Visita al refugio antiaéreo de la Guerra Civil en Montornès del Vallès

Si lleváis algún tiempo siguiendo el blog o si me conocéis en persona, sabéis de sobras que me chifla la Historia. Me pierde, no puedo remediarlo y cualquier sitio que huela, sienta o suene a historia me atrapa sin remedio… Y justo al lado de casa tengo unos cuantos lugares muy vinculados a la historia del país y de periodos diferentes.

El pasado 15 de septiembre, con motivo de la Fiesta Mayor de Montornès del Vallès pude volver al refugio antiaéreo de Ca l’Arnau. Era mi tercera vez y el lugar siempre resulta sobrecogedor… quizás por pensar que a lo mejor mis bisabuelos tuvieron que esconderse allí en algún momento, o incluso que participaron en su construcción…

Entrada al refugi antiaeri de Ca l'Arnau, a Montornès del Vallès

Entrada al refugio antiaéreo de Ca l’Arnau, en Montornès del Vallès

EL REFUGIO ANTIAÉREO DE CA L’ARNAU

Estamos a principios de 1938, cuando la Guerra Civil Española ya visualizaba su final. El ejército republicano, en pleno repliegue hacia el norte eligió la planície sobre la que hoy está la planta de una conocida empresa de petróleo en Montornès del Vallès para construir un aeródromo militar  con la finalidad de defender Barcelona de los ataques de la aviación italiana y alemana que, desde Baleares, apoyaban a los franquistas. Es un momento delicado en nuestra historia y el objetivo era resistir y seguir defendiendo los valores democráticos.

El refugio se construyó a la par que el campo de aviación y toma su nombre actual del mas que hay al lado y que los militares expropiaron para usar como cuartel militar para los pilotos que estaban allí: Ca l’Arnau. Su nombre en la documentación oficial es Aeródromo 329 y estuvo en funcionamiento hasta el final de la Guerra Civil. Como en casi todos los campos de aviación militares, en el de Montornès también se construyó un refugio de intendencia.

Entrada en el refugio antiaéreo de Ca l'Arnau, en Montornès del Vallès

Entrada en el refugio antiaéreo de Ca l’Arnau, en Montornès del Vallès

Con casi 100 metros de galería, el refugio antiaéreo de Montornès es uno de los más largos de Cataluña y podía haber albergado a unas 200 personas en caso de bombardeo. Construido con vuelta de cañón y una galería de poco más de 1 metro de ancho y 2 de altura, combina tres sistemas constructivos. La entrada, tapiada hasta 2006, está reforzada con cemento armado; la galería que se adentra bajo tierra siguiendo el estilo de una galería de mina y, finalmente, la parte final que es un pozo revestido de ladrillos con una escalera vertical de caracol (hoy tapiada) por la que se debería poder escapar en caso de emergencia.

Galería del refugio antiaéreo de Ca l'Arnau, en Montornès del Vallès

Galería del refugio antiaéreo de Ca l’Arnau, en Montornès del Vallès

Para evitar la onda expansiva de las explosiones, el refugio tiene un trazado de zig-zag con ángulos de noventa grados y dispone tres pozos de ventilación y un desguace de aguas al final de la galería principal que amortigua las filtraciones freáticas que humedecen las paredes. El agua aquí lleva tanta cal que en algunos trozos parece como si hubieran sido pintadas de blanco.

Galería del refugio antiaéreo de Ca l'Arnau, en Montornès del Vallès

Galería del refugio antiaéreo de Ca l’Arnau, en Montornès del Vallès

Tapiado y únicamente conocido por los trabajadores de la empresa que compró los terrenos, el refugio 329 cayó en el olvido hasta que un historiador local y experto en aviación de la Guerra Civil Española David Gesalí lo recuperó para todos. En febrero de 2006, con motivo de la celebración del 75 aniversario de la proclamación de la II República, se abrió de nuevo la galería. Dado su buen estado, el ayuntamiento lo vació de tierra y ruinas, instaló un cableado y una iluminación similar a la de finales de los años 30 y colocó una baranda para facilitar el acceso y que la gente lo pudiera visitar.

VISITAR EL REFUGIO DE MONTORNÈS

El ayuntamiento de Montornès organiza de forma periódica (habitualmente durante las fiestas mayores de verano e invierno, en septiembre y enero) visitas guiadas para dar a conocer el refugio y difundir la historia local. Aún así, la visita del 15 de septiembre pasado fue aún más especial, si cabe.

Visita teatralizada al refugio antiaereo de Montornès del Vallès

Visita teatralizada al refugio antiaereo de Montornès del Vallès

Visita teatralizada al refugio antiaéreo de la Guerra Civil de Montornès del Vallès

Visita teatralizada al refugio antiaéreo de la Guerra Civil de Montornès del Vallès

Nada más llegar, un par de actores de una compañía de teatro muy conocida daban la bienvenida a los visitantes. Estaban esperando el último avión de la República y nos iban a evacuar a Francia. Nosotros, igual que muchos otros antes, también queríamos huir del fascismo y cada minuto contaba.

Visita teatralizada al refugio antiaéreo de la Guerra Civil de Montornès del Vallès

Visita teatralizada al refugio antiaéreo de la Guerra Civil de Montornès del Vallès

Visita teatralizada al refugio antiaereo de Montornès del Vallès

Visita teatralizada al refugio antiaereo de Montornès del Vallès

Mientras esperábamos se oyeron sirenas, llegaban aviones… y hubo que correr hacia el interior del refugio. Revivir esas sensaciones, en una oscuridad casi absoluta, el ruido ensordecedor… No quiero ni imaginar cómo debería ser vivirlo en persona. Y seguramente por eso creo firmemente que sitios como el refugio antiaéreo de Montornès del Vallès son de visita obligada. No debemos olvidar, porque el horror no puede volver a suceder.

¿CUÁNDO VISITAR EL REFUGIO?

El ayuntamiento de Montornès del Vallès suele organizar visitas guiadas 1 o 2 veces al año, normalmente coincidiendo con las festividades locales. Es la única manera de verlo, porque el resto del tiempo permanece cerrado.

Si os interesa mucho, siempre podéis poneros en contacto con el Arxiu Municipal (arxiu@montornes.cat o al teléfono 93 572 11 70)

MÁS INFORMACIÓN

GESALÍ BARRERA, David (2008)L’aeròdrom 329. Montornès del Vallès o l’aeronàutica en la Guerra Civil espanyola. Ayuntamiento de Montornès y publicacions de l’Abadia de Montserrat

Me encanta viajar, descubrir rincones, perderme por callejuelas, encantarme con la inmensidad del mar, soñar despierta mientras me tomo un chocolate caliente con vistas a algun paisaje, explorar y dejarme llevar por la intuición. Con este blog, la idea es contaros mis experiencias viajeras, compartir información y aprender cada día un poco más.