Las aventuras de Dimoni en Viena

En mi última visita a los mercados de Navidad de Viena tuve un compañero muy especial. Dimoni llegó a mi vida hace poco pero ya me ha acompañado en todos mis viajes (y lo seguirá haciendo)… y no podía ser menos en esta ocasión. ¡Como para dejarlo en casa! En cuanto se enteró de lo bonita que es la capital de Austria y de que sus dulces son famosos, se puso tan contento 🙂 La verdad es que es un placer viajar con Dimoni.

Dimoni volando a Viena
Dimoni volando hacia Viena

Cuando llegamos había nieve en las calles y estábamos a menos -2 grados, pero aún así él estaba en plan hiperactivo. Llegamos a casa de Isabella (mi amiga la que se merece un imperio) y ya empezó a entrar en el ambiente navideño que invade Viena por estas fechas.

El traveler Dimoni disfrutando de la Navidad en Viena
El traveler Dimoni disfrutando de la Navidad en Viena
Dimoni intentando camuflarse entre la decoración de Navidad
Dimoni intentando camuflarse entre la decoración de Navidad

Fue precisamente en casa dónde conoció a un compañero de aventuras de su mismo color: Krampus, el demonio que se encarga de que los niños austríacos que se han portado mal no tengan sus regalos. Hicieron muy buenas migas y seguro que tramaron más de una travesura.

Dimoni compartiendo travesuras con Krampus
Dimoni compartiendo travesuras con Krampus

Al día siguiente, ya con las pilas cargadas, combatimos el frío con una excursión al Belvedere para ver la exposición del 150 aniversario de Klimt.

Dimoni explorando Viena en tranvía
Dimoni explorando Viena en tranvía
Dimoni mirando por la ventana del Belvedere
Dimoni mirando por la ventada del Belvedere, con el skyline de Viena en el horizonte

Coincidimos en gusto y le fascinó la obra del pintor romántico Caspar David Friedrich tanto como a mí.

Momento cultural de Dimoni en Viena
Momento cultural de Dimoni en Viena

Y luego, como un valiente, se rebozó en la nieve a gusto… ¡Como se nota que su temperatura corporal le hace inmune al frío!

El traveller Dimoni disfrutando de la nieve en el Belvedere
El traveller Dimoni disfrutando de la nieve en el Belvedere, Viena

De vuelta hacia el centro, el bichillo alucinó con una estructura muy moderna justo enfrente del Monumento a la Liberación Rusa de Viena y no paró hasta que le hice varias fotos. En esta es en la que se gusta más.

Dimoni disfrutando de una escultura al aire libre en Viena
Dimoni disfrutando de una escultura al aire libre en Viena

Pero donde mejor se lo pasó el muy pillín fue trasteando por los Mercados de Navidad de Viena

Dimoni curioseando en el mercado de Navidad del ayuntamiento de Viena
Dimoni curioseando en el mercado de Navidad del ayuntamiento de Viena

… catando la gastronomía típica 🙂 …

El traveler a punto de probar la gastronomía austríaca
El traveler a punto de probar la gastronomía austríaca

… y, por supuesto, probando mi ponche caliente favorito, el ponche de frutas del bosque.

Dimoni probando su primer ponche caliente
Dimoni probando su primer ponche caliente

Vamos, que se lo pasó tan bien y le gustó tanto Viena en Navidad, que creo que va a querer acompañarme siempre que vuelva. ¿Qué aventuras le deparará el año próximo?

21 comentarios en “Las aventuras de Dimoni en Viena”

  1. Menudo reportaje más completo, ejejje te iba a decir que abrigases al pobre dimoni pero como dices, su temperatura corporal le hace inmune al frio creo que mejor dejarlo así ¿no crees? :).

    Es una de mis asignaturas pendientes, visitar una gran capital europea nevada, iba a hacerlo estas navidades y disfrutar de un xmas market pero al final me decanté por el sol y el Mediterráneo de Tanger, es que la cabra tira al monte :).

