Archivo de la etiqueta: Scotland

The Kingsmills, el mejor hotel de las Highlands

This post has a version in English

La ciudad de Inverness es una pequeña joya en las Highlands a la que siempre encuentro algún buen motivo para volver. Se puede visitar fácilmente en un sólo día pero en mi última visita sólo estuve allí para pasar la noche, ya que mi destino final estaba más al norte, en Orkney. Desde el momento en el que supe que iba a subir tan arriba, decidí que sería una buena idea pasar algunas horas en uno de los lugares más vibrantes de las Highlands de Escocia. Y el magnífico Kingsmills Hotel era el lugar en el que quedarme. 

Perfectamente situado cerca de un campo de golf y a tan sólo 1 milla del centro histórico de Inverness, el hotel Kingsmills fue elegido el Mejor Hotel de las Highlands y las Islas en 2012 (y este año ha quedado finalista). Después de pasar una noche allí, puedo ver claramente por qué. .

The magnificient Kingsmills Hotel in Inverness, Scotland

El magnífico hotel Kingsmills

Interior of the Kingsmills Hotel in InvernessInterior of the Kingsmills Hotel in Inverness

Sala donde se puede ver la carta de Robert Burns en el Hotel Kingsmills

Bar y Lounge del hotel Kingsmills

Kingsmills Bar and Lounge

Este es un lugar en el que historia, tradición, confort y lujo van de la mano. El Hotel Kingsmills es un resort de lujo de cuatro estrellas con Spa y opciones de Ocio ubicado dentro de 4 acres de jardines cuidados al detalle y con vistas del campo de golf de al lado. El hotel toma su nombre de un molino que estuvo en este lugar hasta 1950 y dispone de dos edificios: la elegante e histórica mansión principal, construida en 1786 para William Inglis, y visitada un año más tarde por el famoso bardo Robert Burns (se puede ver incluso la carta que le envió al propietario en agradecimiento, ya que está enmarcada y cuelga de una de las paredes); y el KingsClub, un spa de lujo perfecto para relajarte y disfrutar de la vida slow… Una pena que no tuviera tiempo para probar sus tratamientos. Lo cual quiere decir que… tendré que volver! ;)

Desde el primer momento de mi llegada, todo el mundo fue tan encantador, educado y familiar que me sentí como en casa. Y algunas sorpresas esperaban en mi habitación, que estaba en el estiloso Kingsclub and Spa, la última incorporación al hotel. La habitación era preciosa y me dio la bienvenida con un mensaje muy cálido de los managers del Kingsmills y varios bocados deliciosos y muy escoceses: tablet, shortbread y un cupcake (junto con una botella de prosecco). La cama era más cómoda imposible y había incluso un despertador en el que podía conectar mi ipod.

Testing my awesome bed for the night at the Kingsmills Hotel

Probando mi cama en el Kingsmills Hotel

A cup of prosecco to celebrate Scotland in style

Una copa de prosecco para brindar por Escocia

Welcome treats at the Kingsmills Hotel in Inverness

Dulces de bienvenida en el Hotel Kingsmills

Early morning from my balcony at the Kingsmills Hotel

El amanecer desde mi balcón

Aparte de por su historia y grandes instalaciones, el Hotel Kingsmills es conocido por su  fabulosa cocina local y de temporada. El mejor hotel de Inverness tiene dos restaurantes: Inglis y The Conservatory. Disfruté de una de las mejores cenas que nunca he comido en Escocia en el Conservatory: rico y fresco carpaccio de salmón marinado con limón, una hamburguesa buenísima y el mejor bizcocho de chocolate caliente del mundo. Miro las fotos y se me hace la boca agua todavía hoy.

Dinner at the Kingsmills Hotel

Cena en el Hotel Kingsmills

Burger at the Kingsmills Hotel

Hamburguesa de ternera de Angus para cenar

Chocolate sponge cake

Bizcocho de chocolate con helado de vainilla

Restaurante The Conservatory

Restaurante The Conservatory

Y ya que hablamos de comida en el Hotel Kingsmills, el desayuno es de campeonato. La selección de comida no tiene fin: desde fruta a platos calientes como el porridge, los huevos o la salchicha; diferentes tipos de cereales, tostadas, mermeladas y muchos zumos diferentes. La manera perfecta de empezar un día en las Highlands. No sé cuando volveré a Inverness pero, cuando vuelva, ya sé dónde voy a quedarme. 

