructuras existentes para dar luz a una casa de estilo neogótico en la que naturaleza y arquitectura se funden en uno, y todo rodeado por un muro con almenas espectacular. Cruzar el umbral es penetrar en un espacio desconocido para el público en general y un espacio de cuento de hadas que forma parte de las mejores rutas modernistas

Las vicisitudes del tiempo no le son extrañas a la Torre Bellesguard. De casa familiar pasó a ser un orfanato durante la Guerra Civil (cuando se perdió buena parte del mobiliario original, diseñado por el mismo Gaudí), para luego reconvertirse en los años 40 en un hospital… hasta que la actual familia propietaria, los Guilera, decidieron recuperar su uso original como residencia particular. La Torre Bellesguard es el único trabajo en el que Gaudí gozó de libertad absoluta para crear y es por eso uno de los más importantes de su carrera, que rinde homenaje a la historia y la tradición del país.

Entrada a la Torre Bellesguard por la muralla medieval

Entrada a la Torre Bellesguard por la muralla medieval

Recinto de acceso al mirador de la Torre Bellesguard

Recinto de acceso al mirador de la Torre Bellesguard

La Torre Bellesguard está rodeada por unos jardines preciosos y toda ella está llena de los detalles y símbolos que Gaudí aplicó en casi todas sus obras y que también se pueden ver en la Cripta de la Colonia Güell o en la Sagrada Familia. El edificio, la casa familiar, es de planta cuadrada y tiene todos sus vértices orientados a los cuatro puntos cardinales. Gaudí la construyó con piedra y ladrillo y la coronó con una torre con la cruz de cuatro brazos típica del genio de Reus, junto con la bandera catalana y una corona real. Los bancos de mosaico que la rodean, obra de Domènec Sugrañes y todo el trabajo de forja son espectaculares. En su exterior destaca la técnica del mosaico pétreo que Gaudí usó para conseguir un efecto almohaldillado en la textura de las paredes del edificio, que tiene protuberancias cuadradas o octogonales muy interesantes. Sobre la puerta de entrada desde el jardín hay un escudo de Cataluña con el sol y la luna, así como una inscripción alegórica de la Virgen hecha con hierro de forja que reza Ave Maria Puríssima sens pecat fou concebuda. 

Fachada de la torre Bellesguard con la dedicatoria a la Virgen

Fachada de la torre Bellesguard con la dedicatoria a la Virgen

Banco de azulejos en la Torre Bellesguard

Banco de azulejos en la Torre Bellesguard

Detalle de la vidriera y la fachada de la Torre Bellesguard

Detalle de la vidriera y la fachada de la Torre Bellesguard

Aunque el interior no se podrá visitar hasta septiembre, las entrañas de la casa son todavía más espectaculares. Su buhardilla de arcos de ladrillo es una maravilla para cualquier amante del arte o de la arquitectura. El interior, de blanco y lleno de vidrieras, es un espectáculo digno de ser visto… para el que todavía tendremos que esperar un poco.

En este entorno tan especial es en el que todos los martes y jueves de agosto se desarrollaran las Gaudí Nights, una iniciativa de los más jóvenes de la familia propietaria, los primos Anna Guilera, Pol Gago and Carles Salillas. 

Fachada lateral de la torre Bellesguard

Fachada lateral de la torre Bellesguard

Cruz gaudiniana que corona la Torre Bellesguard

Cruz gaudiniana que corona la Torre Bellesguard

Picaporte de forja en la torre Bellesguard

Picaporte de forja en la torre Bellesguard

Vistas de la torre Bellesguard

Vistas de la torre Bellesguard

GAUDÍ NIGHTS EN LA TORRE BELLESGUARD

Las Gaudí Nights llegan para llenar las noches de agosto de música y buen ambiente, y para ir abriendo boca hasta que se puede visitar de forma completa la Torre Bellesguard. Iniciativa familiar, son una experiencia inolvidable en un lugar único y todavía bastante desconocido de Barcelona.

