32 rutas, paseos y excursiones entre naturaleza en Edimburgo perfectos si no quieres ir lejos

Ya lo sabía antes pero en los tiempos de la pandemia del Covid-19 me he dado más cuenta que nunca de la suerte que tengo de vivir en Edimburgo. La ciudad está llena de espacios y zonas verdes, tiene paseos junto al río, un canal, montones de parques y las siete colinas que la componen son la excusa perfecta para salir a respirar aire puro y desconectar. Así que, si me dejáis, os voy a descubrir los 32 mejores paseos por Edimburgo entre naturaleza.

Hay un poco de todo y para todos los niveles. Desde rutas senderistas por Edimburgo tan fáciles como el Water of Leith Walk o la cima de Arthur’s Seat hasta excursiones a castillos con jardines japoneses, antiguas mansiones abandonadas y parques y jardines en los que hacer picnic es el mejor plan posible. Así que si vas a visitar Edimburgo, intenta dedicarle más de uno o dos días y aprovecha para descubrir algunos de sus rincones con más encanto con la calma que se merecen. ¿Vienes? Pues prepara un buen calzado, mete algo de comida en la mochila y, por supuesto, no te olvides la cámara de fotos. Nos vamos a descubrir las mejores rutas por Edimburgo entre el verde.

Y si te quedas con ganas de más, no te pierdas las 15 mejores rutas de senderismo de Escocia.

Que hacer en Edimburgo: 32 excursiones y rutas en Edimburgo entre naturaleza

1. Arthur’s Seat y los Salisbury Crags

Distancia: 4,75km

Dificultad: Fácil

De todas las colinas sobre las que se funda Edimburgo, Arthur’s Seat es posiblemente la más espectacular. Un volcán extinto en el corazón de la ciudad y un icono del skyline, la montaña de Arthur’s Seat es perfecta para hacer senderismo sin salir de Edimburgo. Por si te lo preguntabas, las siete colinas sobre las que se fundó Edimburgo son: Castle Rock (donde está el castillo), Calton Hill, Arthur’s Seat, Blackford Hill, Braid Hills, Corstorphine Hill y Craiglockhart Hills.

Arthur’s Seat se eleva a 251 metros por encima del nivel del mar y es el núcleo central del parque de Holyrood. Está al lado del Parlamento de Escocia, el museo de ciencia Dynamic Earth y el Palacio de Holyrood. Y tiene posiblemente las mejores vistas de todo Edimburgo, con un panorama que va más allá de su perímetro y llega hasta el estuario del río Forth y la preciosa región del Reino de Fife.

Cualquier momento del día es bueno para subir a la cima de Arthur’s Seat pero ver un amanecer o un atardecer aquí es de lo más épico que puedes hacer en Edimburgo gratis.

Arthur’s Seat es uno de los lugares más populares para hacer ejercicio en Edimburgo y suele haber casi siempre gente. Pero no te preocupes, que hay varias rutas que llegan a la cima, cada una bien señalizada y con diferentes grados de dificultad. La más directa es la que va desde el lago Dunsapie Loch, al este. Pero si quieres algo más interesante entonces el sendero desde el lago de St Margaret’s Loch o desde el Palacio de Holyrood son ideales.

Y no te preocupes si no estás en suficiente forma física como para coronar Arthur’s Seat. Siempre puedes llegar hasta los Salisbury Crags, que están más abajo y son más accesibles. Las vistas también quitan el hipo.

2. Blackford Hill

Distancia: Variada

Dificultad: Fácil

Al sur de Edimburgo y cerca del campus de King’s Buildings (donde trabaja mi amiga Alba), Blackford Hill es otra de las icónicas colinas que le dan forma a la capital de Escocia. Aquí es donde está el observatorio astronómico del Royal Observatory of Edinburgh y también se disfruta de unas vistas maravillosas.

Blackford Hill es ideal para dar paseos entre la naturaleza en Edimburgo. Es mucho más grande de lo que parece y tiene un poco de todo: zonas de hierba y de bosques a dos pasos del centro de la ciudad. Ver las calles de Edimburgo a tus pies mientras miras hacia el norte es una experiencia casi mágica.

