Castillo de Edimburgo: curiosidades, leyendas, visita y más

El castillo de Edimburgo es una de las fortalezas más antiguas de Europa y tiene una rica y larga historia como residencia real, guarnición militar, cárcel y plaza fuerte. Hoy este lugar donde la historia sigue viva es una atracción turística de primer nivel – y la más visitada de pago de Escocia. Si vas a visitar el castillo de Edimburgo sigue leyendo porque te lo vamos a contar todo para que te prepares bien.

Vamos a subir a Castle Hill juntos y a seguir los pasos de soldados, reyes y reinas, de piratas, prisioneros y mucho más. Toma nota porque aquí tienes todo lo que ver en el castillo de Edimburgo, Escocia. Y, ya que estamos, vamos a incluir en esta guía súper completa muchas curiosidades del castillo de Edimburgo, nuestras recomendaciones después de haberlo visitado en un montón de ocasiones, información para comprar entradas y más.

¿Cómo se llama el Castillo de Edimburgo?

Esta es fácil. El nombre del castillo de Edimburgo es sencillamente castillo de Edimburgo. No tiene ningún otro nombre más elaborado, ni está dedicado a ningún santo ni nada por el estilo. Está en Edimburgo y es un castillo, así que “Castillo de Edimburgo”.

Castillo de Edimburgo: Interior 

Por fuera, el castillo de Edimburgo es una fortaleza inexpugnable – en teoría, porque en realidad la han asaltado varias veces – de muros gruesos, torres enormes y rodeada de defensas que protegen el palacio y edificios reales que hay en su interior. A lo largo de esta guía te contaremos qué ver en el castillo de Edimburgo pero, para abrir boca, aquí van las fortificaciones que se pueden ver desde el exterior:

  • La puerta de entrada y el portcullis (sí, ya sé que en castellano el nombre es graciosillo). Aquí es donde, a ambos lados de la puerta, se encuentran las esculturas del rey Robert the Bruce y William Wallace. El rey es el que lleva la corona.
  • Los muros que rodean el castillo
  • Los barracones militares
  • Las baterías de Argyle, la Half Moon y Dury
  • Los muros del Gran Salón

En cuanto al interior del castillo de Edimburgo, tiene muchísimo y es el reflejo de su evolución a lo largo de 800 años, incluyendo la restauración de Hippolyte Blanc en el siglo XIX. El castillo de Edimburgo por dentro es infinitamente más interesante que sólo verlo por fuera. Sólo así es posible entender la envergadura y la importancia de esta fortaleza que lleva dominando el paisaje más de ocho siglos.

Dentro del castillo de Edimburgo encontrarás una combinación de torres y defensas militares, barracones donde todavía hoy se aloja un regimiento del ejército, varios museos, las prisiones militares y edificios medievales como la capilla de Santa Margarita, el Gran Salón, la Torre de David o el Palacio Real. Todos juntos dan vida a un edificio realmente fascinante que merece que le dediques por lo menos 3 horas de tu visita a Edimburgo. Además, en el interior del castillo de Edimburgo es donde podrás ver el One o’Clock Gun, el cañón Mons Meg o el cementerio de mascotas.

Castillo de Edimburgo: Historia

La historia del castillo de Edimburgo se remonta al siglo XII, cuando se empezó a construir en honor a la reina y santa Margarita de Escocia, que había fallecido a finales del siglo XI. Pero lo cierto es que el edificio se fue ampliando y transformando a lo largo del tiempo.

Podríamos soltarte un rollo con toda la historia sobre el castillo de Edimburgo. Pero para eso ya tienes los libros de historia y la Wikipedia. Así que te vamos a resumir algunos de sus hitos más importantes.

El edificio más antiguo del castillo de Edimburgo es la capilla de Santa Margarita, construida en honor de la reina santa, que murió en este lugar en 1093. El Gran Salón, por otra parte, se completó en 1511, justo a tiempo para la boda del rey Jacobo IV y se usaba para dar grandes banquetes y celebrar eventos. Aunque el pobre de Jacobo no lo disfrutó mucho porque falleció en 1513 en la Batalla de Flodden, luchando contra las tropas inglesas del rey Enrique VIII, que era su cuñado.

A lo largo de su historia, el castillo de Edimburgo ha sido testimonio de la evolución de este pequeño país. También ha sufrido varios asedios y durante las Guerras de la Independencia (si sabes quienes son William Wallace y el rey Robert the Bruce te sonarán) cambió de manos en varias ocasiones. Por ejemplo, en 1314 los escoceses le arrebataron el castillo a los ingleses en un atrevido asalto nocturno que lideró el sobrino de Robert the Bruce, Thomas Randolph.

Si tenemos en cuenta que es la fortaleza que más asediada ha sido de todo el país es fácil entender que sus defensas hayan crecido exponencialmente a lo largo de la historia del castillo de Edimburgo. Como curiosidad, Mons Meg – uno de los cañones medievales más grandes nunca forjados – se le entregó al rey Jacobo II en 1457. La Half Moon Battery (“Batería de la Media Luna”) se construyó en 1573 después del Lang Siege, un asedio en el que los defensores de la Reina María Estuardo defendían el castillo del regente el Conde de Lennox. En la batería hubo durante 200 años siete cañones de bronce conocidos como “Las Siete Hermanas”. Y seis cañones más defendían la Batería Argyle, que da al norte.

¿Quién construyo el Castillo de Edimburgo?

A diferencia de otros castillos, y seguramente porque se ha ido construyendo y modificando a lo largo de los siglos, el castillo de Edimburgo no tiene un único autor conocido. Es más, no se sabe quién fue el arquitecto original de la primera fortaleza que se levantó sobre Castle Hill, ni tampoco quién construyó la capilla de Santa Margarita, el edificio más antiguo del castillo de Edimburgo.