Los martes por la tarde, de las 6 a las 9, tendrá lugar una velada cultural que incluirá una visita guiada a los jardines de Bellesguard y una copa de cava amenizada por un concierto de violín a cargo de Stanislav Stepanek y Julia Puigbó.

Y los jueves por la tarde en el mismo horario (de 18 a 21h) habrá sesión de música chill out con Only 2 Djs y mojitos.

Mojito en la Torre Bellesguard

Mojito en la Torre Bellesguard

¿No suena como el plan perfecto? Si os interesa asistir, sólo tenéis que llamar y reservar.

MÁS INFORMACIÓN

  • Dirección: carrer Bellesguard 16, Barcelona
  • Teléfono de reservas: 646 800 127
  • E-mail de reservas: bellesguardbooking@gmail.com
  • Más información en la página de Facebook oficial
  • Horario de las Gaudí Nights: todos los martes/jueves de agosto de las 18 a las 21h, siempre con reserva previa.
  • Precio de las Gaudí Nights: 20 € (incluyen el tour por los jardines, una copa de cava o un mojito y buena música)

CÓMO LLEGAR A LA TORRE BELLESGUARD DE GAUDÍ

  • En coche, por la Ronda de Dalt, salida 6. En dirección Cosmocaixa
  • Transporte público: los Ferrocarrils de la Generalitat (FGC) L7 (parada Av. Tibidabo) y la S2 (Sarrià) os dejan cerca, pero tendréis que andar un poco. O podéis ir en metro (línea 3, verde) hasta Lesseps y luego el bus 22.

Asistí a las Gaudí Nights invitada por la familia que vive en la Torre Bellesguard pero, como siempre, todas las opiniones vertidas en este artículo son totalmente honestas y sólo mías. You know nothing can’t buy me love ;)

Ruta por la Barcelona Modernista en bici con WePlann

Que Barcelona es una ciudad amante de las bicicletas es algo indudable hoy en día. Quizás se podría mejorar el tema y hacerse más carriles bici, pero lo cierto es que cada día muchos barceloneses se desplazan a pedales sobre dos ruedas y que cada vez más turistas optan por este medio de transporte para descubrir la capital catalana. Yo, que hacía años que no me subía a una, pude disfrutar de Barcelona de una manera diferente hace algunos días gracias a una de las actividades que WePlann organiza y que gané la en la Blog Night Out de Aspasios Apartments.

Barcelona es una ciudad vibrante en la que es imposible aburrirse y de la que nunca me canso. Verla desde el mar hace algunas semanas fue una grandísima experiencia. Recorrer algunas de sus joyas modernistas menos conocidas sobre una bicicleta también lo es. Desde el principio hasta el final el tour en bicicleta por la Barcelona modernista con WePlann fue un acierto (pese a que en mi caso eso de que ir en bici no se olvida nunca no sea cierto).

Bicicletas de Ride or Die

Bicicletas de Ride or Die

Quedamos al mediodía en la tienda de alquiler de bicicletas de Ride or Die en el barrio del Born de Barcelona. Desde allí nuestra guía, una experta en el legado que el Modernismo dejó en la ciudad, guió nuestros pedaleos por la cara menos conocida de la Barcelona modernista. Edificios que no conocía o de los que apenas había oído hablar. Monumentos art nouveau que pasan injustamente desaparecibidos y que deberían ser recuperados y protegidos.

Montados sobre unas bicicletas con un look algo retro y muy cómodas nos adentramos en el Parque de la Ciutadella. Este gran pulmón verde de Barcelona nace cuando la fortaleza militar del siglo XVIII cae en desuso y le debe su actual aspecto a la Exposición Universal de 1888. En su interior alberga los primeros edificios modernistas de Barcelona, los pocos pabellones que sobrevivieron a la muestra y que nos han llegado:

Ruta en bicicleta por la Barcelona Modernista con WePlann

Ruta en bicicleta por la Barcelona Modernista con WePlann

Castell dels Tres Dragons en el Parque de la Ciutadella de Barcelona

Castell dels Tres Dragons en el Parque de la Ciutadella de Barcelona

Hibernáculo del parque de la Ciudadela de Barcelona

Hibernáculo del parque de la Ciudadela de Barcelona

La herencia de Gaudí también está presente en este parque. Siendo un joven estudiante de arquitectura echó una mano en el diseño de la fuente monumental… y quizás fue más allá. Pero tendréis que acercaros a descubrirlo por vosotros mismos. Seguimos pedaleando hacia el Paseo de San Juan, la gran avenida que daba entrada a la Exposición Universal. Antiguamente flanqueado a ambos lados por edificios modernistas, pocos han sobrevivido al paso del tiempo y el afán urbanístico del ayuntamiento y los promotores inmobiliarios. Aún así, todavía hoy podemos disfrutar del precioso Palacio de Justicia, levantado en 1908 por Josep Domènech y Estapà y Enric Sagnier. De la exposición han quedado las espectaculares farolas de forja de Pere Falqués, algunas esculturas y el Arco de Triunfo, que era la puerta de entrada al recinto ferial. Allí nuestra guía nos contó que por lo visto Gustave Eiffel ofreció construir su famosa torre Eiffel en Barcelona… pero al alcalde del momento le pareció un horror y declinó la oferta :( No sé si es cierto o leyenda, pero sin lugar a dudas es una buena historia.

Palacio de Justicia de Barcelona

Palacio de Justicia de Barcelona

Farolas modernistas de Pere Falqués

Farolas modernistas de Pere Falqués

Arco de Triunfo de Barcelona

Arco de Triunfo de Barcelona

La ruta siguió por el Paseo de San Juan, levantando la vista en más de una ocasión para disfrutar de los edificios modernistas que la flanquean. En el barrio del Eixample, de nueva construcción a finales del XIX y principios del XX es donde se concentran la mayoría de los edificios modernistas. La burguesía del momento levantaba sus nuevas residencias y lo hacían adaptándose al gusto del momento (y compitiendo entre ellos). Aunque estaba cerrada, la Biblioteca Arús (la primera biblioteca pública de Barcelona) tiene una lucerna modernista preciosa que hace que valga la pena detenerse unos momentos. Vimos muchísimos lugares preciosos y que no salen en la mayoría de rutas modernistas pero me sorprendieron en especial los dos edificios que albergan dos de los museos de la Fundació Vila Casas. En el primero, me enamoré de los bustos modernistas de la propietaria del edificio hace más de 100 años, presidiendo la fachada de la Casa Antònia Puget (cuyos bajos habían sido un almacén de tejidos. A su lado, también muy bonita, la Casa Felip también vale la pena.

Edificio modernista en Barcelona

Edificio modernista en Barcelona

Casa Antònia Puget, sede de la Fundació Vila Casas

Casa Antònia Puget, sede de la Fundació Vila Casas

Modernismo en BarcelonaModernismo en Barcelona

Modernismo en Barcelona

Aunque, sin ninguna duda, el descubrimiento de esta ruta por la Barcelona modernista desconocida fue la Casa Calvet, una de las primeras obras de Gaudí. Se construyó entre 1898 y 1900 para un fabricante téxtil (Hijos de Pedro Mártir Calvet) y en ella ya se pueden empezar a ver algunos de los signos distintivos que harían a Gaudí universal. La planta baja y el sótano se destinaron al negocio y hoy en día son la sede de un restaurante homónimo en el que es posible comer o cenar en un entorno 100% modernista. En su fachada se pueden ver alusiones a la industria familiar como unas columnas que parecen bobinas de hijo, alegorías frutales, vegetales, animales y religiosas.  Si os acercáis, levantad el picaporte de hierro forjado con forma de cruz griega y veréis una chinche: es una alusión al mito de la fe aplastando al pecado, tan típico en la obra de nuestro arquitecto más universal. Aunque en la Casa Calvet vive gente (¡quién pudiera!) y no está abierta al público, siempre podéis echar un vistazo al restaurante.