Muffins for breakfast

Muffins para desayunar

Información útil sobre el Hotel Kingsmills de Inverness:

Aunque mi estancia en el Hotel Kingsmills es parte de una colaboración con el hotel todas las opiniones expresadas en este post son sólo mías y totalmente honestas. 

The Kingsmills, the best hotel in Inverness

The city of Inverness is a little gem in the Highlands and I always find a good reason to go back. It is easily explored in one day but on my last visit I was there only for the night, since I was bound north to Orkney. From the moment I knew my  final destination, I decided it would be a good idea to spend a few hours at one of the most vibrant spots in the Highlands in Scotland. And the magnificent Kingsmills Hotel was the place to be.

Perfectly located near a golf course just 1 mile away from the city centre, the Kingsmills Hotel was chosen the Best Hotel in the Highlands and Islands in 2012. After having stayed there I can see clearly why.

The magnificient Kingsmills Hotel in Inverness, Scotland

The magnificient Kingsmills Hotel

Interior of the Kingsmills Hotel in InvernessInterior of the Kingsmills Hotel in Inverness

Interior of the Kingsmills Hotel in Inverness

Kingsmills Bar and Lounge

Kingsmills Bar and Lounge

This is a place where history, tradition, comfort and luxury come together. The Kingsmills Hotel is a luxury four-star resort with Spa and Leisure Facilities set within 4 acres of manicured grounds and views over the neighbouring golf course. The hotel takes its name from a meal mill which stood in its grounds until the 1950s and has got two buildings: the elegant historic mansion house, built in 1786 for William Inglis, and visited one year later by the famous bard Robert Burns (you can even see the letter he sent the owner, as it is framed and hanging from one of the walls); and the KingsClub, a luxury spa perfect to relax and enjoy the slow life… Shame I didn’t have time to try their treatments. Which means… I will have to go back.

From the very moment I arrived, everybody was so polite, nice and charming that I felt at home. And a few surprises awaited in my room, which was in the classy and hip Kingsclub and Spa, the last addition to the hotel. The room was stunning and I was greeted by a very nice message from the managers of the Kingsmills and some yummy and very Scottish treats: tablet, shortbread and a cupcake (together with a prosecco bottle). The bed was as comfy as you can get and there was even an alarm clock where I could play my own ipod.

Testing my awesome bed for the night at the Kingsmills Hotel

Testing my awesome bed for the night at the Kingsmills Hotel

A cup of prosecco to celebrate Scotland in style

A cup of prosecco to celebrate Scotland in style

Welcome treats at the Kingsmills Hotel in Inverness

Welcome treats at the Kingsmills Hotel in Inverness

Early morning from my balcony at the Kingsmills Hotel

Early morning from my balcony at the Kingsmills Hotel

Apart from its history and great facilities, the Kingsmills Hotel is well-known for its superb local and seasonal cuisine. The best hotel in Inverness gives you a choice of two restaurants: Inglis and The Conservatory. I had one of the tastiest dinners I have had in Scotland at the Conservatory: yummy and fresh salmon carpaccio marinated with lemon, a really awesome burger and the best chocolate cake ever. I look at the pictures and my mouth waters.

Dinner at the Kingsmills Hotel

Dinner at the Kingsmills Hotel

Burger at the Kingsmills Hotel

Burger for dinner

Chocolate sponge cake

Chocolate sponge cake

The Conservatory restaurant at the Kingsmills Hotel

The Conservatory restaurant at the Kingsmills Hotel

Talking about food at the Kingsmills Hotel, breakfast is awesome. The selection of food is endless: from fruit to warm dishes like porridge, eggs or sausage; different kinds of cereal, toast and quite a choice of juices. Just the perfect way to start any day in the Highlands. I do not know when will I go back to Inverness but, whenever I do, I already know where I will stay.

Muffins for breakfast

Muffins for breakfast

 

Useful information about the Kingsmills Hotel

Although my stay at The Kingsmills Hotel is part of a collaboration with the hotel all the opinions expressed in this post are my own and totally honest. 

Este post tiene una versión en castellano

Visita a Rosslyn Chapel en Escocia

La capilla de Rosslyn es quizás uno de los lugares más fascinantes de Escocia. Rodeada de misterios, leyendas y una larga historia es de visita obligada. Vinculada al Santo Grial, a los templarios, a los masones e incluso a los avistamientos de ovnis es una pequeña joya a los pies de las Pentland Hills y el éxito de la novela y la película El Código Da Vinci no ha hecho más que acrecentar su fama.