¿En qué año se construyó el Castillo de Edimburgo?

El castillo de Edimburgo no tiene un año de construcción estricto. De hecho, el castillo de Edimburgo se empezó a construir a principios del siglo XII y se fue ampliando y mejorando hasta el siglo XVIII, la fecha de los últimos edificios que se crearon en su interior. Así que, estrictamente, podemos decir que el castillo de Edimburgo se construyó entre el siglo 1130 – fecha de la construcción de la capilla de Santa Margarita – y el siglo del 1700s.

¿Quién vivió en el Castillo de Edimburgo?

Con más de 800 años de historia, el castillo de Edimburgo ha tenido muchísimos inquilinos famosos. Reyes, reinas, nobles y personalidades de todo tipo se han alojado entre los muros de la principal fortaleza de Escocia y han vivido aquí tanto cuando era un palacio sofisticado como cuando se convirtió en una guarnición militar.

La reina Margarita – que fue hecha santa años más tarde – murió en el castillo de Edimburgo en 1093 cuando todavía no era una fortaleza de piedra. Su hijo, el rey David I, mandó construir la capilla de Santa Margarita en su honor. El edificio es el más antiguo de Edimburgo y todavía hoy se celebran bodas y bautizos entre sus pequeños muros.

La reina María Estuardo – conocida popularmente en Escocia como Mary Queen of Scots – es posiblemente una de las residentes más célebres del castillo de Edimburgo. A pesar de su corto reinado y de que pasó mucho tiempo viajando por Escocia, le dio tiempo a vivir en el castillo de Edimburgo varias temporadas e incluso dio a luz a su hijo, el futuro rey Jacobo VI de Escocia, aquí. El joven rey también pasó su infancia entre los muros de la fortaleza, entre otros castillos de Escocia.

Y antes que ellos habían vivido aquí algunas temporadas el rey Robert the Bruce, todos los reyes llamados Jacobo de Escocia (el I, II, III, IV, V y VI), sus esposas y una larga lista de nobles. Después de la ascensión al trono de Inglaterra de Jacobo VI cuando muere la reina Isabel I la corte se traslada a Londres y Edimburgo deja de ser una residencia real habitual. Como curiosidad, el último rey que se alojó en el castillo de Edimburgo fue el rey Carlos I de Inglaterra y Escocia, justo antes de su coronación en 1633.

Hoy en día todavía hay personas que viven en el castillo de Edimburgo. No son muchas, pero los miembros del regimiento militar estacionados en el castillo de Edimburgo pasan sus noches aquí.

Castillo de Edimburgo: Fantasmas

Como todo buen castillo escocés que se precie, hay varios fantasmas en el castillo de Edimburgo. Cada uno tiene su historia. Las hay tristes, trágicas, sorprendentes, curiosas y, sobre todo, misteriosas. Y aquí te las vamos a resumir. Pero si te quedas con ganas de saber más, te animo a que le eches un vistazo a este artículo sobre los fantasmas del castillo de Edimburgo donde te lo cuento todo con más detalle.

Ahora sí, vamos a descubrirlas. Y no, no hace faltas visitar el castillo de Edimburgo por la noche para ver alguno de sus fantasmas (aunque con la oscuridad las posibilidades se multiplican). Estos son los fantasmas más famosos del castillo de Edimburgo:

  • La dama gris: cuentan las historias que el fantasma de la dama gris que se aparece en el castillo de Edimburgo es el espectro de Lady Janet Douglas, Lady Glamis. Esta noble del siglo XVI fue quemada en la hoguera acusada de brujería por el rey Jacobo V, que odiaba a su familia. Toda la historia de este fantasma del castillo de Edimburgo la tienes aquí.
  • El gaitero fantasma: la historia del fantasma del gaitero que vaga eternamente por los túneles debajo de la Royal Mile es un clásico que cuentan todos los guías de Edimburgo. Resumiéndolo mucho, un joven gaitero fue enviado a inspeccionar una red de pasadizos subterráneos que se cree que comunican el castillo de Edimburgo con el Palacio de Holyroodhouse. Tocó la gaita y en la superficie iban siguiendo sus pasos. Hasta que, al llegar a la altura de la iglesia de Tron Kirk, el sonido se detuvo. Y cuando bajaron a buscarle se había esfumado sin dejar ningún rastro. Nunca más se supo de él y todavía hoy hay quien oye el sonido de una gaita bajo los adoquines de la Royal Mile.
  • El tamborilero decapitado: el fantasma más joven del castillo de Edimburgo sólo aparece cuando la fortaleza está en peligro. Hace mucho que no hay ningún asedio o asalto, pero allá por 1650, cuando las tropas de Oliver Cromwell se preparaban para atacar el castillo de Edimburgo, un pequeño tamborilero sin cabeza apareció sobre las almenas del castillo tocando una antigua canción escocesa.

Hay más historias de fantasmas en el castillo de Edimburgo. Si no te las quieres perder, échale un vistazo a esta guía donde están todas.

Castillo de Edimburgo: Leyendas

Al igual que tiene sus fantasmas, también hay varias leyendas del castillo de Edimburgo. Aunque te contamos más sobre ellas en este artículo de curiosidades del castillo de Edimburgo, aquí te las vamos a dejar bastante resumidas, por si quieres algo más rápido.