Por cierto, el Observatorio astronómico no suele estar abierto al público normalmente pero sí que puedes apuntarte a alguno de los eventos que anuncian en su web. O ir durante el fin de semana del Doors Open Days.

3. Calton Hill

Dificultad: fácil

La colina de Calton Hill es seguramente la más popular y visitada de Edimburgo. El acceso es fácil y para todos los niveles. Y una vez en la cima tendrás unas de las mejores vistas panorámicas de la ciudad, entre las que está el clásico con el monumento y el perfil de la Old Town en el horizonte. Hay varios monumentos en la colina y si no tienes vértigo te recomiendo que subas hasta lo alto del monumento a Nelson.

4. Braid Hills

Distancia: Variada, hay muchas rutas.

Dificultad: Fácil

La zona de The Braids está al sur de la ciudad y es ideal para cualquier persona que esté buscando hacer una ruta senderista cerca de Edimburgo fácil pero preciosa. Estas colinas son fácilmente accesibles desde el centro de la ciudad en autobús, coche o bicicleta y son un verdadero oasis donde no encontrarás ni a un turista. Tienen un campo de golf bastante popular y el lugar es bastante frecuentado por senderistas, familias y gente que pasea al perro.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Alayne (@alycoste) el

5. Corstorphine Hill

Dificultad: fácil

La colina de Corstorphine es uno de mis lugares favoritos del barrio en que vivimos. Se trata de la zona arbolada más grande de Edimburgo y es ideal para hacer una excursión entre naturaleza sin salir de la ciudad. Tiene varias entradas y por ella pasa parte del John Muir Way. Pero en realidad está llena de senderos y rutas entre árboles y flores. Y desde el “Rest and be Thankful” las vistas de Edimburgo no tienen igual.

En su corazón se encuentra la torre de Corstorphine (que solo abre los domingos o durante el Doors Open Day) y si buscáis bien también podéis ver algunas marcas prehistóricas en rocas. Como curiosidad, a los pies de la colina hay un antiguo bunker nuclear que se está restaurando. También tienen un jardín amurallado lleno de plantas y rincones bonitos que cuidan voluntarios.

Otra cosa divertida de la colina de Corstorphine es que a veces podrás ver a algunos animales del zoo a través de sus vallas, ya que están al lado. Mis épocas favoritas para subir a la colina de Corstorphine son los meses de marzo, abril y mayo porque es cuando florecen los jacintos salvajes y luego las dedaleras. Y el otoño, cuando todo se tiñe de mil matices de ocre y los árboles empiezan a perder sus hojas.

6. Craiglockhart Hill

Dificultad: fácil

La reserva natural local de Craiglockhart Hill es otro de los lugares más populares entre la gente local para dar un paseo por Edimburgo entre naturaleza. Este espacio a menos de 5 km de Prince Street tiene prados, bosques, un estanque, un riachuelo y unas vistas espectaculares de Edimburgo, Fife y las colinas de los Pentlands. Como en casi todos los espacios naturales hay montones de senderos bien señalizados para que no te pierdas ni un detalle.

En la zona de Craiglockhart Hill, además de naturaleza, también puedes echarle un vistazo a edificios antiguos como el City Hospital, Old Craig House (de 1565) y varios más que ahora forman parte del campus de la Universidad de Napier.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Stuart Orr (@stuart.g.orr) el

7. Water of Leith Walkway

Distancia: 19,6 kilómetros

Dificultad: fácil

Con sus 19,6 kilómetros de longitud, el sendero del Water of Leith Walk va de los pueblos de Currie y Balerno, al oeste de Edimburgo (y a los pies de las Pentlands) hasta el puerto de Leith siguiendo el curso del río del mismo nombre. El Water of Leith Walk pasa por el centro de Edimburgo y es un lugar tan tranquilo, tan verde y lleno de naturaleza que tendrás la sensación de que estás muy muy lejos del entorno urbano.