Exterior de la Capilla de Rosslyn, con las obras de restauración en curso

Exterior de la Capilla de Rosslyn, con las obras de restauración en curso

Fuimos después de visitar los puentes sobre el Firth of Forth y antes de volver a casa. Las dos horas mejor aprovechadas del viaje, sin lugar a dudas. A unos 30 minutos del centro de la ciudad, es el lugar perfecto para hacer una excursión de un día desde Edimburgo.

Fundada a mediados del siglo XV por William St. Clair, 3r príncipe de Orkney y primer conde de Caithness, se empezó a construir en 1446 en el pequeño pueblo de Roslin, a las afueras de Edimburgo. Hoy en día se accede a través del centro de visitantes, donde hay muchísima información audiovisual e interactiva que nadie se debería saltar. Cruzas una puerta de cristal y voilà! Uno de los edificios medievales más singulares e inclasificables que has visto.

Aunque están restaurando parte de la fachada, la mayoría es visible. Nada más llegar, sorprende una pequeña exposición que explica el proceso de creación de las peculiares gárgolas que adornan la capilla de Rosslyn.

Gárgolas y detalles de la capilla de Rosslyn

Gárgolas y detalles de la capilla de Rosslyn

Gárgola de león en la fachada de la capilla de Rosslyn

Gárgola de león en la fachada de la capilla de Rosslyn

Quizás por el halo de misterio que la rodea o porque había leído tanto sobre ella, estaba expectante. Y no hay para menos, porque el edificio está cubierto de símbolos por todas partes tanto en el exterior como en el interior, donde es difícil no maravillarse ante el genio de los artesanos que tallaron cada una de las figuras, decoraron las columnas o se encargaron de uno de los techos más bonitos que he visto.

El edificio se proyecto originalmente como Capilla de San Mateo y se cree que debería haber sido más grande… pero después de la muerte de St. Clair en 1484, el proyecto se quedó tal cual nos ha llegado. Con una superfície de 21 metros de largo y 13 de alto, prácticamente no hay un centímetro de Rosslyn que no esté trabajado. Centenares de relieves y esculturas recubren el edificio y es difícil dejar de mirarlos.

Entrada a la capilla de Rosslyn

Entrada a la capilla de Rosslyn

La sorpresa es aún mayor cuando entras… Lamentablemente, no dejan hacer fotos en el interior -práctica que ni entiendo ni creo que vaya a entender nunca. Hay escenas bíblicas como la expulsión del Jardín del Edén, el ángel caído o la crucifixión de Cristo, que se mezclan con un par de arcos cubiertos por esqueletos que danzan, ángeles que tocan la gaita, esculturas relacionadas con los caballeros templarios, otras masónicas y varias de carácter pagano.  Entre estas destaca la presencia repetida del “Green Man”, que aparece más de 100 veces en toda la capilla de Rosslyn. 

Se trata de una figura pagana que simboliza el crecimiento y la fertilidad de la naturaleza y que está por todas partes. Admitiré que me da algo de miedo su cara… pero es tan misteriosa su presencia en un templo religioso que no podía dejar de buscarlo. De hecho, dentro de la capilla hay unas fichas para que busques algunas de las esculturas más interesantes y simbólicas, con sus explicaciones.

Green Man en la capilla de Rosslyn

Green Man en la capilla de Rosslyn (foto: Wikimedia Commons)

Otra de las joyas la capilla de Rosslyn es el llamado “Pilar del Aprendiz”, una columna decorada con profusión que se retuerce sobre sí misma y que debe su nombre a una leyenda relacionada con las tradiciones masónicas. Se cuenta que el albañil encargado de las obras fue a inspirarse para tallar un pilar a Roma… y cuando volvió, su aprendiz -que había soñado con el pilar acabado- terminó el trabajo con tal maestría que él, preso de la ira, lo mató con una maza.

Cripta de la capilla de Rosslyn

Cripta de la capilla de Rosslyn

Dejamos atrás la luz de colores que se filtra por las vidrieras y descendemos a la cripta, lugar donde según dicen algunos hay un tesoro, un túnel y mil cosas más… Algunas leyendas afirman que la verdadera cripta está todavía oculta debajo del pilar del aprendiz y que esconde algún secreto templario… Pero no lo pudimos comprobar porque había demasiados vigilantes, pendientes de que ni hiciéramos fotos ni tocáramos nada.

Hay tanto por ver, tantos detalles, tantos símbolos que es un lugar al que hubiera podido dedicarle toda la mañana… Desde lo alto de sus pináculos hasta la base de sus pilares, no hay nada que no me gustara. Si vais, tomadlo con calma y saboread cada rincón.

