Archivo de la etiqueta: We Plann

Ruta por la Barcelona Modernista en bici con WePlann

Que Barcelona es una ciudad amante de las bicicletas es algo indudable hoy en día. Quizás se podría mejorar el tema y hacerse más carriles bici, pero lo cierto es que cada día muchos barceloneses se desplazan a pedales sobre dos ruedas y que cada vez más turistas optan por este medio de transporte para descubrir la capital catalana. Yo, que hacía años que no me subía a una, pude disfrutar de Barcelona de una manera diferente hace algunos días gracias a una de las actividades que WePlann organiza y que gané la en la Blog Night Out de Aspasios Apartments.

Barcelona es una ciudad vibrante en la que es imposible aburrirse y de la que nunca me canso. Verla desde el mar hace algunas semanas fue una grandísima experiencia. Recorrer algunas de sus joyas modernistas menos conocidas sobre una bicicleta también lo es. Desde el principio hasta el final el tour en bicicleta por la Barcelona modernistacon WePlann fue un acierto (pese a que en mi caso eso de que ir en bici no se olvida nunca no sea cierto).

Bicicletas de Ride or Die

Bicicletas de Ride or Die

Quedamos al mediodía en la tienda de alquiler de bicicletas de Ride or Die en el barrio del Born de Barcelona. Desde allí nuestra guía, una experta en el legado que el Modernismo dejó en la ciudad, guió nuestros pedaleos por la cara menos conocida de la Barcelona modernista. Edificios que no conocía o de los que apenas había oído hablar. Monumentos art nouveau que pasan injustamente desaparecibidos y que deberían ser recuperados y protegidos.

Montados sobre unas bicicletas con un look algo retro y muy cómodas nos adentramos en el Parque de la Ciutadella. Este gran pulmón verde de Barcelona nace cuando la fortaleza militar del siglo XVIII cae en desuso y le debe su actual aspecto a la Exposición Universal de 1888. En su interior alberga los primeros edificios modernistas de Barcelona, los pocos pabellones que sobrevivieron a la muestra y que nos han llegado:

  • El restaurante, el “Castell dels Tres Dragons” de Lluis Domènech i Montaner, que hasta hace poco acogió al Museo de Zoología pero que después de su flamante traslado al moderno Museu Blau en el Forum está cerrado y no se puede visitar (big fail).
  • El Hibernáculo, una estructura magnífica de hierro y cristal de Josep Amargós que, “amargamente” también está cerrada pero que durante años amargó uno de los restaurantes con más encanto de Barcelona.
  • El Umbráculo, de Josep Fontserè, de madera y hierro, que alberga en su interior especies botánicas necesitadas de sombra. Lamentablemente, no siempre está abierto…
  • Museo Martorell de Geología, de Antoni Rovira i Trias, también cerrado y sin uso por el traslado de su colección al Museu Blau.
Ruta en bicicleta por la Barcelona Modernista con WePlann

Ruta en bicicleta por la Barcelona Modernista con WePlann

Castell dels Tres Dragons en el Parque de la Ciutadella de Barcelona

Castell dels Tres Dragons en el Parque de la Ciutadella de Barcelona

Hibernáculo del parque de la Ciudadela de Barcelona

Hibernáculo del parque de la Ciudadela de Barcelona

La herencia de Gaudítambién está presente en este parque. Siendo un joven estudiante de arquitectura echó una mano en el diseño de la fuente monumental… y quizás fue más allá. Pero tendréis que acercaros a descubrirlo por vosotros mismos. Seguimos pedaleando hacia el Paseo de San Juan, la gran avenida que daba entrada a la Exposición Universal. Antiguamente flanqueado a ambos lados por edificios modernistas, pocos han sobrevivido al paso del tiempo y el afán urbanístico del ayuntamiento y los promotores inmobiliarios. Aún así, todavía hoy podemos disfrutar del precioso Palacio de Justicia, levantado en 1908 por Josep Domènech y Estapà y Enric Sagnier. De la exposición han quedado las espectaculares farolas de forja de Pere Falqués, algunas esculturas y el Arco de Triunfo, que era la puerta de entrada al recinto ferial. Allí nuestra guía nos contó que por lo visto Gustave Eiffel ofreció construir su famosa torre Eiffel en Barcelona… pero al alcalde del momento le pareció un horror y declinó la oferta 🙁 No sé si es cierto o leyenda, pero sin lugar a dudas es una buena historia.