Casa Calvet, Barcelona

Casa Calvet, Barcelona

Plano contrapicado de la fachada de la Casa Calvet de Gaudí

Plano contrapicado de la fachada de la Casa Calvet de Gaudí

Picaporte de Gaudí en la Casa Calvet

Picaporte de Gaudí en la Casa Calvet

Restaurante Casa Calvet

Restaurante Casa Calvet

Me dejo mucho en el tintero. Barcelona es la ciudad con mayor densidad de edificios modernistas del mundo y casi en cada manzana del Eixample hay varios edificios dignos de mención. Rutas como esta os pueden permitir descubrir el legado modernista de la ciudad más allá de los grandes iconos como la Sagrada Familia, la Casa Batlló o la Pedrera.

Este tour por la Barcelona Modernista en bicicleta se puede contratar por 22 € en la página web de WePlann. El horario y la ruta se pueden adaptar a vuestros gustos y necesidades. 

¿Qué ver en Huesca? Del Románico al Modernismo

La ciudad de Huesca tiene muchísimos encantos y un tamaño perfecto para descubrirlos sin cansarte excesivamente. Después de nuestra escapada a Loarre y de explorar algunos de los tesoros de la zona, dedicamos el domingo a descubrir, paso a paso, lo bonita que es. Un paseo fácil para saber qué ver en Huesca y para quedarse con ganas de más.

PARQUE MIGUEL SERVET

Aparcamos justo al lado y fue el punto de partida para un día fructífero. Es, sin ninguna duda, el pulmón verde de Huesca. Justo al lado del centro urbano, está dedicado a uno de sus hijos más ilustres, el teólogo y científico Miguel Servet, tiene una superficie de más de 74.000 metros cuadrados y ocupa lo que antiguamente eran los jardines del famoso palacio de Lastanosa, del que no ha quedado nada, lamentablemente…

Monumento a las pajaritas en el parque Miguel Servet

Monumento a las pajaritas en el parque Miguel Servet

Además de más de 1.600 árboles (de 63 especies distintas), varios estanques y un espacio sombreado ideal para huir del calor, en su interior hay varios monumentos conmemorativos y artísticos interesantes como las Pajaritas de Ramón Acínel quiosco de música e incluso una réplica de la casa de Blancanieves.

CÍRCULO OSCENSE

El Círculo Oscense, o casino de Huesca, es una de las joyas del modernismo aragonés. Construido en 1901 por el arquitecto catalán Ildefons Bonells parece un gran castillo y se alza imponente en un extremo de la plaza de Navarra. Si su exterior es precioso, el interior es espectacular.

Plaza de Navarra de Huesca, con el Círculo Oscense al fondo

Plaza de Navarra de Huesca, con el Círculo Oscense al fondo

En la planta baja alberga un restaurante y el primer piso es una especie de centro social. Me gusta tanto el modernismo que no pude evitar subir su fantástica escalera central, maravillarme con la decoración art decó, explorar sus salones, ver sus vidrieras… Y todo esto con la inestimable ayuda de uno de los abuelitos que van allí a leer el periódico o a jugar al dominó. Encontrar un lugar tan auténtico que haya resistido tan bien los embates del tiempo y la modernidad es un verdadero lujo. Si vais a Huesca, entrad y viajad a principios del siglo XX.

Escalinata del Ateneo Oscense

Escalinata del Ateneo Oscense

En otro de los extremos de la plaza de Navarra, dentro del edificio de la Diputación Provincial están los únicos restos romanos de la ciudad… Pero como era domingo estaba cerrado y no pudimos verlos :(

PLAZA LOPEZ DE ALLUÉ

La plaza López de Allué, rectangular y porticada es uno de los espacios más concurridos del casco antiguo de Huesca. Las fachadas de sus edificios son preciosas, y aún lo es más una de las tiendas más antiguas de España: Ultramarinos “La Confianza”. Aunque lamentablemente dentro no dejan hacer fotos, el lugar es otro viaje en el tiempo. A lo largo de generaciones, sus dueños han sabido respetar la decoración de 1871.