La leyenda del castillo de Edimburgo más famosa es la de la Piedra del Destino. Este bloque de piedra que se puede ver durante la visita es la piedra sobre la que se coronaban los reyes de Escocia desde que el rey Kenneth MacAlpin instauró la tradición en el año 841 dC. No siempre estuvo en el castillo de Edimburgo y ha tenido una vida bastante viajera. De hecho, originalmente la Piedra del Destino estaba en el palacio de Scone – motivo por el cual todavía hoy muchos la llaman “Piedra de Scone” – que es donde se coronaba a los monarcas escoceses.

Pero cuando el rey inglés Eduardo I estuvo en Escocia durante las Guerras de la Independencia la robó y se la llevó. Así, este símbolo de poder acabó en la Abadía de Westminster, en Londres, donde se colocó bajo la silla de la coronación y se ha usado hasta ahora para coronar a los reyes de Inglaterra primero y luego a los de la corona británica.

¿Cómo ha acabado la Piedra del Destino en el castillo de Edimburgo? Pues bien, en 1996, durante el gobierno de John Mayor, la piedra se devolvió a Escocia en un intento de “apaciguar” el ansia nacionalista. Eso sí, con la condición de que vuelva a Westminster de manera temporal cuando haya que coronar a un nuevo rey. Para el caso, la piedra volvió con toda la pompa y una gran ceremonia y se colocó en una sala del castillo de Edimburgo, donde se puede ver junto a las Joyas de la Corona.

Hasta aquí todo bien. Lo que pasa es que hay quien dice que la piedra del Destino que Eduardo I se llevó a Londres era falsa y que la original sigue escondida (y perdida) en algún lugar de Escocia desconocido.

Y luego está todo el tema del robo de la Piedra del Destino en la navidad de 1950. Esta historia de película que sucedió realmente fue una aventura en la que un grupo de estudiantes de la Universidad de Glasgow aprovecharon la tranquilidad de las festividades para colarse en la Abadía de Westminster por la noche y robar la piedra de Scone. El tema es que durante el robo la piedra se cayó y se rompió en dos partes, pero ellos consiguieron meter los dos trozos en un coche y traerlos a Escocia después de un azaroso viaje. La policía y las autoridades sonaron las alarmas y buscaron la piedra por todas partes. Hasta que la piedra del destino fue dejada en la Abadía de Arbroath en abril de 1951, donde la policía la recuperó y se la volvió a llevar a Londres.

Qué ver en el Castillo de Edimburgo: mis esenciales

El castillo de Edimburgo es enorme y está tan lleno de rincones, detalles e historias que es importante decidir bien qué quieres ver antes de visitarlo. Intentar abarcarlo todo en pocas horas es casi misión imposible. Pero para hacerte la decisión más sencilla te voy a contar cuales son, para mi, los mejores lugares que ver en el castillo de Edimburgo:

1. Las vistas de Edimburgo

Desde lo alto de Castle Rock, las vistas de 360 grados de Edimburgo no tienen rival. En un día despejado verás la costa de Fife y de East Lothian, los puentes sobre el río Forth, las colinas de Edimburgo y el panorama de la Old Town y la New Town. Algunos de los mejores miradores del castillo de Edimburgo son la Forewall Battery, la Half Moon Battery y la Argyle Battery.

2. Gran Salón (The Great Hall)

Posiblemente uno de mis lugares favoritos, esta maravilla medieval se completó en 1511 para el rey Jacobo IV. Su techo de madera es sencillamente espectacular. Sólo tienes que fijarte en sus vigas de madera que descansan sobre piedras talladas con cabezas y símbolos como el cardo – que es la flor nacional de Escocia.

El ejército de Oliver Cromwell capturó el castillo den 1650 y transformó este espacio en barracones militares hasta que las tropas se fueron en 1886. Es entonces cuando el arquitecto local Hippolyte Blanc lo restaura para devolverle su aspecto original.

3. El Palacio Real

En este edificio divino del 1500 vivieron reyes y reinas de Escocia con todo lujo. Aquí sucedieron algunos momentos clave en la historia del país como la muerte de la reina María de Guisa en 1560 o que su hija, María Estuardo, diera a luz a su hijo Jacobo VI en 1566. Si te interesa, se puede visitar la habitación donde nació el que fue el primer monarca de Escocia e Inglaterra.

El Palacio Real está en la Plaza de la Corona, uno de los espacios más bonitos del Castillo de Edimburgo.

4. La Piedra del Destino y las Joyas de la Corona

La Piedra del Destino y las Joyas de la Corona se pueden ver en una estancia de máxima seguridad dentro del Palacio Real. El espacio es minúsculo y suele haber cola, así que intenta ir pronto.

Resumiéndolo mucho, la piedra del destino es la piedra sobre la que se coronaba históricamente a todos los Reyes de Escocia. Y las Joyas de la Corona, también llamadas “Honours of Scotland”, son las joyas de la corona más antiguas de todo el Reino Unido. La corona, el cetro y la espada son símbolos de poder y tienen un gran simbolismo.

5. Capilla de Santa Margarita

Puede que no parezca gran cosa, pero esta pequeña capilla de estilo románico es el edificio más antiguo de Edimburgo y del castillo. El Rey David I la mandó construir en 1130 en recuerdo de su madre, la reina Margarita. Es un lugar íntimo y donde se respira paz.

6. Mons Meg

Este cañón gigante fue un regalo para el rey Jacobo II en 1457 y en su día fue un prodigio de la tecnología miliar. Pesa seis toneladas y podía disparar una bala de cañón de piedra de 150 kilos a una distancia de más de 3 kilómetros. Lo encontrarás fuera de la capilla de Santa Margarita, controlando la ciudad de Edimburgo.