Es uno de los paseos por Edimburgo favoritos de los que vivimos aquí, posiblemente por lo bonito y lo fácil que es. No tiene pérdida, sólo tienes que seguir el río y ya. Y de camino verás algunos de los rincones más icónicos de la ciudad como el estadio de rugby de Murrayfield, el coqueto barrio de Dean Village, la Scottish Gallery of Modern Art, el barrio de Stockbridge, el Jardín Botánico y la bulliciosa zona de The Shore, frente al mar.

Si no tienes tiempo para hacerlo todo, uno de mis tramos favoritos es el que va de Roseburn (cerca del estadio de rugby) hasta Stockbridge. Son sólo unos 3 kilómetros y tardarás un máximo de 45 minutos en los que pasarás por la Galería de Arte Moderno, Dean Village y lugares que nunca creerías que están dentro de la ciudad. Stockbridge es ideal para hacer una parada para comer algo. Y si tienes ganas de más, entonces sigue andando hasta el barrio de Leith, que son unos 6 kilómetros más en los que descubrirás partes de la ciudad fuera de la ruta turística pero muy interesantes.

Por cierto, si quieres más información sobre esta excursión por la naturaleza en Edimburgo te recomiendo que te pases por el Water of Leith Visitor Centre, en Slateford. En este centro de visitantes hay muchísima información sobre la historia del río y la ciudad. Y también tienen una cafetería y exposiciones temporales muy interesantes.

8. The Union Canal

Distancia: 52 km

Dificultad: fácil

¿Sabías que Edimburgo tiene un canal? Pues así es y es uno de los secretos mejor guardados de la ciudad… además de uno de sus rincones con más encanto. El Union Canal empieza en el barrio de Fountainbridge y cruza la ciudad en dirección oeste hacia la rueda de Falkirk, donde acaba y se une con el Forth and Clyde Canal, que llega hasta Glasgow.

La ruta completa del Union Canal tiene 52 kilómetros de vías acuáticas y senderos planos y fáciles en uno de los paseos por Edimburgo más sorprendentes. Si te animas a hacerla completa tardarás un rato largo pero en bicicleta yo he llegado tranquilamente hasta Linlithgow (aunque la vuelta yo la hice en tren porque se nos iba a hacer de noche). Uno de sus rincones más bonitos es el lugar donde se une con el parque Harrison Park, donde hay barquitas de colores y un embarcadero de postal.

Por cierto, si te animas a hacer esta ruta por Edimburgo te recomiendo la app para móviles que tienen. Se llama Union Canal Unlocked y está llena de información útil e interesante.

9. Almond River Walkway

Distancia: 8,5km

Dificultad: Fácil

Si pensabas que el Water of Leith Walkway era el único paseo junto a un río y entre naturaleza de Edimburgo, te equivocas. Mucho menos conocido por los turistas, el río Almond es un río de 45 kilómetros de longitud cuyo cauce transcurre en su parte final por varios barrios de Edimburgo hasta desembocar en el Firth of Forth, en la playa de Cramond. Por lo visto hace años estaba muy contaminado pero en la actualidad sus aguas son cristalinas y está lleno de vida (si te fijas, puede que veas a algún martín pescador o garza real).

La ruta senderista junto al río Almond la podéis hacer saliendo desde la playa de Cramond  o a la inversa, desde cerca de Cammo Estate. En cualquier caso, durante el este paseo por Edimburgo podréis cruzar varios puentes de piedra medievales, descansar junto al agua, ver varias cascadas y disfrutar del fresquito bajo los árboles. Si empezáis en Cammo Estate y la marea acompaña os recomiendo que completéis la ruta con la excursión a la isla de Cramond.

10. Innocent Railway

Distancia: 3,7km (ida y vuelta)

Dificultad: fácil

¿Te imaginabas que debajo del parque de Holyrood hay un túnel por el que hace varias décadas pasaban trenes? En efecto, se trata del Innocent Railway Path y es una excursión por Edimburgo de lo más curiosa e ideal si quieres acercarte al barrio de Duddingston o al Dr. Neil’s Garden.