Palacio de Justicia de Barcelona

Palacio de Justicia de Barcelona

Farolas modernistas de Pere Falqués

Farolas modernistas de Pere Falqués

Arco de Triunfo de Barcelona

Arco de Triunfo de Barcelona

La ruta siguió por el Paseo de San Juan, levantando la vista en más de una ocasión para disfrutar de los edificios modernistas que la flanquean. En el barrio del Eixample, de nueva construcción a finales del XIX y principios del XX es donde se concentran la mayoría de los edificios modernistas. La burguesía del momento levantaba sus nuevas residencias y lo hacían adaptándose al gusto del momento (y compitiendo entre ellos). Aunque estaba cerrada, la Biblioteca Arús (la primera biblioteca pública de Barcelona) tiene una lucerna modernista preciosa que hace que valga la pena detenerse unos momentos. Vimos muchísimos lugares preciosos y que no salen en la mayoría de rutas modernistas pero me sorprendieron en especial los dos edificios que albergan dos de los museos de la Fundació Vila Casas. En el primero, me enamoré de los bustos modernistas de la propietaria del edificio hace más de 100 años, presidiendo la fachada de la Casa Antònia Puget(cuyos bajos habían sido un almacén de tejidos. A su lado, también muy bonita, la Casa Felip también vale la pena.

Edificio modernista en Barcelona

Edificio modernista en Barcelona

Casa Antònia Puget, sede de la Fundació Vila Casas

Casa Antònia Puget, sede de la Fundació Vila Casas

Modernismo en BarcelonaModernismo en Barcelona

Modernismo en Barcelona

Aunque, sin ninguna duda, el descubrimiento de esta ruta por la Barcelona modernista desconocida fue la Casa Calvet, una de las primeras obras de Gaudí. Se construyó entre 1898 y 1900 para un fabricante téxtil (Hijos de Pedro Mártir Calvet) y en ella ya se pueden empezar a ver algunos de los signos distintivos que harían a Gaudí universal. La planta baja y el sótano se destinaron al negocio y hoy en día son la sede de un restaurante homónimo en el que es posible comer o cenar en un entorno 100% modernista. En su fachada se pueden ver alusiones a la industria familiar como unas columnas que parecen bobinas de hijo, alegorías frutales, vegetales, animales y religiosas.  Si os acercáis, levantad el picaporte de hierro forjado con forma de cruz griega y veréis una chinche: es una alusión al mito de la fe aplastando al pecado, tan típico en la obra de nuestro arquitecto más universal. Aunque en la Casa Calvet vive gente (¡quién pudiera!) y no está abierta al público, siempre podéis echar un vistazo al restaurante.

Casa Calvet, Barcelona

Casa Calvet, Barcelona

Plano contrapicado de la fachada de la Casa Calvet de Gaudí

Plano contrapicado de la fachada de la Casa Calvet de Gaudí

Picaporte de Gaudí en la Casa Calvet

Picaporte de Gaudí en la Casa Calvet

Restaurante Casa Calvet

Restaurante Casa Calvet

Me dejo mucho en el tintero. Barcelona es la ciudad con mayor densidad de edificios modernistas del mundo y casi en cada manzana del Eixample hay varios edificios dignos de mención. Rutas como esta os pueden permitir descubrir el legado modernista de la ciudad más allá de los grandes iconos como la Sagrada Familia, la Casa Batlló o la Pedrera.

Este tour por la Barcelona Modernista en bicicleta se puede contratar por 22 € en la página web de WePlann. El horario y la ruta se pueden adaptar a vuestros gustos y necesidades. 

