Descubrir la ciudad fortificada de Luxemburgo en un día

El Gran Ducado de Luxemburgo aunque pequeño es una joya engarzada entre Francia, Bélgica y Alemania. Tiene muchos rincones encantadores, castillos y rutas senderistas… y una capital fortificada que no tiene nada que envidiar a otras capitales europeas. El pasado mes de marzo, bajo un frío gélido y algunos copos de nieve puede descubrirla y enamorarme de sus valles profundos y sus promontorios, de sus bastiones, sus paseos y sus edificios llenos de historia. Por todo eso, creo que ya va siendo hora de compartir mis rincones favoritos de la ciudad de Luxemburgo (además de las casamatas del Bock).

Si queréis saber qué ver en Luxemburgo, seguid leyendo y descubrid sus encantos.

Estación de Luxemburgo

Principal punto de llegada si os acercáis desde Bélgica, París o Metz, es un edificio precioso con unas vidrieras de colores preciosas.

Vidrieras de la Gare de Luxemburgo

Vidrieras de la Gare de Luxemburgo

Al salir, podéis ir hacia el valle de la Petrusse andando por la Avenue de la Gare o la Avenue de la Liberté (en la que está el Casino de Luxemburgo).

Ciudad de puentes

El casco histórico de Luxemburgo está protegido por la orografía y separado del resto por profundos valles. Los puentes que superan el desnivel son uno de los mejores puntos de paso… y perfectos para disfrutar de las vistas. No os perdáis el puente Adolphe ni el Viaducto, dos prodigios de la ingeniería.

Viaducto de Luxemburgo

Viaducto de Luxemburgo

Valle de la Petrússe

El valle de la Petrusse serpetea y rodea el centro histórico de Luxemburgo. Sus acantilados han sido siempre la mejor muralla defensiva y hoy en día es un parque muy bonito ideal para pasear y relajarte lejos del tráfico de la parte alta. Os recomiendo que os lo toméis con calma y busquéis la capilla de Saint Quirin… ¡es preciosa!

Vistas del valle de la Petrusse

Vistas del valle de la Petrusse

Senderos en el Valle de la Petrusse en Luxemburgo

Senderos en el Valle de la Petrusse en Luxemburgo

Plateau du Saint Esprit

Situado en el extremo del centro de Luxemburgo, las vistas desde la Ciudadela del Espíritu Santo son impagables… Y la llama eternamente ardiente del Monumento Nacional de la Solidaridad es muy inspiradora.

Monumento Nacional a la Solidaridad en Luxemburgo

Monumento Nacional a la Solidaridad

Vistas del Grund en Luxemburgo

Vistas del Grund en Luxemburgo

El valle del Grund

Por favor, no os vayáis de Luxemburgo sin callejear por el barrio histórico del Grund. Aquí, junto al río Alzette, antiguamente estaba la cárcel de la ciudad y también varias factorías y talleres profesionales que aprovechaban la fuerza del agua para funcionar… Hoy en día es un barrio tranquilo, monísimo y lleno de restaurantes, bares y rincones de cuento. Si estáis cansados de andar hay varios ascensores desde la Petrusse que os dejarán allí en segundos.

Una vez allí, si tenéis tiempo, acercaos al Museo Nacional de Historia Natural, la Iglesia de San Juan y la Abadía de Neumünster. Y llegad hasta el final, hasta el Muro de Wenceslao, inmóvil durante siglos. Sentaos, disfrutad… aunque os haga tanto frío como a mí (estábamos a bajo 0) valdrá la pena.