Plaza López de Allué en Huesca

Plaza López de Allué, Huesca

IGLESIA DE SAN PEDRO EL VIEJO

Justo al lado de la plaza está la espectacular iglesia románica de San Pedro el Viejo, del siglo XII, también conocida como Monasterio de San Pedro el Viejo. Sencilla, robusta y construida con piedra sillar, es uno de los templos más antiguos de España. Su interior oculta el retablo mayor, renacentista, y pinturas murales que representan la lucha entre David y Goliat.

Iglesia de San Pedro el Viejo, Huesca

Iglesia románica de San Pedro el Viejo, Huesca

La guinda es el claustro del XII, con capiteles del maestro de San Juan de la Peña que reflejan episodios fantásticos y bíblicos… algunos de los cuales rozan el surrealismo y lo grotesco. Tiene varias capillas adosadas, entre las que destaca la capilla de San Bartolomé, la antigua sala capitular y el panteón de los reyes aragoneses donde están enterrados (entre otros), Alfonso I el Batallador y Ramiro II.

Claustro románico de la iglesia de San Pedro el Viejo

Claustro románico de la iglesia de San Pedro el Viejo

Capital románico en la iglesia de San Pedro el Viejo, Huesca

Capital románico en la iglesia de San Pedro el Viejo, Huesca

Si estáis interesados, podéis consultar los horarios de obertura en la página web oficial del Monasterio de San Pedro el Viejo. La entrada cuesta 2,50€ (1,50€ para los niños).

Como al salir era la hora de comer, aprovechamos para saciarnos en una brasería que está justo enfrente de la iglesia, en una plaza encantadora… Muy recomendable!

CATEDRAL DE HUESCA

La Catedral de Huesca se alza en el corazón de la ciudad antigua. Justo enfrente del precioso Ayuntamiento de estilo barroco, se alza uno de los mejores ejemplos del gótico en Aragón. Se construyó entre 1273 y 1515 sobre el lugar en el que antes hubo una acrópolis ibérica, un templo romano, una iglesia visigótica y una mezquita musulmana, de la que se conserva en buen estado la puerta del alminar.

Catedral de Huesca

Catedral de Huesca

Se construyó en varias etapas y su fachada evidencia el paso del gótico al renacimiento de la parte superior. La puerta de entrada, plenamente gótica, es espectacular y está adornada con siete arquivoltas ojivales adornadas con figuras de 16 mártires, 14 vírgenes, 10 ángeles y 8 profetas. En el tímpano están las figuras de la Virgen, el Niño y los Reyes Magos; en el dintel vemos los escudos de Aragón, Huesca y de la familia que patrocinó su construcción, los Azlor. En los laterales aparecen 14 figuras (los 11 apóstoles, san Juan Bautista, san Lorenzo y san Vicente).

Apóstoles en la fachada de la catedral de Huesca

Apóstoles en la fachada de la catedral de Huesca

La torre, adosada a la izquierda de la fachada, es imponente, aunque el piso superior del siglo XVIII se destruyó durante la Guerra Civil. El interior de la catedral de Huesca (que no pudimos visitar porque estaba cerrada) tiene muy buena reputación, en especial su retablo y la sillería del coro.

A su lado está el Museo Diocesano, que también estaba cerrado. Dentro del ayuntamiento se expone habitualmente el famoso cuadro “La Campana de Huesca“, que cuenta cómo de una forma muy sanguinaria el rey Ramiro II consiguió doblegar a los nobles rebeldes que tantos problemas le estaban dando.

PLAZA DE LA UNIVERSIDAD

Después de deshacernos de una loca que andaba por la plaza (hay gente loca en todas partes y yo debo tener un imán para atraerlos), seguimos andando hasta la preciosa plaza de la Universidad, deambulando por callejuelas y disfrutando del silencio de un domingo por la tarde. El antiguo edificio de la Universidad acoge hoy el muy interesante Museo Arqueológico Provincial de Huesca, de estilo barroco y en el que quedan restos del Palacio de los Reyes de Aragón -famoso en parte porque en la Sala de Doña Petronila, según cuentan, sucedió el horrible episodio de la decapitación de nobles por parte del rey Ramiro II.