La entrada del Innocent Railway Path se encuentra en la zona de St. Leonard’s y no es super fácil de encontrar, pero si sigues las señales del carril bici lo verás. Una vez dentro, el túnel es fresco y algo oscuro, con algunos grafitis en sus paredes. Al salir, estarás rodeado de naturaleza y seguirás el trazado de la primera línea de ferrocarril de Edimburgo, que comunicaba la ciudad con Dalkeith y que se inauguró en julio de 1831.

El túnel tiene 517 metros de longitud y es espectacular. Y todavía más si tenemos en cuenta que fue el primer túnel de ferrocarril de todo el Reino Unido y que por él pasaban primero vagones tirados por caballos y luego por locomotoras de vapor. Si te fijas, en algunos trozos se pueden ver restos de los andenes y de las vías del tren.

11. John Muir Way

Web oficial

El John Muir Way es un sendero de largo recorrido que va de costa a costa en Escocia y que une Helensburgh (en la costa oeste) con Dunbar (en la oeste). Esta ruta senderista por Escocia de 215 kilómetros toma su nombre de John Muir, el creador del sistema de parques nacionales de Estados Unidos, que nació en Dunbar. En total se tarda entre 9 y 11 días en recorrer el John Muir Way. Pero en este artículo solo vamos a tratar sobre la parte del John Muir Way que cruza Edimburgo.

Dos de las etapas del John Muir way pasan por Edimburgo. La jornada número 7 es la que va de South Queensferry hasta el centro de la ciudad y acaba en el barrio de Newington, al final del parque de los Meadows. Pasa por el River Almond Walkway, la Colina de Corstorphine y el Union Canal.

La jornada número 8 del John Muir Way a su paso por Edimburgo sale del parque de los Meadows y finaliza en Prestonpans, junto al mar. En este caso, pasarás por el Innocent Railway Path, verás el lago de Duddingston y saldrás de la ciudad por Portobello.

John Muir Way Edimburgo

12. Colinton Dells

Distancia: 5km

Dificultad: fácil

Ruta oficial en Walk Highlands

Este paseo sigue uno de los tramos más bonitos del Water of Leith, pasando por los arbolados Craighlockhart y Colinton Dells al sur de Edimburgo. La ruta es circular y la vuelta se hace por un carril bici que sigue el trazado de una antigua vía del ferrocarril y parte del Unión Canal.

Este paseo por Edimburgo pasa junto a la iglesia de Colinton, con su estatua de Robert Louis Stevenson de niño (porque la frecuentaba cuando era pequeño), varios puentes y el curioso túnel de Colinton que ahora mismo está lleno de murales preciosos.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Chris (@travellingscot) on

13. Dean Village

Dean Village es posiblemente uno de los lugares más fotografiables de Edimburgo, y seguramente el favorito de los Instagrammers. Sus casitas de colores y ladrillo rojo monísimas, la arquitectura histórica, el río que lo cruza… Lo tiene todo para ser uno de los rincones con más encanto de la ciudad. Además de la excusa perfecta para dar un paseo por Edimburgo. Además, está en pleno Water of Leith Walk, así que es imposible perdérselo.

Como consejo, una vez hayas explorado todos sus recovecos te recomiendo que te acerques al cementerio de Dean (mi favorito) y a la National Gallery of Modern Art, el ecléctico museo de arte moderno de Edimburgo.

14. El barrio y la isla de Cramond

Situada en el noroeste de la ciudad, Cramond es un antiguo pueblo reconvertido en barrio de Edimburgo. Aquí se respira paz y tranquilidad, solamente interrumpida por el sonido de los aviones que despegan o aterrizan en el aeropuerto, que está muy cerca.

Cramond tiene un poco de todo: casas monas frente al mar, un puerto deportivo precioso, varias cafeterías ideales, una iglesia antigua llena de encanto y montones de ruinas del fuerte romano que hubo aquí un día. Además, está justo en la desembocadura del río Almond, otra de las rutas por Edimburgo más encantadoras.

Pero, yendo al grano, Cramond es especialmente popular gracias a la isla de Cramond, una curiosa isla en el Firth of Forth a la que se puede llegar andando cuando la marea baja. El resto del tiempo, queda aislada.