Barrio del Grund en Luxemburgo

Barrio del Grund

El Grund

El Grund y el río Alzette

Muro de Wenceslao y el promontorio del Bock en Luxemburgo

Muro de Wenceslao y el promontorio del Bock en Luxemburgo

El río Alzette y el Muro de Wenceslao

El río Alzette y el Muro de Wenceslao

Plateau de Rham

El plateau de Rham está junto al Grund. Sólo tendréis que andar un poco más para ver la ciudad desde el otro lado del río… Y para ver algunas de las puertas de acceso y restos de muralla que aún hoy siguen en pie. Es un paseo muy agradable, aunque os lo encontréis en obras 😉

Torres del muro de Wenceslao en Luxemburgo

Restos del Muro de Wenceslao en Luxemburgo

Centro de Luxemburgo

El centro de Luxemburgo es un entramado de calles (peatonales o no) alrededor de la Plaza de Armas y de la plaza Guillaume II (donde está la oficina de información turística), delimitado por los promontorios del Bock y de la Petrusse. Es donde están las tiendas, los bares y los restaurantes, pero también el Gran Palacio Ducal  (la residencia oficial de los Duques de Luxemburgo) y la Catedral de Nôtre Dame. También vale mucho la pena Museo de Historia de la Ciudad.

Palacio Ducal de Luxemburgo

Palacio Ducal

Catedral de Notre Dame de Luxemburgo

Catedral de Notre Dame

Plaza Guillaume II de Luxemburgo

Plaza Guillaume II

Rincón del centro histórico de Luxemburgo

Rincón del centro histórico de Luxemburgo

Casamatas del Bock

Ya os hablé de ellas en otro post… pero, por favor, sumergíos en este entramado de túneles subterráneos, defensas militares del siglo XVII y prodigios de la arquitectura militar con vistas. El chemin de la Corniche, muy cerca, es posiblemente el balcón más bonito de Europa.

Casamatas del Bock

Casamatas del Bock

La Puerta de las Tres Torres y los torreones españoles

Si seguimos en dirección al barrio de Pfaffenthal (situado en el valle del río Alzette) llegaremos a una de las vistas más románticas de Luxemburgo: la Puerta de las Tres Torres. Se trata de uno de los restos más espectaculares de la antigua fortaleza y la torre más antigua se levantó en el año 1050. Durante la Revolución Francesa fue el hogar de la guillotina… Fuera hay varios restos de la muralla que hoy se han convertido en un mirador.

La Puerta de las Tres Torres de Luxemburgo

La Puerta de las Tres Torres

La puerta de las Tres Torres de Luxemburgo

La puerta de las Tres Torres

El barrio de Pfaffenthal

Pfaffenthal es otro de los barrios de ribera de Luxemburgo. Hogar de gremios y artesanos que se nutrían de la fuerza del agua para trabajar, es un lugar muy tranquilo e idílico. Ideal para un picnic si no te empieza a nevar (como me pasó a mi). Su lugar más significativo es el trozo de muralla que hay entre las Torres Vauban, dos de las puertas de acceso a la ciudad. Son prodigiosas, y están en un estado de conservación de 10.

Torres Vauban, en Pfaffenthal Luxemburgo

Torres Vauban, en Pfaffenthal

Fortalezas y Fuertes

Nadie que haya visitado Luxemburgo podría negar que la ciudad estaba bien protegida. Si dejamos Pfaffenthal atrás y empezamos a subir por el paseo junto a la muralla hacia la zona de Kirchberg se pueden pisar dos de sus lugares de defensa más destacados. Primero la ciudadela del Fort Obergrünewald, con sus túneles y pasadizos, y con unas vistas excelentes. Y, justo detrás en la cima, el Fort Thüngen, del siglo XVII, una maravilla de piedra de forma trilobulada y al que los luxemburgueses llaman cariñosamente “Las tres bellotas” en honor a las tres bellotas que coronan cada una de sus tres torres.