7. One o’Clock Gun – Cañonazo de la Una

Hace muchos años los barcos en el estuario del río Forth ponían en hora sus relojes marítimos con el cañonazo de la una del mediodía que se disparaba cada día desde este cañón. Aunque ya nadie ajusta su reloj, el One o’Clock Gun se dispara todos los días de la semana (excepto el domingo) y las multitudes se acercan a ver el espectáculo. Está al fondo a la derecha después de cruzar la puerta del Portcullis y pasar por debajo de la Argyle Battery.

8. Half Moon Battery

La Batería de la Media Luna es una defensa con forma semicircular desde donde los cañones disparaban contra los ejércitos enemigos mientras estos se acercaban por la explanada. Hoy es un símbolo y uno de los lugares más interesantes que ver en el castillo de Edimburgo.

Aquí encontrarás las varios cañones de las Guerras Napoleónicas y también las ruinas de la enorme torre medieval que construyó el rey David II entre 1367 y 1368 y que se derrumbó durante el Lang Siege de 1571 a 1573.

9. Prisons of War

Las cárceles de guerra del Castillo de Edimburgo son el lugar donde se encerró a cientos de prisioneros de guerra entre el siglo XVIII y XIX. El lugar estaba abarrotado y era oscuro. Hoy se ha recreado el aspecto que deberían haber tenido alrededor del año 1800 para que tú descubras cómo de terrible debió ser estar encerrado aquí.

Por las cárceles de guerra pasaron prisioneros de guerra franceses, americanos, españoles, holandeses, italianos, irlandeses, daneses y polacos, fruto de las varias guerras que tenía el Imperio Británico con otros países. Si vas, busca una de las primeras representaciones de las “Barras y estrellas” de la bandera americana en una puerta. Como curiosidad quizás te interese saber que antes de que esto fuera una cárcel de guerra también se retuvo aquí a varios piratas del Caribe.

10. National War Museum

A mi este museo militar me parece fascinante. Lo gestiona la misma entidad pública que el Museo Nacional de Escocia y es interesantísimo. El edificio era de un antiguo almacén y está dentro del castillo de Edimburgo. En su interior tienen desde cartas enviadas por soldados en el frente hasta mandobles de las Highlands o cuadros.

11. Scottish War Memorial

Un lugar del castillo de Edimburgo de esos que encogen el alma y donde se imposible no guardar silencio. Esta obra maestra de la arquitectura se inauguró en 1927 para rendir homenaje a todos los caídos en la I y la II Guerra Mundial (y guerras posteriores). Antes este lugar lo ocuparon la iglesia medieval de Santa María y unos barracones militares. Está en la Crown Square, a dos pasos del Palacio Real y del Gran Salón.

12. Regimental Museums

A no ser que te interese mucho la historia militar, yo de ti pasaría de los museos regimentales. El museo dedicado a los Royal Scots Dragoon Guards y el Royal Scots Museum son interesantes, no te voy a decir que no. Pero si no tienes mucho tiempo y no eres un apasionado de la historia de los regimientos tampoco son un imprescindible. Estos dos museos están en lo alto de la colina de Castle Hill, justo antes de llegar a la puerta medieval de Foog´s Gate.

13. The Queen’s Embroideries

En la antesala de los apartamentos reales del Palacio Real se puede ver un conjunto de réplicas de varios bordados que la reina María Estuardo hizo durante su exilio en Inglaterra. Hay un total de 37 bordados, cada uno con una historia que contar, y los hicieron 37 voluntarios de la School of Ancient Crafts entre 2014 y 2017 usando sólo materiales, herramientas y técnicas auténticas de la época de la reina escocesa más famosa.

14. Exposición “Fight for the Castle” en la Argyle Tower

Se trata de una exposición inmersiva que cuenta la dramática historia del castillo de Edimburgo durante las Guerras de la Independencia que enfrentaron a Escocia con Inglaterra en plena Edad Media. La fortaleza cambió de manos un montón de veces mientras ingleses y escoceses luchaban por controlar el país. Pues bien, en la Argyle Tower te lo contarán todo sobre cómo era este lugar en los tiempos de William Wallace y Robert the Bruce.

15. Foog’s Gate

Por la puerta de Foog vas a tener que pasar sí o sí si quieres acercarte a las Cárceles de Guerra, a ver las Joyas de la Corona o al Gran Salón. Se trata de una puerta que se construyó a finales del siglo XVII como parte de las fortificaciones que hizo el rey Carlos II.

16. Cementerio de perros

A pesar de que no se puede acceder a él, si te asomas a la terraza donde está Mons Meg podrás ver uno de los pocos cementerios de mascotas que hay en Escocia. Se creó en la década de 1840 para los perros de los oficiales del ejército y del gobernador del castillo.

17. Puerta del Portcullis

Si tu lengua materna es el castellano el nombre de “Portcullis” te arrancará una risita… Pero en inglés es el nombre que se le da a la puerta fortificada que hay para acceder a un castillo. En el caso del Portcullis del castillo de Edimburgo se construyó hace casi 450 años tras el Lang Siege. Tiene tres juegos de puertas robustas de madera junto a una reja de hierro para repeler a los invasores. Encima tiene la Argyle Tower, que se añadió en 1880. Cuando la cruces, busca los leones, símbolo de la casa real escocesa.

18. Lang Stairs

Estas escaleras con 70 escalones son la manera más rápida y más directa de llegar a la cima de la colina del castillo y los edificios históricos que hay allí. Un día fueron la entrada original del castillo hasta que en el siglo XVII se creó la ruta alternativa sin escalones que da la vuelta y cruza Foog’s Gate para poder mover cañones pesados con más facilidad.

19. Prisión militar

Menos popular que las Prisons of War, esta minúscula cárcel victoriana de tan sólo 16 celdas se usaba para encerrar a los oficiales del ejército que cometían alguna ofensa.