Pináculo en el exterior de la capilla de Rosslyn

Pináculo en el exterior de la capilla de Rosslyn

Monumento en la capilla de Rosslyn

Monumento en la capilla de Rosslyn

Después de visitar la capilla, si tenéis tiempo, dedicadle un rato al cementerio que hay a sus pies. El lugar tiene una atmósfera muy especial y las vistas de las Pentlands nevadas en una mañana de principios de diciembre fueron el colofón perfecto para esta excursión desde Edimburgo. Lástima de no haberme podido perder algunas horas por un sendero… Supongo que tendré que volver ;)

Las Pentlands vistas desde Roslin

Las Pentlands vistas desde Roslin

INFORMACIÓN PRÁCTICA DE LA CAPILLA DE ROSSLYN

Horarios

Abren todos los días (excepto el 24, 25 y 31 de Diciembre, y el 1 de Enero):

  • Lunes – sábado: 9.30 – 17h
  • Domingos: 12 – 16.45
  • Hay visitas guiadas cada día, varias veces. Para más información, consultad la web de la capilla de Rosslyn

Precios

  • Adultos: 9 libras
  • Entrada reducida: 7 libras
  • Menores de 18 años (con familia): gratis

CÓMO LLEGAR A LA CAPILLA DE ROSSLYN

La capilla de Rosslyn es bastante accessible tanto en transporte privado como público, y no tiene pérdida:

  • En coche: esta es su dirección en Google Maps (Rosslyn Chapel, Roslin, Midlothian, Scotland, EH25 9PU)
  • El bus número 15 de Lothian Buses va desde el centro de Edimburgo hasta el pueblo de Roslin, a 2 minutos a pie de la capilla. Los horarios están en su página web. 

Las mejores vistas de los puentes sobre el Firth of Forth en Edimburgo

En Escocia no todo es verde o medieval. Una de las cosas que más me llaman la atención cada vez que vuelvo son los puentes que, por ferrocarril o en coche, permiten salvar la distancia entre Edimburgo y la zona de Fife cruzando el estuario del río Forth, el famoso “Firth of Forth”.

Puente sobre el río Forth

Puente sobre el río Forth

Los he cruzado tantas veces que he perdido la cuenta pero nunca han dejado de fascinarme, en especial el del ferrocarril, una estructura imponente de metal rojo del siglo XIX que sigue pareciendo nuevo. Así que en mi última visita a Escocia quise verlos desde una perspectiva diferente.

El Forth Bridge

Detalle del puente del ferrocarril sobre el río Forth

Detalle del puente del ferrocarril sobre el río Forth

Si en Escocia decís Forth Bridge os mandarán al puente del ferrocarril. Al otro, paralelo y más moderno, lo llaman Forth Road Bridge, para dejar claro que por él pasan los coches.

El puente es una obra maestra de la ingeniería diseñado por Sir John Fowler y Sir Benjamin Baker, y construido por la la compañía de Sir William Arrol entre 1883 y 1890. El Príncipe de Gales y luego rey Eduardo VII lo inauguró el 4 de marzo de 1890 y desde entonces no ha dejado de funcionar. Es todo un emblema del país y está en perfecto estado, mucho mejor que su vecino.

Forth Bridge desde North Queensferry

Forth Bridge desde North Queensferry

Detalle del puente sobre el estuario del río Forth

Detalle del puente sobre el estuario del río Forth

Algunos datos interesantes sobre el Forth Bridge:

  • Fue el primer gran puente de acero del mundo
  • Tiene 2,5 km de longitud y su doble vía de ferrocarril se eleva a 46 metros sobre el nivel máximo del agua
  • Su altura máxima son 104 metros, que descansan sobre pilares de 21 metros de diámetro.
  • Sus cimientos están a una profundidad de 27 metros.
  • Llegaron a trabajar 4.600 personas a la vez en su construcción.
  • Hubo más de 26.000 accidentes, que dejan un cómputo de 98 muertes de obreros, 8 hombres rescatados por botes salvavidas y cientos de trabajadores inválidos o mutilados
  • En su construcción se emplearon: más de 8 millones de remaches, 55.000 toneladas de acero de gran calidad, 18.122 metros cúbicos de granito.
  • Todavía hoy lo cruzan unos 200 trenes al día.
  • Aparece en una escena de la película 39 escalones de Alfred Hitchcock y en su remake.