Así que comprueba primero el horario de las mareas y atrévete a cruzar hasta la isla de Cramond. El camino es 100% plano y transcurre junto a unas curiosas pirámides de cemento que surgen de la arena y que son los restos de la muralla defensiva contra submarinos que se instaló aquí durante la I Guerra Mundial. Una vez en la isla te recomiendo que no pierdas detalle de los edificios militares en ruinas que quedan aquí, de las vistas de Edimburgo, de Fife y el Firth of Forth, y de los senderos entre vegetación que hay por todas partes.

Es una de las mejores cosas que hacer en Edimburgo gratis. Eso sí, recuerda a qué hora sube la marea para poder volver a la orilla sin tener que mojarte los pies o que te rescaten.

15. Cammo Estate

Cammo Estate, totalmente fuera de la ruta turística, es uno de los lugares secretos de Edimburgo que más me gustan. Se trata de un enorme parque dentro de lo que un día fue una enorme finca alrededor de Cammo House, una gran mansión de la que sólo queda el caparazón. Esta zona verde de la ciudad es perfecta para hacer una ruta entre la naturaleza en Edimburgo y tiene un poco de todo.

La casa, que está en ruinas, se dice que fue la inspiración para la Casa de Shaws en la novela “Secuestrado” de Robert Louis Stevenson. También puedes acercarte andando a los antiguos establos, ver los restos asalvajados del jardín amurallado y, por supuesto, acercarte a la torre de aguas que está rodeada de campos de cultivo y donde parece que Rapunzel vaya a asomarse en cualquier momento.

16. Duddingston Loch y el Jardín del Dr. Neil

Por detrás de la cima de Arthur’s Seat se encuentra el lago de Duddingston, un verdadero oasis verde que muy pocos turistas visitan. Este lago es una reserva natural y refugio de aves y seguramente por eso sólo se puede acceder a una de sus orillas. Aun así, vale la pena dar un paseo por aquí y, de paso, descubrir el Dr. Neil’s Garden, uno de los jardines más bonitos y desconocidos de Edimburgo. En primavera y verano es casi una visita obligada para cualquier amante de las flores.

Si tienes tiempo, también te recomiendo que des una vuelta por el barrio de Duddingston, que un día fue un pueblo independiente y que tiene muchísimo encanto. Su iglesia es una delicia, está lleno de casitas muy monas y tienen el pub más antiguo de la ciudad, el Sheep Heid Inn, que lleva en funcionamiento desde 1360. Si quieres comer aquí reserva mesa. Es muy popular y se llena rápido.

17. Royal Botanical Gardens

El Jardín Botánico de Edimburgo (popularmente conocido entre los locales como “the Botanics”) está pegadito al parque de Inverleith y es un buen lugar para pasear entre naturaleza en la ciudad. Una vez allí te sorprenderá que tan cerca del centro sea posible encontrar un vergel así.

El lugar es enorme, así que tómatelo con tiempo. Dentro del Jardín Botánico de Edimburgo encontrarás 10 invernaderos que acogen a más de 3.000 plantas exóticas, que se suman a la ingente cantidad de especies que están repartidas por los varios ecosistemas de este espacio público tan lleno de verde.

La entrada al Jardín Botánico de Edimburgo es gratis pero para visitar los invernaderos tendrás que pagar. Échale un vistazo a su web para descubrir los horarios y precios.

18. Inverleith Park

El parque de Inverleith es uno de los más bonitos y con mejores vistas de la ciudad. Está junto al Jardín Botánico de Edimburgo y cerca del barrio de Stockbridge, en la parte norte de la ciudad. Hay un estanque donde suele haber cisnes y patos y que puedes rodear danto un paseo. Y también un jardín con un reloj solar y muchas flores que vale la pena visitar. Así que si no quieres complicarte mucho la vida y dar un paseo por Edimburgo, acércate al parque de Inverleith (y, de paso, visita el Jardín Botánico).

19. Starbank Garden

Web oficial

El Parque de Starbank, a orillas del río Forth, es otro de los secretos mejor guardados de Edimburgo. A no ser que vivas en sus cercanías (los barrios de Trinity, Granton o Newhaven) es difícil que conozcas este vergel con vistas al mar lleno de colores.