20. New Barracks

Este edificio de siete plantas alojó en sus orígenes a los 600 hombres que componían un batallón completo de infantería. Se construyó para dar respuesta a la amenaza de una invasión por parte de Napoleón y todavía hoy lo usa el ejército. Así que sólo se puede ver por fuera.

21. Governor’s House

La antigua casa del gobernador del castillo se construyó en 1742 y es un edificio georgiano muy elegante. Todavía hoy lo usa el actual gobernador del castillo, así que no se puede entrar.

Visita al Castillo de Edimburgo

La visita al castillo de Edimburgo es una experiencia que necesita que le dediques mínimo dos o tres horas. Hay tanto por ver y por descubrir que no es bueno ir con prisas. En la web oficial tienen varios itinerarios gratis que te puedes descargar para visitar el castillo de Edimburgo y no perderte ningún detalle. Los encontrarás aquí.

Por ejemplo, si sólo tienes una mañana o una tarde para hacer la visita del castillo de Edimburgo, te recomiendan que dediques alrededor de 3 horas y veas:

  • La puerta del Portcullis
  • La Argyle Battery, sus cañones de 1810 y las vistas de la ciudad
  • Los 70 escalones de las Lang Stairs que llevan a la cima de Castle Rock
  • La exposición sobre las Guerras de la Independencia que hay en la Argyle Tower
  • La exposición de las Cárceles de la Guerra
  • La prisión militar victoriana
  • El Royal Scots Museum
  • El Royal Scots Dragoon Guards Museum
  • Los Barracones nuevos
  • La Casa del Gobernador (de 1742)
  • El Mirador del Oeste
  • El Museo Nacional de la Guerra
  • La exposición de la One o’Clock Gun
  • Las Defensas Bajas

Si sólo tienes una hora para visitar el castillo de Edimburgo, entonces quizás deberías centrarte en estos lugares – y olvidarte de entrar en la mayoría de museos militares:

  • La puerta del Portcullis
  • Las Lang Stairs
  • La capilla de Santa Margarita
  • El cañón Mons Meg
  • Las vistas de Edimburgo
  • Las Joyas de la Corona y la Piedra del Destino
  • El Gran Salón
  • La exposición de las Cárceles de Guerra
  • La exposición del One o’Clock Gun

En cambio, si te interesa la historia de los reyes y las reinas, deberías dedicarle mínimo una hora y media a la visita del Castillo de Edimburgo para descubrir:

  • La puerta del Portcullis
  • Las Lang Stairs
  • La exposición de las Guerras de la Independencia en la Argyle Tower
  • La capilla de Santa Margarita
  • El cañón Mons Meg
  • La Torre de David
  • Las Joyas de la Corona y la Piedra del Destino
  • El Palacio Real y la habitación donde nació en rey Jacobo VI
  • El Gran Salón

Ve con la mente abierta y ten en cuenta que es imposible verlo todo. Así que elige lo que más te interese y ver a por ello.

¿Cuánto dura la visita al Castillo de Edimburgo?

Cualquier persona a la que preguntes por la duración de la visita al castillo de Edimburgo te dirá que con un par de horas es suficiente. Como todo en esta vida, depende. Depende del tiempo que te vayas a tomar visitando sus museos, de si te gusta hacer muchas fotos o no, de si vas a hacer una visita guiada con un guía en español al Castillo de Edimburgo, si vas a usar la audio guía o vas a ir sin nada, de si vas con gente mayor o con niños, de si prefieres ir rápido a ver lo básico e irte o te quieres detener en cada detalle.

Si me preguntas a mi cuánto dura la visita al Castillo de Edimburgo, te diré que yo suelo dedicarle unas 3 horas casi siempre. Pero también es verdad que yo me paro en cada detalle y hago mil fotos.

Resumiendo, dedícale tanto tiempo como quieras… Pero mínimo reserva unas 2 horas para ver bien el Castillo de Edimburgo.

Visita Guiada Castillo de Edimburgo

Si, en lugar de usar la audio guía, prefieres hacer una visita guiada por el Castillo de Edimburgo, entonces tienes varias opciones. Incluso si no quieres hacer un tour por el Castillo de Edimburgo en ingles, hay varias empresas de guías en español que te permitirán descubrir algunos de los rincones más interesantes de esta fortaleza con total comodidad. Y que conste que a mi la audio guía me parece sublime… Pero soy consciente de que muchos preferís el trato personal de un guía.

La mayoría de las visitas guiadas a Castillo de Edimburgo con guía en español duran alrededor de 1 hora y media. Son ideales para hacerte una buena idea de qué es lo que se cuece en este lugar tan espectacular. No tendrás que preocuparte de nada. Te enseñarán todos los lugares imprescindibles y te llevarán de un lado a otro sin que tú tengas que preocuparte por nada. Recuerda que los precios que detallo debajo incluyen la entrada al castillo y el coste de tener un guía que te lleve y te lo enseñe. Aquí van mis recomendaciones para hacer una visita guiada por el castillo de Edimburgo (y algunos descuentos por ser lector de este blog).

Ah, y recuerda que si eliges contratar la visita con un guía en español te ahorrarás las colas (algo que también puedes conseguir si reservas tu entrada con antelación).