Forth Road Bridge

Forth Road Bridge

Forth Road Bridge

El puente para los coches que cruza el río Forth es el típico puente colgante. Se inauguró en 1964 para sustituir a los ferrys. A diferencia del viaducto del ferrocarril, se ha deteriorado rápidamente y está previsto que lo cierren en 2016. Actualmente los trabajos para construir un nuevo puente para el tráfico rodado ya están en marcha.

El puente en cifras

  • Tiene una longitud total de 2.512 metros y cuando se construyó era el puente colgante más grande de fuera de EEUU y el cuarto más largo del mundo.
  • Está hecho de 39.000 toneladas de acero y 115.000 metros cúbicos de cemento.
  • Los cables principales tienen 590 milímetros de grosor y cada uno soporta 13.800 toneladas de peso
  • Pasan por el puente cada año más de 11 millones de vehículos.
El Forth Road Bridge desde North Queensferry

El Forth Road Bridge desde North Queensferry

¿Desde dónde ver los puentes sobre el río Forth?

Hay bastantes buenas vistas tanto desde la costa de Fife como desde la de Edimburgo (Leith) pero la palma se la llevan los pueblos de South y North Queensferry.  Estas dos poblaciones casi gemelas están situadas en las dos orillas de la parte más estrecha del estuario del río Forth y toman su nombre de los primeros ferrys que cruzaban el Firth of Forth y, en concreto, de los ferrys que en el siglo XI llevaban a la reina Margaret de Escocia de la residencia real en Dunfermline hasta el castillo de Edimburgo.  Por este lugar también pasaron otros ilustres como la omnipresente Maria, Reina de los Escoceses, camino de su encierro en el Loch Leven, o el infame Oliver Cromwell, cuyo ejército realizó una verdadera masacre cerca de Inverkeithing.

North Queensferry

North Queensferry

Para verlos de cerca, por proximidad y porque había oído que las vistas eran buenísimas, me acerqué a North Queensferry. El pueblo, diminuto, está entre los dos puentes y tiene un aire muy pintoresco y pesquero. Aunque quedan lejos los años en que los ferrys la llenaban de turistas y pasajeros, conserva un encanto innegable. Con sus casitas y sus cottages frente al mar, tiene un muelle del siglo XIX, un pequeño faro, los restos de la capilla de San James (que fundó el mismísimo Robert The Bruce en el XIV) y desde hace algunos años el acuario más grande del Reino UnidoPero como no me gustan mucho los peces, exploré el pueblo y pasé de largo de esta atracción. Por cierto, en el Albert Hotel sirven unos desayunos de campeonato!

Albert Hotel y el Forth Bridge en North Queensferry

Albert Hotel y el Forth Bridge en North Queensferry

Faro de North Queensferry

Faro de North Queensferry

Si os gustan las fiestas populares y estáis por la zona el primer viernes de Agosto, en la vecina South Queensferry se celebra el festival pagano del Burry Man, en el que un curioso personaje se pasea ataviado de una manera muy… peculiar en una especie de ritual para dar suerte a todos los que le den dinero o whisky. ¡Muy escocés!

¿Cómo llegar a los puentes del Firth of Forth?

  • North Queensferry: (en coche) por la M90, a 20 minutos de Edimburgo; (en tren) hasta la estación de ferrocarril de North Queensferry. 
  • South Queensferry: (en coche) por la M90, a 10 minutos de Edimburgo; (en tren) hasta la estación de Dalmeny; (en bus) el número 43 de la compañía First.

Crail, el pueblo más bonito de la costa de Fife en Escocia

En Crail todos los caminos llevan al mar y, en concreto, a uno de los puertos de pescadores más bonitos de toda Escocia. Como que ya había estado en Saint Andrews varias veces, el pasado mes de diciembre me apetecía explorar algunos de los famosos pueblos pesqueros de la costa de FifeNos levantamos pronto, nos pusimos en marcha y nos perdimos gracias al GPS, que nos hizo tardar casi 3 horas en hacer 20 quilómetros por caminos de campo… Finalmente, conseguimos llegar a Crail. Eso sí, a partir de ese momento apagamos el GPS y decidimos guiarnos por las señales de tráfico, mucho más fiables (al menos en Escocia).