Excursión al Castell de Montsoriu, el segundo más grande de Cataluña

Si hace años me hubieran dicho que tan cerca de casa tenía el segundo castillo más grande y el más importante de estilo gótico de toda Cataluña no me lo hubiera creído. De pequeña, el Castell de Montsoriu estaba oculto en buena parte por la vegetación y la maleza en lo alto de una colina en el Parque Natural del Montseny. Afortunadamente, los importantes hallazgos que se hicieron a partir de los años 50 propiciaron una serie de excavaciones puntuales que se concretaron en dos campañas anuales a partir de 1995. Después de la cesión del castillo por parte de la familia propietaria al Consell Comarcal de La Selva y del impulso de la Associació d’Amics del Castell empieza un ambicioso proyecto para reconstruirlo y hacerlo visitable. Aunque todavía queda para acabar las obras, el recinto es tan espectacular que os quedaréis con ganas de mas. Es muy curioso ver cómo se ha devuelto su aspecto original a las partes mejor documentadas, mientras que las más desconocidas se han rehabilitado en un estilo mucho más contemporáneo, para marcar diferencias. En conjunto, el resultado es muy armónico. Esta excursión es muy fácil y permite conocer rincones cercanos a Barcelona relativamente poco conocidos.

Castell de Montsoriu en el Montseny

Castillo de Montsoriu desde la distancia

Muralla exterior del castillo de Montsoriu

Muralla exterior del castillo de Montsoriu

El ascenso al castillo medieval de Montsoriu, que sólo se puede hacer a pie, es uno de sus principales atractivos y anticipa lo que está por venir. Desde Breda, subiendo por la carretera GI-552 dirección Fogueres de Montsoriu, dejamos el coche en coll de Castellar y empezamos a andar por una pista forestal que lleva hasta el recinto. Es una excursión de 2.8kms que se puede completar en unos 30 minutos con poca dificultad. Perfecta para dejar atrás el estrés diario, el tráfico, al ruido y adentrarse en otra época. La subida se ve recompensada al llegar a las murallas exteriores.

El castillo de Montsoriu está documentado por primera vez en el año 1002, con motivo de una donación de tierras al monasterio de Sant Cugat del Vallés. Durante siglos perteneció a una de las familias nobles más importantes del país, los Cabrera, cuyas posesiones eran muy numerosas. Ellos lo ampliaron progresivamente y lo convirtieron en un castillo-palacio gótico único en su estilo. La fortaleza entra en decadencia en el siglo XV por el traslado de la familia al castillo de Blanes y los estragos de la Guerra Remença en Cataluña. A partir del siglo XVI las deudas de los vizcondes de Cabrera les obligan a vender el castillo de Montsoriu a Francesc de Montcada, que pasa por diferentes manos hasta su ocupación tanto por las tropas francesas durante la Guerra de la Independencia Española de principios del XIX como por los militares de la I Guerra Carlista.

Entrada al Castillo de Montsoriu

Entrada al Castillo de Montsoriu

Chimenea en una sala noble del castillo de Montsoriu

Chimenea en una sala noble del castillo de Montsoriu

El mejor castillo gótico de Cataluña está formado por tres recintos rodeados por murallas. La parte más antigua que se conserva es la torre del homenaje, en un espacio central, de la segunda mitad del siglo X, además de una torre lateral y una pequeña capilla pre-románica dedicada a San Pedro. Alrededor del año 1240 el castillo de Montsoriu sufrió daños importantes a causa de lluvias torrenciales. Fue entonces cuando un rayo partió por la mitad la torre más alta de la fortaleza. Es en este momento cuando los Montcada hicieron grandes ampliaciones, construyeron el nuevo recinto soberano con espacios tan espectaculares como la sala gótica con su bóveda de cañón, el patio de armas o el foso. Se levantó también una nueva capilla adosada a la muralla. Pero el mayor esplendor del castillo llega en el siglo XIX, cuando se convierte en un palacio-fortaleza. De esa época nos han quedado dependencias espectaculares como el comedor o la cocina, nuevos pavimentos, grandes depósitos de agua o una nueva sala noble, además del camino de ronda sobre las nuevas murallas. Nuestro guía (uno de los arqueólogos implicados en el proceso de reconstrucción) nos paseó por todos los rincones y nos descubrió algunos de los secretos del lugar.

Aún hoy, con el lugar en obras, es fácil imaginar el patio de armas porticado y enlosado con mármol, las dependencias nobles… y más después de adentrarnos en el enorme aljibe que abastecía de agua todo el recinto. Desde el Mirador de la Condesa, una ventana gótica en lo que había sido una capilla, se controla el territorio a la perfección y, en un día claro, se puede divisar hasta el mar. Finalmente, en este siglo se edificó el recinto jussà, con una torre cuadrada en la entrada, para proteger i defender el castillo.