MÁS LUGARES DE INTERÉS EN HUESCA

Nosotros nos quedamos sin tiempo y con las ganas de ver estos otros lugares:

  • Convento de San Miguel: situado junto al río, es una amalgama de estilos arquitectónicos (románico, gótico).
  • Muralla medieval: justo enfrente del convento es el único trozo que sigue en pie. De sus cuarenta torres, sólo queda una en pie.
  • Iglesia de San Lorenzode estilo barroco.

Una mañana perfecta en la Colònia Güell

La cripta de Gaudí fue un encargo del industrial y mecenas Eusebi Güell como edificio religioso para sus trabajadores de la Colonia Güell, en Santa Coloma de Cervelló. El edificio es espectacular, pero no es lo único que vale la pena en el lugar. Toda la colonia conserva un aire de finales del siglo XIX deliciosamente encantador. Parece como si el tiempo se hubiera detenido y es perfecta para disfrutar de una mañana o de una tarde soleada :)

Cripta de Gaudí en la Colonia Güell

Cripta de Gaudí en la Colonia Güell

Declarada Bien de Interés Cultural (y protegida), la Colonia Güell es todo un referente a nivel nacional como colonia industrial. Distribuida y equipada como si fuera un pueblo pequeño, el lugar alberga uno de los conjuntos modernistas más importantes de Cataluña (si dejamos de lado a las grandes ciudades, con mucho más patrimonio). Aún hoy está habitada completamente y sus vecinos hacen vida de pueblo, con la ropa tendida en los balcones, las abuelas sentadas en la calle y los niños jugando entre edificios excepcionales, sin prestarles importancia. El tiempo se ha detenido aquí y, si no lo ha hecho, se ha ralentizado… El lugar es ideal para callejear e intentar imaginar cómo debía ser la vida de los obreros que durante el día trabajaban en la fábrica textil que Eusebi Güell hizo levantar en 1890 en su finca Can Soler de la Torre, en Santa Coloma de Cervelló, para huir de los conflictos sociales que azotaban Barcelona.

Cartel del recinto industrial de la colonia Güell

Cartel del recinto industrial de la colonia Güell

A diferencia de otras colonias industriales de Catalunya, Güell se interesó por dar a sus trabajadores mejoras sociales y dotó al lugar de varios equipamientos culturales y religiosos (centro cultural, ateneo, escuela, cooperativa, capilla…) que se pueden ver con tranquilidad en dos o tres horas y que quizás sean una de las mayores concentraciones de modernismo en un espacio tan reducido.

El mismo Gaudí diseñó la planimetría de la colonia y es muy fácil descubrir la herencia modernista del conjunto. Algunos de sus ayudantes, los arquitectos Francesc Berenguer, Joan Rubió y Josep Canaleta, se encargaron de levantar edificios y casas particulares que combinan con maestría la funcionalidad con la belleza.

Ca l'Espinal, en la Colonia Güell

Ca l’Espinal (izquierda) y la antigua casa del médico, en la Colonia Güell

¿QUÉ VER EN LA COLONIA GÜELL? (además de la cripta de Gaudí)

El itinerario empieza frente a las antiguas bodegas de la cooperativa. Justo enfrente está el edificio de la antigua cooperativa de consumo, ahora reconvertida en el Centro de Interpretación de la Colònia Güell. Aquí es donde se compran las entradas, donde os darán un plano con mucha información y dónde se puede ver una exposición muy interesante sobre la historia del vapor textil y el pueblo (en la primera planta), y sobre la cripta de Gaudí (en la segunda).