  • Carlos de Somos Escocia – A partir de 35GBP por adulto de 16 a 65 años, 11.50 para niños de 5 a 15 años (con la entrada incluida). Si ya tenéis la entrada, entonces el precio por adulto son 14 GBP y los niños gratis. Tenéis un 5% de descuento si reserváis aquí.
  • Borja Pascual de Clan Pascual – A partir de 32 GPB por adulto de 16 a 59 años y 22GBP para niños. Incluye la entrada. Y su tour es de 1 hora y 45 minutos, un poco más que los demás. También tienes un 5% de descuento si reservas aquí.
  • Viajar por Escocia – También ofrece la visita guiada al Castillo de Edimburgo. En su caso, dura 2 horas y tiene un precio de 36.8€ por adulto de 15 a 59 años y de 26.30€ por niño de 5 a 14 años. Si tienes el Explorer Pass o la entrada, entonces son 14€ por adulto y 11.70€ por niño. Puedes conseguir un 5% de descuento si reservas aquí por ser lector de Mad About Travel.

Cambio de Guardia: Castillo de Edimburgo

Al contrario de lo que sucede en el castillo de Buckingham en Londres, en el castillo de Edimburgo no hay cambio de guardia. De hecho, no hay guardias en la entrada. Y, por lo tanto, no hay ningún tipo de cambio o ceremonia que ver.

El evento ceremonial más importante del castillo de Edimburgo es el cañonazo de la una. Y sobre él te voy a contra más aquí debajo.

One o’clock gun: el cañonazo de la una en el castillo de Edimburgo

Si paseas por el centro de Edimburgo al mediodía seguro que alguna vez habrás oído un cañonazo. O no, porque los lugareños nos hemos acostumbrado tanto que a menudo ni nos damos cuenta.

Pues bien, es el “One o’Clock Gun”, el cañonazo de la una que desde hace décadas se dispara cada día (menos los domingos). Pero ¿por qué motivo se dispara una bala de cañón de lunes a sábado a la 1 del mediodía en el castillo de Edimburgo?

La tradición se remonta al siglo XIX y está relacionada con la bola del tiempo del Real Observatorio de Calton Hill. No te preocupes, que ahora te lo cuento.

Para empezar, la “bola del tiempo” es una pelota de Madera o metal que se dejaba caer cada día a una hora concreta para que los navegadores de los barcos pudieran poner en hora sus cronómetros marítimos, algo muy frecuente en los tiempos en los que Internet no había nacido. La bola del tiempo de Edimburgo fue un invento del astrónomo real de Escocia, Charles Piazzi Smyth, en 1852. Antes de eso, los marineros tenían que desembarcar para poner sus instrumentos de navegación en hora. Esta en concreto se colocó encima del Monumento a Nelson, en la colina de Calton Hill, visible desde el estuario del río Forth. La bola bajaba cada día a la 1 y los marineros ponían en hora sus cronómetros. Del reloj que le decía a la bola cuando debía bajar se encargaba el reloj que había en el Royal Observatory.

La idea de añadir el One o’clock Gun llega en 1861, después de que el comerciante John Hewitt presenciara como en París cada día se disparaba un cañonazo a las 12 del mediodía para que los lugareños pusieran en hora sus relojes. Hizo campaña para que Edimburgo hiciera algo parecido. Y aprovechando que gracias al haar típico del clima en Edimburgo muchas veces la bola no se veía, la idea de soltar un cañonazo encajó bastante bien.

Hoy en día, a pesar de que ya no tiene mucho sentido, se sigue haciendo por tradición. El cañonazo de la 1 en el Castillo de Edimburgo es un espectáculo que sucede de lunes a sábado y que solo se ha suspendido en dos ocasiones: durante los meses finales de la I Guerra Mundial y durante toda la II Guerra Mundial.

Como curiosidad, originalmente el cañonazo de la una del Castillo de Edimburgo tenía lugar en la Half Moon Battery. Pero ésta sufrió daños en una explosión en 1971 y desde entonces se hace en la Mills Mount Battery, en el lado norte del Castillo.

Puede que a mi no me haga ni fu ni fa, pero entiendo que como turista te haga ilusión verlo. Así que acércate y disfrútalo. Verás cómo de seria es la cosa. Eso sí, es un visto y no visto.

¿Merece la pena visitar el Castillo de Edimburgo? Consejos y recomendaciones para una visita perfecta

La pregunta del millón que muchos me hacéis: ¿vale la pena visitar el castillo de Edimburgo? Y la verdad es que la respuesta es que sí. A pesar de que la mayoría de las veces esté lleno hasta la bandera y que el precio de la entrada sea un poco demasiado caro. Que yo entiendo que hay que mantener el patrimonio y que dentro del Castillo de Edimburgo hay muchas cosas de valor que mantener… Pero voy al grano: sí, merece la pena visitar el castillo de Edimburgo. Y ahora te cuento por qué, por si todavía hace falta.

En primer lugar, el castillo de Edimburgo es el castillo más importante de Escocia a nivel histórico. En segundo, es bonito a rabiar. En tercero, las vistas desde el castillo de Edimburgo son espectaculares. Y en cuarto… bueno, creo que con todo lo que te he contado en este artículo tienes motivos más que suficientes para acercarte y cruzar el foso.

Por otra parte, para evitar las masificaciones y para garantizarte la mejor visita posible, aquí tienes algunas recomendaciones para visitar el castillo de Edimburgo:

  1. Intenta visitarlo a primera hora de la mañana, en cuanto abran. Es temprano pero madrugar valdrá la pena si te ahorras las colas y las aglomeraciones en los puntos más populares.
  2. Otro buen momento para visitarlo es un par de horas antes de que cierren. La mayor afluencia se produce entre las 11’30 y las 2 de la tarde porque la mayoría de los visitantes quieren ver el cañonazo de la 1. Si no te importa perdértelo te ahorrarás agobios.
  3. Visítalo de lunes a viernes, si puedes – los fines de semana está más lleno. Y las mejores horas son de las 9 hasta las 11 – a partir de las 11’30h se empieza a llenar-, y de las 2 a las 5 de la tarde. Los domingos también suele haber menos gente que el sábado porque es el único día en el que no se dispara el cañonazo de la 1 del mediodía.
  4. Reserva tu entrada con antelación a través de su web oficial. Te ahorrarás las colas de la entrada.
  5. Si entras a primera hora, ve primero a ver las Joyas de la Corona escocesa. Es el lugar donde suele haber más colas durante el día y así te ahorras el fastidio y el agobio.
  6. Si quieres ver el One o’clock gun (el cañonazo de la una), llega al lugar al menos 15 minutos antes para pillar sitio para hacer fotos.
  7. La mayoría de los grupos organizados suelen visitar el Castillo entre las 10 y las 15h. Así que, si puedes, evita esas horas.