Reproducción del Castillo de Montsoriu

Reproducción del Castillo de Montsoriu

Vistas del parque natural del Montseny desde el Castell de Montsoriu

Vistas del parque natural del Montseny desde el Castell de Montsoriu

Torre del homenaje en el castillo medieval del Montsoriu

Torre del homenaje en el castillo medieval del Montsoriu

Aljibe del castillo de Montsoriu

Aljibe del castillo de Montsoriu

Sala gótica en el castillo de Montsoriu

Sala gótica

Aún quedan unos cuantos años de obras para devolver al castillo de Montsoriu su esplendor pasado, pero los avances son espectaculares y la visita es toda una experiencia. Aunque sólo sea por las vistas espectaculares, por la grandiosidad de lo que queda y por todas las leyendas que rodean al lugar, vale la pena que os acerquéis. Eso sí, al bajar, aseguraos de volver por el mismo camino de subida. Yo intenté acortar montaña a través y acabé 3 kilómetros más abajo del parking… Con lo que me tocó andar por la carretera cuesta arriba 🙁

LEYENDAS DEL CASTILLO DE MONTSORIU

Hay muchas, pero las tres que más me impactaron fueron estas:

  • La Dama Roja: Cuentan que cada noche de San Juan, cuando las campanas dan la medianoche, una dama desnuda aparece sobre la torre de l’Heura con una làmpara encendida en la mano izquierda y un cuerno de caza en la otra. Lo hace sonar y al poco se oye su contestación. Aparece un caballero sobre un caballo de fuego, toma a la Dama Roja y se sumergen en la oscuridad de la noche.
La

La “torre de las brujas” vista desde las murallas

  • La Bruja Guilleuma: Se cuenta que Doña Guilleuma, una dama acusada de brujería, fue condenada a vivir en las ruinas del castillo. Como respuesta, ella vagaba como un alma en pena y provocaba tales tormentas cada noche que las cosechas de la zona se perdieron. Los vecinos, asustados, pidieron ayuda al obispo, que conjuró a los malos espíritus con agua bendita y consiguió que la bruja se precipitara en las profundidades del “Gorg negre”. Hay quien afirma que dejó su pie marcado en una roca al darse impulso… Y también que sus gritos se pueden oír en la zona algunas noches.
  • El tesoro de Montsoriu: Si rondáis por la zona, dicen que cada año la noche de San Juan, cuando empiezan a sonar las campanas de Breda marcando la medianoche se abre una puerta secreta en el castillo. Se tiene que entrar con la primera campanada e intentar llenar un saco de grano para salir antes de que suene la campanada número 12. Y todo esto se tiene que hacer aguantando una calavera en una mano y un cirio encendido boca abajo en la otra, además de andar hacia atrás (vamos, así cualquiera). Con el saco lleno hay que correr hasta cruzar la riera sin mirar dentro del saco. Si se consigue, el trigo se convertirá en oro y plata. Si no, serán piedras… Ah! Y por si fuera poco, si a la doceava campanada no habéis podido salir del castillo tendréis que esperar encerrados hasta el próximo San Juan. ¿Alguien se anima?

Plantas en las cercanías del castell de Montsoriu

Plantas en las cercanías del castell de Montsoriu

CÓMO LLEGAR AL CASTILLO DE MONTSORIU

  • En coche: Está situado entre los municipios de Sant Feliu de Buixallei i Arbúcies, en la comarca de la Selva. Desde Barcelona el acceso más fácil es desde Hostalric o Arbúcies, por la carretera GI-552. En dirección a la urbanización de Fogueres de Montsoriu, hay que llegar hasta el coll de Castellar. Dejamos el coche… y a andar. 

INFORMACIÓN PRÁCTICA

  • Reservas: todas las visitas son guiadas y en grupo porque el recinto está en obras. Podéis reservar en su página web hasta 24 horas antes del día solicitado.
  • Horarios: Fines de semana y festivos. La primera visita es a las 10 y la última a las 16h.
  • Precio: De 0 (menores de 6 años) a 5 € (adultos). Los niños entre 6 y 14 años, jubilados y estudiantes pagan 3€ y los adultos de familia numerosa o monoporantal tienen el 20% de descuento.