Vistas del pueblo de Crail

Vistas de la costa de Crail

Crail es un pueblo de postal. Precioso, bonito y visitable en una mañana… Y si además hace tan buen tiempo como el que nos hizo, ofrece unas vistas de la costa del llamado East Neuk de Fife espectaculares. Construido alrededor de su famoso puerto y bahía, ha ido creciendo de forma lenta y parece que el tiempo se hubiera detenido aquí.  La mejor manera de descubrirlo es recorrer su frente marítimo, desde el que se divisa misteriosa la Isle of MayLa isla alberga un faro de principios del siglo XIX, algunas ruinas y es una reserva natural donde anidan muchas aves y crían focas. Para proteger a esta fauna, los ferrys que van allí desde Crail y Anstruther no funcionan del 1 de octubre al 1 de mayo.

Faro de Crail, Escocia

Torre de vigilancia en Crail, Escocia

Playa de Roomebay

Playa de Roomebay

Pasear junto al mar es una buena manera de conocer Crail, de acercarnos a su esencia como los marineros y los pescadores que cada día salen a por pescado. El agua de las olas se filtra entre las fisuras de las rocas de esta playa y crea lagunas naturales que reflejan el paisaje como si fueran un espejo. Hasta que, al final del paseo se divisan los restos del castillo, ahora reconvertido en jardines, del que apenas han sobrevivido las murallas y una torre.

Playa de Crail

Playa de Crail

Castillo de Crail desde el paseo marítimo

Castillo de Crail desde el paseo marítimo

Llegamos así hasta la calle que desemboca en el pintoresco puerto de Crail. Con semejante visión y tantas casas bien conservadas de los siglos XVII y XIX, es perfectamente entendible que el pueblo se haya convertido en una especie de refugio de artistas. Tanto es así que hace años el National Trust decidió restaurar y recuperar las que estaban en peor estado para devolver la gloria pasada a un pueblo fundado en el siglo XII y cuyos orígenes se remontan a los pictos.

Casas de pescadores en Crail

Casas de pescadores en Crail

Puerto de Crail

Puerto de Crail

En un sábado por la mañana, con el frío helado y el cielo azul, el lugar respiraba la típica calma de los lugares que se toman la vida con calma. Los barcos de pescadores reflejándose en el agua, las jaulas para pescar el popular marisco de la zona, el espigón, la playa desierta y llena de algas en invierno… Ideales para dejar pasar los minutos y disfrutar del momento.

Jaulas para pescar marisco en el puerto de Crail

Jaulas para pescar marisco en el puerto de Crail

Barcos en el puerto de Crail

Barcas de pescadores en el puerto de Crail

La vinculación de Crail con la pesca, su motor económico principal quizás hasta la llegada de los artistas y del turismo (aunque el lugar no está para nada masificado), es tan grande que muchas casas se han decorado con motivos marineros. Una incluso había colocado unas langostas en el frontón de la fachada

La cabaña de las langostas en Crail

La cabaña de las langostas en Crail

Mientras que uno de los cottages más cercanos al puerto se ha reconvertido en la cafetería y galería de arte más mona que he visto, y que no esperaba para nada encontrar en un lugar tan remoto. La Crail Harbour Gallery and Tearoom combina con maestría lo mejor de una tienda de decoración bonita con repostería, tés y chocolates calientes para chuparse los dedos. Ideal para entrar en calor y recuperar fuerzas. Para muestra, estas fotos…

Decoración en Crail Harbour Gallery

Decoración en Crail Harbour Gallery

Chocolate caliente en Crail Harbour Gallery and Tearoom

Chocolate caliente en Crail Harbour Gallery and Tearoom

Terraza frente al mar en Crail Harbour Gallery and Tearoom

Terraza frente al mar en Crail Harbour Gallery and Tearoom

Nuestra idea original era acercarnos después de Crail a otros pueblos de la zona como Anstruther, Pittenweem o Saint Monans (donde se casó una de mis amigas, en una iglesia frente al mar mientras un gaitero tocaba… gran momento). Pero el incidente del GPS y las pocas horas de luz del invierno escocés nos hicieron desistir. Eso sí, antes de llegar a nuestro destino en Methil, disfrutamos de un atardecer magnífico en la playa de Leven.

Atardecer en la playa de Leven

Atardecer en la playa de Leven

En cualquier caso, es la excusa perfecta para volver… ya con más tiempo y mejores temperaturas. El reto es andar parte del Fife Coastal Path, una ruta a pie que recorre la costa de Fife desde Newport-on-Tay hasta North Queensferry.

¿CÓMO LLEGAR A CRAIL?

  • En coche (la mejor opción… pero no pongáis el GPS o os hará dar mil vueltas inútiles)
  • En bus desde Saint Andrews o desde Leven (empresa Stagecoach)