Castillo de Edimburgo: Harry Potter

Por más que algunos guías turísticos se empeñen en repetirlo, el Castillo de Edimburgo no fue la inspiración para Hogwarts en Harry Potter. Y tampoco se rodaron aquí escenas de las películas del niño mago. Ya te lo conté en mi guía de Harry Potter en Edimburgo, pero eso no quita que el Castillo de Edimburgo parezca sacado de un cuento.

Castillo de Edimburgo: Juego de Tronos 

El Castillo de Edimburgo no sale en Juego de Tronos. Ninguna escena se rodó entre sus muros. Ni Daenerys Targaryen ni Jon Snow pasearon por sus estancias. Pero el Castillo de Edimburgo sí que le sirvió de inspiración al escritor George R.R. Martin para una de las escenas más memorables (y terribles) de la saga: la boda roja.

Con todos los ‘spoilers’ del mundo, la escena en la que Roose Bolton y sus hombres asesinan a Robb Stark, su madre Catelyn Tully, su lobo huargo y a sus hombres se basa en la ‘Cena Negra’ que tuvo lugar en el Castillo de Edimburgo en 1440.

Resumiéndolo, la ‘Cena Negra’ fue un evento real en el que el sexto conde de Douglas (que solo tenía 16 años) y su hermano pequeño fueron invitados a una cena con el joven rey Jacobo II. Durante la cena, se sirvió una cabeza de toro sobre una bandeja, símbolo de la muerte. Acto seguido, el consejero del rey, Sir William Crichton, acusó a los dos hermanos de conspirar contra el rey. A continuación fueron arrastrados fuera del salón, juzgados y decapitados allí mismo.

Una prueba de que no hay que rebuscar mucho en la historia real de Escocia para descubrir momentos que ponen los pelos de punta.

Castillo de Edimburgo: Outlander

¿Se rodó Outlander en el Castillo de Edimburgo? La respuesta es que no. A pesar de que en las primeras novelas de la saga se menciona a la fortaleza edimburguesa, la serie Outlander no se grabó en el Castillo de Edimburgo.

Si quieres descubrir más sobre las localizaciones del rodaje de Outlander en Edimburgo aquí tienes una guía completa.

Castillo de Edimburgo: Fotos

Hacerle fotos al castillo de Edimburgo es muy sencillo y un verdadero placer. Es visible desde buena parte de la ciudad y domina todo el centro histórico de la capital escocesa. Y si buscas en Internet las mejores fotos del Castillo encontrarás casi siempre los mismos ángulos. Así que aquí tienes algunas ideas para sacar la mejor cara de la atracción más importante de Edimburgo.

  • Desde el cementerio de St Cuthbert o directamente desde la esquina entre Tollcross, Shandwick Place y Princes Street.
  • Desde los jardines de Princes Street, en especial la zona de los alrededores de la Ross Fountain.
  • Desde la parte superior de la Royal Mile, justo cuando estás a punto de entrar en la explanada del Castillo.
  • La explanada de Castle Terrace y Johnston Terrace ofrecen una vista muy bonita de la parte de detrás de la fortaleza y desde aquí podrás hacer fotos del Castillo de Edimburgo muy bonitas.
  • Grassmarket también es otro buen lugar para capturar la belleza del Castillo de Edimburgo. Y ya, si quieres la foto que todo el mundo sube a Instagram, entonces sube las escaleras de The Vennel y date la vuelta.

En el caso de que busques buenos miradores para hacer fotos del Castillo de Edimburgo desde la distancia, aquí tienes algunas sugerencias de alguien que lleva viviendo en Edimburgo desde 2013 y visitándola desde 2005:

  • La colina de Calton Hill es un clásico para conseguir la foto con el Castillo de Edimburgo al fondo, Princes Street y todas las agujas de los edificios medievales de la Old Town.
  • Blackford Hill ofrece mi panorama favorito de Edimburgo, quizás por lo inusual… O quizás por la perspectiva que ofrece del Castillo, que se sale de lo visto.
  • La cima de Arthur’s Seat también es un lugar top para hacer fotos del Castillo de Edimburgo con toda la ciudad a sus pies. Eso sí, prepárate para el viento.
  • La terraza del Museo Nacional de Escocia

Entradas para el Castillo de Edimburgo

Las entradas para el Castillo de Edimburgo no son precisamente baratas. Suelen subir de precio cada año, pero en el momento de publicar esta guía eran estos:

  • A partir de £15,50 (adulto),
  • A partir de £12,40 (mayores de 65 años)
  • A partir de £9,30 (niños de 5 a 15 años).
  • Gratis – Menores de 5 años entran gratis.
  • Gratis – Socios de Historic Environment Scotland y Explorer Pass

Las entradas para el Castillo de Edimburgo se pueden comprar en la web oficial del castillo aquí.

Entradas baratas castillo de Edimburgo

Las entradas para el Castillo de Edimburgo no son baratas, y eso es una realidad. Pero si te haces socio de Historic Environment Scotland, reservas el Explorer Pass o compras la tarjeta Edinburgh City Card, entonces tendrás la entrada incluida.