Fuerte Obergrünewald en LuxemburgoFuerte Obergrünewald en Luxemburgo

Fuerte Obergrünewald

Fuerte Thüngen en Luxemburgo

Fuerte Thüngen

Kirchberg: el barrio europeo

Kirchberg es el hogar de todas las instituciones de la Unión Europea en el Gran Ducado. El barrio europeo luxemburgués está lleno de edificios modernos que albergan a la Secretaría General del Parlamento Europeo, el Tribunal de Justicia y muchos más… Pero también es la sede de construcciones para todos los gustos entre los que destacan la sede del futurista Museo de Arte Moderno de Luxemburgo, el MUDAM, y la preciosa Philarmonie, una construcción blanca espectacular del arquitecto Christian de Portzamparc rodeado por 823 columnas finísimas que seguro que no os dejará indiferentes. El primero no os lo podéis perder si os gusta el arte contemporáneo. El segundo, si no podéis vivir sin la música y queréis disfrutar de una acústica excepcional.

Philarmonie de Luxembourg

Philarmonie de Luxembourg

Por todos estos motivos (y más) Luxemburgo bien vale una visita, aunque sólo sea de un día. Así que si estáis en Bélgica o en la zona de la Lorena en Francia, acercaos y dejaos sorprender.

Periodista, viajera y soñadora enamorada de Escocia y sus paisajes pero siempre dispuesta a descubrir nuevos rincones del mundo.

20 pensamientos en “Descubrir la ciudad fortificada de Luxemburgo en un día

  1. Sonia - La Zapatilla

    Luxemburgo es un destino que me ha quedado pendiente. Y teniéndolo apenas a 4 horas de coche es realmetne una pena pero no encuentro el momento de planificar una escapada allí. Espero que pronto pueda ir. La verdad que la ciudad tiene muy buena pinta y por lo que he leído se puede hacer en un día, creo que con un finde me basta. 🙂

    Responder
    1. Patricia Cuni Autor

      Gracias por comentar Sonia! Pues la verdad es que a 4 horas de coche es perfecta para un fin de semana 😉 Luxemburgo es una ciudad pequeña y preciosa… Y si os sobra tiempo siempre os podéis acercar al cementerio americano, que me han dicho que vale mucho la pena.

      Un abrazo, guapa!

      Responder
  2. Xipoxipo

    Tengo un asunto pendiente con esta ciudad!! Cuando estuve por allí hizo un tiempo de perros y no pude disfrutarlo bien. Desde entonces siempre digo que tengo que darle otra oportunidad y volver, pro de momento aún no ha llegado el día…

    Responder
    1. Patricia Cuni Autor

      Xipo, pues ya tardas! A mi me hizo bastante frío… bueno, muchísimo frío, porque me nevó y estaba a menos 0, pero la disfruté. Tiene muchísimos rincones bonitos, es fácil pasear por ella, hay parques, jardines y fortalezas… Cuando te animes, avisa!

      Responder
    1. Patricia Cuni Autor

      És que és una ciutat molt bonica! I facilment visitable en un dia 😉 Té una mica de tot i si a sota zero ja em va encantar segur que a la primavera o l’estiu encara m’agradaria més 😉

      Moltes gràcies pel comentari! Una abraçada

      Responder
  3. Pingback: Balance Viajero de 2013 en Mad About Travel | Madaboutravel

  4. viajaelmundo

    Es curioso lo que la memoria decide guardar. Fui a Luxemburgo hace unos años (12 para ser exacta) y no la recuerdo casi. Quizá fue por descuido. Tengo una foto sonriendo desde el Viaducto, pero sé que en ese momento no sabía qué era eso en lo que me estaba posando. Tres años después de ese momento, fue cuando comencé a viajar sola y desde entonces, sí recuerdo todo. Este año vuelvo a Luxemburgo, ya veremos qué tal. Y ya me callo, todo esto para decir que, como siempre, me gustó mucho este post.

    Responder
    1. Patricia Cuni Autor

      Jiji! Yo había estado con mis padres varias veces pero quizás porque era pequeña no me había fijado nunca en lo bonita que es la ciudad. En especial la zona del Grund es una pasada! No te lo pierdas!

      Un abrazo

      Responder

Deja un comentario