Proceso de transformación de la fibra en tejido en el Centro de Interpretación de la Colònia Güell

Proceso de transformación de la fibra en tejido en el Centro de Interpretación de la Colònia Güell

Historia de la colonia en el Centro de Interpretación

Historia de la colonia en el Centro de Interpretación

Precisamente en la segunda planta es donde se esconde una joya: una réplica de la maqueta funicular que Gaudí tenía de la cripta en su estudio y que se perdió durante la Guerra Civil. Está colgada del techo y tiene un espejo debajo que nos permite hacernos una idea del resultado final.

Maqueta funicular de la iglesia de la colonia Güell

Maqueta funicular de la iglesia de la colonia Güell

El paseo continua entre casitas decoradas con flores y vecinos disfrutando del sol. Pasamos por la antigua casa del secretario, que hacía las veces de consultorio médico, por el antiguo convento de las monjas (ahora Casal d’avis) y el Centre de Sant Lluís, un precioso edificio de Francesc Berenguer que era el centro cultural. Aquí se abre la plaza Joan Güell, con una escultura del mecenas e industrial en el centro y el Ateneu Unió i teatro Fontova (de 1892) en un extremo. Cuando hace buen tiempo tienen una terracita estupenda.

Plaza Joan Güell, con la escultura del industrial en el centro

Plaza Joan Güell, con la escultura del industrial en el centro

Si continuamos hasta el final de la calle está el precioso edificio que albergaba la Escuela y la casa del maestro. Levantados respectivamente en 1917 y 1912 por Francesc Berenguer Mestres y Francesc Berenguer i Bellvehí, actualmente están cerrados. Una pena, porque me hubiera encantado poder acercarme a ver ese peculiar arco que une los dos edificios y que se abre al paisaje como un portal a otro mundo…

Escuela y casa del maestro de la Colonia Güell

Escuela y casa del maestro de la Colonia Güell

Detalle de Ca l'Espinal

Detalle de Ca l’Espinal

Casi al lado, en una esquina, está la magnífica casa privada de Ca l’Espinal (1900, Joan Rubió i Bellver). Es una de las joyas de la colonia, un ejemplo de arquitectura modernista de ladrillo que no desmerecería en ningún lugar. Pegada a ella está la antigua casa del médico, de 1910, en la que tampoco me importaría nada vivir…

Dejamos el trazado urbano y tomamos un sendero que nos lleva hasta un depósito de agua modernista (1895) y la masía que dio origen al asentamiento: Can Soler de la Torre y la capilla de la Virgen de los Dolores. 

Detalles de la Colonia Güell: depósito de agua, casa de obrero, detalle de Can Soler de la Torre y la capilla

Detalles de la Colonia Güell: depósito de agua, casa de obrero, detalle de Can Soler de la Torre y la capilla

Mis pasos me llevaron luego a otro edificio modernista destacable: Ca l’Ordal, proyectado en 1894 por Joan Rubió i Bellver. Y de aquí, hasta el recinto fabril. Aunque durante la Guerra Civil la fábrica fue colectivizada, tras el conflicto fue devuelta a la familia Güell, que luego la vendió. La producción industrial se mantuvo hasta 1973, año en el que cerró la fábrica a causa de una grave crisis del sector textil. Cayó en el olvido… pero afortunadamente en el año 2000 fue restaurado y actualmente alberga oficinas de varias empresas. Lamentablemente, no se puede acceder siempre, y me quedé con las ganas de pasear entre fábricas antiguas…

Recinto industrial de la Colònia Güell

Recinto industrial de la Colònia Güell

El camino luego se adentra en un pequeño bosque muy agradable (e ideal para un picnic si hace bueno) y llega hasta la cripta de Gaudí. Un poco más alejadas hay tres edificios que también valen la pena: la casa parroquial, de 1917; la masía del siglo XVI de Can Julià de la muntanya y la Torre Salvana, medieval y en un estado bastante ruinoso.

Bosc de Joaquim Falguera en la Colonia Güell

Bosc de Joaquim Falguera en la Colonia Güell

Por todo esto y más, la Colònia Güell me pareció un lugar único y muy especial…

¿Os animáis a descubrirla dando un paseo?