Si te interesa ahorrar algo de dinero en tu visita al Castillo de Edimburgo, entonces puedes comprar tu membresía de Historic Environment Scotland aquí.

Castillo de Edimburgo gratis

El Castillo de Edimburgo no suele ser gratis a menudo. Pero hay un día al año donde se puede entrar sin tener que pagar ni una libra y es el día nacional de Escocia: St Andrews, el 30 de noviembre.

Ese día, todas las atracciones de Historic Environment Scotland abren sus puertas de manera gratuita. Para visitar el Castillo de Edimburgo gratis, lo único que tienes que hacer es estar atento a esta web y ser rápido al reservar tus entradas en cuanto salgan.

Castillo de Edimburgo: Navidad Entradas

Durante las semanas previas a la Navidad – en esencia los meses de noviembre y diciembre – el Castillo de Edimburgo se viste de gala. Visitarlo es una experiencia todavía más bonita si cabe.

En esencia, la estrella de estas fechas es el espectáculo Castle of Light, un show increíble que en Castillo de Edimburgo en Navidad que no decepciona. Es una manera radicalmente diferente de visitar la atracción turística más famosa de la ciudad: con proyecciones de luz y sonido, en un ambiente mágico, acompañado por una taza de vino especiado o chocolate caliente mientras disfrutar de las vistas. Nosotros vamos cada año y aquí puedes leer mi experiencia con Castle of Light.

Las entradas para el Castillo de Edimburgo en Navidad cuestan a partir de £18 y se pueden reservar aquí.

Por otra parte, alrededor de la Navidad también podrás disfrutar de una comida y un afternoon tea muy especial en el Castillo de Edimburgo. Los ‘Christmas lunches’ se suelen organizar dos fines de semana de diciembre y cuestan a partir de £40 por persona – el menú es delicioso, así que no te arrepentirás. Si eres tan amante del dulce como yo, entonces aprovecha que se acerca la Navidad para disfrutar de un afternoon tea navideño en el Castillo de Edimburgo. Cuesta a partir de £29 libras y es un imprescindible. Puedes reservar tu Christmas Afternoon tea en el Castillo aquí.

Castillo de Edimburgo: Horario

Los horarios del Castillo de Edimburgo son estos:

  • 9,30 – 18h, del 1 de abril al 30 de septiembre
  • 9,30 – 17h, del 1 de octubre al 31 de marzo

El ultimo turno para entrar es una hora antes de cerrar. Así que si vas en verano y llegas más tarde de las 5 no te dejarán entrar. Planifícate bien para no quedarte en la puerta.

El Castillo de Edimburgo está abierto todo el año, excepto el 25 y el 26 de diciembre, y el 1 de enero, que son festivos.

¿Dónde está el Castillo de Edimburgo?

El Castillo de Edimburgo está en pleno corazón de la capital de Escocia. Su dirección oficial es Castlehill, pero en realidad la fortaleza se eleva sobre una roca de origen volcánico en el centro de la ciudad y al final (o el principio) de la Royal Mile. Como curiosidad, quizás te interese saber que Castle Hill es una de las siete colinas de Edimburgo.

¿Cómo llegar al Castillo de Edimburgo?

Llegar al Castillo de Edimburgo es facilísimo. Y no es de extrañar porque esta mole imponente que se levanta desde hace casi un milenio sobre la roca volcánica de Castle Hill es visible desde casi todos los puntos de la ciudad. Como un vigía, domina el paisaje y no tiene pérdida. Sólo tienes que subir por la Royal Mile y voilà, estarás arriba.

La mejor manera de subir hasta el Castillo de Edimburgo es a pie. No hay ningún bus que te deje en la puerta, ni ningún tren. Intentar llegar en coche es complicado porque no te van a dejar meterlo en la explanada. Y bueno, podrías intentar subir en bicicleta, pero es cuesta arriba. Así que casi que mejor a pie.

Eso sí, hay montones de buses que te dejarán en Princes Street o en Lothian Road, dos de las calles que, en cierta manera, rodean el Castillo. La estación de tren de Waverley tampoco está lejos. Desde cualquiera de esos dos lugares subir andando es un paseo.

Castillo de Edimburgo: Mapa y Plano 

Antes de tu visita al castillo de Edimburgo, cuando recojas las entradas y la audio guía en la taquilla, te darán un mapa de sus instalaciones. Un plano del Castillo de Edimburgo que te vendrá genial para saber dónde está todo y no perderte ni un solo detalle. Pero para que vayas abriendo boca, aquí debajo te dejamos un mapa del Castillo de Edimburgo visto en Google Maps.

Información práctica para visitar el Castillo de Edimburgo

¿Has visitado ya el Castillo de Edimburgo? ¿O has hecho planes para incluirlo en tu ruta por la capital de Escocia? Deja un comentario y cuéntame qué te parece.

Recuerda que también puedes seguir este blog de viajes sobre Escocia en Facebook, Twitter e Instagram si quieres más fotos, rutas, historias y vídeos en directo.

¡Suscríbete al blog y no te pierdas nada!

4 comentarios en “Castillo de Edimburgo: curiosidades, leyendas, visita y más”

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

- Responsable: Patrícia Cuní

- Fin del tratamiento: Controlar el spam y gestión de comentarios.

- Legitimación: Tu consentimiento.

- Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.

- Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.

- Contacto: hola @ madaboutravel . com

- Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Patricia Cuni
Patricia Cuni

✍️ Journalist and travel writer.
💚 Living and loving #Scotland since 2005.
🌍 Exploring the world

No pares aquí
Más destinos