    Gracias por el post!, lo enlazaremos a colaboraciones y menciones!

    saludos,

    Jesús Martínez

    Vero4travel

    Responder
    • La verdad es que está monísimo así, cal cual 😉 Y se lo pasó genial rebozándose en nieve… Eso sí, luego hubo que secarlo un poco… entre eso y el punsch calentito, como nuevo!
      Estuve en Tanger este verano un día y tengo ganas de leer tu post sobre el tema. A mi no me gustó demasiado, pero quizás en invierno tiene otro encanto 😉

      Gracias por comentar!

      Responder
  2. Felicidades por el post, es precioso. Que bien se lo pasa Dimoni, está que no para el tío!! 🙂 esta semana nos llega nuestro traveller, estamos ansiosos porque llegue y empezar a viajar con él. Ya te lo presentaremos

    Un abrazo, Montse, Octavio y Álvaro

    Responder
  3. Nosaltres acabem de tornar! La neu ja s’havia fos i feia força menys fred. Moltes gràcies per totes les recomenacions de llocs on menjar i de mercats de Nadal. Ens han estat molt útils!

    Nosaltres hem fet un intensiu del Jugendstil! Aviat ho explicarem tot al blog…

    Responder
    • Ja tinc ganes de llegir-vos! Segur que li heu tret molt de suc al Judgenstil vienès! Tinc pendents alguns posts sobre el tema, però vaig tan endarrerida i tinc tant poc temps darrerament… 🙁

      Ah! I també he d’actualitzar els posts gastronòmics sobre Viena, perquè vaig descobrir llocs nous!

      Responder
    • Viena és preciosa al Nadal… I aquest any és la primera vegada que me la trobo nevada. Va ser una experiència preciosa, malgrat els -6ºC… Ah, i els mercats són una temptació constant (i els preus molt assequibles!)

      Responder
    • La verdad es que sí, Viena es una preciosidad y más en Navidad. Las luces, los colores, el frío, la nieve, los mercados y los cafés… Dimoni ha sido muy afortunado y el año que viene repetirá 😉 Si algún día vas, te encantará!

      Responder
  4. A mi Viena es de esos sitios que me llaman la atención para ir en navidades, tiene que ser precioso, además a mi no asusta nada el frío, soy excesivamente calurosa. ;).

    Responder
    • Es una ciudad preciosa… y con la nieve aún más! Tengo pendientes posts del verano pasado también en Viena, pero te confesaré que me gusta más en invierno. tiene más encanto! Si algún día vas y necesitas algo, sólo tienes que decirlo 🙂

      Responder
  5. Como siempre los viajes de Dimoni son de lo mas divertido y lo mas original!

    Tengo muchas ganas de visitar Europa en Navidad para vivir ese ambiente! Y Viena me ha encantado a través de tu post!

    Un abrazo,

    Vero

    Responder
    • Gracias por comentar, Vero! La verdad es que es un lujazo hacerle fotos en cualquier lugar… Viena te encantaría 😉 Ahora el pequeñajo tiene otra cita con la montaña en un par de semanas, porque nos vamos de ruta hasta el castillo de Sant Miquel en Montornès!

      Responder
    • Tengo pendiente un post más detallado sobre lo que hicimos… pero la verdad es que sí, estaba preciosa! Yo los Krampus sólo los he visto en formato de chocolate, pero debe ser espectacular verlos desfilar… Otro año intentaré cuadrar fechas!

      Gracias por pasarte Antonio 😉

      Responder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

- Responsable: Patrícia Cuní

- Fin del tratamiento: Controlar el spam y gestión de comentarios.

- Legitimación: Tu consentimiento.

- Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.

- Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.

- Contacto: hola @ madaboutravel . com

- Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Patricia Cuni
Patricia Cuni

✍️ Journalist and travel writer.
💚 Living and loving #Scotland since 2005.
🌍 Exploring the world

No pares aquí
Más destinos