Se trata de un lugar perfecto para un paseo en Edimburgo que hasta 2013 estaba abandonado y que una comunidad de voluntarios ha restaurado y devuelto a la ciudadanía. Llévate un picnic y siéntate a disfrutar del panorama.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de FriendsofStarbank (@friendsofstarbankpark) el

20. Saughton Gardens

Web Oficial

Situado en el suroeste de Edimburgo, junto al curso del Water of Leith Walk, este parque de Edimburgo es un verdadero tesoro. Aquí encontrarás varios jardines y espacios verdes entre los que hay algún que otro huerto, además de un invernadero precioso. Este rincón acogió en 1908 la Exposición Nacional de Escocia y de ella se conserva un quiosco de música precioso que es el único de su tipo de la ciudad y uno de los cinco que se conservan en todo el mundo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Siobhan MacKenzie (@siobhannmackenzie) el

21. Parque de los Meadows

Web oficial

El parque de los Meadows es, sin lugar a duda, el favorito de los residentes en Edimburgo. Terriblemente popular en cuanto florecen los cerezos o empieza a hacer algo de buen tiempo, este parque enorme a dos pasos de la Royal Mile y Grassmarket se creó sobre donde durante la Edad Media estaba el lago “South Loch”, que se drenó a mediados del siglo XVII. Si hace bueno, pasea por sus avenidas llenas de cerezos y acércate a barrios tan bonitos y exclusivos como Bruntsfield o Marchmont.

22. Jardines de Princes Street

Otro clásico de la vida al aire libre y los paseos en Edimburgo son los míticos jardines de Princes Street. Están divididos en dos partes: este y oeste y están separados por el museo de la National Gallery of Scotland. En Princes Street Gardens East es donde está el monumento a Sir Walter Scott y se caracteriza por sus terrazas de hierba donde todos nos hemos sentado alguna vez a admirar el skyline de Edimburgo. Mientras que Prince Street Gardens West son más grandes y es donde encontrarás varias esculturas, la monísima casita del jardinero, el reloj de flores, el escenario del Ross Bandstand y la fuente de Ross.

23. Playa de Silverknowes

Seguramente nunca se te había pasado por la cabeza que Edimburgo tiene playa. En realidad, tiene varias y la de Silverknowes es perfecta para pasear junto al mar, respirar brisa marina y disfrutar de las vistas. Silverknowes está al noroeste de la ciudad, entre los barrios de Granton y Cramond. Si te da hambre, hay una cafetería estupenda donde tomarte un respiro y comer un helado.

Nosotros hemos ido varias veces con la bicicleta y es una excursión fácil, bonita y que no te esperas.

24. Jardín Japonés del castillo de Lauriston

Web Oficial

El castillo de Lauriston tiene unas vistas fabulosas de la isla de Cramond, la playa de Silverknowes y la costa de Fife… Y también un jardín japonés precioso y perfecto para una excursión en Edimburgo, especialmente durante la floración de los cerezos (finales de abril – principios de mayo) y los meses de otoño. La entrada al castillo es de pago pero los jardines se pueden visitar gratis, así que no tienes excusa para no dejarte caer por aquí y disfrutar del encanto de un lugar que no te esperabas en la capital de Escocia.

25. Craigmillar Castle Park

Puede que sólo sea un parque por detrás de Arthur’s Seat pero el parque del castillo de Craigmillar es ideal para un paseo entre naturaleza en Edimburgo. Con sus 62 hectáreas, este enorme espacio verde tiene mucho más por ver que el castillo de Craigmillar del que ya te hablé en otra ocasión.

El lugar estaba bastante dejado hasta principios de la década de los 2000, cuando el ayuntamiento intervino para restaurar el lugar y promover su conservación por parte de la comunidad local. Date una vuelta y descubre los secretos que oculta. Te va a gustar.

26. Leith Links

Leith Links es el principal espacio verde del barrio de Leith, el barrio portuario de Edimburgo. Tiene más de 18 hectáreas de superficie y está dividido en dos partes, la este y la oeste, que básicamente son grandes extensiones de césped rodeadas de árboles. En sus inicios parte de Leith Links se usó como campo de golf y el lugar tiene una cierta significancia en la historia de este deporte ya que se cree que fue aquí donde se desarrollaron las reglas del golf. Además de que, según cuenta la historia, aquí se jugó el primer partido de golf internacional: entre el Duque de Albany y dos cortesanos ingleses.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Ryan McEwan Photography (@ryanmcewanphotography) el

27. The Royal Mile

Distancia: 1,81km

Dificultad: facilísimo

Vale que la Royal Mile no es exactamente un paseo entre naturaleza pero es innegable que es una de las rutas más populares de la ciudad. Así que si visitas Edimburgo recorrer esta calle que atraviesa el corazón de la Old Town es un clásico.

En total, la Royal Mile tiene 1,81 kilómetros de longitud y separa el Castillo de Edimburgo del Palacio de Holyroodhouse. Aunque no es exactamente una milla (que son 1,6kms), le debe su nombre a que une dos residencias reales. Es la calle más bulliciosa de la ciudad y está llena de callejones o “closes” a ambos lados que la llenan de encanto y nos recuerdan a su pasado medieval.

Y si buscas naturaleza sólo tienes que meterte en callejones como Dunbar’s close o Chessels Court para respirar aire puro y disfrutar del sonido del viento en las hojas de los árboles mientras le echas un vistazo al mapa y decides a dónde ir luego.

Foto de Jasmin Bauer Photography

28. Playa de Portobello + Figgate Park

A pocos kilómetros al noroeste de la ciudad están el barrio y la playa de Portobello, el lugar favorito de los edimburgueses para dar un paseo junto al mar, comerse un helado o incluso bañarse en las gélidas aguas del estuario del río Forth. Portobello es perfecto para una excursión desde Edimburgo y una vez allí es fácil entender por qué fue tan popular entre las clases pudientes como lugar de veraneo durante varias décadas.

Acércate y pasea por la “Promenade”, tómate un helado frente al mar o disfruta de una de las puestas de sol más bonitas de Edimburgo. Si tienes hambre y quieres comida española una buena opción es La Malvarosa.

Por cierto, si te adentras en el interior del barrio de Portobello encontrarás el parque de Figgate, que tiene un estanque con unas pasarelas y desde donde puedes volver andando hasta la ciudad si quieres.

29. Dalkeith Country Park

Distancia: 6 km

Dificultad: fácil

Ruta completa en Walk Highlands

Descubrí el parque de Dalkeith en verano de 2018 cuando la empresa para la que trabajo celebró su barbacoa de verano para los empleados allí y fue toda una sorpresa. Vale que no está en el centro de la ciudad, sino en un pueblo a las afueras, pero se puede llegar en bus con facilidad y el lugar es tan bonito que bien vale la pena hacer esta excursión desde Edimburgo en un día de sol.

Aquí encontrarás la gran mansión de Dalkeith House, que está en su centro, pero también paisajes naturales preciosos y muchos bosques junto a los ríos North y South Esk. Si tienes hambre, haz una parada en Restoration Yard, una cafetería y tienda dentro del edificio de las antiguas caballerizas, que es maravillosa. Al lado están las ruinas del invernadero donde un día se cultivaron naranjas e higos.

30. Pentlands

Distancia: variada (hay montones de rutas)

Dificultad: variada (hay rutas para todos los niveles)

Las colinas de los Pentlands son un parque regional que tiene más de 100 kilómetros de senderos señalizados, para todos los niveles. El lugar en sí es un pequeño paraíso natural perfecto para hacer una excursión cerca de Edimburgo. Es tan bonito y natural que te dará la sensación de que no estás tan cerca de la ciudad.

Nosotros solemos escaparnos a hacer rutas senderistas por los Pentlands a menudo. Pero si necesitas ideas, aquí van algunas de las más populares y que nos han gustado:

  • Los embalses de Bonaly (9,5km / ruta circular) – moderada. Esta ruta pasa por los pantanos de Bonaly, Torduff y Clubbiedean en el parque nacional de las Pentlands.
  • Black Hill (8km – circular) – Moderada. Otra ruta fácil, bonita y con buenas pistas en la que coronarás una colina y disfrutarás de muy buenas vistas.
  • Harlaw Woodland Walk (3 km) – fácil. Esta ruta sencilla tiene un panorama maravilloso del pantano de Harlaw. El sendero empieza en el punto de información de Flotterstone, que es accesible en autobús.
  • Glencorse View (5 km) – moderada. Otra ruta senderista cerca de Edimburgo estupenda para disfrutar de la naturaleza sin tener que irte muy lejos. Empieza en el centro de visitantes de Harlaw House.
  • Capital View (4km) – difícil. Esta ruta estupenda cerca de Edimburgo ofrece un panorama sin igual de la ciudad y del Firth of Forth. Y puedes acercarte desde aquí hasta el pueblecito de Swanston, que parece congelado en el tiempo. El punto de partida es el parking del Hillend Country Park.
  • Torduff Water (3km) – moderada. Vistas de los páramos llenos de brezo a finales de verano y lugares que parecen sacados de las Highlands. Empieza en el parking del Bonaly Country Park.

Estas son sólo algunas de las rutas senderistas más bonitas cerca de Edimburgo. En los Pentlands hay muchísimas más y sólo tienes que acercarte para descubrir colinas como Castlelaw y sus ruinas prehistóricas, o la cordillera de Turnhouse, Carnethy, Scald Law, East Kip, West Kip o Cap Law.

31. South Queensferry

Si estás buscando un paseo por la costa cerca de Edimburgo ni lo dudes. South Queensferry es el lugar perfecto y, además, forma parte del sendero de largo recorrido del John Muir Way. Se puede llegar andando desde Edimburgo tranquilamente si sales de Cramond, cruzas el Cramond Bridge y te unes a la ruta. Es un paseo precioso que transcurre entre bosques y castillos con muy buenas vistas del mar y de los puentes del Forth. Nosotros hemos hecho esta ruta senderista hasta South Queensferry en bicicleta varias veces y siempre es una buena idea.

Una vez en South Queensferry, nada como dar un paseo junto al mar o quizás sentarte en alguna de sus terrazas a tomar algo mientras disfrutas de las vistas de los tres puentes: el Forth Road Bridge, el Forth Bridge (el rojo de los trenes que es Patrimonio de la UNESCO) y el novísimo Queensferry Crossing.

32. North Queensferry

Si te quedas con ganas de más después de ver South Queensferry, entonces no hay nada como animarse a cruzar a pie (o en bicicleta) el Forth Road Bridge para llegar hasta North Queensferry, que pertenece al Reino de Fife. Es una buena extensión de esta ruta desde Edimburgo y las vistas quitan el hipo.

¿Conocías ya alguna de estas rutas senderistas y paseos por Edimburgo? Déjame un comentario y cuéntame por cuál vas a empezar.

Recuerda que también puedes seguir este blog de viajes sobre Escocia en Facebook, Twitter e Instagram si quieres más fotos, rutas, historias y vídeos en directo.

¡Suscríbete al blog y no te pierdas nada!

2 comentarios en “32 rutas, paseos y excursiones entre naturaleza en Edimburgo perfectos si no quieres ir lejos”

  1. Cualquiera de tus rutas tienen encanto pero personalmente tengo especial interés en encontrarme algún día ( y espero que no sea tarde ) delante de esa imagen de un atardecer con ese monumental puente. Gracias por todos esos paseos que nos das!!

    Responder

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

- Responsable: Patrícia Cuní

- Fin del tratamiento: Controlar el spam y gestión de comentarios.

- Legitimación: Tu consentimiento.

- Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.

- Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.

- Contacto: hola @ madaboutravel . com

- Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Patricia Cuni
Patricia Cuni

✍️ Journalist and travel writer.
💚 Living and loving #Scotland since 2005.
🌍 Exploring the world

No pares aquí
Más destinos
Que ver en edimburgo en Navidadac

Qué hacer en Edimburgo en Navidad

En cuanto los días se acortan y se enfrían, Edimburgo se despide de los tonos dorados del otoño y le da la bienvenida a la